Skip to content

AARP reafirma su compromiso de ayudar a aquellos con demencia al hacer importante inversión. Entérate.

 

 

4 poses de yoga que podrían aumentar el riesgo de glaucoma

Según un estudio, las posturas invertidas impactan la presión ocular.

Tengo varios pacientes con glaucoma, algunos de ellos, ya legalmente ciegos. Son hombres y mujeres de diversas edades —desde los treintas hasta los setentas o más— y que, si tienen algún rasgo común, es que, al momento de haber sido diagnosticados con glaucoma, ninguno tuvo síntomas. El glaucoma es completamente silencioso.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Cuando por alguna razón, el humor acuoso deja de circular, este se acumula y aumenta la presión, produciéndose el glaucoma, el cual casi siempre ataca a los dos ojos. Ese aumento del líquido dentro de los ojos hace que se dañe poco a poco el nervio óptico, que es el nervio del cual se origina la retina. La consecuencia es una ceguera progresiva e irreversible.

Un estudio demuestra que algunas posturas de yoga, en las cuales la cabeza está en ciertas posiciones, aumenta significativamente la presión del humor acuoso dentro de los ojos.

Si alguien se está preguntando cómo es posible que la posición de la cabeza en el yoga pueda aumentar la presión ocular, debemos recordar que la circulación del humor acuoso dentro del ojo depende indirectamente de la circulación de la sangre en el cerebro y la cabeza. Si la presión de la sangre (ya sea en la circulación arterial o circulación venosa) aumenta o disminuye en esa parte del cuerpo, la presión del líquido dentro del ojo también aumentará o disminuirá en correspondencia.

De acuerdo con la investigación, hecha en 20 personas, 10 de las cuales sufrían de glaucoma de ángulo abierto (el tipo más común de glaucoma) y 10 que no tenían la enfermedad, existen cuatro posturas que aumentan significativamente la presión ocular.

Las cuatro posturas del yoga que aumentaron la presión ocular fueron las siguientes:

Mujer realizando el perro boca abajo, pose de yoga

Istock

Adho Mukha Svanasana se dobla el cuerpo hacia adelante hasta tocar el suelo con las manos y formar un triángulo. Esta es la posición que más aumentó la presión del humor acuoso.

Mujer realizando el uttanasana, pose de yoga

Istock

Uttanasana, en la cual la persona de pie, se inclina lentamente hacia adelante abrazando sus piernas con los brazos hasta quedar completamente boca abajo.

Mujer realizando el halasana, pose de yoga

Istock

Halasana, en la cual la persona, acostada boca arriba, levanta lentamente las piernas, las cuales coloca detrás de la cabeza, que permanece en el piso.

Mujer realizando el viparita karani, pose de yoga

Istock

Viparita Karani, en la cual la persona acostada en el suelo levanta las piernas y la cintura, sosteniéndola con las manos, manteniendo los codos en el suelo.

La característica común de estas cuatro posturas, es que al colocarse la cabeza en la parte baja del cuerpo y requerir un gran esfuerzo, la sangre de la cabeza aumenta su presión. Eso aumenta la presión de las venas dentro y alrededor de los ojos, haciendo que aumente la presión del humor acuoso.

Los investigadores encontraron que la presión ocular empieza a aumentar al minuto de adoptar la pose de yoga, llega a su punto máximo a los dos minutos y empieza a normalizarse al sentarse. Uno necesita permanecer sentado 10 minutos para que el valor de la presión ocular llegue a su valor normal. Lo interesante del estudio es que esas cuatro posiciones aumentaron la presión ocular entre 6 a 11 milímetros de mercurio (mm Hg), y que ese aumento se produjo tanto en personas con glaucoma como sin él. Con la posición Adho Mukha Svanasana, se llegó a un máximo de 29 mm Hg. La presión ocular normal está entre 12 y 22 mm Hg.

Los autores del estudio son cautos en hacer recomendaciones específicas. Dicen que si bien es cierto que su estudio y otros anteriores han demostrado que la presión ocular aumenta con ciertas posiciones del yoga, no se ha logrado evaluar adecuadamente si esa elevación puede producir complicaciones, especialmente en personas que ya tienen glaucoma. Del mismo modo, no es posible decir que por practicar el yoga, una persona pueda tener mayor tendencia a presentar glaucoma en el futuro.

Es importante saber que existe un método muy simple y eficaz para descubrir precozmente el glaucoma y evitar que se descubra cuando ya está causando ceguera: el medirse regularmente la presión de los ojos. Ese acto médico, del cual mucha gente no está informada, la hace el médico oftalmólogo usando un pequeño y delicado aparato llamado tonómetro.

Esa medición debería empezar a los 40 años o a cualquier edad si existe historia familiar de glaucoma. Se lleva a cabo en el consultorio del médico, es muy sencilla y dura un par de minutos. Sabiendo que muchas enfermedades —glaucoma entre ellas— tienen múltiples causas, es importante conocer otras maneras de evitar la enfermedad. Al respecto, la Academia Americana de Oftalmología recomienda las siguientes actividades para reducir el riesgo de desarrollar glaucoma:

  • Ejercicio diario
  • Alimentación rica en óxido nitroso (presente en frutas y verduras, especialmente en hojas verdes como la acelga o la espinaca)
  • Tomar café con moderación y si es posible reemplazarlo con té
  • Mantener una adecuada salud de dientes y encías
  • No fumar cigarrillos
  • Consumir alimentos ricos en magnesio como nueces y vegetales verdes
  • Obtener y mantener un peso saludable y
  • Evitar corbatas muy ajustadas.

Una vez más, un estilo de vida saludable es clave en mantener una buena salud y en este caso, evitar una enfermedad que constituye una de las más frecuentes causas de ceguera en personas mayores en Estados Unidos. 

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO