Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Cómo ser un defensor eficaz de padres mayores

5 habilidades que te ayudarán a cuidar de tus seres queridos

Una mujer mostrando una tableta a su abuela.

GETTY IMAGES

In English | Como cuidadores de la familia, son muchas las funciones que desempeñamos: programar citas, administrar el dinero, limpiar la casa, asistir en el cuidado de la salud, actuar de enfermero, gestionar asuntos, brindar apoyo y más. Sin embargo, la función más importante probablemente sea la de defensor, al procurar que nuestros seres queridos tengan la mejor vida posible cuando son vulnerables.

Esta tarea incluye entender sus deseos acerca del cuidado y calidad de vida, y asegurarnos de que se cumplan. Significa ayudarlos a gestionar los asuntos financieros y legales. Además, implica asegurarnos de que reciban los servicios y tratamientos acertados, de la mayor calidad, cuando los necesiten. Somos su voz cuando no pueden abogar por sí mismos.

Si te abruma la idea de ser el defensor de otras personas, no pierdas la calma. Es probable que ya cuentes con las habilidades para hacerlo con eficacia. Solo tienes que desarrollarlas y aplicarlas de nuevas maneras. Aquí te presento los cinco atributos que considero más importantes.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


1. Poder de observación

Los cuidadores suelen estar demasiado atareados o agotados para notar los pequeños cambios, pero la menor alteración en las habilidades, salud, estado de ánimo y necesidad o deseo de seguridad de nuestro ser querido puede indicar un problema médico o de salud mental mucho más grande. Detectar esos cambios a tiempo puede marcar una gran diferencia en cuanto a aliviar el problema.

Es igualmente crítico vigilar de cerca los servicios que están recibiendo y corregir los cuidados deficientes. La pandemia de COVID-19 ha obstaculizado este tipo de observación y muchos cuidadores no han podido acompañar a sus seres queridos al hospital o visitarlos en casa o en un centro de cuidados a largo plazo.

Cómo ser más observador

  • Trata de desarrollar la habilidad de observar a través de la conciencia plena y la meditación, que te ayudan a estar más atento y totalmente presente en el momento actual. Practica en una clase, ya sea con instrucción de yoga o con una aplicación móvil sobre conciencia plena.
  • Procura dormir lo suficiente para tener la mente clara.
  • Anota lo que observes de tu ser querido para llevar un control de los cambios a lo largo del tiempo. Si las interacciones en persona son limitadas, pide al personal o a los vecinos que interactúan con él que te envíen sus observaciones.
  • Usa la tecnología. Las llamadas telefónicas ayudan, pero las videollamadas con aplicaciones como ZoomSkype (en inglés) o FaceTime te permiten ver los cambios sutiles en la apariencia física y las habilidades del ser querido. Prueba un sistema de monitoreo remoto para vigilar sus movimientos en casa y detectar cambios en la rutina, como por ejemplo si se queda más tiempo en la cama.

2. Habilidades de organización

No es fácil coordinar un plan de cuidado familiar con tantas partes móviles. Como defensor, tendrás que manejar al equipo que cuida a tu ser querido, crear listas de tareas y organizar las pilas de documentos relacionados con los asuntos médicos, legales y financieros. Asegúrate de poder acceder fácilmente a todos los documentos legales (como poderes para finanzas y atención médica) cuando los necesites.

Cómo ser un organizador más eficiente

  • Considera hacer un curso sobre organización o buscar asistencia externa. Pide a un pariente o amigo que te ayude, o evalúa si te convendría trabajar con un organizador profesional. Cuando tuve que encargarme del cuidado de mis padres y de mi hermana, mudarme y empezar un trabajo nuevo todo al mismo tiempo, consulté a un profesional para crear un plan de organización. (Para que esta opción sea más económica, impleméntalo tu mismo, como hice yo).
  • La tecnología también puede ser útil. Por ejemplo, hay muchas aplicaciones para cuidadores.
  • Haz copias digitales de documentos importantes, como listas de medicamentos, historial médico, poderes y testamentos vitales), para que puedas acceder a ellos donde vayas desde tu teléfono o tableta.

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


3. Habilidades de comunicación

Las habilidades de comunicación son cruciales para entablar relaciones con las personas que ayudan a cuidar a nuestros seres queridos, desde parientes hasta abogados, médicos y más. Tal vez no seamos expertos en asuntos médicos, legales o financieros, lo que puede dificultar algunas conversaciones. Cuidar a un ser querido es un torbellino de emociones y esto puede complicar la comunicación.

Cómo comunicarse con más eficacia

  • Sé respetuoso. Trata de dejar de lado las emociones al abogar por un ser querido. Recuerda que para comunicarte con eficacia, escuchar es tan importante como hablar.
  • Prepárate antes de las reuniones con abogados, profesionales médicos y otros proveedores, y ten las notas a mano. Sé claro, conciso y directo.
  • Para facilitar la comunicación con profesionales ocupados, averigua quién en su oficina se encarga de las citas de negocios y facturación, y fomenta las relaciones con esa persona. Familiarízate con el medio de comunicación preferido (teléfono, correo electrónico, texto, etc.) y el mejor momento del día para encontrarlos. Además, demuestra siempre tu agradecimiento.

4. Plantear preguntas

Mi padre, exprofesor, solía tener un cartel en su oficina que decía: "Cuestiona todo". A menudo pensaba en ese mensaje durante los 12 años en que abogué por él cuando tenía Alzheimer. Los médicos y proveedores de servicios de mi familia pueden corroborar que nunca me faltaban preguntas.

Como cuidador, parte de tu trabajo es reunir información, así que no temas hacerlo. Nunca está de más hacer preguntas, y en muchas ocasiones te perderás cosas si no lo haces.

Cómo plantear las preguntas acertadas

  • Infórmate sobre las enfermedades, finanzas y asuntos legales de tu ser querido.
  • Prepárate con una lista de preguntas para las llamadas o reuniones con el personal, médicos y otros profesionales del centro. No te rindas hasta sentirte satisfecho de que tienes las respuestas necesarias para abogar con efectividad. Nunca hagas suposiciones y pide siempre aclaraciones.
  • Si te enfrentas a un obstáculo al coordinar cuidados o servicios, cuestiónalo y piensa en otras maneras de alcanzar la meta. A veces, la clave para conseguir respuestas es preguntar a la persona acertada, ya sea un médico, abogado, contador o miembro del personal.

5. Tenacidad

Alguien dijo una vez que mi función al cuidar a mis padres era la de ser el "perro guardián". Me imagino que sí. Como su defensora, solo me interesaba lo mejor para ellos y me tomaba ese trabajo muy en serio. Encarar un sistema de salud fragmentado y frustrante y tratar de hacer más con menos dinero puede ser una labor desalentadora. Daba lo mejor de mí y jamás me rendía hasta encontrar la mejor solución posible.

Cómo ser más tenaz

  • Formula las metas con claridad y confía en que las soluciones existen. Concéntrate en el resultado final que deseas.
  • Rodéate de personas alentadoras que te levanten el ánimo y te den fuerzas para seguir adelante.
  • Sigue las historias de otros cuidadores para enterarte de sus triunfos y sus desafíos.
  • Adopta una mentalidad positiva. Esto es fundamental. Cuando te derriben los contratiempos, levántate y enfréntalos. ¡El éxito radica en ser resiliente!

Amy Goyer es una experta de AARP en asuntos de la familia y el cuidado de los seres queridos y la autora del libro Juggling Life, Work and Caregiving. Te puedes conectar con Amy en amygoyer.comFacebookTwitter, en la comunidad de AARP en internet y en el grupo de AARP para cuidadores familiares en Facebook (enlaces en inglés).

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.