Skip to content
 

1 de cada 10 adultos mayores tiene demencia

Un estudio revela que las personas negras e hispanas mayores son más propensas a sufrir deterioro cognitivo.

Radiografía de un cerebro humano siendo analizado

TEK IMAGE/SCIENCE PHOTO LIBRARY

In English

Casi un tercio de las personas mayores de 65 años en el país tienen algún nivel de deterioro cognitivo, incluido el 10% que padecen demencia, según un estudio nacional que encontró que las personas negras e hispanas/latinas corren mayor riesgo de sufrir una pérdida de la función cerebral a medida que envejecen.

“Este estudio es representativo de la población de adultos mayores e incluye grupos que históricamente han sido excluidos de las investigaciones sobre la demencia, pero que tienen un riesgo más alto de desarrollar deterioro cognitivo debido al racismo estructural y a la desigualdad de ingresos. Si nos interesa aumentar la equidad en la salud cerebral más tarde en la vida, necesitamos saber cuál es nuestra situación actual y hacia dónde debemos dirigir nuestros recursos”, dijo en una declaración la autora principal del estudio Jennifer J. Manly, profesora de Neuropsicología en Columbia University.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


Aunque se sabe que la demencia y el deterioro cognitivo leve son comunes en Estados Unidos, los investigadores señalan que su estudio es el primero en 20 años en proporcionar una medida precisa y actualizada de la prevalencia nacional del deterioro cognitivo. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, por ejemplo, citaron una estadística del 2011 en su estimación de que más de 16 millones de personas en el país viven con deterioro cognitivo, una enfermedad que afecta la memoria, el pensamiento y la toma de decisiones cotidianas.

5 hallazgos clave sobre el deterioro cognitivo

1. La edad fue el indicador más significativo de la demencia, que varió desde un 3% (65 a 69 años) hasta un 35% (90 años o más).

2. Los afroamericanos de 65 años o más tuvieron la tasa más alta de demencia, de un 15%, en comparación con el 10% de los hispanos/latinos y el 9% de los blancos.

3. Los hispanos/latinos (de 65 años o más) tuvieron la tasa más alta de deterioro cognitivo leve, del 28%, en comparación con el 22% de los afroamericanos y el 21% de los blancos.

4. El nivel de escolaridad también es un indicador clave. Aquellos que no terminaron la escuela secundaria fueron más propensos que aquellos con por lo menos un título universitario a padecer demencia (un 13% frente a un 9%) o deterioro cognitivo leve (un 30% frente a un 21%).

5. Los hombres y las mujeres tienen índices similares de demencia y deterioro cognitivo leve.

“Nuestros resultados confirman que la carga del deterioro cognitivo y la demencia en el país está asociada con la edad. A medida que aumenta la longevidad y a medida que envejece la generación de los baby boomers, se espera que la carga del deterioro cognitivo aumente en las próximas décadas para las personas, las familias y los programas que brindan cuidados y servicios a las personas con demencia”, escribieron los investigadores del estudio.

El nuevo estudio, que apareció en la revista JAMA Neurology (en inglés), incluyó a 3,496 adultos de 65 años o más que realizaron una serie exhaustiva de pruebas neuropsicológicas y entrevistas detalladas (entre el 2016 y el 2017). Las pruebas se utilizaron para determinar los índices de demencia y deterioro cognitivo leve basados en la edad, el sexo, la raza y el origen étnico, y la educación. Los investigadores señalan que el tamaño de la muestra para algunos grupos es pequeño, lo que les impide analizar las diferencias dentro de los subgrupos, como los hombres y las mujeres hispanohablantes.

La demencia en realidad no es una enfermedad, según Mayo Clinic. Es un término "comodín" que abarca cualquier cambio en el cerebro que cause una pérdida de funciones que interfiera con la vida diaria. La demencia puede menguar la concentración, la habilidad para prestar atención, las capacidades de lenguaje, la resolución de problemas y la percepción visual. También puede dificultar el control de las emociones o provocar cambios de personalidad. 


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Según los investigadores, el deterioro cognitivo leve es una clasificación que se asigna a las personas que se piensa están en transición entre el envejecimiento normal y la demencia, pero no todos los que tienen deterioro cognitivo leve desarrollarán demencia. (Puedes aprender más sobre las señales de advertencia de la demencia en aarp.org).

Disparidades raciales en el riesgo de demencia

En la Conferencia Internacional de la Alzheimer’s Association el 1.º de agosto, Manly sugirió que el racismo puede ser un factor que explica por qué las personas negras en el país tienen un mayor riesgo de demencia que las blancas. En otro estudio, ella y otros investigadores descubrieron que la exposición temprana al racismo, a nivel personal y social, se relacionó con puntajes de memoria más bajos en la mediana edad. Los resultados, dijo, sugieren que “los esfuerzos para aumentar la igualdad sistémica también pueden reducir el riesgo de deterioro cognitivo más adelante en la vida”.

Peter Urban es un escritor y editor que se especializa en noticias sobre la salud. Urban trabajó veinte años como corresponsal en Washington, D.C., para periódicos en Connecticut, Massachusetts, Ohio, California y Arkansas, incluido un período como jefe de la oficina de Washington del Las Vegas Review-Journal. Su trabajo independiente se publicó en Scientific American, Bloomberg Government y CTNewsJunkie.com.