Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Cuando hay que contratar un prestador de cuidados Skip to content
 

Cuando hay que contratar un prestador de cuidados

Cómo encontrar el cuidador apropiado para tu ser querido.

Enfermera ayuda a una persona en silla de ruedas

JUPITERIMAGES/GETTY IMAGES

In English |  Los cuidadores familiares no pueden hacer todo siempre. Saber reconocer el momento en que es necesario buscar ayuda externa es bueno para ti y para tu ser querido.

¿Qué diferencias hay entre los distintos tipos de prestadores de cuidados en el hogar?

  • Asistentes de atención personal (Personal Care Assistants, PCA): no están acreditados y tienen diferentes niveles de experiencia y capacitación. Brindan ayuda y compañía, conversan con la persona a quien cuidan, la bañan, la visten, la acompañan a caminar por el vecindario, hacen tareas domésticas livianas y preparan las comidas. Pueden ofrecer transporte a centros comerciales y citas, y recoger medicamentos recetados en la farmacia. Los requisitos de capacitación varían según el estado, e incluso hay estados que no tienen ningún requisito formal. Los PCA son los cuidadores menos costosos, pero por lo general sus honorarios no están cubiertos por Medicare ni otros tipos de seguro médico. Según los datos de la Oficina de Estadísticas Laborales (BLS), el salario promedio es de $10.54 por hora, pero la tarifa horaria de este y otros servicios para el cuidado de la salud en el hogar puede ser considerablemente más alta en mercados con poca oferta y en zonas urbanas. Debes hacer planes para pagar los servicios de un PCA de tu propio bolsillo.
  • Asistentes de salud a domicilio (Home Health Aides, HHA): vigilan el estado del paciente, controlan sus signos vitales y lo asisten con tareas necesarias de la vida diaria, entre ellas bañarse, vestirse e ir al baño. Los asistentes de salud a domicilio también realizan tareas domésticas livianas y preparan las comidas. Están capacitados y certificados. Los requisitos varían de estado a estado. Según datos de la BLS, el salario medio es de $10.87 por hora. 
  • Auxiliares de enfermería acreditados (Licensed Nursing Assistants, LNA) y auxiliares de enfermería certificados (Certified Nursing Assistants, CNA): observan y reportan cambios en el paciente, controlan sus signos vitales, instalan y configuran equipos médicos, cambian vendas, limpian catéteres, vigilan las infecciones, ayudan a realizar ejercicios de amplitud de movimiento, ofrecen asistencia para caminar y administran algunos tratamientos. Todas las tareas médicas se realizan siguiendo las instrucciones de un enfermero titulado o un enfermero profesional. Los auxiliares de enfermería certificados también brindan cuidados personales al paciente: lo ayudan con la alimentación, el cuidado dental, el aseo, el baño y también realizan algunas tareas domésticas, entre ellas cambiar las sábanas y servir las comidas. Según los datos de la BLS, el salario promedio es de $12.78 por hora.  
  • Enfermeros especializados: cumplen con las normas federales de salud y seguridad, y están acreditados por el estado. Dirigen, observan y evalúan el cuidado de tu ser querido y le brindan atención directa que no le pueden brindar los asistentes no médicos ni los asistentes de salud a domicilio, como la administración de medicamentos por vía endovenosa o inyectable y la alimentación por sonda. También cambian las vendas de las heridas, brindan cuidados para la diabetes y ofrecen educación al proveedor de cuidados y al paciente. Algunos están capacitados para realizar fisioterapia, terapia ocupacional y terapias del lenguaje. Medicare cubre la atención de enfermería especializada que es intermitente y a tiempo parcial, y se coordina a través de una Agencia de atención médica a domicilio certificada por Medicare (CHHA). Según los datos de la BLS, el salario promedio es de $21.20 por hora.
  • Enfermeros profesionales (Registered Nurses, RN): tienen un diploma o título de enfermería, han aprobado el examen NCLEX-RN que administra el National Council of State Boards of Nursing (NCSBN) y han cumplido con todos los requisitos de acreditación que exige la junta de enfermería de su estado. Brindan asistencia directa, pueden ayudar a los doctores durante procedimientos médicos, ofrecen orientación a los familiares, manejan equipos médicos de monitoreo y administran medicamentos. 

Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Paso por paso: la contratación de un prestador de cuidados

Paso 1.

Junto con tu ser querido, escribe en un papel las necesidades y las limitaciones, el nivel de asistencia que necesitan, las cosas que les gustan y les disgustan a ambos, las expectativas y las recomendaciones del médico. Si tu familiar tiene seguro a largo plazo, Medicare o Medicaid, necesitarás un informe del médico que confirme la necesidad del cuidado en el hogar. Medicare no cubre el cuidado personal si ese es el único tipo de atención necesaria.

Paso 2.

Encuentra un cuidador confiable, compasivo y responsable. ¿Prefieres buscarlo en una agencia? ¿A través de amigos? ¿En un registro de cuidadores?

Si la respuesta es:

En una agencia

Independientemente de si tu familiar puede recibir Medicare, compara e investiga agencias en tu zona utilizando la guía de Medicare de agencias evaluadas por pacientes y haz una cita de consulta. Antes de firmar un contrato con una agencia, consulta nuestra lista de verificación de preguntas importantes (en inglés). Hazle esas preguntas a la agencia.

  • Ventajas:
    • Los trabajadores ya han sido evaluados. Todos ellos han pasado por un proceso de verificación de antecedentes y lo han aprobado.
    • Experiencia relacionada con tus necesidades. Probablemente las agencias tengan algunos cuidadores experimentados en el cuidado de personas que sufren de la misma enfermedad o trastorno que afecta a tu ser querido.
    • Ayuda de respaldo. Si el cuidador está enfermo o no resulta una buena elección, por lo general una agencia puede encontrar un reemplazante rápidamente.
    • Resolución de problemas. Las quejas y preocupaciones se reportan a un supervisor, quien se ocupa de ellas.
    • Ajuste rápido del servicio. Si se produce un cambio en el nivel de cuidados o en el diagnóstico, la mayoría de las agencias pueden brindar rápidamente un trabajador más capacitado.
    • No necesitas ocuparte de papeles ni documentos. Tú le pagas a la agencia. Ellos se quedan con su porcentaje, le pagan al trabajador y se ocupan del salario, los impuestos y la coordinación de las horas de trabajo.
    • Protección contra responsabilidad. Si un cuidador se lesiona en el trabajo, la agencia cubre el costo.
  • Desventajas:
    • Costo. El costo de un cuidador provisto por una agencia es mayor —considerablemente mayor, en algunos casos—.
    • Poco margen de negociación. Por lo general, los cuidadores independientes son más flexibles que las agencias en cuanto a tareas, horarios y horas extra.
    • Horas mínimas. Hay muchas agencias que no permiten un horario parcial.
    • Pocas opciones. La agencia elige a la persona, la cual puede o no llevarse bien contigo o con tu familiar.

Opción 1: pídeles recomendaciones a tus amigos y vecinos que ya han contratado cuidadores y obtén nombres, números de teléfono y tarifas por hora de los cuidadores que para ellos fueron excelentes. Obtén información específica. Las prioridades de tu vecino podrían no ser las tuyas.

Opción 2: consulta en la comunidad. Deja tu número de teléfono y los detalles del trabajo —incluye cuáles son tus necesidades y la tarifa por hora— en la recepción de iglesias, centros de oración, centros de adultos mayores, gimnasios, estudios de yoga y centros comunitarios de tu zona.

Opción 3: llama a la oficina local de la Area Agency on Aging (Agencia del Área sobre Envejecimiento) y pide recomendaciones.

En un registro de cuidadores

Los registros de empleo locales (y a veces, también los estatales) tendrán listas de enfermeros y ayudantes disponibles en tu zona. Tú te comunicas con la persona directamente.

  • Ventajas:
    • Horarios flexibles. Es más probable que encuentres un cuidador a tiempo parcial o que pueda trabajar en horarios poco comunes.
    • Gastas menos, pagas más. Sin el alto cargo de la agencia, tal vez puedas pagar más por un cuidador con más experiencia o capacidad.
    • Tus reglas. Los cuidadores de las agencias deben seguir las reglas de la agencia. Con un cuidador que no está asociado con una agencia, tú y el cuidador, junto con la persona que necesita cuidados, pueden decidir qué es lo que funciona bien para todos.
    • Mejor adaptación. Es más probable que encuentres un cuidador que hable un segundo idioma, tenga intereses en común con la persona a quien va a cuidar o características de personalidad que tu ser querido apreciará.
  • Desventajas:
    • El tiempo. Encargarte tú mismo de la búsqueda y selección puede llevar días o semanas. Las agencias por lo general pueden proveer un cuidador de un día para otro.
    • Cobertura de emergencia. Los días de enfermedad, las vacaciones o un cambio repentino de trabajo pueden complicar el calendario de cualquiera. A menos que tú prepares uno, no habrá un plan de respaldo.
    • Tú realizas la investigación. Deberás evaluar y verificar las credenciales.
    • Papeles y documentos. Tú eres responsable de obtener un Número de Identificación de Empleador (Employer Identification Number, EIN), y retener y pagar los impuestos del Seguro Social, Medicare y desempleo. También debes confirmar que el solicitante está autorizado a trabajar legalmente en Estados Unidos.  
    • Protección. Las agencias tienen cobertura de seguro para su personal. A menos que compres un seguro de responsabilidad civil que cubra al cuidador, tú podrías ser responsable de cualquier accidente de trabajo. El seguro de compensación por accidentes laborales (Workers’ comp) —que cubre la pérdida de ingresos y la atención médica— es obligatorio en ciertos estados (en inglés). Algunos expertos legales aconsejan obtener este seguro en todos los estados.
    • Capacitación. Los cuidadores que proveen las agencias están capacitados. Tal vez debas considerar pagar una clase de capacitación o de actualización.
    • Tú eres el jefe. Cuando tienes una queja, eres tú mismo quien debe resolverla.

Paso 3.

De ser posible, tú y la persona que recibirá los cuidados deben entrevistar juntos a los candidatos. Pon las preguntas por escrito. Sé claro y honesto con respecto a lo que requiere el puesto. 

Uno de los factores importantes al contratar un cuidador es el costo. En algunos casos, es posible recibir ayuda para pagar los servicios de cuidado en el hogar.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.