Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Cómo contratar a un cuidador remunerado

Encontrar el trabajador adecuado que brinde cuidados a domicilio para tu ser querido es un paso importante.

Enfermera ayuda a una persona en silla de ruedas

JUPITERIMAGES/GETTY IMAGES

In English |  Los cuidadores familiares no pueden ocuparse siempre de todo. Reconocer cuándo es necesario recibir ayuda externa es bueno para ti y también para tu ser querido.

Según PHI, un grupo de defensa sin fines de lucro con sede en Nueva York que trabaja para mejorar la calidad de los servicios y empleos de atención directa, en Estados Unidos, más de 2.3 millones de trabajadores brindan cuidados personales y de salud en el hogar a adultos mayores y personas con discapacidades, una fuerza laboral que ha aumentado a más del doble desde el 2007.

PHI señala que el crecimiento fue impulsado por un cambio en la atención a largo plazo: de entornos institucionales, como centros de enfermería especializada a adultos mayores que envejecen en sus propios hogares y comunidades. Es probable que el cambio continúe a medida que la población envejezca. La Oficina del Censo de EE.UU. proyecta que la población de 65 años o más aumentará de 56 millones en el 2020 a 85.7 millones en el 2050.

Tipos de trabajadores para cuidados a domicilio

Diversas clases de cuidadores remunerados que brindan atención en el hogar prestan una variedad de servicios, desde ayuda con los quehaceres del hogar hasta atención médica especializada.

Los asistentes de cuidado personal (PCA) tienen diferentes niveles de experiencia y capacitación y no tienen que estar certificados. Se desempeñan como ayudantes y acompañantes, ofrecen ayuda para que el paciente se bañe y se vista, así como conversación, tareas domésticas básicas, comidas y caminatas por el vecindario. Pueden ofrecer transporte para ir de compras y a las citas, y también pueden recoger medicamentos recetados.

Los requisitos de capacitación varían según el estado, y algunos de ellos no tienen pautas formales.

Debes anticipar que los servicios de PCA representarán un gasto para tu bolsillo, ya que en general no los cubre Medicare ni un seguro de salud privado.

Según las cifras de mayo del 2018 de la Oficina de Estadísticas Laborales de Estados Unidos (los datos más recientes disponibles), el salario promedio es de $11.55 por hora. Sin embargo, en los mercados limitados y en las áreas urbanas, los cargos por este y otros servicios de atención en el hogar pueden ser bastante más altos, en particular si contratas a un asistente por medio de una agencia que actúa como intermediaria.

Los asistentes de salud en el hogar (HHA) vigilan el estado del paciente, controlan los signos vitales y ayudan con las actividades de la vida cotidiana, como bañarse, vestirse y usar el baño. Estos asistentes también brindan compañía, hacen tareas domésticas básicas y preparan comidas.

Los HHA deben recibir 75 horas de capacitación de acuerdo con una norma federal, pero de otro modo los requisitos de capacitación y certificación varían según el estado. El salario promedio es de $11.63 por hora.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Los auxiliares de enfermería acreditados (LNA) y los asistentes de enfermería certificados (CNA) observan y reportan los cambios en el paciente, controlan sus signos vitales, preparan equipos médicos, cambian vendas, limpian catéteres, vigilan las infecciones, ayudan con los ejercicios de amplitud de movimiento, ofrecen ayuda para caminar y administran algunos tratamientos. Todas las tareas médicas se realizan según las instrucciones de una enfermera titulada (RN) o una enfermera profesional.

Los asistentes de enfermería certificados también brindan ayuda con el cuidado personal, como bañarse, usar el baño, lavarse los dientes y alimentarse, y también con tareas domésticas, como cambiar la ropa de cama y servir las comidas.

Al igual que con los asistentes de salud en el hogar, la ley federal dispone que los auxiliares de enfermería reciban por lo menos 75 horas de capacitación, pero algunos estados tienen requisitos más estrictos. El salario promedio es de $13.72 por hora.

Los enfermeros especializados, también conocidos como auxiliares de enfermería licenciados (LPN), cumplen con las normas federales de salud y seguridad y reciben una certificación del estado.

Se encargan de evaluar, organizar y observar el cuidado de tu familiar y brindan atención directa que los asistentes de salud en el hogar y demás personal no médico no pueden proporcionar. Por ejemplo, pueden administrar medicamentos por vía intravenosa, alimentación por sonda, dar inyecciones, cambiar vendas de heridas, brindar atención para las personas que sufren de diabetes y educar a los cuidadores y los pacientes.

Algunos LPN tienen capacitación en terapia ocupacional, terapia física y terapia del habla. Medicare cubre la atención de enfermería especializada en el hogar que es intermitente y a tiempo parcial, indicada por un médico y coordinada por una  agencia de atención médica a domicilio certificada por Medicare (en inglés). Según la Oficina de Estadísticas Laborales, el salario promedio de un enfermero especializado que brinda atención en el hogar es de $23.02 por hora.

Las enfermeras tituladas (Registered Nurses, RN) tienen un diploma de enfermería o un grado asociado (de dos años) en enfermería, han aprobado el National Council Licensure Examination (Examen del consejo nacional para el otorgamiento de licencias) que está a cargo del National Council of State Boards of Nursing (NCSBN), y han cumplido con todos los demás requisitos de acreditación que dispone el consejo de enfermería de su estado.

Brindan atención directa, administran medicamentos, asesoran a los miembros de la familia, operan equipos médicos de monitoreo y ayudan a los médicos en los procedimientos. El salario promedio de las enfermeras profesionales que brindan atención a domicilio es de $34.54 por hora.

¿Quién brinda la atención a domicilio?

Según PHI, una organización sin fines de lucro que se dedica a mejorar la calidad del trabajo en el campo, en Estados Unidos, casi 2.3 millones de personas brindan atención a domicilio remunerada a adultos mayores y personas discapacitadas. ¿Quiénes integran esta creciente fuerza laboral?

  • El 87% de los trabajadores para cuidados a domicilio son mujeres
  • El 62% son personas de color
  • El 52% tiene 45 años o más
  • El 30% nacieron en el extranjero

Fuente: U.S. Home Care Workers: Key Facts 2019, PHI

Pasos para contratar a un cuidador remunerado

Evaluar la necesidad

Determina el nivel de asistencia necesario. Escribe, junto con tu ser querido, sus necesidades y limitaciones, lo que le gusta y lo que no le gusta, sus expectativas y las recomendaciones del médico.

Si tu familiar tiene seguro de cuidado a largo plazo, Medicare o Medicaid, necesitarás un informe del médico que confirme que necesita atención en el hogar. Medicare Original no cubre la atención personal si esa es la única atención que necesita tu ser querido, pero ciertos planes de Medicare Advantage sí lo hacen. Consulta con el proveedor de tu plan.

Elige tu método de búsqueda 

La meta es encontrar un cuidador confiable, compasivo y responsable. ¿Te sientes más seguro al usar una agencia de atención en el hogar con asistentes entre su personal? ¿O prefieres contratar a un trabajador independiente directamente por medio de un servicio de dotación de personal o la recomendación de un amigo?

Sin importar el método que prefieras, de ser posible tú y tu ser querido juntos deberían entrevistar a los candidatos. Preparen preguntas por escrito y establezcan los requisitos del trabajo con claridad y sinceridad.

Otra consideración importante al contratar a un cuidador es el costo, que puede variar según el método de contratación. En algunos casos tal vez puedas recibir ayuda para pagar la atención en el hogar.

Usar una agencia

Ya sea que tu familiar pueda recibir Medicare o no, Home Health Compare de Medicare es una herramienta útil en internet para encontrar e investigar agencias de cuidados en el hogar en tu área. Ofrece información detallada sobre los servicios que brindan y cómo los pacientes los califican.

Una vez que tengas una lista de agencias prometedoras, haz una cita para una consulta. AARP tiene una lista de preguntas importantes (en inglés) para plantear antes de firmar un contrato de servicios de cuidados en el hogar.

Trabajar con una agencia tiene ventajas y desventajas. Las ventajas incluyen:

  • Trabajadores preseleccionados. Los cuidadores se han sometido satisfactoriamente a una verificación de antecedentes.
  • Experiencia relacionada con tus necesidades. Es probable que las agencias tengan algunos cuidadores que hayan cuidado a los clientes que luchan contra la enfermedad o trastorno que afecta a tu ser querido.
  • Cuidado de respaldo. Si el cuidador original se enferma o no resulta, en general una agencia puede encontrar un reemplazo con rapidez.
  • Adaptación rápida del servicio. Si cambian las necesidades de atención o el diagnóstico del cliente, la mayoría de las agencias pueden proporcionar de inmediato a un trabajador que tenga más capacitación.
  • Menos problemas. La agencia puede recibir y manejar las inquietudes y quejas.
  • Protección contra responsabilidad civil. Si un cuidador se lesiona en el trabajo, la agencia cubre el costo.
  • No necesitas ocuparte de papeles ni documentos. Tú le pagas a la agencia. La agencia cobra un porcentaje, le paga al cuidador y se hace cargo de la nómina, la programación de horarios y los impuestos.
  • Entre las desventajas de trabajar con una agencia:
  • Costo. Pagas más por un cuidador proporcionado por una agencia, a veces bastante más.
  • Pocas opciones. La agencia elige al trabajador, que puede o no llevarse bien contigo o con tu familiar.
  • Poco margen de negociación. En general las personas son más flexibles en cuanto a tareas, horarios y horas extra que las agencias.
  • Horario mínimo. Hay muchas agencias que no permiten un horario parcial.

Usar un registro

Los registros de atención médica domiciliaria, a veces llamados registros de servicio privado o dotación de personal, conectan a las familias con trabajadores independientes de cuidados en el hogar.

Le dices a la empresa lo que estás buscando para que te derive a candidatos que se ajustan a lo que necesitas. Estas empresas de contratación directa con frecuencia cobran una tarifa única por encontrar al trabajador ideal, pero de otro modo la relación monetaria y profesional se establece entre tú y el cuidador.

Algunos Gobiernos locales tienen a disposición del público registros de trabajadores certificados para cuidados a domicilio en el área y la información para comunicarse con ellos.

Algunas ventajas de usar un registro:

  • Mejor adaptación. Es más probable que encuentres un cuidador que hable un segundo idioma, comparta intereses con tu familiar o tenga rasgos de personalidad que tu ser querido apreciará.
  • Horario flexible. Es más probable que encuentres un cuidador que trabaje a tiempo parcial o con un horario poco común.
  • Gasta menos y paga más. Dado que un registro no cobra tarifas de agencia, es posible que gastes menos de tu bolsillo mientras pagas un salario más alto que el que recibe un cuidador que envía una agencia. Esto te podría permitir contratar a un proveedor que tenga más aptitudes o experiencia.
  • Tus reglas. Los cuidadores de las agencias deben cumplir con las reglas de la agencia. Si el trabajador es independiente, ustedes dos y la persona que recibe la atención pueden decidir lo que sea más conveniente para todos.

Algunas desventajas de usar un registro:

  • Tiempo. Si te ocupas tú de la búsqueda podrías demorar días o semanas, mientras que las agencias con frecuencia pueden disponer la atención para el día siguiente.
  • Cobertura de emergencia. Los días de enfermedad, las vacaciones o un cambio rápido a un nuevo empleo puede alterar el horario de todos. No tendrás un plan alternativo a menos que tú lo dispongas.
  • Preselección. Tendrás que ocuparte de la verificación de antecedentes y de credenciales. Un recurso son los departamentos estatales de salud, muchos de los cuales mantienen bases de datos de trabajadores certificados de cuidados en el hogar que puedes buscar por nombre.
  • Documentación. Tú tienes la responsabilidad de obtener un número de identificación de empleador y de retener y pagar los impuestos de Medicare, Seguro Social y desempleo. También debes confirmar que el solicitante está autorizado a trabajar legalmente en Estados Unidos.
  • Protección. Las agencias aseguran a sus trabajadores. Tú puedes ser responsable de un accidente que ocurra en el trabajo a menos que adquieras un seguro de responsabilidad civil que cubra al cuidador. El seguro de compensación al trabajador, que cubre la pérdida de salarios y la atención médica, es obligatorio en algunos estados, y algunos expertos en leyes lo recomiendan para todos.
  • Capacitación. Los asistentes de salud provenientes de agencias están capacitados. Tal vez te convenga pagar una clase o una actualización.
  • Responsabilidad absoluta. La persona que maneja las quejas sobre tu cuidador eres tú.

Recomendaciones personales

Contratar a un cuidador por recomendación de alguien que conoces o de una organización de tu confianza tiene ventajas y desventajas similares a las de una contratación directa por medio de un registro. Tienes más flexibilidad y más responsabilidades que si usas una agencia. Pero también tienes la confianza que representa la recomendación de un amigo o un grupo comunitario.

Aquí hay opciones para personalizar tu búsqueda de trabajadores de cuidados en el hogar.

  • Pide a tus amigos y vecinos que hayan contratado a cuidadores que te den recomendaciones, nombres, números de teléfono y tarifas por hora de los que les parecieron excelentes. Pide detalles, porque tal vez las prioridades de tu vecino no sean las tuyas.
  • Consulta en la comunidad. Busca recomendaciones o publica un anuncio de lo que necesitas en una red social vecinal privada, como por ejemplo Nextdoor (en inglés). También puedes preguntar en centros religiosos o para adultos mayores en tu localidad, o a los empleados y clientes de un gimnasio o estudio de yoga que visites.
  • Comunícate con tu Agencia del Área sobre Envejecimiento y pide recomendaciones. Usa el Eldercare Locator (en inglés) del Gobierno federal para encontrar tu agencia local, o llama al número 800-677-1116.

Nota de redacción: este artículo, originalmente creado en el 2018, ha sido actualizado con información más reciente.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.