Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

¿Puedo cobrar por cuidar a un familiar?

Los programas de Medicaid y de veteranos pueden ayudar a aliviar la carga monetaria del cuidado familiar.

Una mujer camina apoyada de un hombre más joven

GETTY IMAGES

In English | Cuidar a un familiar puede llevarte mucho tiempo y agotarte emocionalmente.

También puede agotar las finanzas. Según un estudio del 2019 del AARP Public Policy Institute cerca de 41 millones de personas en Estados Unidos brindan cuidado sin remuneración a un ser querido enfermo o de edad avanzada.

El compromiso no remunerado de los cuidadores familiares con esta labor puede hacer que sea difícil llegar a fin de mes, lo que impulsa un creciente debate nacional sobre temas como licencias remuneradas e incluso un pago directo para los cuidadores. Existe una diversidad de programas que pueden aliviar parte de la carga económica del cuidado y facilitar un poco la vida.

Tienes mejores posibilidades si te ocupas del cuidado de un veterano de las fuerzas armadas de Estados Unidos o de alguien que reúne los requisitos para recibir Medicaid, pero existen otras posibilidades.

Para los beneficiarios de Medicaid

Los 50 estados y el Distrito de Columbia ofrecen servicios de Medicaid (en inglés) autodirigidos para el cuidado a largo plazo.

Estos programas autorizan a los estados a otorgar exenciones que permiten que las personas que reúnen los requisitos administren sus propios servicios de cuidados domiciliarios a largo plazo como una alternativa al modelo tradicional en el cual los servicios son administrados por una agencia. En algunos estados, esto puede incluir la contratación de un miembro de la familia para que brinde dichos cuidados.

Los beneficios, la cobertura, los requisitos y las reglas varían de un estado a otro.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Algunos programas les pagan a los cuidadores familiares pero excluyen a los cónyuges y los tutores legales. Otros programas les pagan a los proveedores de cuidados solo si no viven en la misma casa que la persona a quien cuidan.

Los nombres de los programas también varían. Lo que se conoce como “cuidado dirigido por el consumidor” en un estado se puede llamar “servicios dirigidos por el participante”, “servicios de apoyo en el hogar” o “dinero en efectivo y asesoramiento” en otro. Consulta con tu programa estatal de Medicaid (en inglés) para averiguar tus opciones o iniciar el proceso de inscripción.

Estos son los pasos para inscribirse en el cuidado autodirigido:

• Evaluación. Según disponen los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid, se evalúan las capacidades, necesidades, preferencias, riesgos y fortaleza de tu ser querido (con asistencia si es preferible o necesario).

• Planificación. Tu familiar y los representantes que se hayan elegido crean un plan de servicio por escrito que detalla la asistencia que necesita con las actividades diarias.

Por ejemplo, puede necesitar ayuda para bañarse, vestirse, alimentarse, hacer tareas domésticas básicas y lavar la ropa, administrar medicamentos, trasladarse entre la cama y la silla de ruedas, preparar comidas, hacer las compras, supervisar actividades y transportarse a las citas. Debe haber planes para situaciones imprevistas, por ejemplo cuando el proveedor de cuidado no trabaja, y las instrucciones para los cuidadores sustitutos deben incluir los riesgos.

 Creación de un presupuesto. Si la evaluación demuestra que es necesario, se proporcionará un presupuesto para productos y servicios.

 Selección. Cuando se establece el plan de cuidado, la persona que lo recibe (o un representante si es necesario) selecciona a un cuidador.

Para veteranos del servicio militar

Los veteranos pueden reunir los requisitos para participar en cuatro planes. (Algunos enlaces en inglés).

Veteran Directed Care

Al igual que el programa de cuidado autodirigido de Medicaid, este plan permite que los antiguos miembros calificados del servicio administren sus propios servicios y apoyos a largo plazo. Está disponible en 37 estados, el Distrito de Columbia y Puerto Rico para los veteranos de todas las edades que están inscritos en el sistema de atención médica de la Administración de Salud de Veteranos y necesitan el nivel de atención que brinda un centro de enfermería especializado pero prefieren vivir en su hogar o en el hogar de un ser querido.

Con un presupuesto flexible (de un promedio de $2,200 mensuales), los veteranos pueden seleccionar los productos y los servicios que les resulten más convenientes, como por ejemplo un cuidador que los ayude con las actividades de la vida cotidiana: bañarse, cocinar, alimentarse, vestirse, usar el baño y ajustar prótesis. El veterano selecciona al cuidador y puede elegir a cualquier familiar que tenga la capacidad física y mental para hacerlo, incluso a un hijo, un nieto, un hermano o su cónyuge.

Los centros médicos del VA determinan los requisitos y hacen derivaciones. Para obtener más información sobre el programa, te puedes comunicar con el centro más cercano.

Beneficios de Ayuda y Asistencia (A&A)

Este programa complementa una pensión militar para ayudar a cubrir el costo de un cuidador, que puede ser un miembro de la familia. Los beneficios de A&A están a disposición de los veteranos que cumplen con los requisitos para recibir pensiones del VA y con por lo menos uno de los siguientes criterios. El veterano:

  • necesita la ayuda de otra persona para ocuparse de las tareas personales cotidianas, como bañarse, vestirse y comer;
  • está confinado a una cama debido a una discapacidad;
  • está en un hogar de ancianos debido a una incapacidad física o mental;
  • tiene la vista muy limitada, una agudeza visual de menos de 5/200 en ambos ojos (incluso con lentes correctivos) o un campo visual muy reducido.

Los cónyuges sobrevivientes de los veteranos que cumplen con los requisitos para recibir este beneficio también pueden recibirlo.

Para solicitarlo, llena el formulario de solicitud de A&A. Explica por qué se necesita un cuidador; lo ideal es incluir el informe del médico responsable.

Incluye detalles sobre la enfermedad o lesión que causó el deterioro físico o mental y explica en el formulario cómo es tu día típico, tu nivel de movimiento, pérdida de coordinación o cualquier incapacidad para ocuparte de las necesidades cotidianas básicas sin ayuda. Puedes enviar el formulario por correo al centro de gestión de pensiones que presta servicio en tu estado o puedes presentarlo en persona en la oficina regional de beneficios del VA.

Beneficios para los veteranos confinados al hogar

Los veteranos que reciben una pensión militar y están esencialmente confinados a su entorno inmediato debido a una discapacidad permanente pueden solicitar un complemento de pensión mensual.

El proceso de solicitud es el mismo que para los beneficios de A&A, pero no puedes recibir ambos beneficios (para confinados y A&A) al mismo tiempo.

Programa de Asistencia Completa para Cuidadores Familiares

Este programa proporciona un estipendio mensual a los miembros de la familia que se hacen cargo del cuidado de veteranos que necesitan asistencia con las actividades cotidianas debido a una lesión traumática que hayan sufrido en el cumplimiento del deber el 11 de septiembre del 2001 o después.

La persona que recibe la atención debe estar inscrita en el VA y necesitar ya sea cuidados personales con las actividades de cada día o supervisión o protección debido a problemas de salud que comenzaron después del 11 de septiembre. El cuidador debe tener 18 años o más y debe ser uno de los hijos, el padre, la madre, el cónyuge, un miembro de la familia reconstituida, un miembro de la familia extendida o un compañero permanente de vivienda del veterano.

Los estipendios están vinculados a los índices salariales de los asistentes de salud en el hogar profesionales y varían según la cantidad de tiempo que el familiar le dedica al cuidado cada semana.

En el 2017, la remuneración anual de los cuidadores en virtud del programa varió entre $7,800 y $30,000, según la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO). El estipendio no está sujeto al pago de impuestos.

El programa ofrece estos otros beneficios para los cuidadores:

• Acceso a seguro de salud y servicios de salud mental, incluso asesoramiento

• Capacitación integral

• Gastos de alojamiento y viaje contraídos al acompañar a los veteranos que reciben atención

• Hasta 30 días de cuidado de relevo por año.

Se tiene previsto extender el beneficio para cuidadores de militares a los veteranos de todas las eras en virtud de la Ley MISSION (VA Maintaining Internal Systems and Strengthening Integrated Outside Networks Act), que se promulgó en junio del 2018. Se esperaba que el cambio se pusiera en práctica en el 2019, pero el VA no cumplió con la primera fecha límite para actualizar la infraestructura de la tecnología de información para respaldar dicha ampliación.

En mayo del 2019, la agencia le dijo al Congreso que todavía encuentra problemas y no ha establecido una nueva fecha para la ampliación.

Para obtener más información sobre la asistencia para los cuidadores militares, visita la página de apoyo del VA para cuidadores o llama a su línea directa al 855-260-3274.

Recibir remuneración de un familiar

Si la persona que necesita los cuidados está mentalmente sana y tiene suficientes recursos monetarios (en inglés), puede optar por remunerar a un familiar por los mismos servicios que prestaría un trabajador profesional de cuidados en el hogar.

Si tú y tu ser querido están pensando en explorar esta ruta, sigue estos pasos para establecer desde el principio una buena comunicación entre empleador y empleado, lo que puede reducir el estrés y la tensión familiar.

• Deja a un lado los sentimientos de incomodidad por hablar de lo que ambos necesitan. Conversen sobre el salario y los días de pago, los riesgos para la salud, la programación de horarios y el modo en que manejarán el cuidado de relevo y los días en los que el cuidador esté enfermo.

• Redacta un acuerdo de cuidado personal que será como un contrato entre el cuidador y la persona que recibe el cuidado.

Entre otros términos, debe establecer el salario, los servicios que se prestarán, los horarios y la vigencia del acuerdo. Considera incluir a otros miembros de la familia directa en la redacción de los términos para que no se sorprendan más tarde.

• Consulta con un abogado especializado en asuntos de adultos mayores para examinar el contrato y confirmar que cumple con los requisitos impositivos y considera las herencias. Todas las otras personas interesadas, como los hermanos, deben aprobarlo.

• Ten cuidado con las dificultades emocionales. Si los miembros de la familia parecen sentirse incómodos con el arreglo o no están de acuerdo con el plan, considera hacer una reunión con una persona neutral, como por ejemplo un terapeuta familiar (en inglés) o un mediador familiar que se especialice en el cuidado de las personas mayores.

• Lleva registros profesionales. Especifica el tipo, las fechas y la remuneración de los servicios prestados.

Esta documentación es esencial si luego tu familiar solicita los beneficios de Medicaid. Mientras se determina si cumple con los requisitos, un asistente social examinará los registros de los últimos cinco años.

• Declara los ingresos. Al igual que con cualquier trabajo remunerado, los cuidadores tienen la obligación legal de declarar los salarios como ingresos imponibles. Si más adelante tu familiar reúne los requisitos para recibir Medicaid pero tú no has pagado los impuestos, Medicaid considerará que el dinero fue un obsequio y no un gasto.

Esto podría impedir que tu ser querido obtenga la cobertura de Medicaid. Por otro lado, el Servicio de Impuestos Internos (IRS) lo dispone claramente: cuando se prestan servicios, todo el dinero que se recibe constituye un salario y no un obsequio.

Seguro de cuidados a largo plazo

Si tu ser querido tiene un seguro de cuidados a largo plazo, probablemente cubra parte del costo del servicio de cuidados médicos y personales en el hogar.

Sin embargo, no todas las pólizas extienden esta cobertura para pagarles a los cónyuges o a otros familiares que viven en el hogar. Pide detalles al agente o a la compañía de seguros de tu ser querido y solicita una confirmación de los beneficios por escrito.

Nota de redacción: este artículo se publicó originalmente en octubre del 2016. Ha sido actualizado con información más reciente.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.