Skip to content
 

Cómo retirar dinero de tu cartera de inversiones en un mercado en baja

Permite que las acciones tengan oportunidad de recuperarse; recurre primero a bonos y dinero en efectivo.

Ilustración de una gráfica estadística de barras sobre unos dólares.

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English

Cuando el mercado bursátil sufre un ataque, la porción de tu fondo jubilatorio compuesta por acciones también sufre. Un plan 401(k) o una cuenta IRA que se está reduciendo crea un dilema para los jubilados que necesitan generar ingresos para pagar facturas: cómo retirar dinero en un mercado en baja de modo que su cartera sufra el menor daño posible a largo plazo.

El riesgo más grande para el saldo de tu cuenta jubilatoria es vender acciones cuando el mercado está en baja. El motivo: para obtener el dinero que necesitas, deberás vender más acciones en un mercado en baja que en un mercado saludable. Y cuantas más acciones vendas hoy, menos te quedarán para aprovechar la recuperación posterior del mercado. “Aumentarás tus pérdidas, y es difícil recuperarse de eso”, dice Peter Casciotta, propietario de Asset Management & Advisory Services. El objetivo, dice, es retirar dinero sin vender con pérdidas. Esto es particularmente cierto si se da un período prolongado de pérdidas en Wall Street en el primer año o dos de jubilación, porque corres el riesgo de agotar prematuramente tu cartera cuando todavía te quedan muchos años por vivir.

Dependiendo de tu edad, tus ahorros jubilatorios probablemente deban durar 10, 20 o hasta 30 años. De modo que debes examinar todos los componentes de tu cartera y crear una estrategia de retiros que te ayude a garantizar que no te quedarás sin dinero ni tendrás que recortar drásticamente el estilo de vida que imaginaste después de dejar para siempre el trabajo de 9 a 5. “Debes tener cuidado al decidir de dónde retiras dinero”, dice Chris Berkel, asesor de inversiones y presidente y fundador de AXIS Financial. “Si retiras dinero de las cuentas equivocadas, los resultados podrían ser catastróficos para tu cartera”.

Entonces, suponiendo que tienes una cartera diversificada (y espero que así sea) con una combinación saludable de acciones y valores menos volátiles, como bonos y dinero en efectivo, el siguiente es un plan —una especie de jerarquía— de las cuentas a las que debes recurrir (y por qué) en un mercado volátil.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Utiliza una estrategia de categorías

Es útil separar el dinero en categorías, aconseja Casciotta. Deberías tener una categoría segura, una categoría de ingresos y una categoría de crecimiento. Ordena tus activos comenzando con los más conservadores (piensa en cuentas del mercado de dinero o de ahorro), luego los estables (bonos y fondos de bonos) y, finalmente, los más volátiles (acciones y fondos de inversión). “Si estableces tus categorías en forma apropiada”, dice Casciotta, “deberías poder seleccionar los activos y no vender con pérdidas”.

Cuantas más opciones tengas para generar ingresos, tanto mejor, agrega. En general, cuando las acciones están en caída libre, querrás recurrir primero al dinero en efectivo y a los bonos, cuyos valores no se ven afectados directamente por una corrección del mercado bursátil o un mercado en baja.

Primero, usa el dinero en efectivo

Tu primera línea de defensa es retirar dinero de tus cuentas líquidas, como las cuentas corrientes y de ahorros, para cubrir las necesidades de gastos a corto plazo. Al retirar dinero de tus reservas de efectivo primero para complementar tus ingresos, evitas tener que vender acciones con pérdidas y les das más tiempo a tu cartera y al mercado de valores para que se recuperen.

Cuando se trata del flujo de dinero, una caída fuerte del mercado de valores o una contracción presupuestaria a causa de la inflación pueden considerarse emergencias financieras. Por eso, no hay nada de malo en recurrir a tu fondo para emergencias (el cual, idealmente, debería cubrir por lo menos entre tres y seis meses de gastos) para ayudarte a cubrir los gastos durante una caída pasajera del mercado, dice Mindy Yu, directora de inversiones en Betterment, una compañía de servicios financieros digitales. Pero hay una salvedad: si agotas tu fondo para emergencias, corres el riesgo de crear otro problema de flujo de efectivo en el futuro si se produce otra crisis, advierte Berkel.

Luego, enfócate en la porción de ingresos fijos

Tu segunda línea de defensa son las partes más estables y defensivas de tu cartera. Esto significa retirar dinero de bonos y fondos de bonos, que están diseñados para generar ingresos. También tienden a mantenerse mejor y sufrir menores variaciones de precios que las acciones durante los períodos de volatilidad del mercado.

Una palabra de advertencia: en marzo, la Reserva Federal aumentó la tasa federal de fondos —una tasa clave de corto plazo— por primera vez desde el 2018, e indicó que habrá seis aumentos más este año. El aumento de las tasas perjudica el precio de los bonos, por lo que este podría ser un buen momento para obtener efectivo aligerando las inversiones en bonos, dice Berkel. 

Por último, vende acciones

Lo que buscas es demorar la venta de acciones —o, como las llama Casciotta, “los dólares con los que creces”— lo más que puedas. Pero si necesitas vender acciones, liquida las acciones individuales o los fondos de valores que se han mantenido mejor en el período de baja, como fondos balanceados que contienen una combinación de acciones y bonos, o fondos de crecimiento e ingresos que contienen acciones que pagan dividendos y ofrecen cierta protección en las caídas del mercado, dice Casciotta.

Si necesitas solo una pequeña cantidad de ingresos adicionales para cubrir los gastos, también podrías considerar suspender la reinversión de dividendos en los fondos no jubilatorios sujetos a impuestos que puedas tener y pedirle a la empresa del fondo que, en su lugar, te envíe un cheque, agrega. Si tienes algunos valores ganadores grandes cuyo valor ha crecido en forma significativa, considera venderlos para generar efectivo, ya que deberás vender menos acciones para obtener el dinero que necesitas. Pero no te olvides de considerar las consecuencias tributarias antes de vender, ya que los impuestos sobre las ganancias de capital pueden reducir tus ganancias. Llama a tu contador para que te explique claramente de qué manera una venta de activos afectará tu factura de impuestos.

No te olvides de los impuestos

Puesto que las cuentas jubilatorias, como los planes 401(k) o las cuentas IRA, protegen tus ganancias de los impuestos mientras crecen, probablemente tenga más sentido deshacerse primero de las acciones que están en cuentas imponibles, especialmente si estás en una de las categorías de impuestos más bajas y los ingresos derivados de una venta de acciones no te colocarán en una categoría superior, dice Casciotta. Si tu ingreso imponible es $41,675 o menos para individuos o $83,350 si estás casado y presentas una declaración conjunta, el impuesto sobre las acciones o los fondos de acciones que hayas tenido durante más de un año es cero.

Las cuentas imponibles por lo general tienden a ser más estables y contener activos más conservadores que tu cuenta jubilatoria, lo que las hace menos volátiles que las cuentas jubilatorias con porciones mayores de acciones. Además, puedes cancelar $3,000 de ganancias de capital con pérdidas relacionadas con acciones, agrega Yu. Si tienes pérdidas adicionales, puedes deducir $3,000 de tus ingresos y trasladar cualquier otra pérdida al año fiscal siguiente.

La última categoría de donde retirar fondos son las llamadas cuentas calificadas, que incluyen las cuentas 401(k) e IRA. Nuevamente, el objetivo es liquidar la menor cantidad posible de acciones para financiar una jubilación prolongada. El motivo es que la historia indica que el mercado bursátil no permanece deprimido por siempre. “Si tu horizonte está más lejos, tienes tiempo para que el mercado se recupere”, dice Berkel. Ten en cuenta que la expectativa promedio de vida de los hombres a los 65 años es 18.2 años. Para las mujeres de 65 años, la expectativa promedio de vida es de 20.8 años.

No obstante, si no puedes evitar retirar dinero de tu cuenta 401(k), Casciotta recomienda retirar de tus fondos más conservadores primero, que probablemente habrán perdido menos que los fondos de acciones más agresivos y de mayor riesgo. Eso significa generar efectivo con las ventas de un fondo balanceado que contenga acciones y bonos, o reduciendo la exposición en los fondos llamados “de ciclo de vida”, que reducen la porción de acciones a medida que envejeces.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Los retiros de las cuentas Roth IRA y Roth 401(k) —que contienen fondos que ya han pagado impuestos— obviamente no están sujetos a impuestos. De modo que esa es una manera menos costosa de generar ingresos que vender acciones y tomar distribuciones de un plan 401(k) o una cuenta IRA tradicional, que están sujetas a impuestos del IRS como ingresos ordinarios. Y si tienes 72 años o más y debes retirar distribuciones mínimas obligatorias (o RMD), tiene más sentido retirar dinero de tu cuenta IRA tradicional primero, ya que las cuentas Roth IRA no están sujetas a distribuciones mínimas obligatorias y es mejor dejar que esos fondos Roth continúen creciendo.

Una buena forma de minimizar la cantidad de activos que debes vender de tu cuenta jubilatoria es reducir tu estilo de vida y moderar tus gastos hasta que el mercado de valores se recupere. “Reduce y recorta”, dice Berkel. Una manera de hacerlo es financiar solo tus necesidades y no tus deseos durante los períodos difíciles del mercado.

¿Tu objetivo en tiempos difíciles? “Tratar de mantener el rumbo”, dice Yu, de Betterment. “No queremos que nadie sufra pérdidas por la volatilidad a corto plazo”.

 

Adam Shell es un periodista independiente; su carrera incluye trabajos como reportero especializado en mercados financieros en USA Today e Investor’s Business Daily, y contribuciones como editor adjunto y escritor en la revista Personal Finance, de Kiplinger.