Skip to content
 

10 secretos para una jubilación feliz

Ahorra antes de jubilarte; gasta después (pero no mucho). Y no descuides la salud.

Mujer con los brazos abiertos, un sombrero y gafas para sol en medio de un campo de girasoles.

DIGITALVISION / GETTY IMAGES

In English

Prácticamente todos los que todavía están esclavizados en la oficina tienen la misma meta que quienes hemos dejado el trabajo hace tiempo: una jubilación feliz.

Pero ¿cómo alcanzarla?

Una jubilación feliz significa muchas cosas para distintas personas. No obstante, hay diez hábitos que indudablemente pueden ayudar a que la jubilación sea más gratificante. AARP consultó a tres expertos que han escrito libros importantes sobre el tema. Aquí te presentamos sus diez consejos principales para una jubilación verdaderamente feliz.

1. Ahorra, no gastes

Es mucho más fácil gastar dinero que ahorrarlo, pero la gratificación que sentirás cuando te jubiles si tienes suficientes fondos es un sólido aliciente para ahorrar mucho durante tu vida laboral. La clave es comenzar tan temprano como puedas, con el objetivo de tener al menos $500,000 ahorrados para cuando llegue el momento de jubilarte, dice Wes Moss (en inglés), estratega jefe de inversiones en Capital Investment Advisors en Atlanta, Georgia, y autor de What the Happiest Retirees Know: 10 Habits for a Healthy, Secure and Joyful Life. Por supuesto, no todos pueden ahorrar esa cantidad de dinero, pero es una buena meta, dice. También es buena idea tener la hipoteca paga o casi paga, y Moss dice que las personas a quienes les quedan cinco años o menos de deuda hipotecaria tienen cuatro veces más probabilidades de ser felices. Además, la mejor situación es cuando el dinero de la jubilación proviene de una variedad de fuentes, como el Seguro Social, una pensión, ingresos por el alquiler de una propiedad, ingresos de inversiones y tal vez un trabajo a tiempo parcial.

2. Ten muchos intereses

Sentarse en el sofá a ver episodios repetidos de Fantasy Island probablemente no te lleve a una jubilación de fantasía. Los jubilados más felices saben muy bien cómo viajar, divertirse y explorar, y se dedican con entusiasmo a tres o más pasatiempos en forma regular, dice Moss. “Tal vez la curiosidad haya matado al gato, pero la falta de curiosidad mata al jubilado feliz”, dice. Ten en cuenta que no importa realmente cuáles sean esos intereses. Podría ser el senderismo. O el ciclismo. O la fotografía. O hacer tareas voluntarias. Hasta podría interesarte pintar escenarios para el teatro de la comunidad. Lo que importa es que esos intereses te apasionen, dice.


Venta del Día de la Recordación: Únete a AARP por solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años. Únete hoy y recibe un REGALO.


3. Establece rutinas diarias que te den satisfacción

Solo hay unas pocas cosas más importantes para una jubilación feliz que crear rutinas diarias —y seguirlas—, dice Nancy Schlossberg (en inglés), profesora emérita del Departamento de Asesoramiento y Servicios de Personal de la Facultad de Educación de University of Maryland y autora de varios libros sobre la jubilación, entre ellos Retire Smart, Retire Happy: Finding Your True Path in Life. Identificar las rutinas correctas que te resulten placenteras puede llevar tiempo. Es probable que la mayoría de los jubilados deban experimentar bastante y aceptar el hecho de que puede llevarles un tiempo determinar qué rutinas les sirven y cuáles no. “La jubilación es una transición importante que cambia tus funciones, tus rutinas, tus relaciones y tus presunciones sobre ti y sobre el mundo”, dice. “Tal vez te resulte difícil encontrar tu camino y crear un nuevo conjunto de rutinas. Debes ser paciente”.

4. Mantente cerca de tus hijos... pero no demasiado

El nivel de felicidad de la mayoría de los jubilados se dispara cuando viven cerca de al menos uno —y preferiblemente, dos— de sus hijos adultos, dice Moss. Pero los hijos no deberían depender de ti. Los hijos adultos de los jubilados felices “son independientes y viven su propia vida en lugar de amamantarse financieramente de sus padres”, dice Moss en su libro (en inglés). De hecho —afirma—, en muchos casos, cuanto más gastan los padres en ayudar a sus hijos adultos,, menos felices son por lo general cuando están jubilados.

5. Crea una nueva identidad que no tenga nada que ver con el trabajo

Durante la mayor parte de la vida, el trabajo es nuestra identidad, y al jubilarnos desaparece. Esa identidad laboral se convierte en una autoimagen distorsionada de nosotros mismos con la jubilación. Es esencial encontrar un nuevo propósito general, dice Ernie Zelinski (en inglés), un consejero de vida y autor de How to Retire Happy, Wild and Free: Retirement Wisdom That You Won't Get From Your Financial Advisor. Para Zelinski, de 72 años, la jubilación se ha convertido en tiempo dedicado a escribir los libros que siempre quiso escribir. Apenas recién jubilado, se hizo hacer una nueva camiseta que dice “Experto en ocio”. A diferencia de lo que sucedía en sus años laborales, dice, su identidad “ahora se basa en mi creatividad y mi tranquilidad”.

6. Conéctate con amigos

Es imposible exagerar la importancia de tener muchos amigos en la jubilación. Quienes tienen muchos buenos amigos no solo tienden a ser más felices, sino también a vivir más tiempo, dice Zelinski. Pero no limites tus amistades a los amigos del trabajo. “La mayoría de las amistades del trabajo no son verdaderos amigos”, dice, y casi todas desaparecen una vez que dejas de trabajar. Es importante ampliar tu círculo de amistades más allá del trabajo, a las áreas de tus intereses personales, y también es especialmente importante que algunas de esas amistades sean personas más jóvenes. A los hombres les suele costar más que a las mujeres forjar estas amistades, pero igualmente es fundamental que intenten. “En definitiva, una jubilación feliz requiere amigos de distintas edades y diferentes ámbitos sociales”, dice.

7. Prueba cosas nuevas

La capacidad de probar cosas nuevas con regularidad es tan importante como crear rutinas en la jubilación. Permanecer siempre en tu zona de confort puede generar una falta de iniciativa y una actitud letárgica en la jubilación, dice Schlossberg. Y cuenta que el mismo año que se jubiló, se mudó, lo que la obligó no solo a probar cosas nuevas, sino también a esforzarse por conocer personas nuevas. Si bien no recomienda mudarse el mismo año en que una persona se jubila, sí recomienda incursionar en aguas desconocidas durante la jubilación y ver qué sensación generan las cosas nuevas.

8. Invierte en busca de ingresos, no de crecimiento

Algo que definitivamente no debe existir en la jubilación es incertidumbre acerca de los ingresos. Sin duda, una situación incierta agregará ansiedad e incomodidad a tu vida, dice Moss. Para eliminar la incertidumbre no solo es necesario planificar con anticipación, sino que también hace falta que alguien (tú o un asesor financiero) vigile las inversiones regularmente y actualice el plan de inversiones según sea necesario. Piensa en la jubilación como en una etapa para vivir de tus merecidos dividendos, no una etapa para expandir tu cartera de inversiones, dice.

9. Toma en serio tu salud

Normalmente, los jubilados más felices son también los más sanos. “Están casi siempre en movimiento”, dice Moss. Si bien no puedes hacer mucho con respecto a la genética, puedes tomar regularmente medidas simples para cuidar tu cuerpo, explica. No se trata de hacer dieta, sino de prestar atención a lo que comes. Ni de pasar de repente a vivir en el gimnasio, sino hallar el tiempo para hacer ejercicio moderado, como caminar, montar bicicleta o nadar todos los días.

10. No te fijes en los centavos

Si bien la jubilación no debería ser un período de extravagancias, ciertamente no debe ser un tiempo de exprimir cada centavo. En vez, dice Moss, la jubilación es el momento de “dominar el punto medio”. Es probable que no quieras cenar con frecuencia en restaurantes caros cuando estás jubilado, pero tampoco querrás negarte placeres simples como ese latte de Starbucks. También es importante dedicar algo de los ahorros jubilatorios a cosas placenteras, como viajar o visitar familiares. No, posiblemente no tengas que viajar en aerolíneas supereconómicas ni alojarte en hoteles baratísimos, pero tampoco es sensato gastar el dinero de la jubilación en viajes en primera clase u hoteles cinco estrellas.

Maneras de aumentar tus ahorros jubilatorios

(Haz clic en el botón CC del video para seleccionar los subtítulos en español)

 

Bruce Horovitz es un escritor colaborador que cubre temas de finanzas personales y el cuidado familiar. Anteriormente escribió para Los Angeles Times y USA TODAY. Horovitz escribe regularmente para The New York Times, el Wall Street Journal, The Washington Post, Investor's Business Daily, AARP Magazine, AARP Bulletin, Kaiser Health News y PBS Next Avenue.