Skip to content
 

7 maneras de disfrutar de la vida durante la jubilación

No permitas que el miedo a quedarte sin dinero te impida gozar de tu jubilación.

Pareja mayor bailando en una cocina

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English

Durante décadas, a través de tus altibajos profesionales y familiares, has ahorrado e invertido sin descanso para la jubilación. No obstante, te aterra la idea de quedarte sin dinero. Así sucede con muchas personas.

Un estudio (en inglés) reciente de más de 800 participantes, realizado por Zety, mostró que el 47% de las personas temían a la jubilación más que a las enfermedades y a la mala salud, y el 40% más que a la muerte. Se justifica cierta preocupación. Un estudio del Center for Retirement Research de Boston College sobre el National Retirement Risk Index  o NNRI (índice nacional de riesgo para la jubilación), realizado antes de la pandemia de COVID-19, indicó que es posible que el 50% de los hogares carezcan de los fondos necesarios para mantener su nivel de vida una vez que dejen de trabajar. Esa cifra asciende ahora al 55%.

Sin embargo, digamos que las cifras de tu cartera de valores muestran que todo anda bien. Ahora que estás jubilado, o a punto de jubilarte, es hora de empezar a gastar un poco para disfrutar más la vida. Es el momento de crear una lista de las cosas que siempre has soñado hacer.

¿No estás convencido? Esto no le sorprende a Mark Wilson, planificador financiero certificado (CFP) de MILE Wealth Management, en Irvine, California. A pesar de disponer de una cantidad considerable de ahorros, algunos de sus clientes esperan lo peor: la pobreza, el desalojo y la vida bajo un puente. “No hay motivo de tanta preocupación, y les ayudamos a entender eso”, dice. “Los números y la lógica ayudan a algunos a ver su situación con más claridad; otros se sienten mejor sabiendo que los protegeremos de tener que vivir debajo de ese puente”.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


Ahora o tal vez nunca

Si somos realistas, es posible que el tiempo que nos queda para la diversión sea corto. Muchas personas tienen algún problema de salud que limita su movilidad cuando rebasan los 60 años, señala James Shagawat, planificador financiero certificado de AdvicePeriod, en Paramus, Nueva Jersey. “Cuando llega el momento en que algunas personas se permiten gastar en comer fuera, vacaciones, donaciones caritativas, o en sus hijos y nietos, ya no están en condiciones físicas para disfrutarlo”.

Patti Black, planificadora financiera certificada de Bridgeworth Wealth Management, LLC, en Birmingham, Alabama, tiene dos clientes de más de 90 años con $2.7 millones en inversiones. Aun así, se preocupan de que sus ingresos sean insuficientes y de acabar por depender de sus hijos. “La esposa desearía viajar con la familia, pero ahora su salud física y la pandemia lo dificultan. Es triste oírla expresar ese anhelo”.

Si tú o tu pareja se sienten muy aferrados a estos temores, sería útil consultar a un profesional de planificación financiera. Consulta la herramienta PlannerSearch (en inglés) de la Financial Planning Association para encontrar un planificador financiero autorizado. Mientras tanto, considera estos consejos de expertos en todo el país, quienes destacan que es posible que la transición de ahorrar a gastar requiera tiempo y enfoques diferentes.

1. Analiza tus antecedentes familiares

Comprender tu relación con el dinero es un primer paso para aprender a gastar con sensatez, indica Byrke Sestok, planificador financiero certificado de Rightirement Wealth Partners, en Harrison, Nueva York. “Muchos de los padres de los baby boomers crecieron durante la Gran Depresión, así que los criaron para creer que todo podría desaparecer en un instante. Tener mucho en reserva es un hábito heredado en este caso”.  Sestok sugiere encontrar un planificador financiero que te ayude a comprender el origen de tus emociones sobre el dinero, para que de este modo trates de resolver los problemas que te impiden perseguir tus metas.

2. Colabora con tu pareja

El cónyuge o la pareja tendrá sus propios sentimientos sobre la jubilación, y también sobre gastar o ahorrar. La transición a la jubilación puede causar gran tensión en una relación, dice Danielle Harrison, planificadora financiera certificada y terapeuta financiera certificada (FT) de Harrison Financial Planning, en Columbia, Missouri. “Me gusta ver a las parejas trabajar con un planificador financiero que tome un enfoque integral, que sopese todos los aspectos de su situación y cree proyecciones que las ayuden a calmar sus temores”. Si necesitan más ayuda, Harrison sugiere colaborar con un terapeuta financiero que les facilite hablar sobre sus inquietudes. De lo contrario, quizás no sea posible superar la situación. “Puede ser útil para las parejas escuchar lo que tiene que decir la otra persona”.

3. Crea un plan seguro y práctico

Kristin Sullivan, planificadora financiera certificada de Sullivan Financial Planning, en Denver, señala que un planificador ayuda a determinar cuánto puedes retirar de manera segura de las inversiones en el próximo año. Divide esa cifra entre 12 y transfiere esa cantidad de manera automática a tu cuenta corriente cada mes. “Si especificas que estos retiros se han de efectuar dos semanas después de que se deposite tu cheque del Seguro Social, será como recibir ingresos de trabajo nuevamente”.

Para ayudar a sus clientes a adoptar ideas más flexibles sobre los gastos, Linda Farinola, planificadora financiera certificada de Princeton Financial Group, en Princeton, Nueva Jersey, también sugiere crear un presupuesto para los gastos fijos, comenzar con pequeñas cantidades para los gastos discrecionales y hacer una lista de lo que te gustaría hacer. “Revisa este plan todos los años para asegurarte de que todo marche aún por buen camino a largo plazo”, indica.

​4. Hazte las preguntas pertinentes

¿Qué pasaría si gastas más y ahorras menos? ¿Qué sucedería si gastas más en viajes o aumentas tus donaciones a las organizaciones benéficas? Shagawat también hace preguntas sobre las preocupaciones apremiantes. ¿Tienes un hijo con problemas económicos o incluyen los antecedentes médicos de tu familia la enfermedad de Alzheimer u otras enfermedades? “Finalmente, preguntamos: “¿Qué te brindaría la mayor satisfacción cada año?”. El proceso de planificación está diseñado con el fin de otorgarte 'permiso' para hacer estas cosas”, indica Shagawat.

5. Crea una lista de las cosas que quieres hacer mientras puedas y establece cuentas bancarias para financiar esas metas

Larry Ginsburg, planificador financiero certificado de Ginsburg Financial Advisors, en Oakland, California, anima a sus clientes a crear una lista de las cosas que quieren hacer antes de morir y los anima a disfrutar de la vida antes de que sea demasiado tarde para evitar lamentarse. Matthew Aaron Benson, planificador financiero certificado de Sonmore Financial, en Chandler, Arizona, sugiere establecer cuentas bancarias separadas para esas metas con el fin de darte permiso para gastar. “Muchos bancos te dejan dar un apodo a las cuentas de ahorros. Por ejemplo, una podría ser la cuenta del ‘viaje a Irlanda’. Esto te ayudará, porque en tu mente ya has gastado esos fondos”.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


​6. Practica a derrochar un poco; pierde el miedo a gastar a través de un juego

Los pequeños lujos también pueden ayudarte a experimentar tu vida de manera diferente, señala Andrew Marshall, planificador financiero certificado de Andrew Marshall Financial LLC, en Carlsbad, California. “La próxima vez que vayas de viaje, quédate en un Ritz-Carlton u otro hotel por encima de tu nivel habitual. Compra un boleto aéreo de clase ejecutiva por primera vez”. Luego, mejora tu estilo de vida en otras áreas de manera gradual, mientras te acostumbras a permitirte gastar un poco de ese dinero que te has ganado con tanto esfuerzo.

Patrick Lach, planificador financiero certificado en Louisville, Kentucky, y profesor auxiliar de finanzas en Indiana University Southeast, convierte el proceso en “una forma de juego”; y alienta a sus clientes a que retiren, alrededor de la misma época cada año, un porcentaje fijo de la cartera de valores que supere sus necesidades para los gastos cotidianos. “Les reto a gastar esa cantidad durante los próximos 12 meses en vacaciones u otros gastos no discrecionales o a reservarla para darse un gusto en el futuro”. Para que esto funcione, señala, la cantidad para los gastos fijos y para la diversión debe ser sostenible. “Este enfoque funciona para los clientes cuyos cheques de pensión o del Seguro Social cubren la mayor parte o la totalidad de sus necesidades cotidianas”, dice.

7. Crea recuerdos que atesorarás

En definitiva, gastar en otros quizás sea más fácil, dice David Bize, planificador financiero certificado de First Allied, en Oklahoma City, Oklahoma. Bize anima a los abuelos a gastar en experiencias compartidas con sus nietos, como las vacaciones, los conciertos y el teatro, o los museos famosos, o a invertir en su educación. “Podría ser el preescolar en Montessori, ya que la educación de la primera infancia es fundamental, o la escuela y la universidad privadas”.  Black y sus hermanas dieron tres viajes con su padre después de que su madre muriera en el 2018. “Él nunca había visitado el oeste del país, así que fuimos a Washington, Oregón y Montana. Murió en febrero de este año. Los recuerdos de estos viajes no tienen precio”. 

Patricia Amend es autora y editora de estilos de vida desde hace 30 años. Ha sido redactora de planta en la revista Inc., periodista en Fidelity Publishing Group y redactora principal en Published Image, una empresa de educación financiera que fue adquirida por Standard & Poor's.