Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

10 pasos para mejorar tu jubilación

Suze Orman nos ofrece una lista de las medidas inteligentes relacionadas con el dinero que debemos tomar ahora.

Mujer mayor recostada en una banca en la playa y mirando al cielo con el mar al fondo.

GETTY IMAGES

In English | Si te preguntara qué es lo más valioso que tienes para tu jubilación, me imagino que dirías que tu hogar o tus ahorros. No estoy de acuerdo. El componente clave para lograr una jubilación maravillosa es tu espíritu, o sea, tu actitud. Y me entristece —y me frustra— ver que muchos se concentran en culparse sobre los errores que han cometido o en lamentarse por no haber actuado de otra manera hace años.

¡Exclusivo!

Retrato de Suze Orman.

Marc Royce

Suze Orman, gurú de las finanzas personales, nos ofrece 10 medidas para asegurar tu futuro. 

Adaptado de su nuevo libro, The Ultimate Retirement Guide for 50+: Winning Strategies to Make Your Money Last a Lifetime.

1. Vive por debajo de tus posibilidades

Muchos me dicen que ojalá pudieran progresar más hacia sus objetivos financieros —por ejemplo, reducir las deudas y acumular ahorros—, pero que sencillamente no tienen dinero para lograrlo. Están muy convencidos de que no podrán lograr una jubilación de maravilla.

De nuevo; no estoy de acuerdo. Pienso que podrías gastar menos ahora para pagar por el mañana que deseas.

He notado que muchos hogares permiten que sus gastos se desvíen y se concentren en las cosas que desean más que en las que necesitan. Cada vez que contemples un nuevo gasto, ya sea para muebles, un celular, una computadora o un baño remodelado, pregúntate si estás pagando solo lo que hace falta para satisfacer esa necesidad. ¿Existe una opción menos costosa?

Tu objetivo debe ser gastar lo menos posible para satisfacer tus necesidades. Vive por debajo de tus posibilidades, pero compra lo que necesitas.

Cuando haces eso, también te colocas en una posición para gastar menos durante tu jubilación. Si reduces tus gastos ahora, tendrás menos gastos cuando estés jubilado.

2. Gasta menos en un automóvil

Lo que tienes estacionado en la calzada o en el garaje podría explicar en gran parte tu estrés relacionado con la jubilación. El pago mensual promedio de un préstamo otorgado a fines del 2019 para un auto nuevo fue $550, y el préstamo típico dura casi seis años. A mí me parece que ambas cosas no se pueden justificar desde el punto de vista financiero. Y es todavía peor sacar un préstamo para comprar un auto, luego entregar ese como parte del pago de otro automóvil en unos años —y transferir el saldo del préstamo antiguo al de un nuevo préstamo por una cantidad mayor—.

Eso es una locura. Si necesitas un automóvil, gasta lo menos que puedas por uno que sea confiable. Eso significa un auto usado en vez de uno nuevo. Ni te atrevas a mencionar la confiabilidad de los automóviles nuevos; los autos de ahora están hechos para que duren. Comprar de un concesionario un auto usado certificado es un paso inteligente. Un automóvil usado de unos pocos años —y que por supuesto, todavía esté en buenas condiciones— puede costar un 40% menos que el mismo modelo nuevo.

Trata de conducir ese mismo auto por lo menos 10 años más. Esa es la edad de mi auto —o, debería decir, de nuestro auto—. Mi esposa KT y yo tenemos un solo automóvil. ¿Podríamos permitirnos tener dos? Claro que sí. Pero solo necesitamos uno. Te desafío a pensar si tu hogar podría funcionar sin uno de los autos que tienes ahora mismo. Eso podría liberar bastante de tu dinero.

Gráfica que muestra cómo ahorrar dinero para la jubilación conservando el mismo auto por más tiempo.

AARP

3. Reduce los subsidios que les das a tus hijos adultos...

Si me dices que no tienes dinero para terminar de pagar tus deudas y acumular ahorros, cualquier apoyo que estés dando a tus hijos adultos es un gasto que debes reconsiderar. Nunca te diría que dejes de ayudar a un hijo a quien le está costando trabajo independizarse. Pero veo a muchos que dejan que sus hijos eviten esforzarse más para volverse autosuficientes. Quizás tus hijos se beneficien de tu plan de teléfonos celulares y de tu seguro médico. Si viven contigo, no contribuyen para los gastos del hogar.

“Cualquier apoyo que estés dando a tus hijos adultos es un gasto que debes reconsiderar”.

Estás atrapado en lo que llamo el síndrome de “solo son”: Me dices: “Ay, Suze, solo son $100 o $200 al mes. ¿Qué tanto importa?”.

¿En serio? Ahorra $200 al mes en una cuenta de jubilación Roth IRA durante los próximos 15 años, con un rendimiento anual del 5%; tendrás más de $53,000 que puedes gastar sin tener que pagar ni un centavo en impuestos.

Para cada gasto con el que los ayudes, pregúntate si estás pagando por una necesidad o por un deseo. Si es un deseo, suspende ese apoyo lo más pronto posible. Si es una necesidad, hazles a tus hijos la misma prueba que mencioné antes. ¿Pueden ellos (y tú) gastar menos en esa necesidad? Después, establece expectativas. Explica que tu intención es que dentro de seis meses, ellos tendrán sus propias cuentas de teléfono celular y de servicio de programas de televisión y películas. Si ayudas con el alquiler, tal vez puedas contribuir menos cada mes para que tu hijo sea independiente dentro de más o menos un año.

4. ...y logra que tus padres se sinceren

Si tus padres terminan necesitando apoyo económico, por supuesto que los ayudarás. Pero lo que me molesta es cuando los hijos adultos no tienen una perspectiva realista de la situación económica de sus padres y luego se sorprenden al descubrir —en medio de una emergencia— que sus padres tienen problemas de finanzas. Es en ese momento que los hijos adultos pueden actuar de una manera que amenaza su propia seguridad económica.

Es muy común que escuche una versión de: “Ay, no puedo hablar con mis padres sobre el dinero, porque se enojan”. ¡No lo puedo creer! ¿Tienes 50 o 60 años, o 5 o 6 años? No digo que esta sea la conversación más fácil de empezar, pero es fundamental. De adulto a adulto.

¿Cómo puedes comenzarla? Siempre digo: “Usa a Suze Orman como excusa”. Prueba esto:

“Mami y papi, estoy leyendo algo que escribió Suze Orman sobre los pasos que debo tomar para mi seguridad económica. Ella quiere que hablemos sobre el bienestar de ustedes. Esto no tiene nada que ver con la herencia; no se trata de eso. Pero mi jubilación no significará demasiado para mí si no estoy seguro de que ustedes están bien. ¿Saben cuánto me preocupo por ustedes?

“Quisiera saber si sus ingresos jubilatorios serán suficientes para que ustedes se mantengan por muchos años más, o si, en familia, debemos pensar en maneras de asegurarnos de que tengan lo que necesiten. También quisiera saber si han hecho planes para que alguien los ayude con sus finanzas si llega un momento en el que ya no son capaces de encargarse de eso. ¿Hicieron esos planes? Si no es así, puedo ayudarlos a comenzar. No es difícil.

“Y lo más importante, quiero saber si tienen preocupaciones económicas. Estoy disponible para ayudarlos lo mejor que pueda, porque los quiero mucho. ¿Cuándo podemos empezar a hablar sobre algunos de estos asuntos?

5. Piensa en mudarte a un hogar menos costoso

Sé que muchos quieren permanecer en su hogar. Pensar en mudarse puede ser muy duro si has estado arraigado en la misma casa por años, con todos los recuerdos que eso conlleva. Pero te pido que por lo menos mantengas abierta la mente para considerar algunas realidades.

Esos recuerdos felices tienen que ver con la gente que acogiste en tu hogar y las experiencias que sucedieron dentro de él. Puedes mudarte y seguir compartiendo esos recuerdos con tus seres queridos.

Si estás dispuesto a pensar en mudarte a un hogar menos costoso, tal vez te convenga hacerlo pronto, si resulta práctico. Mudarte a una vivienda menos costosa podría desencadenar una maravillosa serie de ahorros para la jubilación. Podrías obtener ganancias de la venta que puedes agregar a tus ahorros. Podrías reducir tus costos mensuales de vivienda, incluso el alquiler o la hipoteca, los impuestos sobre la propiedad y el mantenimiento, con lo que liberas más dinero para tus cuentas de jubilación.

Reducir tus costos de vivienda también podría permitirte cambiar de trabajo a uno que te pague menos pero que disfrutes más. Creo que este podría ser un ingrediente importante que te ayudará a trabajar hasta que cumplas 70 años.

Por último, mientras más joven seas cuando te mudes, menos estresante resultará, tanto emocional como físicamente.

6. Termina de pagar tu hipoteca

Si estás decidido a permanecer en tu hogar actual, primero quiero que analices fríamente si podrás pagar sin problemas con tus ingresos de jubilación los gastos constantes del mantenimiento y de los impuestos sobre la propiedad. Si en la actualidad eso ya te resulta difícil, es una gran señal de advertencia. La inflación no se detendrá cuando te jubiles. Si el creciente costo de permanecer en tu hogar podría convertirse en una gran presión, espero que reconsideres mi consejo anterior sobre mudarte a un lugar menos costoso.

Si estás seguro de que puedes permitirte quedarte ahí, creo firmemente que debes terminar de pagar la hipoteca antes de jubilarte. ¿Por qué? Porque ese es tu mayor gasto. Y porque todavía nadie se ha enojado conmigo porque lo insté a jubilarse sin tener deudas. Te hará más feliz.

Comunícate con tu entidad administradora de préstamos y pide un calendario de pagos modificado para pagar por completo tu hipoteca a más tardar cuando cumplas 65 años. Si tienes más de ocho meses de gastos de manutención guardados para emergencias, podrías usar parte del dinero adicional para liquidar tu hipoteca.

Siempre prefiero que ahorres lo más posible para la jubilación. Pero si aportas más al plan de jubilación del empleador que el aporte equivalente de la compañía, piensa en reducir tu cantidad hasta igualar lo que aporta la empresa y usar el dinero adicional de tu sueldo para tus pagos de hipoteca. ¿Te sorprende que sugiera que reduzcas lo que ahorras? Piensa en esto: sí; ahorrarás menos, pero también reducirás los ingresos que vas a necesitar durante la jubilación.

7. Usa cuentas de jubilación Roth

Si la mayoría de tus ahorros para la jubilación están en una cuenta 401(k) tradicional o en una cuenta personal de jubilación (IRA) tradicional, tendrás que pagar impuestos por cada dólar que saques durante la jubilación, basados en tu tasa normal de impuestos sobre la renta. Creo que tu jubilación será muy feliz si tienes ahorros que puedes usar sin deber ningún impuesto, y puedes lograrlo si colocas tus nuevos aportes jubilatorios en cuentas Roth. Si tienes una cuenta Roth 401(k) o Roth IRA, no obtienes una deducción de impuestos por adelantado, pero cuando te jubiles, lo que saques será 100% libre de impuestos si sigues unas pocas reglas sencillas.

La mayoría de los planes 401(k) ahora ofrecen una opción Roth; si tu plan la ofrece, todos los empleados pueden inscribirse, sin importar su nivel de ingresos. Si el plan de tu trabajo no brinda una opción Roth o si careces de un plan de jubilación en el trabajo, en el 2020 puedes ahorrar hasta $7,000 ($6,000 si eres menor de 50 años) en una cuenta Roth IRA, siempre y cuando tengas ingresos brutos ajustados modificados menores de $124,000 (o de $196,000 si estás casado y presentas una declaración conjunta). Son unos $580 por mes. ¿Te das cuenta de a dónde voy? Toma en serio mis consejos sobre vivir por debajo de tus posibilidades y modificar el apoyo económico que les das a tus hijos adultos. Ese es dinero que puedes ahorrar para la jubilación.

8. Averigua sobre el seguro de cuidados a largo plazo

Sé que el seguro de cuidados a largo plazo tiene un poco de mala fama. Las aseguradoras han aumentado mucho las primas inesperadamente para quienes compraron pólizas hace años. Pero no espero que alguien que compre una póliza ahora se enfrente a los mismos aumentos considerables en las primas. El problema es que los precios empezaron demasiado bajos. Ha habido muchísimas más reclamaciones de lo que las aseguradoras esperaban.

“El consejo más importante que tengo es que planifiques vivir por mucho tiempo”.

Las pólizas que se venden ahora tienen precios más realistas (o sea, más costosos), lo que reduce las probabilidades de que te impongan un aumento considerable en la prima del seguro. En la actualidad, una póliza generosa para una pareja podría costar $5,000 al año. Lo sé: eso es mucho. En 30 años, equivale a $150,000 en primas. Para ser muy cautelosos, supongamos que hay un aumento en la prima y que tu costo total llega a $200,000 en 30 años. ¿Te das cuenta de que aún con lo que cuestan ahora los cuidados en el hogar, los centros de vivienda asistida y los hogares de ancianos, podrías recuperar los costos en solo unos años? Y más vale que creas que los costos de estos cuidados serán mucho más altos en 20 o 30 años.

¿Estás un poco más dispuesto a considerar un seguro de cuidados a largo plazo? Entonces piensa en comprar una póliza ahora. Mientras más esperes para comprar, más altas serán las primas. Y a medida que pasa cada año, podrías llegar a tener una enfermedad preexistente debido a la cual será más difícil o imposible que cumplas los requisitos para obtener una póliza.

9. Aplaza los beneficios del Seguro Social

Esta es una gran oportunidad para lograr la mejor jubilación, o para desperdiciar la ocasión. Si bien puedes empezar a recibir tus beneficios de jubilación del Seguro Social a los 62 años, si esperas hasta los 70 años, recibirás pagos que son un 76% mayores. Garantizado. No puedes obtener ese rendimiento garantizado después de ocho años con ninguna inversión.

Sin embargo, siempre me asombra cuántos insisten en empezar a los 62 años. Hace poco asesoré a una mujer que no necesitaba los ingresos, pero comenzó a los 62 años “solo porque si”. Por suerte, había estado recibiendo beneficios durante menos de un año, pudo devolver lo que había recibido y ahora esperará hasta recibir los beneficios mucho mayores a los 70 años.

“Ni me digas que no quieres dejar de aprovechar el dinero”.

Si estás bien de salud, quiero que hagas lo mismo. Si estás casado, quiero que el que más ingresos tuvo espere hasta los 70 años; esa es la manera de asegurarse de que el cónyuge sobreviviente recibirá los mayores beneficios posibles. (Cuando fallece uno de los cónyuges, el que sobrevive solo puede recibir un cheque, no ambos).

Ni me digas que no quieres dejar de aprovechar el dinero. Hay buenas probabilidades de que estés vivo hasta los 90 y tantos años. Incluso si comienzas a recibir los beneficios del Seguro Social a los 70 años, cuando llegues a los 85, tus pagos totales serán mayores que si hubieras empezado a recibir menores beneficios a los 62.

10. Compra ingresos garantizados

Las anualidades te harían más feliz
El efecto de los ingresos garantizados:

  • 60% de las personas con anualidades están muy satisfechas en la jubilación 
  • 39% de las personas sin anualidades están muy satisfechas en la jubilación

* Fuente: Annuities and Retirement Happiness, Towers Watson, 2012. (Los encuestados tenían $500,000).

No existe ninguna medida mejor para dormir de noche y disfrutar de la jubilación que saber que podrás cubrir tus gastos básicos mensuales de manutención con ingresos garantizados, que se depositarán en tu cuenta bancaria todos los meses. Tus beneficios del Seguro Social son ingresos garantizados. Y también lo es una pensión, si la tienes. Si estas fuentes garantizadas no cubren todos tus gastos de manutención, creo que tendría mucho sentido usar parte de tus ahorros para la jubilación a fin de comprar una anualidad con ingresos.

Si te espantaste con solo oír mencionar una anualidad, me alegro. De hecho, existen muchas anualidades pésimas con las que los agentes de seguros ganan mucho dinero y que son malas para ti. Recomiendo solo un tipo de anualidad específico: una anualidad sencilla en la cual, a cambio de pagar una prima a una aseguradora, puedes fijar una cantidad de ingresos mensuales garantizados por el resto de tu vida. Puedes comprar una anualidad de ingresos inmediatos con un solo pago global que realizas justo cuando estás listo para empezar a vivir de tus ingresos de jubilación. El pago que recibes se basa en tu edad, si los beneficios continuarán para un cónyuge y las tasas de interés. Para obtener un cálculo aproximado del tamaño de la prima que necesitarías para generar los ingresos garantizados que deseas, visita   ImmediateAnnuities.com o IncomeSolutions.com (en inglés).

Si bien cubrir tus costos constantes con ingresos garantizados es una buena manera de reducir el estrés, también lo es tener dinero en efectivo listo para enfrentar lo que sea, tal como un aumento drástico en los gastos de bolsillo para la atención médica. A medida que llegas a la jubilación, te recomiendo que aumentes tu fondo para emergencias de ocho meses a dos años de cobertura. Si no tienes cubiertos todos tus gastos de manutención con ingresos garantizados, te aconsejo aumentar esto a una reserva de dinero de tres años.

Lo que haces con el resto de tus ahorros es una decisión personal. La posibilidad de vivir hasta los 90 y tantos años debe motivarte a mantener parte de tu dinero trabajando (invertido) para cuando tengas una edad avanzada. Pero también deseo que te des la libertad de gastar los ahorros adicionales en ti, tus seres queridos o las causas que te importan.

Ayuda para ti de AARP

Aprovecha estos recursos para proteger tus finanzas

En solo tres minutos, esta herramienta en línea (en inglés) te dará un plan de acción personalizado con lo que puedes hacer ahora para aumentar tus ahorros jubilatorios.

Entérate de cómo AARP lucha por nuevas opciones de ahorros para la jubilación para asegurarnos de que todos los trabajadores tengan la oportunidad de ahorrar para un futuro más seguro.

Encuentra respuestas a las preguntas más comunes sobre este programa y sus beneficios.

Este programa de AARP Foundation (en inglés) proporciona apoyo comunitario y asesoramiento especializado para ayudarte a acumular ahorros, incluso si tu presupuesto es muy limitado.

Obtén gratis un plan de acción paso a paso (en inglés) para lidiar con los gastos inesperados.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.