Skip to content

Guías para el cuidado de una persona mayor: aprovecha estos recursos e información.

 

Cómo afrontar la mudanza a un lugar más pequeño

Primero aborda tus emociones, luego encárgate de las cosas.

Pareja mayor moviendo cajas de cartón de una mudanza.

GAEL CONRAD, CORBIS / GETTY IMAGES PLUS

In English | El nido está vacío, ya saldaste tu hipoteca y estás considerando mudarte a un hogar más pequeño.

A donde sea que vayas —al otro lado del país o de la ciudad—, los jubilados (o los casi jubilados) no están solos en la búsqueda de un cambio.

De hecho, casi 4 de cada 10 jubilados se han mudado, según un informe del 2018 del Transamerica Center for Retirement Research (en inglés). Y entre los jubilados que se mudaron recientemente, el 51% redujeron su espacio, según un estudio de Merrill Lynch. Mudarse a un lugar más pequeño y desmantelar un hogar repleto de posesiones de los últimos 20 o 30 años puede ser difícil emocionalmente, dicen los expertos.

"Los artículos pueden ser sentimentales o tener algún otro significado importante", dice David Mischoulon, director del Depression Clinical Research Program en el Massachusetts General Hospital. Solo encontrar tarjetas o cartas del pasado puede traer recuerdos abrumadores, según los expertos. Aunque reducir el tamaño del hogar no es un área que se ha estudiado formalmente, es una transición de vida.

"Existen ciertos puntos importantes de desarrollo a lo largo de nuestra vida", dice el psiquiatra Gary W. Small, director y fundador de la Memory Clinic de University of California en Los Angeles (UCLA) y director del UCLA Center on Aging. Entre ellos se cuentan hallar un medio de sustento, encontrar una pareja y tener una familia. "Durante gran parte de nuestra vida estamos desarrollando, creando, acumulando", dice Small. "Cuando reducimos nuestro espacio, vamos en la dirección opuesta. No necesitamos tanto espacio; hay un nido vacío".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Cambiar de dirección puede causar inquietud o sentimientos de tristeza y dolor, o incluso ansiedad. "Tu vida se está contrayendo", dice Small. "A muchas personas no les gusta eso".

Si la decisión es buena, la transición y los sentimientos que la acompañan serán más rápidos, dice Mischoulon. Hay maneras de pensar en el proceso que lo pueden hacer más fácil y hasta estimulante. Por ejemplo, si "piensas que mudarte a un hogar más pequeño será una nueva aventura", dice Small, es más probable que lo disfrutes.

Ser parte del proceso es fundamental para que el resultado sea bueno.

La reducción del tamaño del hogar tiende a tener más éxito cuando las personas toman una decisión consciente sobre cómo desean vivir sus vidas. Cuando tienes entre 60 y 70 años, "todavía te queda mucho por vivir", dice la gerontóloga Mary Kay Buysse, directora ejecutiva de la National Association of Senior Move Managers, una organización de membresía que ayuda a manejar el trauma de la transición y el proceso de mudarse a un lugar más pequeño. "A los 88 años, hay menos alternativas", expresa. "Casi siempre es una orden. Poder elegir es una parte importante del éxito" de la decisión.

Pautas para facilitar la transición a un hogar más pequeño

  • Reconoce tus sentimientos, sean cuales fueren. "Habla con un amigo, o si eso no da resultado, con un consejero", dice Small. Los sentimientos que surgen pueden ser conflictos no resueltos de tu pasado, dice él. Quizás cuando eras niño tu familia se mudaba constantemente y perdiste amistades en el proceso. Al reducir el tamaño de tu hogar, ese conflicto no resuelto puede volver a surgir. "Identifícalo y entiéndelo". Eso "desintoxica" el sentimiento, dice él.
  • Concéntrate en lo que ganarás en vez de en lo que estás perdiendo. Por ejemplo, si vendes tu hogar y te mudas a una comunidad de estilo de vida activo con piscinas bajo techo y al aire libre, canchas de "pickleball" y un estudio de arte, participa en nuevas actividades e intereses en vez de quedarte atascado en el pasado.
  • Para ordenar tus cosas, pídele ayuda a un familiar, un amigo de confianza o un profesional. "Son más objetivos", comenta Mischoulon. "No tienen el mismo apego sentimental" y pueden ayudarte a enfocarte en la tarea en vez de concentrarte en recuerdos y sentimientos.
  • Empieza con el área menos emocional de tu hogar. "La cocina puede estar llena de emociones", dice Buysse. Date tiempo suficiente. "No querrás tener remordimientos", dice. Querrás tocar todo. Las personas encuentran dinero en "todo tipo de rincones y grietas" cuando ordenan sus posesiones, agrega.

Aunque mudarte a un lugar más pequeño puede despertar recuerdos dolorosos, terminar el proceso trae su propia satisfacción. "La sensación de libertad es muy poderosa", dice Mischoulon. "Esa será la recompensa al final del camino".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO