Skip to content
 

¿Autos elegantes o seguros?

Los fabricantes de automóviles debaten entre características de seguridad y de diseño.

In English | Cuando Barry Maher, de 62 años, buscaba reemplazar su Ford Taurus, decidió comprar un Honda Accord por su confiabilidad. Pero cuando lo sacó a la calle en su ciudad de Corona, California, descubrió que le resultaba mucho más difícil mirar por la ventanilla que en su Taurus 2001. "El cuello no me gira como antes y necesito la mayor visibilidad posible", cuenta Maher. "Lo peor es que el capó abovedado del Accord hace que me sea imposible ver dónde termina el frente, así que estacionar es un acertijo" —explica— y no es nada divertido.

Los fabricantes de automóviles le brindan al público lo que parecen querer, con diseños cada vez más elegantes; pero lo atractivo no siempre es tan seguro. Los autos cuadrados de hace décadas desaparecieron con el advenimiento de programas de diseño por computadoras, y se llevaron con ellos las ventanillas panorámicas al depósito de chatarras.

Con cada modelo nuevo, la visión del conductor se vuelve más restringida, por lo cual cada vez es más difícil mirar por las ventanillas. Una menor cantidad de vidrio tiene como resultado una mayor dificultad para explorar rápidamente en busca de obstáculos. Es una tarea del conducir que ya es lo suficientemente complicada para alguien con problemas de cuello o espalda, y los diseñadores dicen que empeorará a medida que hagan malabarismos con nuevos elementos de estética, aerodinámica y seguridad, lo que a veces adopta posturas enfrentadas. Más elegantes y deportivos, por ejemplo, generalmente se traduce en ventanillas más pequeñas y e inclinadas. "Está claro que se ha cedido algo —comenta Dave Sargent, vicepresidente de investigación automotriz de J.D. Power and Associates—.

"Cuanto más elegante es un auto, menos vidrio tiene". El nuevo impulso por tener vehículos aerodinámicamente más eficaces sólo intensifica este línea.

Todos estos cambios de diseño son un desarrollo que perjudica a los adultos mayores, ya que la mayoría de nosotros pierde flexibilidad a medida que envejece. Como dice Sargent: "Reducir la visibilidad hacia afuera no hace que el vehículo sea menos seguro en un accidente, pero podría aumentar las probabilidades del accidente en sí".

Metal pesado

Un culpable clave del diseño es algo que se llama la línea de cintura alta, que se refiere al espacio justo debajo de las ventanillas donde el vidrio se une al cuerpo de metal. La línea de cintura cada vez es más alta y ha invadido el espacio de la ventanilla. Las ventanillas cortas hacen que el techo parezca más bajo, lo que logra que el vehículo sea más elegante. Estos diseños también cuentan con techos redondeados y menos ángulos rectos para crear una apariencia de continuidad donde termina el vidrio y comienza el metal, explica Larry Erickson, presidente del Departamento de Transporte del College for Creative Studios en Detroit, Michigan. Pero los diseños redondeados reducen aún más el tamaño de las ventanillas y dificultan ver dónde termina el frente y la parte trasera del auto.

Esta moda de una línea de cintura alta está aquí para quedarse. Max Wolff, director de Diseño Exterior de Cadillac, en General Motors Corporation, dice que a los consumidores les gusta todo el metal que los rodea. "Se sienten más seguros, incluso aunque no sea verdad", opina.

Y, a medida que la calidad se hace comparable entre vehículos, la elegancia —que antes se confinaba a los autos deportivos— se convierte en el atractivo más importante entre los compradores. En efecto, los estadounidenses mayores se preocupan por el estilo tanto como los más jóvenes.

Un estudio inicial de calidad de J.D. Power en el 2009 descubrió que el 45% de las personas mayores de 55 años opina que el estilo es un factor importante al elegir un auto, cifra similar al 48% de las personas menores de 55 años. ¿Y la visibilidad? "Eso no es lo que buscan", dice John McElroy, presentador del podcast Autoline Daily. Los diseñadores "quieren que los autos luzcan lo mejor posible".

Contra el viento... y la visibilidad

No todo tiene que ver con las apariencias. Los diseños que preferimos suelen ser los más aerodinámicos, que suponen un beneficio para el rendimiento de combustible. Un diseño aerodinámico requiere que la cola sea más alta que el frente para crear una cuña lisa que corte el aire. Los diseñadores, hambrientos de cualquier elemento que pueda resultar en una mayor eficacia energética, crean formas de cuña cada vez más drásticas, aunque un baúl más alto haga más difícil mirar hacia atrás.

Los boomers (las personas nacidas entre 1946 y 1964) se sienten atraídos por estos autos de diseños más elegantes, como el Acura ZDX y el Honda Accord Crosstour, dice Tom Mutchler, ingeniero automotriz para Consumer Reports. Son elegantes, grandes, tienen cinco puertas con baúles espaciosos para quienes están cansados de sus SUV pero igual quieren un asiento alto. Mark Phelan, crítico automotriz para Detroit Free Press, agrega a la lista el Infiniti M56X y el Lincoln MKS.

Phelan y Mutchler le dan una baja calificación al Ford Taurus 2011, ya que consideran que tiene una pésima visibilidad. Una versión anterior del Taurus tenía más vidrio y puertas más grandes; uno se sentaba más alto, pero el rediseño estrechó las ventanas, explica Mutchler, "por lo que es como sentarse en una cueva". El nuevo Taurus y el Buick LaCrosse son “muy atractivos, pero llevan el problema de la visibilidad de los sedanes al extremo”, dice.

Por supuesto que las apariencias venden. El director de seguridad automotriz de Ford, Jim Vondale, dice que la línea de cintura elevada del Taurus es una de las características más atractivas. Las ventas minoristas se han duplicado en el último año, según las cifras de junio. "Mucha gente encuentra que el diseño del vehículo es muy atractivo", concluye Vondale, y más preferido que sus antepasados más cuadrados. "Una de las partes más interesantes de la seguridad automotriz es el equilibrio que debe darse".

Aunque los fabricantes automotrices dicen que pueden mantener la seguridad integral de los automóviles, concuerdan en que el proceso es muy complejo. "Siempre intentamos lograr demasiado simultáneamente —dice Larry Erickson—. Una persona tal vez tenga que equilibrar decenas de requisitos; por eso muchas personas tardan mucho tiempo en construir un auto".

La seguridad frente a la seguridad

Irónicamente, muchos requisitos de seguridad nuevos podrían reducir la visibilidad aún más. Para los vehículos del 2012, los pilares o columnas que sostienen el techo (en inglés) deberían ser más fuertes para prevenir que el techo colapse en caso de vuelco. Eso probablemente signifique pilares más gruesos a los lados del parabrisas —que ya son entre dos y tres veces más anchos que hace una década— que restringirán aún más la visibilidad del conductor, explica McElroy, de Autoline Daily. "Específicamente bloquean la visión del conductor de los vehículos o peatones que circulen por las calles laterales".

Los pilares "son un problema de seguridad en sí mismos, y hacen que el auto luzca más anticuado y aparatoso", agrega. Max Wolff, de GM, dice que encontrar cabida para estos nuevos pilares es una tarea desalentadora. Deberían contener las bolsas de aire sin dificultar la visibilidad. "Nunca podemos poner en peligro la seguridad, pero el equilibrio entre las características de seguridad y el diseño propone un desafío interesante", explica Wolff. Hyundai, por ejemplo, intenta abordar el problema de los pilares al usar acero de alta resistencia para mantenerlos delgados y hacer lugar para poner más vidrio.

Los nuevos requisitos de seguridad peatonal presentan otro desafío. Las reglas requieren paragolpes más suaves y redondeados que reduzcan el impacto de un peatón atropellado. Y aunque este nuevo diseño debería proteger a los peatones, los paragolpes más suaves no protegerán al vehículo tan bien como los convencionales, según Jack Gillis, director de Asuntos Públicos de la CFA (Federación Estadounidense de Consumidores) y autor de The Car Book. "Es un sacrificio de ingeniería, un gran desafío —cuenta Gillis—. El aumento en los daños en colisiones a baja velocidad acrecienta el costo del seguro para el consumidor". Sin embargo, Gillis resalta que estos nuevos paragolpes no deberían reducir la seguridad del ocupante del vehículo.

Otro aspecto de las normas que benefician a los peatones es que los diseñadores probablemente deberán elevar el capó de los autos aún más. Al crear un pozo de aire entre el bloque del motor del auto y el capó, este último se abolla con más facilidad en un accidente y absorbe la energía del impacto, en vez de que la sufra el peatón.

¿Electrónica al rescate?

Con tantos escollos para lograr una buena visibilidad, los fabricantes dependen de una variedad de dispositivos electrónicos que funcionen como los ojos del conductor —desde cámaras de reversa a alertas de punto ciego. Las cámaras retrovisoras son estándar en los Taurus modelo SEL y superiores, con un sistema de alerta de tráfico cruzado (en inglés), que detecta la marcha atrás de cualquier conductor en el camino, como parte de un paquete tecnológico opcional. Pero si no son estándar, estas opciones no son nada económicas.

El piloto automático adaptativo y el sistema de advertencia de colisión con soporte de frenado de Ford (en inglés), el sistema que permite al conductor establecer y mantener la velocidad que utiliza sensores para detectar otros vehículos en movimiento y advertir de un posible accidente le agrega $1.195 al costo total del auto. La cámara de reversa es una característica estándar del Infiniti M56, pero el sistema de intervención del punto ciego (en inglés) forma parte de un paquete de seguridad de $3.000. Y, aunque las tecnologías como la detección del punto ciego pueden ayudar, no sustituyen los controles manuales del conductor. Además, los dispositivos electrónicos podrían fallar.

Todo esto nos recuerda que debemos tener en cuenta la visibilidad en nuestra lista de criterios cuando salgamos a comprar un auto. Pregúntese si se siente cómodo dando marcha atrás en un espacio reducido en el estacionamiento de la tienda, por ejemplo. Mejor aún, inténtelo durante una prueba de carretera.

Algunos modelos a considerar, según Phelan, son el Honda Fit, el Volkswagen Golf 2010, el Ford Flex y el Subaru Forrester. McElroy agrega el Kia Soul a esa lista. Y Larry Erickson aplaude a los sedanes europeos como el BMW 5 Series y el Mercedes E Class, así como al Ford Fusion, el Hyundai Sonata y el Chevrolet Malibu.

Maher planea tener más en cuenta la visibilidad la próxima vez que busque comprar un auto. Dado el lugar donde conduce, eso podría ocurrir cuanto antes. "En las autopistas del sur de California, es muy fácil que alguien se te cruce en el punto ciego", explica.

___________________________________________________________

Julie Halpert, quien vive y conduce en Michigan, ha cubierto las noticias de la industria automotriz por dos décadas.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto