Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×

Buscar

Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

12 maneras en que desperdicias el dinero... y cómo dejar de hacerlo ya

Si tomas unas sencillas medidas para eliminar los gastos innecesarios, puedes ahorrar mucho dinero a largo plazo.


spinner image Ilustración de un signo de dólares dentro de una boca con unos dientes afilados.
ISTOCK / GETTY IMAGES

How To Save on Your Monthly Bills

Aunque no lo sepas, hay unos vampiros financieros que a lo largo de la vida van drenando los fondos de tu cuenta bancaria. Afortunadamente, son más fáciles de vencer que los vampiros de verdad, y para ello no te harán falta el ajo ni una estaca de madera. ​ 

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Para poner en orden tu presupuesto, identifica y elimina los 12 factores señalados a continuación, los cuales generan desperdicio de dinero.

1. Suscripciones fantasma

Las suscripciones son fáciles de iniciar en internet e igualmente fáciles de olvidar. Una encuesta de mayo del 2022 de C+R Research determinó que el 42% de los consumidores se han olvidado de al menos un servicio con un pago recurrente que no usan. 

Algunos pagos automáticos, como los de las facturas mensuales de los servicios públicos, nos hacen la vida más fácil e incluso nos pueden ayudar a evitar los cargos por pago tardío. Pero en otros casos, los pagos automáticos pueden convertirse en grandes fugas de dinero. Por ejemplo, una suscripción mensual de Ancestry.com cuesta al menos $24.99 al mes, y la suscripción de Morningstar —un servicio de información sobre inversiones— cuesta $34.95 al mes. Si se trata de un servicio que usas con frecuencia, puedes retener la suscripción. Pero si no te dedicas activamente a investigar tu árbol familiar ni modificas tus inversiones con gran frecuencia, cancela las suscripciones antes de que se renueven automáticamente y ahórrate ese gasto mensual.

Al menos una vez al año, examina tus suscripciones y pagos automáticos. Incluso los profesionales financieros pueden encontrar alguna suscripción que cancelar, según Tess Zigo, planificadora financiera certificada (CFP) de Palm Harbor, Florida. “Durante la pandemia, a causa del estrés, me suscribí a Calm, una aplicación que te lee cuentos para tranquilizarte, [porque] no me podía dormir. Ahora que hemos vuelto a la rutina de antes, ya no tengo necesidad de escuchar estos cuentos, así que cancelé la suscripción”.

 

(Haz clic en el botón CC del video para seleccionar los subtítulos en español)

2. Fugas de agua

Un grifo que gotea o un inodoro que tiene una fuga no solo te pueden quitar el sueño, sino que te pueden costar dinero. Supongamos que el grifo del baño pierde 10 gotas por minuto. Según la calculadora de goteo del Servicio Geológico de Estados Unidos, tres grifos que gotean con esta frecuencia sumarán 43,200 gotas por día, o 1,042 galones por año. Es una gran cantidad de agua, pero el agua es relativamente barata: si se trata del agua suministrada por el servicio municipal, 1,042 galones costarían un poco más de $1.50. Aun así, deberías arreglar el goteo, aunque tan solo sea por el bien del planeta.

En cambio, un inodoro que tiene una fuga puede desperdiciar mucha agua. Por la fuga de un inodoro se pierden en promedio 200 galones de agua por día, o unos 6,000 galones por mes, o $108 por año. Quienes reparan su propio inodoro gastan de $45 a $200 en la reparación, según Angi. Si le encargas la tarea a un plomero, el costo promedio nacional es de $350.

3. Cargos bancarios

El cargo mensual promedio de una cuenta corriente es de $15.33, según el sitio Bankrate.com, lo que equivale a $184 por año. ¿Te interesa ahorrarte el cargo mensual? Para ello, el saldo promedio que los bancos exigen es de $8,684, lo cual es mucho dinero que habría que dejar inactivo (a menos que lo designes como fondo de emergencia). 

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Es posible que tu banco ofrezca una cuenta sin cargo mensual que no devengue intereses, lo cual te ahorraría esos $184 por año sin tener que inmovilizar los $8,684, que podrían invertirse mejor en otro lado. También puedes considerar abrir una cuenta en una cooperativa de crédito, cuyos cargos suelen ser más bajos que los de los bancos comerciales. Y si estás dispuesto a usar un banco que no tenga sucursales físicas, hay muchos bancos exclusivamente digitales (y algunos bancos tradicionales) que ofrecen cuentas corrientes sin cargos. 

4. Cargos de fondos mutuos

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

Una empresa de fondos mutuos, al igual que cualquier empresa, tiene gastos, incluidos los salarios de sus directivos, contadores, abogados y ejecutivos de mercadeo. Los fondos mutuos de acciones cobran cada año, en promedio, aproximadamente el 0.50% de los activos contenidos en el fondo, según el Investment Company Institute, una asociación de empresas del sector. Estos cargos reducen tus ganancias o aumentan tus pérdidas. Los cargos actuales de estos fondos son muy inferiores al promedio de hace unas décadas, que fue del 1.50%. Sin embargo, si tienes $25,000 en un fondo de acciones promedio, estás pagando $125 por año, y eso suma.

Dicho eso, existen fondos indexados de acciones que cobran menos del 0.05% por año, o $12.50 por una cuenta con $25,000. Estos fondos no tienen administrador y simplemente se guían por un índice bursátil, como el Standard & Poor’s 500. (Incluso hay unos cuantos fondos indexados que no cobran absolutamente nada por administrar un fondo indexado). Si optas por un fondo que cobra el 0.05% anual, ahorrarás $112.50 por año en comparación con un fondo de acciones promedio que cobra el 0.5%. 

5. Comer afuera

Con la flexibilización de las restricciones relacionadas con la pandemia, las personas están saliendo a comer con más frecuencia, lo que es comprensible. Pero tal vez te sorprendería saber cuántas veces has salido a comer. “Muchas personas dicen ‘salimos a comer un par de veces al mes’ o algo por el estilo”, dice Michelle Petrowski, una CFP en Anthem, Arizona. “Suelen sorprenderse cuando sumamos todas las fuentes de ese rubro de gastos —los almuerzos en el trabajo; los almuerzos con amigos, hijos o nietos; las comidas que piden para llevar; los pedidos de Uber Eats; las compras en Circle K y Starbucks— y calculamos lo que se gasta cada mes”.

Y recuerda que cuanta más cantidad de algo compras, menos satisfacción te brinda (este concepto se conoce entre los economistas como la ley de la utilidad marginal decreciente). “A mí me encantan los lattes, y si el dinero te alcanza fácilmente para comprarlos, no hay gran problema”, dice Zigo. “Pero si compras demasiados, probablemente ni siquiera te dé ese mismo placer [que alguna vez te daba]”.

6. Los demonios de la calefacción y el aire acondicionado

Desde luego, no quieres estar envuelto en mantas en tu casa todo el invierno ni pasar todo el verano sudando. Por otro lado, ¿de verdad necesitas que tu casa esté en 72 °F mientras estás en el trabajo? Según el Departamento de Energía de Estados Unidos, se puede ahorrar hasta un 10% por año en la calefacción y el aire acondicionado ajustando el termostato entre 7 y 10 grados con respecto a la temperatura normal durante ocho horas al día Si instalas un termostato programable, puedes programar la temperatura para que esté a tu nivel preferido cuando llegues a casa. Ubica el termostato en el lugar adecuado para evitar “mediciones fantasma”, es decir, mediciones muy altas o muy bajas. Colócalo en una pared interior alejada de la luz solar directa, de las corrientes de aire y de las ventanas. 

7. Vampiros de electricidad

Los vampiros energéticos son dispositivos que consumen energía eléctrica de forma silenciosa durante todo el día, incluso cuando no los utilizas. Según Duke Energy, una de las empresas de energía eléctrica más grandes del país, existen dos tipos comunes de vampiros energéticos, a los que llama “ladrillos” y “verrugas de pared”. Los ladrillos son esos cables eléctricos para computadoras y televisores que tienen una caja negra grande. Las verrugas de pared son los cargadores que tienen un enchufe grande. Ambos consumen energía cuando están enchufados, aun cuando no se está usando la computadora portátil o el cargador.

Otros aparatos en el hogar consumen energía de manera silenciosa durante todo el día. ¿Ese segundo televisor que no miras? Sí, consume energía. ¿Ese reproductor de DVD que enciendes una vez al año para ver A Christmas Carol en el mes de diciembre? En ningún momento del año deja de consumir energía.

No vas a apagar el refrigerador para reducir el consumo de energía, pero sí hay numerosos aparatos que se pueden apagar cuando no se usan. He aquí una táctica fácil y eficaz: si tienes muchos ladrillos y verrugas de pared, conéctalos a un enchufe múltiple que podrás apagar cuando no estés usando los dispositivos.

8. Libros

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Es maravilloso tener y sostener en las manos un buen libro, y una biblioteca llena de libros es algo hermoso. ¿Pero de verdad necesitas poseerlos todos? Según The Library Network, el costo promedio de un libro de ficción de tapas blandas para adultos es $17.89, mientras que el de un libro de ficción de tapas duras es $27.45.

Puedes conseguir libros sin costo en la biblioteca pública local. También puedes obtener libros electrónicos y DVD, así como buenos consejos del bibliotecario. (Algunas bibliotecas incluso te prestarán herramientas —en inglés—). Lo único que tienes que hacer es devolver los libros a tiempo o pagar una multa nominal por la devolución tardía. De hecho, muchas bibliotecas han eliminado por completo estas multas. En algunos casos, las bibliotecas han llegado a la conclusión de que al eliminar estas multas, aumentará la cantidad de usuarios, ya que no existirá la vergüenza de presentarse en el mostrador para entregar los libros que no se devolvieron a tiempo.

9. Acaparadores

¿Tienes cajas de cosas viejas en tu sótano que estás guardando en caso de las cámaras de cine vuelvan a estar de moda o tus hijos algún día quieran ese viejo quitanieves? No te cuesta nada aferrarte a estas cosas, a menos que consideres lo que podrías ganar vendiéndolas.

Las cámaras antiguas, por ejemplo, se venden hasta en $250 en eBay, y puedes vender ese viejo quitanieves en Craiglist, Facebook o Amazon Marketplace por aproximadamente $100 o más. ¿Tienes ropa vintage de alta gama? Véndela en The Real Real o en Tradesy. ¿Guardaste tu vestido de novia pero nadie lo quiere? Védelo en StillWhite.

Si sueles decirte “Son solo $50”, recuerda que debes tener cinco cosas que puedes vender por $50: $250 es una cantidad considerable para tu bolsillo. Y si son solo $50, ¿ignorarías un billete de $50 si lo vieras tirado en la acera?

10. Devoradores de gasolina

Ya sea que acabes de comprar un nuevo teléfono móvil o una máquina de café expreso, es probable que el minorista te ofrezca una garantía extendida por un cargo. Y aunque puede que no parezca un gasto muy caro, puede ser un desperdicio de dinero.  Con una garantía normal, el fabricante promete reparar o reemplazar el producto de forma gratuita si se rompe o se daña durante un período específico. Una garantía extendida es un seguro que comienza una vez que termina la garantía original. No es gratis.

Puedes comprar una garantía extendida para prácticamente todo, desde juguetes hasta aparatos electrónicos, pero eso no significa que debas hacerlo.  A menudo, estas garantías extendidas no se usan y cuando intentas utilizarlas, muchos aspectos del producto no están cubiertos. “Una garantía extendida es como tomar una pastilla de azúcar para un dolor de cabeza en vez de una aspirina:  solo crees que te sientes mejor”, dice Howard Dvorkin, contador público certificado y presidente de Debt.com. “La mayoría de las garantías extendidas solo producen un efecto placebo. Las compras porque crees que estás protegido si algo sale mal”. 

En lugar de comprar una garantía extendida, comprueba si tu tarjeta de crédito ofrece alguna protección. Muchos emisores de tarjetas de crédito te reembolsarán o reemplazarán el producto si se daña o te lo roban dentro de un plazo de 90 a 180 días después de la compra. Visa, American Express y Mastercard ofrecen este tipo de protección. Ten en cuenta que cada empresa tiene limitaciones como “hasta $1,000 por artículo” y “$25,000 por cliente por cada 12 meses”. 

12. Comestibles innecesarios 

Todos hemos hecho lo mismo; nos abastecemos de alimentos en el supermercado que planeamos comer, pero permanecen intactos en el refrigerador hasta que se echan a perder. No tenemos otra opción que deshacernos de ellos. Si esto te suena familiar, no eres el único. Aproximadamente entre el 30 y el 40% de los alimentos producidos, procesados y transportados en Estados Unidos terminan por tirarse en los vertederos, según el Departamento de Agricultura de EE.UU. Además, se estima que en el 2019 en el país se generaron 66 millones de toneladas de desperdicios alimentarios, y el 40% de estos eran residuos residenciales, según la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. La buena noticia es que hay varias estrategias que puedes emplear para reducir la cantidad de alimentos que desperdicias, entre ellas las cuatro siguientes:

  • No vayas al supermercado con hambre y solo compra lo que necesites. 
  • Planifica tus comidas, crea una lista de compras y limítate a ella. Sé realista sobre la cantidad de veces que cocinas a la semana. 
  • Desde bananas hasta pan, muchas cosas se pueden congelar, lo que aumenta su vida útil. Al congelar alimentos, asegúrate de dividirlos en porciones y usar recipientes herméticos. Coloca una etiqueta con la fecha y el contenido. 
  • No es necesario evitar las frutas y verduras que están magulladas o que tienen alguna imperfección. Siguen siendo tan nutritivas como las frutas y verduras perfectas y tienden a costar menos. Las empresas como Imperfect Foods, Misfits Market y Hungry Harvest te envían productos imperfectos a la puerta de tu casa.

John Waggoner escribe para AARP sobre temas financieros, desde presupuestos e impuestos hasta el Seguro Social y la planificación de la jubilación. Anteriormente fue periodista para Kiplinger's Personal Finance y USA Today, y ha escrito libros sobre inversión y la crisis financiera del 2008. La columna sobre inversión de Waggoner para USA Today se publicó en docenas de periódicos durante 25 años.

Donna Fuscaldo es una escritora y editora colaboradora especializada en finanzas personales y salud. Lleva más de dos décadas escribiendo y cubriendo noticias para varias publicaciones nacionales, como el Wall Street Journal, Forbes, Investopedia y HerMoney.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.