Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

AARP te responde: Tu cobertura de seguro y el coronavirus

Últimas novedades sobre los seguros de automóvil, de vivienda, de vida y de salud durante el brote.

Manos de una persona sobre los documentos de una póliza de seguro.

ETERNALCREATIVE/GETTY IMAGES

In English

¿Mi póliza de seguro de vida cubrirá la COVID-19?

 

Sí. Mientras tengas una póliza vigente de seguro de vida y estés al día con tus pagos, tu beneficiario o tus beneficiarios recibirán un beneficio en el caso de que mueras por complicaciones relacionadas con el coronavirus.

Además, tu compañía de seguros no puede cambiar tus primas ni tu clasificación de salud. Esto es así incluso si contraes COVID-19, la enfermedad respiratoria causada por el nuevo coronavirus, o si tienes un mayor riesgo de exponerte debido a tu trabajo o a un viaje reciente a un lugar propicio para el virus.

Evita los fraudes relacionados con los cheques de estímulo, infórmate en aarp.org/Fraude


¿Qué sucede si no tengo seguro de vida? ¿Puedo obtenerlo durante la pandemia?

Las compañías de seguro están ofreciendo nuevas pólizas de por vida y de término fijo durante la pandemia, pero obtener la cobertura podría demorar más tiempo y costar más de lo que costaba antes de que comenzara el brote, según Jennifer Fitzgerald, directora ejecutiva del mercado de seguros en internet Policygenius.

“Hemos visto que algunas compañías de seguro de vida aumentan las tarifas y anticipamos que otras seguirán su ejemplo”, señala.

Es probable que las compañías de seguro consideren hacerte una serie de preguntas relacionadas con el coronavirus al contemplar las nuevas pólizas de seguro de vida, y pueden retrasar las solicitudes si, por ejemplo, hace poco viajaste a un lugar propicio para el coronavirus o tuviste contacto cercano con alguien que recibió un diagnóstico de COVID-19.

Otro inconveniente: las pólizas de seguro de vida por lo general requieren un examen médico en persona, por lo que el proceso se retrasará si vives en un estado en el que dichas visitas están limitadas por las órdenes de permanencia en el hogar. Puedes intentar conseguir una póliza que no requiera el examen médico, pero suelen tener primas más altas y ofrecer menos beneficios.

La edad también se considera un factor de riesgo para COVID-19. ¿Las compañías de seguro lo tienen en cuenta?

Algunas sí. Varias aseguradoras han suspendido las ventas de algunos tipos de pólizas de vida para ciertos grupos de edad. Por ejemplo:

  • Prudential, Lincoln National y Protective Life han restringido temporalmente nuevas aplicaciones para personas de 80 años en adelante. 
  • Securian no aceptará aplicaciones de consumidores de 71 años en adelante hasta por lo menos el 15 de junio.
  • Mutual of Omaha ha suspendido las ventas de pólizas de vida totalmente suscritas a solicitantes de 70 años en adelante. La compañía continúa vendiendo pólizas de vida entera no suscritas, independientemente de la edad.

Guardian Life, MassMutual, Nationwide y State Farm le dicen a AARP que no han establecido cambios en las solicitudes ni en los procesos de aprobación según la edad. Nos hemos puesto en contacto con otras aseguradoras importantes y actualizaremos este artículo a medida que recibamos nueva información.

¿El brote podría afectar mi seguro de cuidados a largo plazo (LTC)?

De acuerdo con Genworth, que emite las pólizas de cuidados a largo plazo, no se pueden aumentar las primas de determinados titulares de pólizas debido a circunstancias particulares. Sin embargo, esos titulares pueden estar supeditados a aumentos grupales periódicos basados en los antecedentes de reclamaciones de una compañía de seguro o en las proyecciones actuariales de futuras reclamaciones.

Por ejemplo, las compañías de seguro pueden valerse de esos datos y pedirles a los reguladores que les permitan aumentar las primas de cuidados a largo plazo para los grupos similares de asegurados en el mismo estado.

Sin embargo, estos cambios “no ocurrirían de inmediato, porque las compañías de seguro necesitan tiempo para hacer la investigación y el análisis correspondientes y verificar los cambios de tarifas necesarios”, señala Fitzgerald. “Hasta ahora no hemos visto que el coronavirus tenga ningún impacto en las pólizas de cuidados a largo plazo”.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


¿Las compañías de seguro de automóviles y viviendas ofrecen alguna ayuda económica para los titulares de pólizas?

Muchas lo hacen. Debido a que la mayoría de los habitantes permanecen en su hogar y lejos de las carreteras, más de dos docenas de compañías de seguro grandes – entre ellas Allstate, American Family, Farmers, Geico, The Hartford, Liberty Mutual, Nationwide, State Farm, Progressive, Travelers y USAA – están ofreciendo reembolsos parciales de primas. (Los productos de The Hartford incluyen pólizas de seguro para automóviles con la marca AARP).

En la mayoría de los casos los reembolsos varían entre 15 a 25 por ciento de las primas de las pólizas por uno o dos meses. Las excepciones son American Family Insurance y Nationwide, que otorgaron reembolsos fijos de $50, y Geico, cuyo crédito de 15 por ciento cubre seis meses de pagos para pólizas semianuales renovadas o iniciadas hasta el 7 de octubre.

Allstate también permite que los titulares de pólizas de viviendas y automóviles difieran el pago durante dos meses, y varias otras compañías de seguro importantes, entre ellas CNA, Farmers, Geico, Progressive, Travelers y USAA, suspendieron las cancelaciones por falta de pago y los cargos por pago tardío por períodos de unas pocas semanas a unos pocos meses.

Otras compañías de seguro aún tienen que anunciar sus medidas concretas, pero recomiendan que los clientes se comuniquen con ellas para conversar sobre las dificultades económicas y la posibilidad de recibir ayuda. Llama a tu proveedor para obtener detalles sobre su respuesta al coronavirus antes de saltarte algún pago. Esas medidas caducaron en mayo, pero varios estados y el Distrito de Columbia han ordenado a las aseguradoras extender los períodos de gracia a julio o agosto.

Consulta la página web del coronavirus de tu compañía de seguros o comunícate con el departamento de seguros de tu estado para conocer tus opciones y habla con tu proveedor antes de enviar cualquier pago.

¿Llevará más tiempo procesar las reclamaciones de automóviles y viviendas?

Es posible. Para muchas reclamaciones de seguros es necesario el contacto directo entre personas, el cual está ampliamente afectado o restringido durante la pandemia.

Por ejemplo, las compañías de seguro no pueden enviar a un ajustador para investigar una reclamación de vivienda o de automóvil. Tal vez haya que esperar más tiempo para hablar con un agente por teléfono. Los terceros que son parte de las reclamaciones de daños, como los contratistas y los talleres de reparación de automóviles, pueden estar cerrados o atender durante un horario limitado.

“Debido a esto, uno de los cambios más importantes que observamos es el modo en que los consumidores presentan las reclamaciones, tanto por automóviles como por viviendas”, señala Fitzgerald. “Algunas compañías de seguro están haciendo una transición para permitir que los titulares de sus pólizas puedan presentar reclamaciones virtuales”.

Mi pequeña empresa cerró por la pandemia. ¿El seguro cubrirá mis pérdidas?

Depende de los términos de tu póliza. Habla con tu compañía de seguro o con tu agente, pero prepárate para recibir malas noticias: incluso si tu seguro tiene cobertura por “interrupción de la actividad comercial”, es posible que no cubra las pérdidas ocasionadas por el brote.

La cobertura de interrupción de la actividad comercial en general se vincula a un daño físico que sea consecuencia de una causa contra la cual tengas seguro, como un incendio o un huracán. De no existir dicho daño, puede ser difícil presentar una reclamación, según Shannon O’Malley, asociada de la oficina de Dallas del estudio jurídico nacional Zelle LLP, y quien ha escrito un importante análisis (en inglés) sobre el coronavirus y el seguro de propiedad.

Además, muchas pólizas comerciales excluyen explícitamente las reclamaciones derivadas de un virus o una enfermedad transmisible o no consideran esas causas, lo que de hecho puede significar lo mismo.

Aunque una póliza incluya disposiciones de “autoridad civil” relacionadas con una orden gubernamental de cierre, en general requieren que la orden se deba a daños físicos causados por un evento cubierto, señala O’Malley. Las reclamaciones por este motivo son complejas y dependen de las circunstancias particulares. Considera consultar con un abogado que conozca bien la ley de seguros para analizar tu situación.

¿Mi seguro de atención médica me hará pagar algo si necesito tratamiento por el coronavirus?

Depende de tu plan de atención médica. La mayoría de las compañías de seguro grandes han suspendido los costos compartidos para las pruebas de detección de COVID-19 y su tratamiento. Si tienes cobertura con uno de estos proveedores no pagarás deducibles, coseguro ni copagos por los servicios relacionados con el coronavirus, por un período de tiempo.

Haz clic en los enlaces para obtener información específica sobre cada compañía de seguro. Si tu proveedor no está en la lista, llama al número de atención al cliente de tu plan de salud para averiguar sobre su respuesta al coronavirus.

(La mayoría de enlaces van a páginas en inglés)

  • Aetna: No hay costos compartidos para las pruebas de detección para determinar si se necesita tratamiento o para las pruebas de anticuerpos. La prueba debe ser autorizada por la FDA y ordenada por un profesional de la salud, dentro o fuera de la red de tu plan. La exención no aplica a las pruebas que se realicen con el propósito de regresar al trabajo o la escuela, excepto si lo exige la ley. No hay costos de bolsillo para el tratamiento hospitalario de COVID-19 hasta el 30 de septiembre. 
  • Anthem:  No hay costos compartidos para las pruebas de detección ni para el tratamiento contra la COVID-19 en los hospitales y con los proveedores de atención médica de la red de tu plan hasta el 31 de diciembre.
  • Blue Cross/Blue Shield: Blue Cross/Blue Shield es una asociación de compañías  que operan de manera independiente, y las políticas de costo compartido de COVID-19 pueden variar de estado a estado. Usa el mapa en la página web de coronavirus de Blue Cross/Blue Shield para verificar los procedimientos en tu estado.
  • Cigna: No hay copagos, coseguro o deducibles para todos los tratamientos de COVID-19 hasta el 31 de diciembre; para pruebas de detección aprobadas por la FDA hasta el 21 de enero de 2021; y para visitas de detección relacionadas con el coronavirus con un proveedor de la red hasta el 21 de enero de 2021.
  • Health Care Services Corporation (HCSC): No hay costos compartidos para las pruebas de detección de COVID-19 aprobadas por la FDA ni para las visitas relacionadas con las pruebas si el proveedor está dentro de la red, hasta que el Departamento de Salud y Servicios Humanos levante la emergencia pública por COVID-19. No habrá gastos de bolsillo para el tratamiento de COVID-19 hasta el final del 2020.
  • Humana: No hay gastos de bolsillo para las pruebas de detección ni para el tratamiento de COVID-19, dentro o fuera de la red. (La compañía alienta a usar proveedores dentro de la red porque el tratamiento fuera de la red podría estar sujeto a una "facturación de saldo" inesperada). No hay una fecha límite. Tampoco habrá costos compartidos para visitas de atención primaria o telesalud dentro de la red, ni para la atención de salud conductual para pacientes ambulatorios (ya sea relacionada con el coronavirus o no) para los miembros de sus planes de Medicare Advantage, hasta el 31 de diciembre.
  • Kaiser Permanente: No hay costos compartidos para las pruebas COVID-19. No hay gastos de bolsillo para el tratamiento hasta el 31 de diciembre. En algunos planes, la exención puede no aplicar a la atención de emergencia por parte de proveedores fuera de la red.
  • United Healthcare: No hay costo compartido para las pruebas de diagnóstico aprobadas por la FDA y ordenadas por un profesional de la salud o para visitas relacionadas con las pruebas, ya sea dentro o fuera de la red, mientras dure la emergencia de salud pública, que se espera termine el 20 de enero del 2021. No hay costos compartidos para el tratamiento por COVID-19 por parte de los proveedores de la red hasta el 31 de diciembre.

¿Medicare cubre las pruebas de detección y el tratamiento de la COVID-19?

Medicare pagará todos los costos de las pruebas de detección de COVID-19 que indique un médico u otro proveedor de atención médica. Esto incluye el costo de los servicios relacionados con las pruebas, como las visitas al consultorio y a la sala de emergencia. Los beneficiarios no pagarán nada por la prueba.

Las personas que tienen Medicare Original y están hospitalizadas para recibir tratamiento contra la COVID-19 aún tendrán deducibles y copagos. Si tienes un plan Medigap complementario, tal vez cubra estos costos. Si tienes Medicare Advantage, los gastos de bolsillo para el tratamiento hospitalario y ambulatorio varían según el plan. Consulta con tu proveedor del plan Advantage.

Puedes encontrar más información en nuestro artículo “AARP te responde: Medicare y el coronavirus”.

¿Qué sucede con los planes de atención médica de la Ley del Cuidado de la Salud a Bajo Precio (ACA)?

Los planes adquiridos en el mercado de la ley ACA deben cubrir los servicios de emergencia y la hospitalización, y eso se aplicaría a dicho tratamiento contra la COVID-19. Tal vez contraigas gastos de bolsillo, según tu plan.

Algunos proveedores importantes de planes de la ley ACA, como Centene y Molina Healthcare (en inglés), suspendieron los costos compartidos de los clientes del mercado para el tratamiento del coronavirus. Consulta con el proveedor de tu plan sobre su cobertura.

Para obtener más información, consulta nuestro artículo “AARP te responde: El seguro médico de la ley ACA y el coronavirus.

No tengo seguro de salud. ¿Puedo obtener cobertura?

Tal vez puedas obtener Medicaid, el programa de atención médica federal-estatal para las personas de bajos ingresos, o un plan de la ley ACA, según tus finanzas, tu ubicación geográfica y otros factores.

La inscripción en Medicaid está abierta todo el año. La posibilidad de inscribirte se determina principalmente según tus ingresos y varía según el estado. Consulta con el programa Medicaid de tu estado (en inglés) para obtener información.

La inscripción en los planes de la ley ACA en general se limita a un período establecido cada otoño, pero puedes obtener un período de inscripción especial si tienes un suceso que cambia tu vida, como la pérdida de una cobertura de salud anterior. Además, varios estados que administran sus propios mercados de la ley ACA han reabierto la inscripción de forma temporal.

Algunas compañías de seguro médico venden pólizas a corto plazo con primas bajas, pero ofrecen beneficios limitados y, a diferencia de los planes de Medicaid y ACA, te pueden rechazar si tienes una enfermedad preexistente. Lee y estudia con cuidado las disposiciones de un plan a corto plazo antes de inscribirte.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.