Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Medidas drásticas para mantener tu solvencia

Estrategias probadas para recortar gastos y obtener dinero con rapidez.

Hoja con una lista en inglés de gastos para cortar, al lado de una calculadora, dinero y un marcador.

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English | Los tiempos desesperados como estos requieren medidas desesperadas. Si las interrupciones en el trabajo, la salud o la familia que ha causado la pandemia de coronavirus te dificultan llegar a fin de mes, tal vez debas hacer algunos cambios importantes en tus finanzas. Pero ¿qué medidas pueden realmente lograr un cambio? Considera las que proponemos a continuación, que han sido eficaces para otros y te pueden ahorrar mucho dinero, ya sea de forma temporal o permanente.

Ahora mismo

Comienza por hacer llamadas telefónicas. Concéntrate primero en los acreedores: tu prestamista hipotecario, las empresas de tarjetas de crédito o el titular de una deuda por gastos médicos. “Pregúntales si ofrecen planes de pago o tasas de interés más bajas”, señala Rebecca Johnson, gerente del Pittsburgh Financial Empowerment Center. Los acreedores con frecuencia están dispuestos a ayudarte, pero primero debes estar dispuesto a llamar y hacer estas preguntas.

Explica tu situación financiera a tus prestamistas. “Siempre debes ser sincero acerca de tus dificultades”, explica Luke Crumbaker, gerente de programa de Financial Empowerment Centers del condado de Greenville, Carolina del Sur. “En especial en este momento, diles que la COVID-19 es la causa de tus dificultades para tener acceso a las opciones especiales que se están creando. Ser sincero sobre tus finanzas y pedir ayuda logrará resultados maravillosos”. Es mucho mejor hacer esta llamada antes de atrasarte con algún pago. Algunos acreedores están ofreciendo ofertas especiales debido a los retos que causó el coronavirus y no cobran intereses durante los próximos meses, mientras que otros simplemente lo están agregando al final. Los asesores crediticios están ayudando a las personas a utilizar estos programas especiales y dar prioridad a los pagos que deben en función de las reglas actuales de cada prestamista, según Bruce McClary, de la National Foundation for Credit Counseling. Puedes encontrar un asesor crediticio en tu zona por medio de NFCC.org o si llamas al 800-388-2227.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Llama a los proveedores de servicios públicos y de telefonía celular. La próxima tanda de llamadas debe ser a los proveedores de servicios permanentes importantes. Por ejemplo, pregúntale al proveedor de servicios de telefonía celular, a la empresa de cable, a los proveedores de servicios públicos y a tu asegurador sobre otras formas de ahorrar (o compara precios para encontrar una oferta mejor).

También te puede ayudar hacerles saber que estás dispuesto a cancelar el servicio si no te ofrecen una mejor oferta. “Si tienes un contrato anual para el servicio de cable o de internet, en general puedes conseguir una nueva tarifa promocional incluso si ya eres cliente”, señala Crumbaker.

Habla con tu agente de seguros. Varias aseguradoras de automóviles les están ofreciendo a los clientes un reembolso porque conducen menos, y tal vez puedas conseguir un descuento incluso mayor si te suscribes a un servicio de rastreo de datos, como Snapshot de Progressive, Drive Safe & Save de State Farm y DriveWise de Allstate. Tal vez la empresa que antes te ofrecía la mejor tarifa ya no sea la más económica, dados los cambios que se producen en tu vida. Dile a tu aseguradora actual que estás comparando precios, recomienda Ana Gonzalez Ribeiro, asesora financiera acreditada del Bronx, Nueva York. “Si eres su cliente desde hace mucho tiempo, estarán más dispuestos a ayudarte con descuentos”, señala.

Cancela algunas suscripciones. Anota cada suscripción, servicio de transmisión y aplicación digital que pagas cada mes o cada año. Lee bien las facturas de tu tarjeta de crédito para encontrar alguna suscripción que tal vez hayas olvidado. Y luego pregúntate si puedes vivir sin tener acceso a todos los servicios de televisión, música, juegos, noticias, clases, protección y demás que estás pagando. Conserva los que usas con frecuencia y realmente disfrutas o necesitas, por supuesto. Sin embargo, si solo tienen un valor secundario, cancélalos. “Te sorprendería ver cuánto suman una vez que empiezas a recortar esos gastos menores”, indica Ribeiro.

Haz un análisis profundo de tus gastos. Si revisas con cuidado las facturas de las tarjetas de crédito tal vez encuentres una cantidad sorprendente de cargos mensuales de restaurantes o bares, o de la frecuencia con la que compras por placer, o del verdadero costo de tu pasatiempo de tejido o carpintería. "Muchos de mis clientes me llaman para decir que ahora están ahorrando más dinero”, indica Sara Carter, asesora financiera de Financial Empowerment Centers del condado de Greenville, Carolina del Sur. “No pueden ir a centros comerciales ni a restaurantes, y así tienen más dinero por permanecer en casa".

Este mes

Vende un automóvil costoso. “El costo del transporte es un área principal para recortar y ahorrar”, señala Richard Ward, contador público certificado de Pittsburgh y miembro de la Comisión de Educación Financiera del American Institute of CPAs (Instituto Estadounidense de Contadores Públicos Certificados). Si tu familia pasa de tener dos automóviles a tener solo uno, pueden ahorrar el dinero del seguro, el mantenimiento y la gasolina, y lo mismo sucede al cambiar un automóvil costoso por un vehículo más económico. Mari Adam, planificadora financiera certificada de Boca Ratón, Florida, ha trabajado con clientes para reducir lo que gastan en su automóvil, y señala que cambiar automóviles por vehículos más económicos nos puede ahorrar cientos de dólares por mes. Comunícate con el concesionario o el prestamista y pregunta qué opciones te ofrecen. Agrega que “Algunos concesionarios y marcas recompensan la lealtad, y tal vez quieran mantenerte en su ‘familia’ para que cuando estemos en una mejor situación, estés dispuesto a volver a cambiar tu vehículo. Asegúrate de hacerlo mientras tu puntaje crediticio sea bueno. Si te atrasas en los pagos y tu puntaje crediticio baja, tal vez no estén dispuestos a ayudarte”.

Refinancia los préstamos de tu vivienda y tu automóvil. Con las bajas tasas de interés actuales, tal vez puedas refinanciar tu hipoteca y reducir bastante los pagos. Sin embargo, los costos de cierre y otros aranceles pueden ser del 2 al 5% del monto del préstamo, por lo que debes asegurarte de que la suma que vayas a ahorrar con la refinanciación justifique su costo. En el sitio web del American Institute of CPAs (en inglés) hay una calculadora de refinanciación que te puede ayudar a determinar los aranceles y la cantidad que puedes ahorrar.

Alquila una habitación de tu casa. Si reducir los gastos no es suficiente, una de las formas más rápidas de generar ingresos estables es alquilar una habitación. Carter tiene varios clientes que cobran entre $500 y $600 por mes por habitación. “Es una buena manera de generar más ingresos y a la vez proporcionar una vivienda segura y asequible para quien la necesite”, señala. En general, los propietarios les piden a los inquilinos que llenen una solicitud y redactan un contrato de alquiler, e incluso otros piden antecedentes crediticios y antecedentes de inquilinos, indica Carter. Infórmate sobre las leyes de derechos de inquilinos en tu estado.


dynamic a logo mark for a a r p

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Para el futuro

Una vez que estabilices tus finanzas, será un buen momento para reflexionar sobre la pregunta tabú: ¿es posible que el lugar donde vives ahora funcione a largo plazo? Los costos varían considerablemente según la ubicación geográfica. Un estilo de vida de $4,000 al mes en una ciudad podría costar $2,000 al mes a tan solo cien millas de distancia, algo que a veces olvidan quienes han vivido durante décadas en un mismo lugar. “Puedes reducir considerablemente el costo de vida, en particular si te mudas a una casa más pequeña”, advierte Adam. Con eso en mente, considera estas opciones:

Mudarte a una zona menos costosa. Varios de los clientes de Adam se han mudado del costoso sur de Florida a zonas más asequibles, como Jacksonville, Orlando y otras partes del centro de Florida, o Carolina del Norte y Tennessee. “La vivienda puede costar casi la mitad de lo que estás pagando aquí, y todo es más barato”, señala.

Reducir el tamaño de tu hogar. Mudarte a un lugar más pequeño en tu vecindario tal vez no te permita ahorrar tanto como mudarte a una zona más económica, pero aún así puede ser conveniente. “Puedes ahorrar miles de dólares por año, y también podrías tener un estilo de vida más despreocupado”, indica Adam. Gastarás menos en impuestos inmobiliarios y seguro, y puedes vender los muebles que no necesitas para ganar un poco más de dinero. También podrías terminar vendiendo un automóvil. De otro modo, puedes vender tu casa y alquilar al menos por un tiempo, y de ese modo eliminar los impuestos inmobiliarios y pagar solo las primas bajas del seguro para inquilinos.

Vivir con tus hijos y tus nietos. “Estamos viendo a más familias con tres generaciones que viven juntas,” indica Karen Wagner, asesora financiera del Pittsburgh Financial Empowerment Center. Los hijos adultos que regresan a la casa de los padres pueden ayudar a compartir los gastos, o los padres pueden mudarse con los hijos adultos. Cuando los trabajos de los hijos adultos están en peligro, los ingresos garantizados del Seguro Social que reciben los padres pueden ser especialmente útiles. “Tienen un ingreso estable y pueden ayudar a sus hijos a pagar el alquiler o la hipoteca”, advierte Wagner. Los abuelos pueden cuidar a los nietos e incluso ayudarlos a aprender en casa mientras no asisten a la escuela, señala.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO