Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Cómo hablar sobre el dinero en tiempos de coronavirus

Mantén la calma, sé civilizado y considera todas tus opciones para reconstruir tu seguridad financiera.

Escritorio con cuaderno de notas, lentes, alcancía,y una calculadora.

MOMENT / GETTY IMAGES

In English | No, no estamos hablando de la charla difícil de que "esto ya no funciona". Nos referimos a la temida conversación sobre problemas de dinero que muchas parejas mayores de 50 años ahora se ven obligadas a tener debido a la sorpresiva crisis económica causada por el coronavirus.

Las repercusiones financieras de la COVID-19 han cambiado drásticamente las finanzas de muchos prejubilados y jubilados: pérdida de empleos, saldos reducidos de los planes 401(k) y la devastadora escasez de efectivo. Para superar este doloroso período económico, los asesores financieros aconsejan hablar en detalle con tu cónyuge o pareja. ¿El objetivo? Cuantifica el tamaño del agujero en el que estás, y crea un plan para salir de él.

"Es un tema tan incómodo que las personas usualmente lo evitan", dice Jeffrey Corliss, director general y socio de RDM Financial Group de Hightower. "Puede ser muy estresante, no solo desde un punto de vista financiero, sino mental y emocionalmente".

Pero la conversación sobre el dinero se debe abordar de manera civilizada. "Manejar tu propio dinero es lo suficientemente difícil por sí solo, y agregar a alguien más a la ecuación puede añadir una capa completamente diferente de complejidad", indica Connor Spiro, planificador financiero certificado y consultor financiero de John Hancock. Lo último que quieres es que la conversación se convierta en una pelea familiar. "Hay maneras de hacerlo sin finalmente tener que marcharte enojado de la habitación", señala Spiro.

No es fácil, dado que el dinero es el asunto principal por el que las parejas pelean, según Ramsey Solutions.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


A continuación, lo que debes y no debes hacer al tener conversaciones serias sobre el dinero con tu pareja.

Comunica los objetivos que quieres lograr

Al igual que lo harías antes de una reunión con tu jefe, debes prepararte con anticipación para la conversación que tendrás con tu cónyuge acerca del dinero. Tú y tu pareja deben tener una idea de lo que quieren hablar, lo que quieren lograr y los pasos que deben dar para alcanzar los objetivos propuestos. "Las personas deben empezar por separado y expresar los asuntos que les preocupan para darle un contexto a la conversación, recomienda Corliss.

También es una buena idea proponer la conversación sobre finanzas antes de tenerla, en vez de entrar de repente a la cocina y empezar a hablar del tema cuando tu cónyuge no está preparado, dice Lindsay Sacknoff, directora de depósitos, productos y pagos de consumidores en EE.UU. de TD Bank.

"Podría ser más eficaz decir, 'Me gustaría tener una conversación porque estoy preocupado'", dice Sacknoff. "Plantea la conversación y lo que quieres obtener de ella. Luego, retrocede y planea un buen momento para hablar sobre el tema".

Identifica la magnitud del problema

No puedes idear un plan de recuperación hasta que hayas determinado el alcance del daño, dice Sacknoff. "Habla sobre lo que ha cambiado. ¿Qué tan grande es el objetivo o desafío? Solo el identificar la magnitud [del problema] te hace pensar en la próxima etapa de la conversación. A menudo se trata de: ¿Cuánto dinero está entrando? ¿A cuáles (fondos) tenemos acceso? ¿Qué tenemos que pagar (hipotecas, servicios públicos, compra de alimentos)? ¿Cuánto dinero está saliendo? ¿Tenemos una brecha o estamos en un buen lugar?".

También es una buena idea calificar tus problemas financieros según la severidad, dice Corliss. Si no puedes hacer tu pago de hipoteca, obviamente ese es tu mayor problema. Dicho eso, averigua si eres apto para una prórroga de un par de meses en los pagos de préstamos financiados por el Gobierno, algo que es parte del programa de alivio de la ley CARES. Si todavía puedes hacer tu pago de hipoteca, quizás sea un pago de auto el que requiera que llames a tu prestamista.

Prepárate bien con los hechos

Trata la reunión con tu cónyuge como una reunión de la junta de directores, aconseja Corliss. Ten listos todos los números clave para que puedas detallar tu problema financiero fácilmente. Lleva una lista de todas tus facturas mensuales, priorizadas por importancia. Y anota tus fuentes actuales de ingresos, sean cheques por desempleo, cuentas de ahorro o planes 401(k).

La pareja debe considerarlo como "un negocio... su negocio, de la misma manera en que cualquier otro negocio o director ejecutivo evaluaría su flujo de dinero y recursos", señala Corliss.

Elabora soluciones y planes de contingencia

Parte de tu conversación sobre el dinero debe incluir soluciones mediante el intercambio de ideas, dice Sacknoff: "¿Qué podemos hacer?".

Un plan de ataque, comenta, es separar los problemas financieros en tres categorías. Encuentra maneras de liberar efectivo al, por ejemplo, sacar a tu perro a caminar en vez de pagarle a alguien para que lo haga, o suspender temporalmente la membresía del gimnasio. Y cuando se trate de gastos más grandes, formulen estrategias, como no registrar pérdidas por vacaciones ya reservadas, sino tratar de obtener un reembolso o posponer el viaje. Ahora también es el momento de aprovechar las opciones de alivio relacionadas con el coronavirus, como los beneficios mejorados por desempleo o los cheques de ayuda del Gobierno para negocios pequeños, sugiere Sacknoff.

Según ella, lo más importante, si no has perdido tu empleo, es planificar para un despido. "Pregúntate, ¿Estoy en riesgo? ¿Mi industria está en riesgo?".


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Haz seguimiento

No solo hables; esfuérzate por encontrar soluciones, enfatiza Corliss. "Crea un plan y toma medidas", dice. Y reparte tareas para cada cónyuge. "Joe, tú vas a hacer esto. Bien, Sally, esta es tu responsabilidad", indica Corliss. "Y regresa después de un período de tiempo y repasa: esta es nuestra situación actual. La gente tiene que mantenerse al día".

No lo dejes para después

Mientras más esperes para arreglar un problema financiero, peor será, advierte Corliss. El interés de una tarjeta de crédito, por ejemplo, usualmente es del 16% o más. "Solo ataca [el problema], aunque sea incómodo", recomienda.

No busques quién tiene la culpa

Ahora no es el momento de acusar o echarle la culpa a nadie. Eso puede acabar con la conversación y poner a las personas a la defensiva. Es mejor decir, "Esto está ocurriendo a causa del virus, no es tu culpa ni la mía. La única manera de superar esto es al trabajar juntos".

Asegúrate de tener un plan para detener la conversación si se vuelve acalorada. "Si eso sucede, vuelve a traer el tema en 24 horas, cuando hayan tenido tiempo de calmarse", dice Sacknoff.

Recuerda, menciona Spiro, este problema los afecta a los dos, no solo a uno.

"Fijen objetivos financieros juntos y consideren implementar ideas, como estar de acuerdo en que las compras sobre cierto límite se deben discutir primero", indica Spiro. "Compartir la responsabilidad del manejo diario del dinero también puede ayudar a reducir la carga y el estrés relacionados".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO