Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Boomers buscan menos ayuda con hipotecas y créditos por brote de coronavirus

Las personas de la generación X y milénicas son más propensas a pedir ayuda con los pagos de facturas, según una encuesta.

Manos de una mujer con varias tarjetas de crédito en la mano.

BOY_ANUPONG / GETTY IMAGES

In English | ¿Cuál es la mejor manera de obtener ayuda con las facturas de tarjetas de crédito o hipotecarias durante la crisis económica causada por el coronavirus? Una nueva encuesta (en inglés) dice que solo tienes que preguntar.

Según LendingTree, un mercado de servicios financieros en internet, 9 de cada 10 personas que contactan a un emisor de tarjetas de crédito o prestamista de hipotecas para pedir ayuda con las dificultades financieras relacionadas con la pandemia reciben algún tipo de asistencia, como pagos diferidos o reducidos, la eliminación de los cargos por pagos atrasados o la reducción de tasas de interés.

El alto índice de éxito "es un mensaje muy importante que se debe comunicar", dado que relativamente pocas personas piden ayuda, dice Matt Schulz, analista de crédito principal de LendingTree.

De los 1,431 adultos en Estados Unidos encuestados por la firma de software de encuestas Qualtrics del 3 al 8 de abril para LendingTree, el 30% dijeron que se habían comunicado con sus compañías de tarjetas de crédito o hipotecarias desde que comenzó el brote.

"Si las personas van a estar en espera por mucho tiempo o tendrán que esforzarse bastante para pedir esta ayuda, es importante que entiendan que toda esa labor dará buenos resultados", indica Schulz.

¿Quién pide ayuda para pagar facturas?

Estadística de la generación X y milenios que han buscado ayuda para sus hipotecas y préstamos, versus los boomers.

AARP

La brecha generacional es 'extraordinaria'

Los resultados de la encuesta mostraron una división de edad considerable; los boomers son mucho menos propensos a pedir ayuda que los milénicos y los de la generación X, y también son menos propensos a recibirla.

Entre los boomers encuestados, el 7% dijeron que habían contactado a uno o más proveedores de tarjetas de crédito con relación a sus facturas, y el 5% se comunicaron con prestamistas de hipotecas. Alrededor de dos tercios de los boomers que lo hicieron obtuvieron ayuda. El estudio halló índices de más del 40% de personas que pidieron ayuda, e índices de éxito de más del 90% para los de la generación X y milénicos.

"Esos son números asombrosos", expresa Schulz.

Las circunstancias financieras de los adultos mayores del país pueden explicar parte de la brecha. Los boomers son más propensos a tener ingresos estables de fuentes como el Seguro Social y las pensiones, "y su mundo financiero quizás fue un poco menos afectado que algunos otros" que han visto sus ingresos desaparecer en medio del aumento del desempleo, dice Schulz.

"Aun así", agrega, "es difícil imaginar que solo un 5 o un 7% de los baby boomers necesitan ayuda".

También es más probable que los boomers tengan bienes que los ayudan a tolerar una tormenta financiera, como ahorros jubilatorios y capital de vivienda. Sin embargo, el tamaño de la brecha de edad entre quienes buscan ayuda de prestamistas "es un rompecabezas", señala Joe Valenti, un experto en finanzas del consumidor del Instituto de Política Pública de AARP.

"Generalmente, los bienes de las personas alcanzan su punto máximo entre las edades de 50 y 64 mientras ahorran para la jubilación [y] reducen o saldan su hipoteca, lo que significa que en el tiempo en que las personas se jubilan, algunas tienen muchas más opciones", indica. "Pero muchos hogares que están cerca de jubilarse o ya se han jubilado todavía no tienen suficiente dinero para que eso sea una diferencia realista".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Ilustración de una partícula del coronavirus

Infórmate sobre la COVID-19

Vacunas, tratamientos, fraudes y más.

Muchas personas no saben cómo pedir ayuda a sus prestamistas

La mayoría de los emisores principales de tarjetas de crédito y varios prestamistas grandes de hipotecas han puesto medidas en marcha para ayudar a los prestatarios afectados por el brote de coronavirus, pero usualmente es responsabilidad del cliente iniciar la comunicación y explicar su situación.

La razón más común que dieron los encuestados de no contactar a las compañías fue que sus finanzas no han sido afectadas de manera severa por la pandemia. Otros dijeron que "no les gusta el enfrentamiento" o asumen que se les negará la ayuda, dice Schulz. Pero una cantidad considerable —casi 1 de cada 5— dijeron que no sabían que podían simplemente pedirle al prestamista deferir un pago o eliminar los cargos.

Los bancos están advirtiendo a los clientes sobre los largos tiempos de espera cuando llaman a las líneas de ayuda al cliente. En su lugar, las instituciones financieras recomiendan el uso de herramientas digitales, como los formularios de solicitud de ayuda que se encuentran en internet. Eso también puede estar desempeñando un papel en la división de edad, informa Schulz.

"Los milénicos y los de la generación X, y ciertamente los de la generación Z, quizás estarían más dispuestos y cómodos al buscar maneras de hacer estas solicitudes en línea", dice Schulz. "Lo más importante que las personas deben entender es que sus posibilidades de éxito son muy altas, y que vale la pena llamar".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO