Skip to content
 

Cómo encontrar asesoramiento crediticio en el que puedas confiar

La pandemia ha obligado a muchos a buscar ayuda para salir de deudas.

Mujer en la oficina de su casa rompiendo facturas viejas

BIG CHEESE PHOTO / GETTY IMAGES

In English

Si estás inmerso en un mar de deudas, un asesor crediticio puede ayudarte.

Los problemas de deudas pueden tener diversos motivos Puede que hayas perdido el trabajo y se te acumulen las facturas, o puede que no consigas deshacerte del saldo de las tarjetas de crédito, que no disminuye. Quizás quieras eliminar tus deudas antes de jubilarte o tal vez no hayas podido cumplir con algunos pagos y quieras volver a tener tus finanzas en orden antes de que tus cuentas terminen en una agencia de cobros.

No importa cómo te hayas endeudado, un asesor crediticio puede ayudarte a preparar un presupuesto, informarte sobre los programas de los prestamistas para tiempos difíciles o inscribirte en un programa de administración de deudas que reduzca tus pagos y tasas de interés. Sin embargo, hay también muchos estafadores cuyas presas son las personas a las que les preocupan sus deudas. Te explicamos a continuación cómo encontrar un asesor crediticio en el que puedas confiar y qué esperar cuando trabajas con un asesor.

Cómo funciona el asesoramiento crediticio

Los asesores crediticios pueden ayudar de diversas maneras; por lo general, empiezan con una sesión gratuita relacionada con el presupuesto. “Una vez que el asesor analiza cómo gastas el dinero, los ingresos y las deudas, entonces, puede hacerte sugerencias”, explica Heather Murray, gerenta de relaciones comunitarias de Advantage Credit Counseling, una agencia de asesoramiento crediticio con sede en Pittsburgh y que sirve a clientes en 37 estados. “Tratamos de dar a los clientes opciones que sean una buena opción para ellos".

Si necesitas ayuda a corto plazo —digamos que te has quedado sin trabajo y te preocupa poder pagar las facturas durante unos meses hasta que encuentres un nuevo empleo o recibas beneficios por desempleo—, un asesor puede analizar tu presupuesto y establecer las prioridades de cómo utilizar el dinero limitado del que dispones. El asesor crediticio puede también informarte sobre los programas de los prestamistas para tiempos difíciles que te permiten saltarte pagos o reducir las tasas de interés si pierdes tu empleo o pasas por otros problemas económicos. Muchos disponen también de programas especiales de ayuda por la COVID-19.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


"Muchos acreedores trabajaron el año pasado con sus clientes y les ofrecieron aplazamientos para cumplir con los pagos de la tarjeta de crédito”, explica Murray. “Cada acreedor lidió con esta situación de manera diferente”. Saber qué opciones te ofrecen todos tus acreedores te ayuda a priorizar tus pagos si no puedes pagarlos todos —por lo menos hasta que empieces a recibir los beneficios por desempleo o tengas un nuevo trabajo.

Si tienes problemas de deudas a más largo plazo y se trata de algo más que una dificultad temporal, si, por ejemplo, te cuesta poder pagar más del pago mínimo de las tarjetas de crédito y tus deudas no desaparecen, puede que te puedas beneficiar de un programa de administración de deudas. La agencia asesora crediticia trabaja con cada una de las compañías de tarjetas de crédito para reducir las tasas de interés y los pagos mensuales; puede que la agencia pueda deshacerse de los recargos por pasarse del límite y por pagos atrasados. El cliente realiza un pago mensual y la agencia asesora crediticia distribuye el dinero a los prestamistas.

Estos programas de administración de deudas están pensados para que duren cuatro o cinco años. Al final de este período, habrás devuelto a los acreedores todo el capital de manera que la deuda incobrable no perjudique tu puntaje crediticio. “Los clientes que forman parte de nuestro programa y tienen éxito disponen de ingresos estables; deben cumplir con ese pago mensual”, afirma Murray. Los prestamistas son estrictos en cuanto a los requisitos para poder seguir en el programa. Normalmente, si dejas de pagar más de uno o dos meses, el prestamista te saca del programa.

Cuándo hay que buscar asesoramiento

Es preferible no esperar a que sea tarde para buscar asesoramiento crediticio. Contarás con más opciones si pides ayuda antes de que empieces a fallar en los pagos (y puedes volver a encarrilarte antes de que empieces a perjudicar tu puntaje crediticio).

"Hay quienes esperan mucho más tarde porque tenían la esperanza de un milagro en los primeros meses, pero en muy contadas ocasiones, si es que llega a ocurrir, es así”, dice Bruce McClary de la National Foundation for Credit Counseling, una organización de agencias de asesoramiento crediticio sin fines de lucro. “En la mayoría de las veces, ignorar el problema solo hace que las cosas empeoren".

Otro buen momento para ponerse en contacto con un asesor crediticio es cuando uno busca una manera de desendeudarse antes de llegar a la jubilación. “En torno a los 50 es la edad ideal para empezar a pensar en pagar las deudas para tener la certeza de que cuando te jubiles, el ingreso mensual que tengas sea para los gastos de manutención y los extras, y no para pagar las deudas de la tarjeta de crédito”, dice Murray.

Algunos clientes acuden a los asesores cuando reciben dinero extra y tratan de averiguar la mejor manera de usarlo para mejorar sus finanzas. “Muchos usaron los cheques de estímulo, si estaban en condiciones de hacerlo, para pagar sus deudas”, explica Murray. “Fue muy emocionante y a la vez gratificante".

No es demasiado tarde para pedir ayuda, incluso si no has podido cumplir con algunas facturas; marca una gran diferencia contar con esa ayuda antes de fallar tres veces en hacer los pagos. “El tercer pago que no realices es un momento crítico”, dice McClary. “Si no has podido pagar cuatro o cinco veces, se suele cerrar la cuenta y se manda a una agencia de recaudación de deudas, donde intentarán recuperar los pagos de una manera muy agresiva".

Algunas agencias de asesoramiento crediticio ofrecen programas que combinan la administración de las deudas (los deudores pagan todo el capital que deben, pero se reducen las tasas de interés y los pagos) y la negociación de la cancelación parcial de la deuda. Si bien anular parte de las deudas suele acarrear consecuencias negativas para tu informe crediticio ya que el capital que debes no se ha devuelto en su totalidad, hay situaciones en las que la repercusión puede ser menor. “Si tienes cuentas que ya aparecen en tu informe crediticio como anuladas y en manos de una agencia de recaudación de deudas, el efecto negativo que tiene en tu puntaje crediticio pagar menos del saldo completo sería mucho menor que si trataras de pagar una cuenta que ya se ha cancelado previamente”, explica McClary.

En circunstancias incluso más extremas, los asesores crediticios pueden remitir a los clientes a un abogado. “Puede que si sus deudas han llegado hasta el extremo que están tan prorrogadas y los ingresos no son suficientes, les recomendemos que busquen asesoramiento legal”, explica Murray. “Cabe pensar en la posibilidad de declararse en quiebra, que podría ser una opción adecuada si están en una situación en la que no tienen ingresos suficientes para poder cumplir con los pagos”.

Centros de empoderamiento financiero: otra manera de obtener ayuda

Si te gustaría contar con una mayor ayuda de manera continua en temas de finanzas, fíjate si hay un centro de empoderamiento financiero (Financial Empowerment Center) en tu área. Estos centros prestan asesoramiento individualizado gratuito en temas de finanzas para personas de distintos niveles de ingresos, que se ofrecen en colaboración con los Gobiernos locales. Puedes ver dónde hay centros de empoderamiento financiero en este mapa (en inglés).

Los asesores de un centro de empoderamiento financiero pueden ayudarte a analizar tu presupuesto, averiguar cómo lograr tus objetivos y priorizar todas tus obligaciones financieras; no solo tus deudas. “Nuestro objetivo es aquella persona que esté pasando por un problema económico o trabaje para cumplir un objetivo financiero”, dice Becky Johnson, gerenta de programa del Financial Empowerment Center de Pittsburgh.

Los asesores pueden ayudar en temas de presupuestos, asesoramiento crediticio, y cuentas de ahorro y bancarias, explica Damara Parra, supervisora de asesoramiento financiero del Financial Empowerment Center en la ciudad de Nueva York.

Muchas personas acuden a un centro de empoderamiento financiero para pedir ayuda para ajustar su presupuesto tras haber tenido cambios importantes en sus vidas, por ejemplo, la pérdida o cambio de trabajo, un divorcio o la reducción a tener un solo ingreso. Otras personas se comunican con estos centros cuando pasan por dificultades económicas. “Nunca es demasiado temprano ni demasiado tarde”, apunta Johnson. “Los pagos que hayas dejado de hacer van a convertirse en algo de mayor envergadura”.

Si necesitas ayuda temporal para pagar las facturas después de quedarte sin trabajo, los asesores pueden estar al teléfono contigo cuando llames a tus prestamistas y otros acreedores, por ejemplo, las compañías de servicios públicos, y enseñarte qué debes decir cuando preguntes por los programas para tiempos difíciles y planes de pago. “Esta es la parte de empoderamiento: dar a las personas las habilidades y la confianza para que puedan usar las herramientas que tengan a su disposición”, dice Johnson.

Pueden también ayudarte a conseguir tu informe crediticio y enseñarte qué puedes hacer para mejorarlo. “Les ayudamos a que revisen su informe crediticio, entiendan lo que significa y sepan lo que pueden hacer para arreglarlo”, explica Parra. Si te puede beneficiar un programa de administración de deudas, puede que te remitan a una agencia de asesoramiento crediticio o que te ayuden con tu presupuesto y presten asesoramiento continuado en temas financieros. “Estudiamos la situación en su conjunto”, dice Parra.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Dónde puedes encontrar un asesor crediticio

Puedes encontrar una agencia de asesoramiento crediticio sin fines de lucro en la National Foundation for Credit Counseling (NFCC). Los miembros de la NFCC son entidades sin fines de lucro 501(c)3 y deben cumplir con los estándares de acreditación y ofrecer programas de educación financiera además de administración de deudas. Los asesores deben cumplir con los requisitos de capacitación y certificación. Es también recomendable buscar el historial de una agencia de asesoramiento crediticio en el Better Business Bureau. “Para ver qué tipo de quejas tienen y qué calificación han recibido”, explica Murray.

Los estados otorgan las licencias a las agencias de asesoramiento crediticio; con frecuencia, estos son los que establecen las tasas máximas. Por ejemplo, el Department of Banking and Securities de Pensilvania otorga la licencia a Advantage Credit Counseling y regula sus tasas máximas. Su tasa inicial para el programa de administración de deudas es de $50 y la tasa mensual es de $10 por acreedor, con un máximo de $50. No te cobran por el asesoramiento. Otros estados cuentan con otras pautas, pero, por lo general, estipulan las tasas máximas iniciales y mensuales.

Las agencias de asesoramiento crediticio ayudan principalmente con las deudas no garantizadas, sobre todo tarjetas de crédito, pero hay agencias que cuentan también con otros programas. Algunas agencias de asesoramiento crediticio prestan también asesoramiento aprobado por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD) en temas de vivienda para la compra de vivienda o prevención de ejecuciones hipotecarias. “Otro tipo de deuda es la de préstamos estudiantiles y el repago asequible de dichos préstamos”, explica McClary. Las agencias pueden ayudar a que las personas evalúen sus opciones de pago tanto para los préstamos estudiantiles federales como para los privados. “Algunas agencias de asesoramiento crediticio prestan también capacitación financiera a propietarios de negocios pequeños”, añade McClary. (AARP ofrece también un servicio de asesoramiento sobre préstamos estudiantiles —en inglés—). 

Kimberly Lankford es una escritora colaboradora de AARP que cubre temas de finanzas personales y Medicare. Es periodista especializada en finanzas desde hace más de 20 años. Fue la columnista de Ask Kim de la revista Kiplinger's Personal Finance y sus artículos también se han publicado en AARP The Magazine, U.S. News & World Report, el Washington Post, el Boston Globe y otros. Recibió el premio Best in Business de finanzas personales de la Society of American Business Editors and Writers; además, ha escrito tres libros.