Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

¿Es seguro volar durante la pandemia?

Un nuevo estudio indica que se puede viajar si se toma las precauciones adecuadas para minimizar el riesgo de contraer COVID-19.

Un hombre lleva puesta una mascarilla dentro de un avión

Getty Images

In English | Todd Cullop, quien vive en el estado de Washington, quiere visitar a su madre en la costa este cuantas veces se pueda, ya que ella lucha contra el cáncer. Canceló un vuelo durante las primeras fases del brote de coronavirus, pero cuando él y sus hijos volaron a Washington, D.C. para visitarla en agosto, tuvieron una experiencia en gran parte positiva al navegar aeropuertos medio vacíos y aviones con pocos pasajeros.

“Pasamos muy rápido por el control de seguridad”, dice Cullop, de 55 años. Sus vuelos en Southwest Airlines tenían aproximadamente la mitad de pasajeros, así que se cambiaron de asiento para distanciarse de otras personas. Lo peor, dijo, fue llevar puesta una mascarilla todo el día.

Como Cullop, otras personas en Estados Unidos también han comenzado a reservar vuelos, motivadas por necesidades familiares, las tarifas baratas y el cansancio por el encierro después de pasar meses en casa. El 15 de octubre, casi 950,000 pasajeros pasaron por puntos de control de seguridad en aeropuertos de EE.UU., en comparación con unos 100,000 el 20 de abril, según la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA), aunque son mucho menos que los 2.58 millones de pasajeros que volaron el 15 de octubre del 2019.

Pero, ¿es seguro volar durante una pandemia?

El riesgo de contagios

En un nuevo estudio acerca del riesgo de contagios de COVID-19 en los vuelos, el Departamento de Defensa descubrió que las probabilidades de que las diminutas gotas de virus que expulsa un pasajero infectado lleguen a la "zona de respiración" de otro pasajero son solo de 3 en 1,000, y suponiendo que ambos tengan puestas sus mascarillas. Para el estudio, realizado conjuntamente con United Airlines y Boeing, se utilizó un maniquí que fue construido con la capacidad de soltar aerosoles que llevaban partículas que pueden rastrear en sus simulaciones.

De acuerdo al amplio informe, "el riesgo de exposición a aerosoles es mínimo, incluso en vuelos de larga duración, pero normalmente es más alto cuando se está en la fila de [alguien infectado]". En el informe también se recomienda el uso indiscriminado de mascarillas, el uso de filtros HEPA y la limpieza con desinfectantes a bordo. (El informe señala que no se hizo un estudio de situaciones como: “hablar con pasajero de lado cuando este come o bebe sin mascarilla”).


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Los CDC, a través de su sitio web, concuerdan y explican que “la mayoría de los virus y otros gérmenes no se propagan fácilmente en los vuelos por la forma como circula y se filtra el aire en los aviones. Pero también dicen que "el distanciamiento social es difícil en vuelos llenos de pasajeros, y sentarse a 6 pies de otras personas, a veces durante horas, puede aumentar su riesgo de contraer COVID-19".

Aunque no hay datos estadísticos de la cantidad de personas que hayan contraído COVID-19 en los vuelos, parece que al menos algunos pasajeros contrajeron la enfermedad.

En un vuelo de quince horas de Boston a Hong Kong en marzo, es probable que dos pasajeros hayan transmitido el virus a algunos asistentes de vuelo, según un estudio publicado en la edición de noviembre del 2020 de la revista Emerging Infectious Diseases (EID). Según otro estudio publicado en la revista EID, es probable que un pasajero sintomático haya contagiado a dieciséis pasajeros durante un vuelo de diez horas. Los vuelos largos, concluyó el estudio, potencialmente podrían “causar grupos de brotes de COVID-19 de un tamaño considerable, incluso cuando hay bastante espacio entre los asientos, como en la clase ejecutiva”.

Algunos pasajeros no saben que están infectados cuando viajan. El 9 de marzo, un grupo de 24 turistas viajó con otros 78 pasajeros de Tel Aviv a Fráncfort. Una semana antes del vuelo de aproximadamente cuatro horas y media, el grupo interactuó con el gerente de un hotel, a quien más tarde le diagnosticaron COVID-19. Siete miembros del grupo dieron positivo en la prueba de coronavirus cuando llegaron a Alemania, según un estudio publicado por JAMA Network. (No está claro si alguno de los otros 78 pasajeros se infectó).

Precauciones que tomaron las aerolíneas

A pesar de los riesgos desconocidos, sentarse en un avión es probablemente más seguro que sentarse en un bar lleno de gente, según algunos expertos médicos. La mayoría de los aviones están equipados con filtros de aire de alta eficiencia para partículas —mejor conocidos como filtros HEPA—, los cuales pueden eliminar al menos el 99.97% del polvo, el polen, el moho, las bacterias y las partículas en el aire que miden 0.3 micrómetros, afirma la Agencia de Protección Ambiental. American Airlines señala que sus filtros HEPA circulan el aire de la cabina cada dos a cuatro minutos y lo reemplazan con aire filtrado y aire fresco del exterior de la aeronave. “La mayoría de los virus y otros gérmenes no se propagan fácilmente en los vuelos debido a la manera en que circula y se filtra el aire en los aviones”, señalan los CDC.

Todas las aerolíneas han anunciado mejores procedimientos de limpieza, como el uso de desinfectantes de grado hospitalario, aunque no necesariamente antes de cada vuelo. Según Southwest, “limpiamos a profundidad todos los aviones en su totalidad durante seis o siete horas todas las noches”. American Airlines ha comenzado a poner a prueba un revestimiento protector antimicrobiano llamado SurfaceWise2 capaz de desactivar el coronavirus en las superficies de las aeronaves por hasta siete días.

Cómo disminuir el riesgo de contagio

Desinfecta el área de tu asiento. Para disminuir aún más el riesgo de contraer COVID-19, los pasajeros deben desinfectar el área de su asiento. Lleva desinfectante para manos, un atomizador con desinfectante y toallitas desinfectantes durante el viaje, sugiere Darrin D'Agostino, especialista en medicina interna y decano ejecutivo de la Facultad de Medicina y Ciencias Biomédicas de Kansas City University. “En cuanto te sientes, lo primero que debes hacer es limpiar a tu alrededor”, dice.

El virus vive más tiempo en el plástico que en otros materiales —aproximadamente el 50% del virus puede sobrevivir hasta siete horas en el plástico, dice— así que limpia las superficies como los apoyabrazos, las mesitas y la pared junto al asiento de la ventanilla.

Límpiate las manos. Lávate o límpiate las manos con toallitas desinfectantes hasta cuatro veces cada hora, dice D'Agostino (eso es lo que le recomendó a su padre de 77 años cuando viajó recientemente).

Usa una mascarilla. Son obligatorias cuando vuelas, por una buena razón: los expertos consideran que son una herramienta clave para evitar la propagación del virus. En enero, en un vuelo de Wuhan, China a Toronto, un viajero sintomático no infectó a ninguno de los otros 350 pasajeros, según un informe publicado en la revista Canadian Medical Association Journal. Una posible razón que menciona el informe: el pasajero infectado llevaba puesta una mascarilla.

Los mejores recubrimientos faciales incluyen las mascarillas N95 sin válvulas, las mascarillas quirúrgicas y las de polipropileno, según una reciente investigación de Duke University Medical Center. Las mascarillas de algodón hechas a mano también son eficaces, pero olvídate de los pañuelos y las bragas de cuello: en el estudio, protegieron poco contra las emisiones de gotitas. En cuanto a los guantes, hay pocas pruebas de que son útiles. “En todo caso, los guantes aumentan el riesgo de que no te laves las manos lo suficiente”, dice D'Agostino. “Y cuando te los quitas, expones tus manos a lo que está en el guante”.

Pautas de los CDC

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades sugieren que preguntes lo siguiente cuando consideres hacer un viaje:

  • Si la COVID-19 se está propagando en la comunidad o la zona que visitarás. De ser así, tendrás probabilidades más altas de contraerla o contagiar a otros.
  • Si tú o un ser querido sufre de alguna enfermedad que podría aumentar el riesgo de sufrir complicaciones por la enfermedad.
  • Si podrás mantener una distancia de seis pies de otras personas durante el viaje y en el lugar de destino.
  • Si el lugar de destino requiere que los visitantes permanezcan en cuarentena durante catorce días a partir de su llegada.

Elige una aerolínea que bloquea los asientos del medio. El distanciamiento social es vital, así que considera aerolíneas como Alaska, Delta, Hawaiian, JetBlue y Southwest, las cuales no venden los asientos del medio, al menos por ahora. En un estudio del Massachusetts Institute of Technology, Arnold Barnett, experto en seguridad aérea, calculó que el riesgo de contraer COVID-19 de un pasajero cercano es 1 entre 7,700 si el asiento del medio está vacío y 1 entre 4,300 si se vendieron todos los asientos. Si el avión no está lleno, pregúntale a un asistente de vuelo si te puedes cambiar a una fila vacía (según uno de los estudios publicados en la revista EID, “la cercanía de los asientos está estrechamente relacionada con un mayor riesgo de infección”).

Sé extremadamente cauteloso en el aeropuerto. En los aeropuertos de las grandes ciudades se puede propagar la infección debido a que ahí se congregan personas de todo el país, incluidas las regiones donde las tasas de infección por coronavirus van en aumento. “El aeropuerto es el lugar que nos preocupa más porque, en ciertos aspectos, es un caos controlado, y en otros es un caos total”, dice D'Agostino. “Si tan solo una persona no usa mascarilla, todos corren riesgo. Las estrategias dentro de los aeropuertos, en mi opinión, deben ser más estrictas en todo el país”.

Esto incluye, por ejemplo, dirigir y controlar el tráfico de pasajeros que caminan hacia y desde las puertas de embarque. Las nuevas tecnologías también podrían ayudar. En septiembre, Delta anunció que trabajaría con la TSA para introducir bandejas antimicrobianas para su uso durante las inspecciones de seguridad en los aeropuertos de Atlanta, Minneapolis/St. Paul, Los Ángeles y la ciudad de Nueva York. La tecnología antimicrobiana, según Delta, evitará el crecimiento y la propagación de bacterias en las bandejas.

La TSA les pide a los viajeros que tomen más precauciones durante la inspección de control en el aeropuerto y recomienda usar una mascarilla en los puntos de control. En algunos aeropuertos las mascarillas son obligatorias, y las aerolíneas exigen que los recubrimientos faciales se usen en los mostradores de registro, las puertas de embarque y otras zonas.

Encontrarás muchas estaciones para desinfectar las manos en un gran número de aeropuertos, muchos de los cuales han anunciado mejores procedimientos de limpieza. El Aeropuerto Internacional Louis Armstrong de Nueva Orleans recientemente añadió treinta estaciones para desinfectar las manos, para un total de cuarenta en todo el aeropuerto, y señaló que usa productos químicos aprobados por la EPA para limpiar y desinfectar las áreas que se tocan con más frecuencia, como los pasamanos, las manijas de las puertas, las bandejas de la TSA, las áreas para sentarse y otras superficies duras”.

Considera la posibilidad de conducir. En vez de volar, muchas personas prefieren viajar por carretera. Conducir con personas que conoces sin duda es más seguro que caminar por un aeropuerto con extraños, aunque los riesgos aumentan al salir del auto. Para prevenir infecciones, la Mayo Clinic recomienda tomar precauciones como desinfectar los surtidores de gasolina y llevar comida y bebidas para reducir el número de paradas durante el camino. Los hoteles también representan un riesgo. Antes de reservar una habitación, investiga: los CDC sugieren preguntar acerca de los procedimientos de limpieza y desinfección, opciones de registro en línea y habitaciones sin llaves. Una vez que estés ahí, evita usar el elevador. Algunos hoteles dejan las habitaciones vacías durante 24 horas después de la salida de cada huésped, lo que puede reducir el riesgo de propagación del virus.

Como han señalado los CDC, estás más seguro en casa. Los viajes, ya sea por avión, tren o automóvil, son una de las principales razones por las que la COVID-19 sigue propagándose por el país. Sin embargo, para las personas como Cullop, quedarse en casa no es una opción. Regresará al área de Washington, D.C. para visitar a su madre y empacará bastantes mascarillas, desinfectante de manos y toallitas desinfectantes para el vuelo. “Creo que no cambiaré nada de lo que hice la última vez”, dice. “Solo intentaré estar preparado”.

Nota de redacción: este artículo fue publicado originalmente el 24 de septiembre, 2020. Ha sido actualizada con nueva información.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.