Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

¿Está bien preguntar a tus compañeros de trabajo si están vacunados?

A muchas personas les preocupa conversar sobre las vacunas en el trabajo.

Dos mujeres usando mascarilla y hablando en una oficina

GETTY IMAGES

In English | Tanto si ya estás en la oficina como si te estás preparando para regresar, puedes tener dudas sobre la seguridad de tu espacio de trabajo. Y una buena parte de esa preocupación puede tener que ver con el número de personas que se han vacunado en la oficina. Según el Índice de Gasto y Ahorro de los Consumidores de MassMutual, que midió las actitudes y comportamientos sobre el regreso a la oficina, casi una cuarta parte de los empleados que trabajan en oficinas en Estados Unidos (24%) están estresados por los compañeros que no se han vacunado. Y al 27% les preocupa que sus oficinas no cumplan con las pautas de seguridad en relación con la COVID-19.

Aunque puede ser posible simplemente ir y preguntar a los compañeros de trabajo sobre su estado de vacunación, es buena idea pensar en algunas cosas antes de hacerlo, dice el psicólogo industrial y organizacional Adam Bandelli, director general de Bandelli & Associates, una empresa de consultoría con sede en Nueva York, y autor de What Every Leader Needs. "Es importante para la seguridad y el bienestar de todos saber lo que ocurre en el lugar de trabajo", dice Bandelli. Sin embargo, determinar cómo obtener la información que necesitas para sentirte cómodo sin generar enfado en otras personas en la oficina puede ser complicado.

Mientras afrontas las nuevas expectativas sobre cómo debes interactuar con tus compañeros de trabajo y al mismo tiempo consideras tus propias preocupaciones de seguridad, aquí tienes algunos consejos para sortear esta complicada situación.

Comienza con la política de tu empresa

Algunos aspectos de la vida en la oficina requerirán algo de prueba y error. Averiguar si hay que dar la mano o cómo desenvolverse en una reunión a la que la mitad de las personas asisten de forma remota puede requerir ajustes en tu etiqueta personal en la oficina. Pero un área en la que las pautas deberían provenir directamente de la dirección de la empresa es el protocolo de seguridad contra la COVID-19.

En julio, el Departamento de Justicia de EE.UU. expresó su opinión de que la ley federal no prohíbe que los empleadores exijan las vacunas contra la COVID-19 como condición para obtener o mantener un empleo, con excepciones para enfermedades o creencias religiosas que prohíben la vacunación. Sin embargo, varias legislaturas estatales están considerando prohibir las órdenes de vacunación, y Montana promulgó recientemente una ley que lo hace. Es probable que tu empresa cuente con una política de seguridad y vacunación contra la COVID-19 basada en las pautas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, junto con las de otras autoridades federales, estatales y locales, dice Kelly DuFord Williams, de Slate Law Group en San Diego. Williams dice que es mejor que los empleados que tengan preguntas sobre el estado de vacunación de sus compañeros de trabajo dirijan esas preocupaciones a los representantes específicos de la empresa en lugar de dirigirse directamente a sus compañeros, en especial porque este tema puede ser muy polémico.

Sin embargo, como no hay ninguna razón legal para que los empleados no puedan preguntar sobre el estado de vacunación, es probable que algunos lo hagan. Por lo tanto, también es importante establecer reglas de comportamiento, dice la abogada laboral Marta Manus, del bufete de abogados Marble, con sede en San Diego. Los empresarios no deben exigir a los empleados que no hablen de las vacunas ni pregunten sobre el estado de vacunación porque no hay nada en la ley que lo prohíba. Sin embargo, las empresas deben tener políticas sólidas y por escrito sobre las expectativas de comportamiento, incluido qué es lo que constituye acoso. Si el cuestionamiento relacionado con las vacunas se convierte en un comportamiento hostil o de acoso, entonces puede constituir una violación de las políticas de acoso y requerir una acción disciplinaria. "Simplemente deben asegurarse de que sus políticas de empleo en relación con el acoso y la intimidación sean estrictas y cumplan con la ley", dice Manus.

Procede con cautela

Poder preguntarle a alguien directamente sobre su estado de vacunación, y la forma de hacerlo, también pueden depender de lo bien que conozcas a esa persona, dice Bandelli. Si son amigos del trabajo y tienen una buena relación, la persona puede estar más dispuesta a compartir su estado que si no se conocen bien. Y es una buena idea empezar con tu propio estado para establecer confianza.

"Compartir eso en primer lugar, antes de hacer preguntas a los demás, es importante. A medida que las personas comienzan a regresar al trabajo y a conversar con los demás, hay que ser abierto y transparente sobre la situación en la que te encuentras en cuanto a la COVID", afirma.

Si decides plantear este tema, procede con cautela. Bandelli sugiere algunas frases para iniciar la conversación:

  • "Mi familia se vacunó recientemente contra la COVID. ¿Qué han hecho tú y tu familia?".
  • "Espero que tu familia haya podido manejar la pandemia. ¿Qué opinas de la vacuna? Mi familia ha adoptado la postura de que...".
  • "Los líderes de nuestra organización han intentado modificar y mejorar nuestras políticas en torno a la COVID y nuestro plan de retorno al trabajo. ¿Te vacunaste? Yo sí, y creo que es importante crear un entorno seguro para nuestros compañeros".

Si notas que esa persona no está dispuesta a responder o que las preguntas la incomodan, no sigas, dice Manus. Insistir en el tema puede generar resentimiento o incluso hacer que el otro empleado se sienta intimidado o acosado.

Y, por supuesto, puede haber situaciones en las que no conozcas personalmente al compañero de trabajo, pero te preocupe su estado de vacunación debido a la proximidad: en una reunión o en un viaje en ascensor, por ejemplo. Si te sientes incómodo al expresar tu preocupación en ese momento, considera la posibilidad de discutir la circunstancia con tu supervisor o con Recursos Humanos lo antes posible en un momento posterior.

Aclara conceptos erróneos

Es un error habitual pensar que preguntar sobre el estado de vacunación es una infracción de la Ley de Portabilidad y Responsabilidad de los Seguros de Salud (HIPAA).

La ley HIPAA y las pautas publicadas tras la aprobación de la ley contienen ciertas disposiciones sobre la privacidad de la información de salud, pero estas se aplican principalmente a los proveedores de atención médica, las compañías de seguros y las llamadas "entidades cubiertas" que ayudan a esas organizaciones a cumplir sus obligaciones. Sin embargo, la ley HIPAA no prohíbe que los compañeros de trabajo pregunten por el estado de vacunación.

"La ley HIPAA no es del todo aplicable en este caso. Pero lo que sí se aplica es la confidencialidad de [Recursos Humanos]", dice Williams. Los empleados tienen una expectativa de privacidad cuando los empresarios poseen acceso a información de salud sensible. "Así que, como empresa, no deberías ir por ahí diciendo: 'Por cierto, Bob no está vacunado'", dice.

Piensa antes de preguntar

Preguntar sobre el estado de vacunación puede ser muy controvertido, ya que las personas tienen opiniones firmes sobre el tema. Y no hay garantía de que vayas a obtener la información que buscas, dice Williams. Por ejemplo, no tienes forma de saber si la respuesta que te da tu compañero de trabajo es honesta o no.

No obstante, si todavía te preocupa la seguridad de tu propia salud en la oficina, habla con tu supervisor o con el departamento de Recursos Humanos. Aunque no revelarán —ni deben hacerlo— el estado de vacunación de las personas, es posible que puedan aliviar tus preocupaciones o responder a tus preguntas, dice Manus. Por ejemplo, si la empresa tiene una orden de vacunación —como ocurre en la actualidad con muchos empleadores—, es posible que puedan proporcionarte el porcentaje de personas vacunadas en la empresa.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Mantén otras medidas de seguridad

Además de preguntar —o no— por el estado de vacunación, también puedes centrarte en controlar los factores que están a tu alcance. Hay muchas maneras de hacerlo, dice Manus. Conoce los protocolos de seguridad de tu empresa. Asegúrate de seguir los calendarios de vacunación recomendados, incluidas las vacunas de refuerzo cuando reúnas los requisitos. Averigua si la oficina será adaptada con medidas de seguridad y cómo. Usa mascarilla, lávate las manos con regularidad y mantén los protocolos de distanciamiento social adecuados. Si tu oficina ofrece modalidades de trabajo híbridas o remotas, explora esas opciones si trabajar más fuera de la oficina te hace sentir más cómodo.

Si sigues sintiendo incomodidad debido al riesgo de COVID-19, habla con tu supervisor o con el departamento de Recursos Humanos. Si tienes alguna enfermedad subyacente que puede hacer que trabajar en la oficina sea peligroso para ti, quizás exista la posibilidad de realizar adaptaciones que te ayuden, dice Manus. Pero es posible que no conozcas tus opciones hasta que preguntes, añade.

Gwen Moran es una escritora y autora especializada en negocios y finanzas. Su trabajo ha aparecido en muchas de las principales publicaciones de negocios y sitios web, como Entrepreneur, Kiplinger.com, Newsweek.com y The Los Angeles Times Magazine.

Nota: Estamos en proceso de reemplazar nuestro servicio de comentarios para usuarios. De este modo, es posible que los comentarios previos tomen algunos días en aparecer. Inicia sesión o regístrate gratis con AARP.org para compartir tus comentarios.