Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Hay una vacuna contra el coronavirus... ¿y ahora qué?

La espera terminó. Esto es lo que necesitas saber y hacer.

Manos con guantes sostienen un frasco de la vacuna contra la COVID

SCOTTY PERRY/BLOOMBERG VIA GETTY IMAGES

In English | Ya está aquí. Menos de un año después del comienzo de la pandemia de coronavirus, en Estados Unidos se ha autorizado la primera vacuna para ayudar a combatir la COVID-19, la devastadora enfermedad que hasta ahora ha infectado a millones de personas y ha causado más de 300,000 muertes en el país. Las dosis iniciales son limitadas, pero ya han comenzado las vacunaciones en todo el país y es posible que pronto se autoricen vacunas adicionales.

¿Qué significa esto para ti? ¡Mucho! Estas son algunas de las cosas importantes para considerar cuando se trata de la vacuna contra el coronavirus y los pasos concretos que puedes tomar para prepararte.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Encuentra tu lugar en la fila

Los viales de la vacuna de Pfizer y BioNTech —las primeras compañías en recibir la autorización de uso de emergencia de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA)— se están distribuyendo en hospitales y centros médicos de todo el país, y las vacunas se están administrando. Pero podría pasar un tiempo antes de que sea tu turno de vacunación.

Eso es porque no hay dosis suficientes para que todos los que quieran una vacuna la reciban de inmediato. Por lo tanto, depende en gran medida de un grupo de expertos médicos y de salud pública, conocido como el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP), hacer recomendaciones sobre quién debe recibir la vacuna mientras los suministros iniciales son todavía limitados. El grupo determinó recientemente que los trabajadores de la salud, y el personal y los residentes de hogares de ancianos y centros de vida asistida, deberían ser los primeros. Pero con más de 18 millones de trabajadores de salud y aproximadamente 1.3 millones de residentes de hogares de ancianos, según datos federales, eso podría llevar algún tiempo. (Además, el Gobierno espera tener las dosis suficientes para vacunar a solo a 20 millones de personas para fines de año).

Aún no se ha determinado quiénes se incluirán en la próxima ronda de recomendaciones de vacunación, pero los trabajadores esenciales, las personas con ciertas enfermedades subyacentes y los adultos mayores —que constituyen la gran mayoría de las muertes por COVID-19 en el país— probablemente estarán en primera fila. Sin embargo, las decisiones finales de distribución dependen de los estados individuales.

Entonces, ¿cómo sabrás cuando es tu turno? Haz un balance de tu situación personal —tu profesión, tu edad, tus enfermedades subyacentes— y presta atención a las noticias de las autoridades de salud de tu área, "porque esto realmente será un objetivo en movimiento", dice Angela Rasmussen, viróloga del Center for Global Health Science and Security de Georgetown University.

La vacunación de poblaciones prioritarias podría ocurrir más rápido de lo esperado si la FDA autoriza más vacunas en los próximos meses. (Hay otras tres candidatas en la fase final de los ensayos clínicos, incluyendo una que está siendo revisada por la FDA para una autorización de uso de emergencia). También podría retrasarse, según los calendarios de producción.

Mientras tanto, "las personas pueden hablar con sus proveedores de atención médica, ver las noticias, visitar los sitios web de [los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades] y la FDA (en inglés) —todos esos sitios tendrán la última información sobre la disponibilidad de vacunas en las distintas comunidades"—, dice Rasmussen. Los departamentos de salud estatales y locales también son excelentes recursos.

Comienza la conversación con tu proveedor de atención médica

¿Tienes antecedentes de reacciones alérgicas graves? ¿Una enfermedad que compromete el sistema inmunitario? ¿Una lista larga de medicamentos recetados que temes que puedan interactuar con la vacuna?

Cada vacuna que reciba autorización o aprobación de la FDA será revisada por el ACIP. Luego, el grupo hace recomendaciones sobre quién debería (y quién no debería) recibir la vacuna, según los datos disponibles. Si no estás seguro de dónde encajas en las pautas de una vacuna, habla con tu proveedor de atención médica "y obtén una recomendación que sea específica" para tu historial médico, dice Rasmussen.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Prepárate para tu primera cita

A medida que las dosis de la vacuna estén más disponibles el próximo año —como esperan los expertos en salud—, los consultorios médicos, las clínicas y las farmacias comenzarán a administrar las inyecciones. Y los CDC tienen algunos consejos sobre cómo puedes prepararte para tu primera cita.

Primero, familiarízate con la investigación. Es probable que al principio solo haya una vacuna disponible en tu área, así que lee sobre cómo esa vacuna te ayudará a protegerte de la COVID-19. También es importante saber que puedes tener algunos efectos secundarios de la inyección, incluidos fiebre, escalofríos, fatiga, dolor de cabeza y dolor en el brazo.

Si experimentas síntomas parecidos a los de la gripe después de la vacuna, "no significa que hayas contraído la COVID por la vacuna", explica Rasmussen. "Significa que la vacuna ha engañado a tu cuerpo para que piense que estás infectado con [el coronavirus]. Está respondiendo, y eso es lo que evitará que te contagies con COVID en el futuro".

Los medicamentos de venta libre como el ibuprofeno o el acetaminofén pueden ayudar a aliviar cualquier malestar que experimentes; solo asegúrate de consultar con tu médico antes de tomar cualquier cosa y haz un seguimiento si los síntomas no disminuyen después de unos días. Tu proveedor de atención médica también puede sugerirte que descargues una aplicación para teléfonos inteligentes para informar o hacer un seguimiento de cualquier efecto secundario.

Por último, asegúrate de llevar una mascarilla a tu cita para que puedas cubrirte la nariz y la boca cuando estés en público, como lo harías en cualquier otro viaje al consultorio del médico o a la farmacia durante la pandemia.

Haz una segunda cita

Después de vacunarte, debes recibir una tarjeta que te diga el tipo de vacuna contra la COVID-19 que recibiste y dónde la recibiste, según los CDC. Tu proveedor también puede darte una fecha para tu cita de seguimiento para la segunda inyección. (La mayoría de las vacunas contra el coronavirus requerirán dos dosis para ser eficaces; solo una de las candidatas en la fase final de los ensayos clínicos es una vacuna de una sola dosis).

Es importante fijar una fecha para la segunda inyección, que "es necesaria para obtener la mayor protección que ofrece la vacuna", explican los CDC. La vacuna de Pfizer y BioNTech, por ejemplo, resultó ser alrededor del 52% eficaz en la prevención de la COVID-19 en los participantes de los ensayos clínicos después de su primera dosis; la eficacia aumentó al 95% después de la segunda dosis.

El costo no debe ser un obstáculo

Los cientos de millones de dosis de vacunas que el Gobierno federal compró de antemano serán gratuitas para la población, confirman los CDC. Los proveedores y las empresas pueden cobrar una pequeña tarifa por la administración de la vacuna, pero este costo debe ser cubierto por los seguros de salud públicos y privados. Las personas que no tienen seguro estarán cubiertas por un fondo de ayuda.

Sigue con los esfuerzos de prevención

Los expertos insisten en que, mientras esperas recibir la vacuna —e incluso después de recibirla— se deben continuar los esfuerzos de prevención, como el uso de una mascarilla, el distanciamiento social y el lavado de manos frecuente. Una razón es que llevará un tiempo, probablemente varios meses, vacunar a un porcentaje lo suficientemente grande de la población hasta el punto en que la propagación del virus disminuya. Otra es que, aunque hasta ahora se ha demostrado que dos vacunas son eficaces para prevenir la enfermedad causada por una infección de coronavirus en los participantes de los ensayos clínicos, no está claro si las vacunas pueden prevenir la transmisión del virus. "Todavía hay una gran duda sobre si alguien puede infectarse después de haber sido vacunado" y, sin mostrar síntomas de la COVID-19, si puede contagiar el virus a otros, dice Rasmussen.

Además, con el aumento de los casos de COVID-19, hospitalizaciones y muertes en niveles récord, no es el momento de quitar el pie del acelerador y abandonar "las herramientas que tenemos delante" que pueden detener la propagación del coronavirus, dice el Dr. Michael Mina, profesor adjunto de epidemiología en la Facultad de Salud Pública T.H. Chan de Harvard.

"Creo que ahora es el momento, más que nunca, de hacer todo lo que está a nuestro alcance para investigar cómo detener este virus lo más pronto posible, y nos hemos organizado para poder tener el mayor éxito para que, a medida que la vacuna se siga distribuyendo, ayudemos a que tenga una mejor oportunidad de detener la propagación", añade Mina.

Conoce los hechos

Hay muchos mitos y conceptos erróneos sobre la vacuna contra la COVID-19 que se están difundiendo en los círculos sociales y en las redes sociales, especialmente dada la rapidez con que se desarrollaron las vacunas. (Hasta ahora, la vacuna más rápida tardó cuatro años en llegar del laboratorio al público en general). Por lo tanto, es importante conocer los hechos a través de fuentes confiables.

Algunos consejos de los CDC y sus colaboradores: asegúrate de que la información de salud que estás leyendo fue revisada por expertos en salud antes de ser publicada, y asegúrate de que el contenido esté actualizado. La evidencia y las fuentes originales deben estar disponibles para respaldar las afirmaciones.

Y recuerda que "el internet no reemplaza una discusión con un profesional de la salud", advierten los CDC.

Mantente atento

En lo que se refiere a las vacunas contra el coronavirus, quedan muchas incógnitas. Por ejemplo, los expertos no saben cuánto dura la protección de la vacuna y si previene la transmisión del virus. Tampoco está claro cuántas personas deben ser vacunadas antes de que alcancemos la llamada inmunidad colectiva, el punto en el que una cantidad suficiente de la población es inmune a una enfermedad contagiosa, generalmente a través de la vacunación, lo que ralentiza su capacidad de propagación. Las respuestas a algunas de estas preguntas deberían estar disponibles en unos meses; otras pueden tardar un año o más.

Es decir, los consejos y la orientación podrían cambiar a medida que la ciencia evoluciona, así que mantente atento. Y por ahora, sigue usando todas las herramientas que puedan frenar la propagación del virus: usa una mascarilla cuando estés cerca de personas con las que no vives, mantén una distancia de al menos 6 pies de los demás y lávate las manos con frecuencia.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.