Skip to content
 

No cometas estos errores al buscar empleo

Descuidos en tu currículum y en las redes sociales pueden actuar en tu contra.

Gente esperando a una entrevista de trabajo, consejos para evitar errores de búsqueda de empleo

Foto: Alamy

Antes de la entrevista asegúrate de que ninguna de tus cuentas de redes sociales contenga información que te comprometa.

In English | Cuando no te consideran para un trabajo y tienes más de 50 años, resulta tentador echarle la culpa a la discriminación por edad, o decir que estabas sobrecalificado para el puesto o que había un empleado más joven dispuesto a trabajar por menos salario.

Pero a pesar de que todo esto es posible, podría ser que cometiste algunos errores simples (y evitables).He aquí las 10 cosas principales que no debes hacer en tu búsqueda de empleo.

1. No descuides tu presencia en las redes sociales tales como LinkedIn, Facebook y Twitter

Una encuesta realizada recientemente a nivel nacional por CareerBuilder arrojó que más de dos de cada cinco gerentes de contrataciones que usan las redes sociales para investigar a posibles empleados dijeron que encontraron información en línea que los llevó a no contratar a un candidato. Los mayores desencantos para estos potenciales empleadores:

  • El candidato publicó fotos o información provocativas o inapropiadas — 50%.
  • Los sitios mostraban al candidato ingiriendo bebidas alcohólicas o consumiendo drogas — 48%.
  • El candidato hablaba mal del empleador anterior — 33%.
  • El candidato tenía pocas destrezas de comunicación — 30%.
  • El candidato hizo comentarios discriminatorios de tipo racial, sexual o religioso — 28%.
  • El candidato mintió sobre sus cualificaciones — 24%.

Sin embargo, en el mercado laboral actual es imprescindible tener un perfil en línea, y el mismo puede apoyar tu gestión si administras tus cuentas con cuidado.

En primer lugar, sube a tu perfil en línea una foto profesional de primer plano, actualizada (procura que al menos sea una foto atractiva, aunque la hayas tomado con tu teléfono inteligente). La gente quiere ver qué apariencia tienes. Sonríe, siéntate con la espalda erguida y los hombros hacia atrás. Te recomendamos visitar el salón de belleza o la barbería y arreglarte el pelo antes de tu sesión fotográfica.

Actualiza tu configuración de privacidad personal en los sitios de redes sociales tales como Facebook. Búscate en Google y en otros motores de búsqueda. Descubrirás la información sobre ti que está al alcance de terceros. De ser posible, elimina cualquier cosa que te muestre en una situación poco favorable y si no puedes, está dispuesto a discutirlo durante la entrevista.

Lo que puede parecerte divertido no necesariamente le resultará igual a un potencial empleador. Limpia cuidadosamente todos tus perfiles en línea antes de buscar empleo. Destaca tu experiencia laboral y educación. Indica tus pasatiempos y actividades de voluntariado y haz comentarios o publica artículos que te parezcan interesantes. "Estadísticamente hablando, sabemos que si compartes información una vez a la semana aumentarás diez veces las posibilidades de que tu perfil sea visto por un reclutador ", señaló la experta en carreras profesionales de LinkedIn, Nicole Williams.

Pídeles a tus a excolegas, antiguos jefes y clientes de diferentes edades que te escriban recomendaciones y respalden tu perfil en LinkedIn. Lo mejor es que hagan hincapié en tus capacidades técnicas actuales, creatividad, experiencia y ética de trabajo. Y cuando un colega más joven te respalda, muestra en forma subliminal que trabajas bien con alguien más joven, lo cual es una preocupación frecuente para los empleadores que contratan a un trabajador mayor.

2. No utilices una dirección de email excéntrica como diablitoazul@aol.com o cualquier otro apodo que signifique algo para ti pero nada para el oficial de Recursos Humanos. Elije una dirección de correo electrónico que sea profesional y que incluya tu nombre completo, tal como juantorres@gmail.com, o una dirección que incluya el nombre de tu dominio personal, tal como juan@juantorres.com. Evita utilizar direcciones de correo electrónico con números, especialmente si la misma deja entrever el año de tu nacimiento, como por ejemplo Juan1960@aol.com.

Agrega una firma a tus mensajes electrónicos que incluya tu información de contacto y enlaces a tus cuentas de redes sociales como Twitter y LinkedIn.  Los empleadores visitarán estos enlaces para obtener más información sobre ti.

3. No busques empleo solo. Pide ayuda y consejos. "Las redes de contactos pueden marcar la diferencia entre conseguir o no un empleo" dijo con una sonrisa Joel Makower, editor ejecutivo de Greenbiz.com, a quien entrevisté para mi último libro Great Jobs for Everyone 50+ (Excelentes empleos para personas mayores de 50 años). Todo es cuestión de saber quién entre tus conocidos te puede ayudar a conseguir una entrevista.

Cuando las empresas buscan candidatos, se apoyan en referencias de los empleados, según CareerXRoads, una firma consultora en la industria de reclutamiento. Mientras que los empleados actuales llenan el 42% de todas las plazas disponibles, los candidatos remitidos por empleados representan aproximadamente el 25% del resto.

Busca a los contactos que sabes que trabajan en la empresa en la que esperas conseguir un trabajo y diles que estás solicitando empleo allí.  Pregúntales si pueden recomendarte o darte algún consejo. LinkedIn y a menudo las oficinas de exalumnos en las universidades pueden ayudarte a encontrar conexiones.

4. No trates de impresionar innecesariamente con tu currículum. Evita los diseños exagerados o efectos especiales. Elije una fuente de letra tradicional, como Times New Roman de 9 a 12 puntos de tamaño y utiliza tinta negra sobre papel blanco. Otras fuentes igualmente legibles a ser consideradas son Arial, Calibri, Cambria y Tahoma.

Además de crear una versión impresa de tu currículum, crea un documento electrónico que puedas enviar por correo electrónico y que no tenga problemas de formateo. El texto debe estar alineado hacia el margen izquierdo del documento y deberás usar una fuente fácil de leer. Enviátelo a ti mismo para comprobar el documento antes de enviarlo a terceros.

5. No conviertas tu currículum en tu autobiografía. Procura que incluya información oportuna, concreta y concisa. La mayoría de los reclutadores dan un vistazo de 20 o 30 segundos a tu currículum, así que asegúrate de que no tenga más de dos páginas. Reseña los 10 a 15 años más recientes de experiencia.

Cuando se trate de experiencia de más de dos décadas, evita colocar las fechas y solo incluye aquellos trabajos anteriores que sean pertinentes a la posición que estás buscando actualmente. No es necesario colocar la fecha de graduación de la universidad. Haz coincidir tu experiencia y las habilidades que enumeras en tu currículum con las habilidades específicas que los empleadores están buscando en la descripción del puesto.

Tu currículum deberá proporcionarle a los empleadores una historia de tu éxito profesional a lo largo de tu carrera. Incluye detalles importantes en tu historia, como por ejemplo el porcentaje de ahorros en costos que lograste, un incremento en las ventas del 25% o la entrega de un proyecto dos meses antes de lo previsto.

6. No te olvides de revisar y corregir tu currículum. Los errores en el currículum podrían costarte el empleo. Asegúrate de que tu currículum esté 100 % libre de errores gramaticales y de ortografía. No te confíes del corrector ortográfico automático. Revisa el documento dos y tres veces.

Si tu documento contiene errores tipográficos o gramaticales podría concluirse que no prestas atención a los detalles o que no te interesa mucho el empleo, algo que no le gustaría a un potencial supervisor.

Pídele a alguien de confianza que revise tu currículum. La revisión de una segunda o tercera persona podría encontrar errores que a ti se te pasaron. Si no consigues a nadie que lo pueda revisar, imprime el documento y espera por lo menos una hora antes de revisarlo, para que tu vista esté descansada. También te recomiendo que lo leas en voz alta. En mi opinión, es la forma más efectiva de encontrar palabras faltantes o errores gramaticales.

8. No esperes pasivamente en casa a que el teléfono suene. Si estás desempleado actualmente, comienza a hacer alguna actividad. Prueba ser voluntario en una organización sin fines de lucro o haz trabajos gratuitos en una organización que utilice tus habilidades.

Hazte miembro de grupos profesionales. Trabaja como voluntario en eventos que te permitan mantenerte conectado y relacionarte con profesionales en tu campo.

Ser voluntario de una organización sin fines de lucro te permite socializar y conectarte potencialmente con tu futuro empleador. Esto, además, ayuda a llenar las brechas en tu currículum. Incluso, puedes conocer a alguien que te dé una pista sobre un trabajo en otra organización.

Busca oportunidades de voluntariado en VolunteerMatch.org, HandsOnNetwork.org y Giving Back de AARP (aarp.org/giving-back). Busca organizaciones sin fines de lucro que necesiten de tu experiencia profesional específica a través de TaprootFoundation.org y the Executive Service Corps (escus.org). Bridgespan.org tiene una cartelera de empleos en línea para posiciones en organizaciones sin fines de lucro. Idealist.org contiene una base de datos de empleos pagos y oportunidades de voluntariado.

Consulta con una empresa donde te interese trabajar o en un campo en el que te gustaría incursionar para saber si ofrecen prácticas profesionales no remuneradas para trabajadores más experimentados.

9. No descuides tu apariencia física. La primera impresión es la que cuenta. Antes de salir a entrevistarte, ponte en forma. Te dará una apariencia enérgica y dinámica. Actualiza y moderniza tu corte de pelo. Vístete lo mejor que puedas  con ropa a la moda. Vale la pena invertir en un buen traje para una entrevista. Vestirse lo mejor posible nunca es contraproducente y puedes lograrlo buscando consejos de moda actualizados. Hacerse una manicura es buena idea (los hombres pueden obviar el brillo de uñas). Pule tus zapatos.

10. No hables mal de tus antiguos empleadores. Si te preguntan sobre un antiguo empleador con el que tuviste una mala experiencia, manéjalo en forma elegante. Con sutileza, ve cambiado el tema del pasado al presente y habla de futuras oportunidades de empleo.

Nunca publiques nada en las redes sociales que demuestre tu descontento ante una situación hostil. Nada bueno saldrá de esto. Criticar a los demás es un reflejo de tu carácter.

Consejo extra: No te subestimes. "Animo a mis clientes para que tomen riesgos", señala Beverly Jones, orientadora professional de la empresa consultora Clearways Consulting en Washington, D.C. "Tienes que ir detrás de los prospectos más insospechados, aquellos trabajos que nunca has hecho pero para los que tienes las habilidades y capacidades de desempeño requeridas. Sé valiente".

Kerry Hannon, experta en el área laboral de AARP es una autoridad en transición de carreras y una autora galardonada.  Su último libro se titula  Great Jobs for Everyone 50+: Finding Work That Keeps You Happy and Healthy…  and Pays the Bills (Excelentes empleos para todas las personas de 50 años o más: Cómo encontrar trabajo que lo mantenga contento y saludable... y capaz de pagar las cuentas).

También te puede interesar:

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO