Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×

Buscar

Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

6 razones para tener cuidado en la playa

La próxima vez que pases un día de verano en la playa, ten presentes estos peligros que van desde un golpe de calor hasta picaduras de medusa y quemaduras de sol.


spinner image Bandera roja en una playa bonita con un cielo azul
Getty Images

Estamos en pleno verano, y para muchos de nosotros, eso significa pasar el día en la playa.

Pero no todo es diversión y esparcimiento en la playa. Al bañarnos en el mar, quizás temamos que haya tiburones merodeando; sin embargo, los ataques de tiburones son extremadamente inusuales. Otros problemas de salud son mucho más comunes, desde un golpe de calor hasta una picadura de medusa y quemaduras de sol. Es buena idea llegar preparado, para dedicarte a pasarla bien.

spinner image Image Alt Attribute

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

A continuación, seis peligros que deberías conocer antes de tu próximo día de playa.

1. Acaloramiento

Las enfermedades causadas por el calor son una variedad de trastornos que surgen cuando el organismo no puede volver a enfriarse por sí mismo. “Se ven cuando hace mucho calor, a menudo empeorado por la humedad elevada o el ejercicio fuerte”, dice la Dra. Lea Walters, directora de Medicina de Emergencia de la Facultad de Medicina de la Universidad de Loma Linda en California.

Los calambres por calor —espasmos musculares dolorosos en las piernas y el abdomen— muchas veces son el primer indicio de que el cuerpo ha perdido demasiado líquido, sales o ambos, según el Servicio Meteorológico Nacional.

El próximo indicio es el agotamiento por calor. A medida que sigues perdiendo agua y sales minerales, podrías notar síntomas como dolor de cabeza, náuseas, mareos e irritabilidad. Ir a un lugar más fresco y beber agua fría a sorbos es esencial. De lo contrario, podrías llegar a tener un golpe de calor.

El golpe de calor es el problema de salud más grave de los asociados con el calor. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la temperatura corporal puede elevarse a 106 °F en menos de 10 a 15 minutos. Esto puede causar confusión, dificultad para hablar, convulsiones, pulso acelerado y fuerte, y desmayos.

El golpe de calor es una emergencia médica grave, y retrasar el tratamiento puede ser mortal.

Cualquiera puede sufrir un golpe de calor, pero quienes corren mayor riesgo son las personas mayores, aquellas con la presión arterial alta y quienes están tomando píldoras de agua (diuréticos).

Para evitar que una enfermedad causada por el calor arruine tu día de playa, mantente hidratado y apártate del calor con regularidad, sugiere el Dr. Michael D. Levine, médico de Emergencias y Toxicología Médica de UCLA Health en Los Ángeles.

2. Quemaduras de sol

Las quemaduras solares son una reacción inflamatoria a los daños causados por los rayos ultravioletas (UV). Los síntomas, como la piel enrojecida y dolorosa al tacto, por lo general comienzan unas cuatro horas después de haberse expuesto al sol; el dolor llega al punto máximo luego de 48 horas.

Pero los daños persisten mucho después de que las quemaduras desaparecen. “Además de la incomodidad que causan, las quemaduras de sol aumentan significativamente nuestro riesgo de tener cáncer de piel”, señala la Dra. Lauren Eckert Ploch, dermatóloga en Augusta, Georgia.

De hecho, las quemaduras solares son la causa principal de muchos tipos de cáncer de piel, entre ellos el melanoma, el tipo de cáncer de piel más letal. Y basta con haber tenido quemaduras solares cinco o más veces para que se duplique tu riesgo de melanoma, según la Fundación del Cáncer de Piel.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

“La mejor manera de evitar las quemaduras solares es aplicarte con regularidad un protector solar de amplio espectro mientras estás en la playa”, dice Eckert Ploch. Busca un protector solar que sea resistente al agua y tenga un factor de protección solar (FPS) de 30 o más. No te olvides de volver a aplicarlo cada dos horas o después de nadar o sudar.

“También recomiendo usar sombrero y ropa que proteja contra el sol, y permanecer en la sombra durante las horas pico de exposición al sol”, dice Eckert Ploch. Tu riesgo de quemaduras de sol aumenta cuando el sol es más fuerte —entre las 10 a.m. y las 2 p.m., según la Academia Estadounidense de Dermatología—.

Salud y bienestar

Target Optical

Descuento de un 50% al comprar un par de anteojos adicional y un descuento de $10 en anteojos y lentes de contacto

See more Salud y bienestar offers >

3. Marea roja

Marea roja es un término común para la proliferación de algas marinas nocivas que tiñen el agua de color rojizo. Aparece en todas las costas del país, pero es más frecuente en la costa del Golfo.

Las algas son organismos similares a las plantas, que viven en agua salada y en agua dulce. La mayor parte de las proliferaciones de algas son beneficiosas, pues son una gran fuente de energía para las criaturas marinas. Pero cuando las algas se multiplican descontroladamente, pueden tener efectos perjudiciales para personas, peces, mamíferos marinos y aves, según el Servicio Nacional del Océano de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

Las mareas rojas, conocidas así porque su proliferación tiñe el agua de rojo, son causadas por un alga llamada Karenia brevis. Esta alga produce una toxina poderosa conocida como brevetoxina, que mata a los peces y hace que sea peligroso consumir los mariscos.

Según la NOAA, debido a esa toxina, el aire cercano puede volverse difícil de respirar. “Esto es particularmente cierto para las personas que padecen asma, pero podría causar problemas graves a cualquiera que tenga una enfermedad respiratoria”, dice Walters.

Inhalar las toxinas de la marea roja puede provocar síntomas incluso a personas sin otras enfermedades. Por lo general, los síntomas incluyen tos, estornudos y ojos llorosos, según el Departamento de Salud de Florida.

“En la mayoría de las playas, se ponen carteles de advertencia que dicen ‘no bañarse en el mar; marea roja’, o algo por el estilo”, señala Levine. “Si ves una advertencia sobre la marea roja, no deberías meterte al mar”.

4. Medusas

Las medusas o aguamalas son criaturas marinas transparentes, compuestas de un 95% de agua. Mirarlas desplazándose por el océano es fascinante, pero si te acercas demasiado, es probable que te piquen.

Las medusas pican con sus tentáculos. Cuando una medusa percibe peligro, sus tentáculos liberan células urticantes, como aguijones diminutos, que causan ardor. Después de que estas células penetran la piel, secretan veneno. El resultado es un dolor intenso.

Por suerte, la mayor parte de las especies de medusas representan más una molestia que una emergencia médica. “Si estás de pie entre las olas y te pica una medusa, te dolerá, pero no será peligroso”, dice Levine.

De todos modos, es mejor ser precavido. Algunas picaduras de medusa pueden provocar síntomas graves tales como reacción de choque, dolor de pecho, dificultades para respirar y variaciones en el pulso. Si bien es poco frecuente, ciertas picaduras de medusa pueden ser mortíferas. Algunas especies de medusas de caja, entre otras la medusa de caja del Indo-Pacífico, son particularmente peligrosas. Este tipo de medusa letal se encuentra principalmente en las aguas costeras del norte de Australia y a lo largo de los océanos Índico y Pacífico.

Si sufres una picadura, el primer paso es usar pinzas para sacar los restos de los tentáculos. Luego, remoja la piel afectada en agua que esté caliente, pero no hirviendo; trata de que esté entre 110 y 113 °F. Mantén sumergida la piel hasta que se alivie el dolor, por lo general entre 20 y 45 minutos. En la zona de la picadura, aplica una crema o ungüento de hidrocortisona al 0.5 o al 1% dos veces al día para tratar la picazón y la incomodidad.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

5. Melioidosis

La melioidosis es una enfermedad que podría ser mortal, causada por Burkholderia pseudomallei, una bacteria presente en tierra y agua contaminadas. Puedes contraer la enfermedad si inhalas o ingieres tierra o agua contaminada, o si se absorben a través de una cortadura en la piel, dice Walters.

Podría demorar entre dos y cuatro semanas hasta que notes los síntomas, y estos varían según el tipo de infección, dice Walters.

Una herida infectada podría hincharse y volverse dolorosa, y convertirse en una llaga abierta. Si la infección se propaga al torrente sanguíneo, los síntomas pueden incluir fiebre, dolor de cabeza, dolor en las articulaciones, dolor abdominal y mareos. Por otra parte, una infección pulmonar por inhalar la bacteria podría provocar tos, dolor de pecho, fiebre, dolor de cabeza y pérdida del apetito.

Si no se trata la infección, esta puede propagarse por todo el organismo y causar fiebre, pérdida de peso, dolor de estómago o de pecho, dolor muscular o en las articulaciones, dolor de cabeza o convulsiones. La infección incluso puede llegar hasta el sistema nervioso o el cerebro. Con el tiempo, podría causar la muerte.

Por lo general, la melioidosis es una enfermedad de clima tropical, y a menudo se ve en el sudeste de Asia y el norte de Australia. Sin embargo, hace poco se descubrió B. pseudomallei en muestras de tierra y agua tomadas en la costa del Golfo de Misisipi en Estados Unidos. Los CDC emitieron una alerta en julio del 2022, para pedir que estemos pendientes de señales y síntomas de la melioidosis.

Además, los CDC recomiendan tomar medidas de precaución si viajas a zonas en las que la bacteria B. pseudomallei es común. Las precauciones incluyen evitar entrar en contacto con tierra o agua fangosa y cubrir las heridas abiertas con curitas impermeables.

Si bien cualquier persona puede contraer melioidosis, ciertas enfermedades pueden aumentar tu riesgo. Estas incluyen diabetesenfermedades hepáticasenfermedades renales, cáncer, enfermedades pulmonares crónicas y talasemia (un trastorno sanguíneo genético). Si tienes alguno de estos problemas de salud y viajas a una zona donde se ha encontrado la B. pseudomallei, ten mucho cuidado.

6. Riesgo de ahogarse

Se calcula que unas 4,000 personas al año mueren ahogadas en este país, y los ahogamientos son la causa principal de muerte en la infancia entre las edades de 1 y 4 años, según los CDC.

Los ahogamientos pueden ocurrir en cualquier masa de agua, pero los océanos representan un alto riesgo. “El terreno bajo el agua a menudo es desigual y puede ocasionarte tropiezos y caídas, o hacer que quedes sumergido en agua inesperadamente profunda”, apunta Walters. Y puede ser fácil que una ola nos sorprenda y nos arrastre mar adentro.

Saber nadar es esencial para disminuir tus probabilidades de ahogarte. Sin embargo, incluso los buenos nadadores pueden cansarse de patalear en el agua. “Nadar en el mar requiere mucha fuerza y energía, y algunas personas se ahogan por agotamiento”, dice Levine.

Usar un chaleco salvavidas, nadar acompañado y elegir lugares para nadar donde estén de guardia los salvavidas te ayudará a mantenerte seguro en el agua.

spinner image Rótulo en una playa que dice 'cuidado con las medusas' en inglés
Getty Images

¿Funciona orinar en una picadura de medusa?

Puede ser que ayudara a Monica cuando sufrió una picadura en un episodio del programa Friends, pero en la vida real, orinar en una picadura de medusa no calma para nada el dolor. Walters dice que hasta podría empeorarlo.

En teoría, el amoníaco y otras sustancias en la orina ayudan a neutralizar el veneno que causa el dolor de una picadura de medusa. La verdad es que orinar sobre una picadura de medusa puede hacer que las células urticantes liberen más veneno. ¿El motivo? La orina contiene más que nada agua. El agua, con la excepción del agua caliente y el agua marina, puede hacer que las células urticantes se activen e intensifiquen los efectos de la picadura.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.