Skip to content
 

Pérdida de peso después de los 50

La pérdida de peso con "The Whole Body Reset": historias de éxito

3 personas nos cuentan cómo bajaron de peso y ganaron energía gracias al plan.

De izquierda a derecha Elizabeth Woodard, Bill Hawkins y Beth Daniels

Izquierda a derecha: SUSAN SEUBERT, CARY NORTON, LEXEY SWALL

Participantes en la prueba del plan de alimentación "The Whole Body Reset" (izq. a der.): Elizabeth Woodard, Bill Hawkins, Beth Daniels.

In English

Cuando los autores Stephen Perrine y Heidi Skolnick se propusieron crear un programa de pérdida de peso específicamente para personas de mediana edad y mayores, sabían que tendría que ser un sistema diferente.

La ciencia ha demostrado que el cuerpo adulto tiene necesidades nutricionales únicas. Para evitar el aumento de peso y la pérdida de masa muscular después de los 50 años, debemos alimentarnos de una manera distinta. De eso se trata The Whole Body Reset, un plan de estilo de vida basado en el consumo oportuno de proteínas.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


El concepto es sencillo: consumir más proteínas y fibra a lo largo del día, empezando por un desayuno sustancioso y lleno de energía. Este plan de pérdida de peso está repleto de alimentos reales y saludables, y ha recibido el sello de aprobación de investigadores especializados en el envejecimiento, la nutrición y el control del peso.

Pero los resultados no dejan lugar a dudas. AARP reclutó a varios de sus empleados, de entre 50 y 75 años, para que probaran el plan durante 12 semanas. A continuación, se presentan tres historias de éxito:

Elizabeth Woodard antes y después de perder peso.

Izquierda: CORTESía de ELIZABETH WOODARD; Derecha: SUSAN SEUBERT

Elizabeth Woodard, 55 años, Tigard, Oregón

Bajó 22 libras en la prueba de 12 semanas y 30 libras en total

Elizabeth Woodard sabía que necesitaba hacer un cambio por su salud.

"Pesaba 30 libras por encima de mi peso ideal... es decir, el peso que yo quería tener", dice. Woodard, quien trabajó anteriormente como fisióloga del ejercicio, ya llevaba una vida activa: caminaba entre 6 y 8 millas diarias e iba con regularidad al gimnasio. Por eso sabía que, si quería perder esas libras de más, tendría que cambiar su alimentación.

"Saber lo que tienes que hacer y lograr hacerlo son dos cosas muy distintas", dice Woodard. "Entonces, AARP nos ofreció este programa. Dije: 'Bueno, en esta fecha empiezo. Esto es lo que voy a hacer'". Comenzó por tomar conciencia de lo que comía. Cuidaba que sus porciones fueran razonables y, lo más importante de todo, incorporaba proteína en el desayuno cada día. Y efectivamente, no solo empezó a perder peso —bajó 22 libras durante la prueba de 12 semanas del programa "Whole Body Reset"—, sino que siguió adelgazando y ya no subió de peso, ni siquiera en tiempos de pandemia. Ahora, Woodard pesa 30 libras menos que antes. Incluso se probó recientemente su vestido de novia... ¡y le quedó bien! "Mi hija se impresionó mucho", dice.

Y también se sorprendió su médico: aumentó su nivel de colesterol saludable (HDL) y se redujo su nivel de colesterol malo (LDL). En ambos casos, sus niveles se hallan ahora dentro de los límites recomendados.

Pero tal vez lo más importante de todo es cómo se siente. "Sin duda tengo más energía. Mejoró mi estado de ánimo. Y ahora vuelvo a disfrutar comprar ropa. No podía ir a las tiendas por culpa de COVID-19, así que he estado haciendo mis compras por internet, y resulta que ya no hago tantas devoluciones como antes, porque todo me queda mejor".

Bill Hawkins antes y después de perder peso

Izquierda: CORTESía de BILL HAWKINS; Derecha: CARY NORTON

Bill Hawkins, 64 años, Birmingham, Alabama

Bajó 10 libras en la prueba de 12 semanas y 40 libras en total

Bill Hawkins, quien padece diabetes, ha tenido problemas desde hace muchos años con el control del peso. "Había probado todas las dietas que existen. Y siempre es una batalla", dice Hawkins. Pero no hallaba ninguna dieta que pudiera seguir de forma permanente.

El problema radica en que la mayoría de las dietas no están hechas para la vida real. "Muchas de las dietas sobre las que he leído no son sostenibles", dice Hawkins. "Están orientadas a personas de otras edades o que pueden acceder a ingredientes extraños o fuera de lo común. Tengo una familia, y la mayoría de los programas incluyen alimentos que ellos simplemente no comerán".

Ahora, Hawkins come más proteína, al tiempo que ha reducido su consumo de carbohidratos simples y aumentado el de frutas y verduras. "Me siento satisfecho, sobre todo después del almuerzo y la cena".

Gracias a ello, explica Hawkins, ha podido controlar mucho mejor su diabetes: "Me siento muchísimo mejor cuando tengo controlado el azúcar en la sangre, y esta dieta me ha ayudado en ese sentido. No puedo dejar de tomar medicamentos, pero he reducido enormemente la frecuencia con la que tengo que ir al médico. Y puedo destacar que ahora duermo mejor, lo cual ha ayudado".

A la izquierda Beth Daniels, junto a su esposa, antes de perder peso y después

Izquierda: COrtesía de BETH DANIELS (junto a su esposa CHERYL GANT); Derecha: LEXEY SWALL

Beth Daniels, 57 años, Silver Spring, Maryland

Bajó 19 libras en la prueba de 12 semanas

"Siempre había podido bajar de peso cuando me lo proponía", dice Beth Daniels. "Como cualquier persona normal, mi peso subía y bajaba. Pero después de los 50 años, eso cambió". De repente Daniels ya no lograba controlar su peso y necesitaba hacer un cambio. Además, quería adelgazar para su boda, que sería dentro de pocos meses.

En cuestión de semanas, Daniels notó un cambio en cómo se sentía. "No me encontraba aletargada. Dormía bien y mejoró mi estado de ánimo. Simplemente noté que era más fácil moverme; observé una mayor ligereza en mi cuerpo. Eso me dio mucha motivación y me hizo sentirme más comprometida".

Pero le sorprendió saber que, a la vez que cambiaba su aspecto externo, también se producían cambios sanos en el interior de su cuerpo. "Usaba mi Fitbit y me di cuenta de que había bajado notablemente mi frecuencia cardíaca en reposo".

¿Qué contiene el libro?

The Whole Body Reset incluye:

  • Muchas recetas y sugerencias para meriendas
  • Una guía para cuando sales a comer
  • Un plan inicial de 10 días 
  • Un plan de acondicionamiento que no requiere aparatos de ejercicio

​Pide el libro en aarp.org/wholebodyreset (en inglés) o en tu librería o tienda en línea favorita.