Skip to content

La vacuna contra la COVID-19: ¿Dónde vacunarte? Encuentra información en tu estado

 

Secretos de Hong Kong, donde viven las personas más longevas del mundo

Nuestro escritor comparte las lecciones que aprendió en el extranjero para prolongar la vida y su lucha por mantenerlas al regresar a casa.

Varias fotos de Charlie Schroeder y su viaje a Hong Kong

Cortesía de CHARLIE SCHROEDER

In English | Lo primero que compré al mudarme de regreso a Pensilvania después de haber vivido en Hong Kong durante ocho años fue una bolsa de mis papitas favoritas. Dado que temía aumentar de peso, lo segundo que compré fue una báscula.

En septiembre, había regresado a mi ciudad natal, Lancaster, en gran parte para vivir cerca de mis padres. Ambos ahora tienen alrededor de 75 años y tuvieron varios problemas de salud en los últimos años: reumatismo, neuropatía, reemplazo de cadera, cataratas, cirugía de espalda, cirugía de cuello, cirugía de vesícula biliar y un diente quebrado que fue muy doloroso.

Quería estar cerca para ayudarlos cuando lo necesitaran. Han hecho mucho por mí, y creo que llegó el momento de corresponderles.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Pero ahora que estoy de regreso, no solo me preocupa su bienestar, sino también el mío. La esperanza de vida en Estados Unidos alcanzó su máximo nivel en el 2014. En la actualidad, las personas en este país en promedio viven más o menos tanto tiempo (en inglés) como en el 2013. Y eso era antes de incluir los efectos catastróficos de la pandemia para los adultos mayores. Si bien este es el país más rico del mundo, nuestras estadísticas de longevidad son inquietantes.

Por suerte, puedo inspirarme en los años que pasé en Hong Kong a medida que planifico para el futuro. Este territorio, que es una región administrativa especial de China, se enorgullece de tener la esperanza de vida más prolongada de todos los países y territorios del mundo. Las mujeres en promedio viven 87.6 años, mientras que los hombres viven 81.9 años, unos seis años más que sus contrapartes en Estados Unidos.

Entonces, ¿por qué viven tanto los habitantes de Hong Kong? ¿Y qué lecciones podemos aprender de ellos para vivir vidas más sanas y prolongadas?

Una dieta que se concentra en el equilibrio (y el placer)

Los dietistas recalcan lo saludable que es la dieta en Hong Kong, con su énfasis en platos salteados que brindan un gran equilibrio de carbohidratos ricos en fibra, verduras de colores intensos y proteínas saludables como pescado, tofu y pollo.

Pero lo que podría ser igual de importante para la longevidad es cómo las comidas se comparten al estilo familiar y los alimentos son un enfoque principal de cada día. Como dice Mary Purdy, una dietista titulada que vive en Seattle: “Es esencial disfrutar al comer, y dar a una comida una sensación de placer a menudo lleva a no comer en exceso”.

Los hongkoneses también tienden a comer lo que está en temporada y evitan los alimentos procesados (como las papitas) que les gustan a los estadounidenses. Su obsesión por lograr un equilibrio en todo significa que después de comer en exceso (los mariscos son la mayor tentación), por lo general de inmediato usan una contramedida. Por ejemplo, si comen algo frito en aceite abundante (lo que llaman un alimento “caliente y seco”), es probable que después consuman algo “refrescante” como té de ginseng para equilibrar lo poco saludable.

Si bien estos términos tienen una gran importancia cultural, también representan algo útil debido a su enfoque a comer de manera saludable: estar pendiente, de un plato al siguiente, de lo que se consume y ajustar los alimentos, de plato a plato, para mantener la salud. “Lo nuestro es mantenernos”, dice mi esposa, Wendy, y eso significa un enfoque más riguroso en la alimentación.

¿Otra manera en la que los hongkoneses evitan la obesidad que causa tantas de las enfermedades que acortan la vida de las personas en Estados Unidos? No agrandan nada en los restaurantes. Si bien McDonald’s sigue siendo uno de los restaurantes más populares en Hong Kong, allá las porciones son más pequeñas que en Estados Unidos. Por ejemplo, una gaseosa de tamaño mediano en un McDonald’s de Hong Kong es unas 5 onzas más pequeña que una gaseosa mediana en EE.UU. ¿Quieres volver a llenar el vaso gratis? No podrás hacerlo.

Caminar, y seguir caminando

A simple vista, no tiene sentido que los hongkoneses vivan tanto. La gente trabaja muchas horas, lleva vidas estresantes en una ciudad sobrepoblada, vive en miniapartamentos estrechos y respira aire contaminado que rodea sus edificios de niebla amarilla-parda.

Sin embargo, resulta que vivir en lugares congestionados podría ser una gran ventaja porque obliga a las personas a salir y caminar.

En el 2017, Stanford University publicó un estudio sobre desigualdades en actividad llamado Activity Inequality Project (en inglés). Para el estudio, se analizaron datos de teléfonos celulares de 111 países y se descubrió que los habitantes de Hong Kong eran quienes más caminaban. El hongkonés promedio camina 6,880 pasos al día, aproximadamente 2,100 más que la persona promedio en EE.UU. (No es casualidad que desde que regresé en otoño, mi promedio de caminar haya bajado 2,272 pasos). También se descubrió en el estudio que caminar más guarda correlación con menores tasas de obesidad.

Permanecer encerrado en un apartamento diminuto no es divertido. Por eso la gente sale a pasear por los omnipresentes centros comerciales, caminar por los numerosos senderos, comer dim sum con amigos y comprar frutas y verduras frescas en el mercado local. Ya que pocas personas conducen, la mayoría dependen del sistema de transporte de primera categoría de la ciudad, lo que aumenta más lo que caminan.

Según un estudio del 2017 realizado por la American Cancer Society, caminar solo seis horas por semana reduce el riesgo de morir (en inglés) a causa de enfermedades cardiovasculares, enfermedades respiratorias y cáncer. Mientras más se mueva alguien, más tiempo vivirá (en inglés).

Más familia bajo el mismo techo

Pero bien, la comida no lo es todo en Hong Kong. La familia también es sumamente importante. Todavía es bastante común que al menos dos generaciones de adultos vivan bajo el mismo techo. La antigua virtud confuciana de respetar a los padres, los adultos mayores y los antepasados de una persona significa que los hijos no solo respetan a sus padres, sino que a menudo los sostienen financieramente durante la jubilación.

Es cierto que esta carga financiera puede causar mucho estrés, en particular para hijos adultos que tienen sus propios niños. Pero también promueve una cultura en la que la sociedad cuida colectivamente a los adultos mayores.

Vivir en cuadras de apartamentos densamente pobladas y apartamentos abarrotados también podría ayudar a prolongar las vidas de los adultos mayores de Hong Kong. No deja tanto lugar para la soledad y el aislamiento social, los que según especialistas en salud pública pueden ser tan perjudiciales para la salud como fumar 15 cigarrillos al día.

Además, la ciudad está diseñada para promover los lazos sociales que evitan las enfermedades que acortan la vida como la depresión, la presión arterial alta y la demencia. Los espacios públicos que se prestan para que los adultos mayores se reúnan cubren la ciudad, al igual que los patios en los edificios de apartamentos, los centros comerciales relucientes y los restaurantes de dim sum llenos de comensales. Y cuando los adultos mayores regresan al hogar, es poco probable que su apartamento esté vacío.

¿A los hijos les gusta ayudar a sus padres mayores? Por supuesto, a algunos sí. Otros sienten que es una carga enorme. Pero como dice mi esposa: “Los hijos aceptan que es su deber”. Y ese deber incluye asegurarse de que sus padres se mantengan activos.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Retener las lecciones aprendidas

Cuando de la salud se trata, Estados Unidos nunca será como Hong Kong —un minúsculo archipiélago anclado en el mar de China Meridional, con 7.5 millones de personas que viven en un área total más pequeña que una vez y media el tamaño de la ciudad de Nueva York—. Por cierto, su medioambiente, su historia, sus leyes y sus culturas son muy distintos a los nuestros.

Pero podemos poner en práctica algunos de sus hábitos saludables. Para mí, eso significa estar presente para ayudar a mis padres. También significa obligarme a caminar más. La semana pasada, después de calcular cuántos pasos me faltaban, empecé a estacionar más lejos del supermercado para poder caminar más.

Mi esposa y yo todavía sofreímos nuestras verduras y consumimos porciones pequeñas. Cambiar de gaseosas azucaradas a té tibio no ha sido fácil, pero con los años he aprendido a disfrutar de una taza de té de jazmín. Estoy intentando mantener el arte del equilibrio en todo, lo que incluye mi carrera, mi matrimonio y las citas médicas frecuentes de mis padres.

Y me alegra decir que hace semanas que no como una bolsa de papitas.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.