Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Los nuevos (y emocionantes) beneficios del ejercicio

La actividad física no solo te pone en forma. También puede favorecer tu bienestar mental y emocional para ayudarte a prosperar.

Cuatro mujeres caminan juntas

GETTY IMAGES

In English | Tal vez ya sepas que la actividad física puede estimular el cerebro, fortalecer los músculos y ayudarnos a vivir más tiempo. Sin embargo, resulta que mantenerse activo también tiene poderosos beneficios que van más allá de la salud física.

Levantar el estado de ánimo y ayudar a superar el estrés son dos de los beneficios más conocidos del ejercicio. Pero los beneficios son aún mayores. Por ejemplo, un estudio de más de 18,000 adultos de mediana y tercera edad que se publicó en abril en la revista científica Journal of Behavioral Medicine (en inglés) reveló un fuerte vínculo entre la actividad física frecuente y la sensación de tener un mayor propósito en la vida.

“La sensación de tener un propósito proviene de tener objetivos y actividades que aportan dirección y sentido a la vida, y si piensas en la actividad física, eso es exactamente lo que hace”, señaló Ayse Yemiscigil, autora principal del estudio e investigadora del Human Flourishing Program en Harvard University.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


El estudio demostró que el vínculo se produce en ambos sentidos. En otras palabras, las personas que se ejercitan más reportaron tener un mayor sentido de propósito, mientras que aquellas cuyo sentido de propósito era fuerte al comenzar fueron las más propensas a hacer ejercicio con frecuencia.

“Cuanta más actividad realices, mayor será la sensación de propósito, y viceversa”, explica Yemiscigil. “Es una espiral ascendente”.

Los resultados son especialmente importantes para los adultos mayores porque los estudios demuestran que ese sentido de propósito (y el nivel de actividad) tiende a disminuir con la edad, señala Yemiscigil. Por otro lado, mantener esta actitud positiva se vinculó a la longevidad y a un menor riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y la enfermedad de Alzheimer, y no olvidemos que tiene un fuerte vínculo con el bienestar general.

Ilene Berns-Zare, psicóloga y consejera profesional, dice que tener un propósito es esencial para encontrar esa combinación de bienestar físico, mental y emocional que nos permite vivir la vida con plenitud, un estado que algunos llaman “prosperidad”.

También señala que “es muy importante tener un propósito: es uno de los fundamentos para prosperar. Se ha demostrado que mejora la calidad de vida y aumenta la felicidad”.

El trabajo de Yemiscigil es uno de los cada vez más numerosos estudios que se interesan por los beneficios psicológicos del ejercicio. Estos beneficios “casi parecen no tener límite”, indica Ramani Durvasula, psicóloga clínica que ejerce en Los Ángeles. El ejercicio “nos hace sentir revitalizados. Nos hace sentir más fuertes. Incluso puede hacernos sentir más poderosos”.

Veamos otras formas concretas en las que la actividad física puede ayudarte a prosperar, según la investigación:

Te hace sentir más feliz

La actividad física estimula la segregación de sustancias químicas en el cerebro que alivian la ansiedad y la depresión, y te hacen sentir más feliz casi al instante, según Durvasula. Sucede con todo tipo de actividad, sin importar su intensidad. “No tiene por qué ser una maratón. Puede ser yoga o una caminata moderada”. Un estudio del 2018 (en inglés) demostró que tan solo diez minutos de actividad física pueden acrecentar la felicidad.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Te ayuda a formar vínculos con los demás

Tal vez hayas tenido esa sensación de compartir un vínculo cuando haces ejercicio con otras personas, ya sea como parte de una clase grupal o simplemente al caminar con un amigo.

Las investigaciones demuestran que la actividad física prepara el cerebro para la socialización (en inglés) y nos predispone a confiar en los demás. Hacer ejercicio con otra persona “crea un tipo diferente de vínculo y una intimidad más profunda”, advierte Durvasula. “Es por eso que la pandemia de COVID-19 fue difícil para tanta gente. Tomar una clase juntos por Zoom no es lo mismo que hacer ejercicio en compañía de otras personas”.

Te brinda una sensación de logro

Debes admitir que cuando terminas una clase de pilates, una caminata estimulante o llegas a tu 50.ª clase de ciclismo bajo techo, te sientes victorioso. Esa sensación de autosuficiencia te ayuda a ser más audaz en otros aspectos de la vida, según Durvasula.

Después de la actividad física, “nos sentimos más poderosos y capaces de afrontar otros desafíos de la vida”, explica. “Las investigaciones demuestran que en los días que haces ejercicio es mucho más probable que afrontes retos cognitivos o laborales. Hace que cambies tu mentalidad y pienses: ‘Puedo lograrlo’”.

Michelle Crouch es una escritora colaboradora que ha cubierto temas de salud y finanzas personales para algunas de las principales publicaciones para consumidores del país. Su trabajo se publicó en Reader's Digest, Real Simple, Prevention, The Washington Post y The New York Times.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.