Skip to content
 

Los avances en los implantes oculares están ayudando a salvar la vista

Un nuevo dispositivo puede tratar la degeneración macular relacionada con la edad y reemplazar las inyecciones oculares.

Ilustración de una cara y en un círculo se aprecia un implante ocular

IBRAHIM RAYINTAKATH; INSET ILLUSTRATION: SUSVIMO/GENENTECH INC.

In English

Las noticias están plagadas de descubrimientos “promisorios” que tal vez “un día” lleven a un futuro más saludable y feliz. Pero en nuestra encuesta más reciente sobre los últimos adelantos médicos, decidimos concentrarnos en las novedades revolucionarias que están mejorando la calidad de vida ya. Todas estas asombrosas tecnologías y tratamientos nuevos están disponibles ahora o lo estarán en un futuro próximo para mejorar la vida de millones de personas.

Cuando Melinda Roth, de 63 años, trató de leer las letras en la tabla del oculista durante un examen de rutina en el 2017, la visión de su ojo izquierdo se había oscurecido totalmente. “No veía nada”, dice. “Acusé al médico de estar haciéndome una broma”. Una visita a la sala de emergencias del Wills Eye Hospital en Filadelfia reveló que Roth tenía degeneración macular relacionada con la edad (DMRE), la principal causa de pérdida pronunciada de la visión en las personas mayores de 50 años. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


En el ojo izquierdo, Roth tenía DMRE húmeda, un estado avanzado de la enfermedad que progresa rápidamente y en el que se escapa líquido de los vasos sanguíneos, lo cual daña la mácula, que es la parte del ojo que interviene en la lectura, la conducción de vehículos, el reconocimiento de rostros y más. El tratamiento estándar son inyecciones regulares en los ojos de fármacos que reducen el crecimiento y las fugas de los vasos sanguíneos. Pero el médico de Roth le preguntó si quería participar en un ensayo clínico de un “dispositivo de implante ocular” que libera una dosis constante del fármaco ranibizumab (Lucentis), un antagonista del factor de crecimiento endotelial vascular (anti-VEGF), y elimina o reduce la necesidad de las inyecciones. Ella dijo que sí. 

El dispositivo, llamado Susvimo, tiene el tamaño de un grano de arroz. Lo implantaron en la parte superior del ojo izquierdo de Roth, debajo del párpado, donde no se ve ni puede afectar su visión. Ella recibió el implante, pero comenzó el tratamiento con las inyecciones mensuales. “Después de dos o tres inyecciones, mi visión comenzó a mejorar”, dice. “De ver todo negro, pasé a ver gris y luego a ver como si hubiera una cortina de puntilla delante del ojo izquierdo”. 

Una vez que el implante adquirió total funcionalidad, ya no necesitó las inyecciones en el ojo, si bien algunas personas que tienen el implante reciben igualmente inyecciones suplementarias ocasionales para controlar el crecimiento de los vasos sanguíneos, dice el Dr. Carl D. Regillo, jefe de servicios de retina en Wills Eye Hospital e investigador principal en los ensayos clínicos de fase 2 y 3 para Susvimo. 

Melinda Roth sentada en un mueble de patio

KIELINSKI PHOTOGRAPHERS

Un implante ocular mejoró la visión de Melinda Roth.

Para Roth, eso fue un alivio. Si bien las inyecciones no eran dolorosas, dice, “nada puede prepararte para que el médico se acerque y te ponga una aguja en el ojo. Lo más difícil es mantener las manos quietas, no dar un manotazo”.  Roth aún necesita exámenes regulares de la vista y debe reabastecer el implante cada seis meses.

La FDA aprobó el dispositivo en octubre del 2021. Las investigaciones indican que es tan eficaz como las inyecciones mensuales, si bien tiene una mayor incidencia de efectos secundarios, entre ellos, enrojecimiento, dolor, sensibilidad a la luz, infección, cataratas y erosión de la superficie del ojo.

El verdadero valor del implante radica en el mantenimiento de las dosis constantes del fármaco anti-VEGF. “Si hay interrupciones en el tratamiento, se pierde el control de la enfermedad, y muchos pacientes pierden la visión para siempre”, dice Regillo. En la vida real, los pacientes a menudo no pueden ir al consultorio con la frecuencia necesaria para mantener los adelantos logrados con las visitas anteriores. Tal vez el paciente no pueda conducir para ir por su cuenta al consultorio y dependa de algún cuidador. La situación se complica desde el punto de vista logístico y provoca ansiedad. Las inyecciones no duelen, pero no son agradables.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Lentes descartables de uso diario Acuvue Theravision

Cortesía de ACUVUE/JOHNSON & JOHNSON

Las lentes descartables de uso diario Acuvue Theravision con el antihistamínico ketotifeno liberan el fármaco, que alivia los ojos con comezón por hasta 12 horas

Otros avances médicos

Gotas oftálmicas que reemplazan a los anteojos para leer

En un estudio reciente, una proporción con significancia estadística de personas que usan gotas de pilocarpina oftálmica (Vuity) notaron mejorías en la visión borrosa de cerca causada por la presbicia (cambios en la lente, relacionados con la edad, que disminuyen la capacidad de enfoque y afectan la lectura). La mejora en la visión de lectura se observó en tan solo 15 minutos y duró seis horas. La FDA aprobó las gotas en octubre del 2021. El fármaco mejora la visión de cerca reduciendo el tamaño de la pupila. No obstante, puede afectar la visión nocturna, por lo que quienes usan estas gotas oftálmicas deben ser especialmente cautelosos al conducir de noche. 

Lentes de contacto para ojos irritados

Las personas que sufren de alergias a menudo no pueden usar lentes de contacto cuando tienen los ojos irritados y acuosos. Las lentes descartables de uso diario Acuvue Theravision con el antihistamínico ketotifeno liberan el fármaco, que alivia los ojos con comezón por hasta 12 horas. La FDA las aprobó en febrero del 2022.