Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Qué hacer si el tiempo invernal retrasa tu cita de vacunación contra la COVID-19

Para empezar, no entres en pánico: el intervalo entre las dosis puede ser de hasta seis semanas.

Letrero y calle cubierto de nieve

CHARLES KRUPA/ASSOCIATED PRESS

Un letrero cubierto de nieve dirige a los conductores a un sitio de vacunación contra la COVID-19 en Londonderry, N.H.

In English | Si tu cita de vacunación contra la COVID-19 fue pospuesta o cancelada debido a las tormentas de invierno —o por cualquier otra razón— los expertos dicen que no hay necesidad de entrar en pánico.

Lo más probable es que recibas una llamada para reprogramar tu cita. Y si tu segunda dosis se retrasó, es importante que sepas que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. permiten cierta flexibilidad en el tiempo que transcurre entre la primera y la segunda dosis.

El mal tiempo ha azotado el país de costa a costa esta semana, con fuertes nevadas, hielo y temperaturas bajo cero, y el Servicio Meteorológico Nacional (en inglés) advierte que se está desarrollando otra tormenta. Al 17 de febrero, más de 100 millones de personas en el país estuvieron bajo aviso, vigilancia o advertencia de tormenta invernal.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


La primera oleada de mal tiempo provocó cortes de electricidad y condiciones peligrosas para los conductores que llevaron al cierre de los centros de vacunación en muchos estados, como Texas, Misuri y Nuevo Hampshire. Otros estados han informado de retrasos en la entrega de sus vacunas.

"Entiendo que las autoridades de salud pública están comprometidas a hacer todo lo posible" para encontrar a aquellos cuyas citas fueron canceladas para que puedan reprogramarlas, dijo el Dr. Fred Campbell, especialista en Medicina Interna en el Health Science Center de University of Texas en San Antonio, donde el tiempo invernal ha cerrado la ciudad.

"Estamos aumentando el suministro, por lo que tengo todos los motivos para creer que habrá más que suficientes vacunas para todos", añadió Campbell.

Los CDC permiten hasta seis semanas entre dosis

Las vacunas contra la COVID-19 actualmente autorizadas en Estados Unidos requieren dos dosis, con un intervalo de varias semanas, para que quienes las reciban alcancen la máxima inmunidad. La segunda dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech debe administrarse 21 días después de la primera dosis; para la de Moderna, se recomienda un intervalo de 28 días entre las dosis. Sin embargo, los CDC dicen que está bien que la segunda dosis se administre hasta seis semanas después de la primera.

"No tienes que empezar de nuevo" si tu cita para la segunda dosis fue cancelada, dijo el Dr. William Schaffner, especialista en Enfermedades Infecciosas en el Vanderbilt University Medical Center en Nashville, Tennessee. "Puedes recibir tu segunda dosis aunque sea un poco más tarde".

En muchos estados, las autoridades de la salud han dicho que tienen la intención de llamar a las personas cuyas citas han sido canceladas para reprogramarlas. Si no recibes una llamada cuando tu comunidad vuelva a la normalidad, Schaffner recomienda ser proactivo.

"Es tu responsabilidad ir a recibir tu segunda dosis", dijo. "Tenemos un dicho, 'una dosis que se pospone es, con frecuencia, una dosis que nunca se recibe'. Las personas se olvidan, tienen la intención de hacerlo y luego no lo hacen".

Es importante que recibas la segunda dosis porque no estarás totalmente protegido con una sola. Aunque las vacunas actuales tienen una eficacia del 95%, según los datos clínicos limitados, la eficacia de una sola dosis puede ser tan baja como el 50%. Tampoco está claro cuánto tiempo duraría la inmunidad con una sola dosis, dijo Schaffner.

Michelle Crouch es una escritora colaboradora que ha cubierto temas de salud y finanzas personales para algunas de las principales publicaciones para consumidores del país. Su trabajo se publicó en Reader's DigestReal SimplePrevention, The Washington Post y The New York Times.