Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Cómo se clasifica la población de cada estado según su riesgo de casos severos de COVID-19

Virginia Occidental tiene el mayor porcentaje de adultos de riesgo en función de la edad y salud; Utah tiene el menor.

Mujer con una máscara en la cara mira a través de una ventana.

MPHILLIPS007/GETTY IMAGES

In English | Varios estados que han anunciado planes para flexibilizar las restricciones implementadas para frenar la propagación del coronavirus se encuentran entre los 15 estados con el mayor porcentaje de adultos que corren riesgo de enfermarse de gravedad a causa de una infección de coronavirus, según datos compilados por la Kaiser Family Foundation (KFF —en inglés—).

Sobre el 41% de los adultos de 18 años o más en Carolina del Sur y Tennessee —dos estados que han empezado el proceso gradual de regresar a la normalidad de antes— enfrentan un riesgo más alto de hospitalización, y hasta muerte, a causa de la COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, debido a la edad (65 años o más) o una enfermedad subyacente. En Florida, donde algunas playas se han vuelto abrir al público, el porcentaje de adultos que tienen riesgo de complicaciones serias es de más del 42%. El promedio nacional es del 37.6%.

Porcentaje de adultos de 18 años o más con un riesgo más alto de sufrir una enfermedad grave al contraer el coronavirus

"Es un gran desafío descifrar cómo 'reabrir' y cuándo, pero hay mucho en juego, particularmente para quienes tienen un alto riesgo de enfermedades graves", explica Robert H. Shmerling, un reumatólogo en el Centro Médico Beth Israel Deaconess y profesor auxiliar de medicina en la Facultad de Medicina de Harvard en Boston. Y flexibilizar las órdenes de permanecer en el hogar y las pautas de distanciamiento social demasiado temprano en áreas con poblaciones de alto riesgo podría llevar a un aumento de tasas de infección entre aquellos que son menos capaces de combatir la enfermedad.

La COVID-19 puede ser un problema para más de 90 millones de adultos

La mayoría de las personas que se enferman con la COVID-19 experimentan síntomas leves de fiebre, tos y dificultad respiratoria, y pueden recuperarse en el hogar. Sin embargo, a veces estos síntomas empeoran y pueden poner en peligro la vida. Y los expertos en salud pública dicen que los adultos mayores y las personas con enfermedades crónicas son más propensos a experimentar síntomas severos si contraen la enfermedad.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


En EE.UU., 92.6 millones de personas —o más de un tercio de la población adulta— tienen más de 65 años o padecen enfermedad cardíaca, diabetes, enfermedad pulmonar, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (COPD), asma u obesidad.

No existe una sola razón por la cual estas enfermedades puedan causar enfermedades graves a causa de la COVID-19, señala Shmerling, pero hay varias posibles explicaciones. Los adultos mayores, por ejemplo, tienden a tener menos reservas fisiológicas, o la capacidad de "recuperarse del daño causado por una enfermedad de la manera en que solía hacerlo", explica. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades indican que en Estados Unidos, 8 de cada 10 muertes causadas por la COVID-19 han sido de adultos mayores de 65 años.

10 poblaciones estatales con el mayor riesgo de casos severos de COVID-19

  • Virginia Occidental, 49.3%
  • Kentucky, 43.6%
  • Arkansas, 43.5%
  • Alabama, 43.1%
  • Maine, 42.5%
  • Misisipi, 42.5%
  • Florida, 42.1%
  • Luisiana, 42.1%
  • Tennessee, 41.6%
  • Carolina del Sur, 41.4%

También está el aumento de las exigencias sobre los órganos durante la enfermedad. Por ejemplo, el corazón tiene que trabajar más duro cuando una persona tiene fiebre o está deshidratada, dice Shmerling. Esto puede ser especialmente difícil para alguien que ya tiene daños en los órganos.

Virginia Occidental tiene el mayor porcentaje de adultos con alto riesgo de complicaciones a causa de la COVID-19; el 49.3% de la población del estado es más propensa a enfermarse gravemente si contrae el virus. Kentucky está en el segundo lugar; un 43.6% de su población adulta tiene un alto riesgo de enfermarse de gravedad. Utah tiene el menor porcentaje de adultos de alto riesgo, un 30%.

El recuento de 92.6 millones de adultos de alto riesgo no incluye a los que viven en hogares de ancianos, informa la vicepresidenta sénior de la KFF, Tricia Neuman. Esta población también es más vulnerable a peores resultados por una infección de coronavirus, según los CDC. Los datos de los CDC indican que alrededor de 1.3 millones de personas en el país viven en hogares de ancianos; unas 800,000 adicionales viven en comunidades residenciales de cuidados.

"Así que, de alguna manera, [los datos presentados en el informe de la KFF] subestiman la población de riesgo, porque sabemos que la COVID-19 se propaga como el fuego en los hogares de ancianos. Y cuando una persona se infecta, es difícil evitar que las demás se infecten", dice Neuman. Otra preocupación, menciona, es que "muchos de estos hogares de ancianos y centros de vida asistida aún no tienen suficiente capacidad para realizar pruebas y no cuentan con el PPE (equipo de protección personal) en el lugar. Tampoco conocen las mejores prácticas cuando se trata de decidir a dónde mover a pacientes o cómo trasladarlos cuando se enferman, o cómo proteger al personal y a los demás residentes".

Es importante destacar que las personas con sistemas inmunitarios comprometidos, incluidas las que están en tratamiento para el cáncer, también tienen un mayor riesgo de enfermedades graves a causa de la COVID-19.

Consejos para personas de alto riesgo

Los expertos enfatizan que es crucial que todos se laven las manos con regularidad, permanezcan en su hogar tanto como sea posible y mantengan al menos 6 pies de distancia entre ellos y los demás. Pero para las personas de alto riesgo de enfermedades graves, "también es importante atender las enfermedades que tienen", dice Shmerling.

Si tienes diabetes, "ahora es el momento de ser más estricto al no omitir dosis de medicamentos ni desviarte de la dieta", sugiere Shmerling. Recuerda: mantente en contacto con tu médico por teléfono o videollamadas, y asegúrate de tener "un suministro amplio de tus medicamentos". Por último, no olvides dejarles saber a tus amigos y familiares si te sientes enfermo o si necesitas comida u otras provisiones, agrega.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO