Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Cómo mantener tu hogar saludable antes, durante y después de las visitas del cuidador

Consejos de expertos sobre la desinfección de superficies, el distanciamiento, las entregas y más.

Una mujer limpiando una habitación

GETTY IMAGES

In English | Para aquellos que vivan en casa y que necesiten la ayuda de auxiliares de cuidados en el hogar y otros cuidadores, mantenerse a distancia de otras personas para evitar el coronavirus puede no ser una opción. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ahora recomiendan el uso de mascarillas cuando sea difícil mantener el distanciamiento social. A menudo ese el caso en situaciones de cuidado en las que es difícil permanecer a seis pies de distancia. Les pedimos a algunos expertos en salud e higiene otros consejos sobre cómo puedes mantenerte saludable antes, durante y después de las visitas de auxiliares y otros cuidadores en el hogar. Algunas respuestas se han editado por su extensión o para mayor claridad.

Los expertos:

• K.C. Rondello, epidemiólogo especializado en desastres y profesor clínico adjunto en la Facultad de Enfermería y Salud Pública de Adelphi University

• Carl Fichtenbaum, médico internista especializado en enfermedades infecciosas y profesor de medicina clínica en la Facultad de Medicina de University of Cincinnati

• Brandon Brown, profesor adjunto e investigador especializado en enfermedades infecciosas en University of California Riverside

• Brian Sansoni, vicepresidente sénior de comunicaciones de American Cleaning Institute

Antes de la visita del cuidador

Rondello: Todo el mundo da por hecho que su hogar es un lugar seguro, que está protegido. Nuestro hogar debería ser un santuario que nos proteja del mundo exterior, y en plena pandemia, ese refugio debe también protegernos de los peligros biológicos. Por ese motivo, debemos hacer todo lo posible por mantener la seguridad del hogar. Esto comienza al limitar el número de personas que entran y salen, así como el número de veces que lo hacen. Sin embargo, hay algunos servicios esenciales que deben realizarse en el hogar, como la prestación de cuidados.

Nuestro hogar debería ser un santuario que nos proteja del mundo exterior, y en plena pandemia, ese refugio debe también protegernos de los peligros biológicos.

K.C. Rondello

Fichtenbaum: Los adultos mayores deben primero comprobar si la empresa de cuidado en el hogar de su cuidador o auxiliar tiene una política de evaluar cada día a su personal para detectar síntomas de COVID-19 o de exposición al virus antes de su visita. Si has contratado a alguien directamente, llámalo el día antes y pregúntale si tiene síntomas como fiebre, tos, estornudos o secreción nasal. Pregúntale si ha estado expuesto a alguien con COVID-19 en las últimas dos semanas. Si responde que sí a cualquier de estas preguntas, probablemente sea mejor anular la visita. Siempre que llegue el cuidador, asegúrate de que se lave bien las manos durante 30 segundos con agua y jabón antes de brindar cualquier tipo de cuidado. Recuérdale que no se toque la cara, la boca, la nariz o los ojos mientras esté en el hogar.

Siempre que llegue el cuidador, asegúrate de que se lave bien las manos durante 30 segundos con agua y jabón antes de brindar cualquier tipo de cuidado. 

Carl Fichtenbaum

Rondello: En cierta medida, se trata de un juego de números. Es casi imposible eliminar totalmente tu riesgo, así que la mejor alternativa es reducir el riesgo lo más posible. Cada vez que alguien del exterior entra a tu hogar, el riesgo aumenta ligeramente. No es necesario que vivas como un ermitaño y evites el contacto humano, pero sí debes tomar decisiones inteligentes.

Durante la visita del cuidador:

Rondello: El cuidador debe usar guantes alrededor del paciente, y tanto el paciente como el cuidador deben cubrirse la boca al toser o estornudar (y después volver a lavarse las manos). Para aquellas responsabilidades que no requieran estar cerca de otras personas, como lavar la ropa o preparar comidas, se aplican las reglas de distanciamiento social. Por ejemplo, el cuidador y el paciente deben mantener seis pies de distancia entre sí.

Brown: El cuidador debe intentar tocar la menor cantidad de superficies posible. Puede que no sea posible mantener el distanciamiento físico y evitar tocar superficies en situaciones en las que las actividades incluyan vestir, lavar o ayudar a hacer ejercicio a las personas mayores. En tal caso, se debe usar equipo de protección personal (PPE) como guantes y mascarillas. Además, el cuidador debe preguntarle al adulto mayor si este siente síntomas del virus y proporcionarle una hoja laminada con una lista de los síntomas, un número de teléfono al que pueda llamar y otra información importante. Es conveniente que tenga un termómetro para que pueda tomar la temperatura y saber si tiene fiebre. Pregúntale también si tiene suficiente papel higiénico, y si tiene problemas de movilidad debe disponer de desinfectante para manos.

El cuidador debe preguntarle al adulto mayor si este siente síntomas del virus y proporcionarle una hoja laminada con una lista de los síntomas, un número de teléfono al que pueda llamar y otra información importante.

Brandon Brown

Sansoni: Si el cuidador cuida de una persona diagnosticada con la enfermedad de Alzheimer o que muestre síntomas de dicha enfermedad u otro tipo de demencia, dicho cuidador debe encargarse de toda la limpieza y debe almacenar todos los productos de limpieza, incluidos los paquetes de detergente líquido, en un lugar elevado, fuera de la vista y bajo llave en un armario o gabinete, cuando no se estén utilizando.

Como precaución adicional, si el cuidador recoge paquetes o el correo, es recomendable que esa persona abra el paquete y se deshaga del embalaje fuera del hogar y se lave las manos inmediatamente después de manipular el paquete.

Después de la visita del cuidador

Sansoni: Se recomienda que los adultos mayores limpien y desinfecten las superficies que el visitante haya tocado si son áreas que el paciente también toca a menudo. Esto incluye objetos como mesas, sillas con respaldo duro, picaportes, interruptores de luz, controles remotos y manijas (de las cuales hay muchas) como la del refrigerador, los gabinetes, el inodoro y el fregadero. Siempre debes seguir las instrucciones de la etiqueta de cualquier producto de limpieza que utilices.

Se recomienda que los adultos mayores limpien y desinfecten las superficies que el visitante haya tocado si son áreas que el paciente también toca a menudo.

Brian Sansoni

Rondello: Las toallitas antimicrobianas son una buena opción si están disponibles o si no puedes usar otro tipo de desinfectante doméstico (asegúrate de seguir las instrucciones de la etiqueta). También puedes usar lejía de uso doméstico en una solución de un tercio de taza por cada galón de agua. No olvides dejar la solución durante un minuto antes de retirarla con un paño, y asegúrate de usar guantes y que la habitación esté bien ventilada.

Si traes ropa o sábanas sucias del exterior, no las sacudas. Usa el ciclo más caliente de la lavadora que sea apropiado para lavar la ropa y asegúrate de secarla por completo.

No es necesario tomar medidas extremas como dejar las compras en el porche durante tres días antes de traerlas dentro del hogar. Sin embargo, limpiar los frascos de medicamentos, los recipientes de comida y otros envases sí es razonable. Una vez que hayas hecho esto y desinfectado los envases, lávate las manos antes de tomar medicamentos, preparar alimentos o comer.

5 pasos para desinfectar superficies

1. Haz una limpieza preliminar de las superficies con agua y jabón antes de desinfectarlas para eliminar el exceso de suciedad y residuos.

2. Utiliza el rociador desinfectante o la toallita según se indique.

3. Después de desinfectar, deja que la superficie se seque al aire, asegurándote de que permanezca húmeda todo el tiempo recomendado en la etiqueta del producto. Esto es fundamental para asegurar la eliminación adecuada de los gérmenes o el virus.

4. Si desinfectas juguetes o superficies que entren en contacto con alimentos, enjuágalos con agua una vez que se hayan secado al aire.

5. Si utilizas una toallita desinfectante, tírala después de usarla. No tires al inodoro productos que no sean desechables.

Fuente: American Cleaning Institute

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.