Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Lo que los pacientes de EPOC deben saber sobre la COVID-19

Desde el manejo de los factores de riesgo hasta por qué no debes confiar en un oxímetro de pulso.

Ilustración de una persona donde se destacan los pulmones

GETTY IMAGES

In English | Los pulmones son la "zona cero" para la COVID-19, lo que hace de las enfermedades respiratorias subyacentes una gran preocupación.

En particular, con el caso de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), ocurren cambios irreversibles en las estrechas vías aéreas y alvéolos, los diminutos sacos de aire al final de las ramificaciones desde donde el oxígeno es llevado al organismo y los desechos y el dióxido de carbono se eliminan. Como resultado de estos cambios, la cantidad de sacos de aire se reducen marcadamente, lo que hace potencialmente que los efectos del coronavirus se agraven.

En casos severos de COVID-19, se desarrolla una neumonía irregular y difusa que causa que los sacos de aire se llenen de fluido y evita que el oxígeno llegue al cuerpo. "Si, debido a la EPOC, ya hay un número menor de sacos de aire, el problema se complica y aumentan las probabilidades de fallo respiratorio y la necesidad de respiración asistida a través de un ventilador", dice el doctor Neil Schachter, profesor especializado en medicina pulmonar en la Facultad de Medicina Icahn de Mount Sinai Health System en la ciudad de Nueva York.

 "Una razón por la que nos preocupan los pacientes con EPOC durante esta pandemia es que, al ya tener problemas debido a niveles de oxigenación bajos, el virus los puede empeorar al potencialmente llevar el oxígeno a niveles mortalmente bajos", añade el doctor Christopher Worsham, neumólogo e intensivista en la Facultad de Medicina de Harvard, en Boston.

Un nuevo estudio ayuda a cuantificar el riesgo adicional debido a la EPOC

Una nueva revisión de estudios publicados en la revista médica Respiratory Medicine mostró que los pacientes de EPOC tienen un riesgo cinco veces mayor de sufrir infecciones severas a causa de la COVID-19; el tipo de complicación que hace que los pacientes terminen en las unidades de cuidado intensivo y en ventiladores. Los pacientes de EPOC también tienden a ser mayores y tener otras enfermedades que aumentan el riesgo de deterioro al sufrir COVID-19.

Los pacientes de EPOC pueden también tener un mayor riesgo de contagiarse con la enfermedad, en primer lugar, dice Schachter. Fumar, que a menudo precede a la EPOC, y la EPOC por sí sola, se conocen como factores que aumentan el número de enzimas convertidoras de angiotensinas (ECA); las estructuras en la superficie de las células en las vías respiratorias, en las que el virus de la COVID se adhiere y penetra.

Ilustración del cuerpo humano y sus órganos

GETTY IMAGES

El coronavirus en el organismo

Infórmate más sobre los efectos de la COVD-19 en los órganos y las enfermedades preexistentes.

Protégete al seguir estos pasos

Es por todo esto que los expertos dicen que los pacientes de EPOC deben ser especialmente diligentes en evitar la exposición al virus. "Ofrecemos el mismo consejo que les daríamos a las personas con problemas pulmonares crónicos cuando hay mala calidad del aire en ciertos días, como el período muy húmedo del verano: quédense en el interior lo más posible", dice el doctor Jonathan Parsons, neumólogo y profesor adjunto de Medicina Interna en el Wexner Medical Center de Ohio State University. Durante este tiempo, el distanciamiento físico, la buena higiene de las manos y utilizar una mascarilla también es crítico.

También es más importante que nunca manejar tu situación de salud. "Esto incluye las vacunas contra la gripe y el neumococo, y el tratamiento de obstrucciones de las vías respiratorias con medicamentos broncodilatadores y antiinflamatorios adecuados, así como el uso de oxígeno según lo indique tu médico", añade Schachter.

Si los síntomas de EPOC empeoran, busca ayuda de inmediato. "Algunas personas, por miedo al contagio por COVID-19, ignoran o minimizan sus síntomas y descartan la opción de buscar atención médica en persona cuando realmente la necesitan", dice el doctor Benjamin J. Seides, director de neumología intervencionista en Northwestern Medicine Central DuPage Hospital. "Hemos visto un aumento en pacientes que presentan problemas no relacionados con la COVID-19 y que han esperado mucho más tiempo de lo normal para acudir al hospital, lo que ha hecho más difícil manejar su situación".

Si desarrollas síntomas similares a los de la gripe, dificultad para respirar y notas un color azulado o púrpura en tus labios o en las puntas de los dedos, llama al médico de inmediato, aconseja Worsham. Lo mismo sucede si usas oxígeno en tu hogar y te das cuenta de que necesitas más oxígeno que el usual.

Y no dependas de los oxímetros de pulso que compras en las tiendas —los aparatitos que colocas sobre la punta de tus dedos para medir los niveles de oxigenación— para evaluar la salud de tus pulmones. "Pueden ser muy inexactos y darte un falso sentido de seguridad", añade Worshram. "Nuevamente, lo mejor que puedes hacer si tienes preocupación con tu respiración u oxígeno es llamar a la oficina del médico".

Si te contagias con COVID-19, mantén en mente que la mayoría de los pacientes, incluidos aquellos con EPOC, sobreviven. "Cada día nuestro manejo de estos pacientes mejora", dice Seides.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.