Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Cuándo realmente debes ir a la sala de emergencias

Síntomas que no puedes ignorar aunque te preocupe la COVID-19.

Una mujer sentada en su cama con dolor abdominal

GETTY IMAGES

In English | En las últimas semanas, han surgido cada vez más ejemplos de consecuencias trágicas de personas que postergaron la visita a la sala de emergencias por temor a contraer COVID-19. Una encuesta nacional del American College of Emergency Physicians (ACEP) (en inglés) publicada esta semana muestra la magnitud de la preocupación que se ha apoderado de los pacientes mayores en particular: casi un tercio de las personas mayores de 50 dijeron que habían postergado o evitado buscar atención médica por temor a contraer COVID-19. Lamentablemente, el resultado final de retrasar la atención médica puede ser devastador.

Empaca un bolso para la sala de emergencias

Si tuvieras que ir al hospital, los médicos sugieren que empaques un bolso con lo siguiente:

  • una lista de tus medicamentos recetados, suplementos y alergias
  • una lista de tus contactos de emergencia
  • una orden médica portable (que va contigo), conocida también como "Physician Orders for Life-Sustaining Treatment" (POLST, Órdenes para médicos sobre los tratamientos de soporte vital), que le indica a tu médico qué tratamientos deseas en caso de una emergencia médica, y una directiva anticipada
  • tu teléfono celular
  • un cargador para tu teléfono
  • un cambio de ropa

"El otro día un señor de unos 50 años llegó a la sala de emergencias muriéndose por un ataque cardíaco", comenta Avir Mitra, médico de medicina de emergencia del Mount Sinai Hospital en la ciudad de Nueva York y portavoz del ACEP. "Había tenido síntomas tres o cuatro días antes de venir a la sala de emergencias. Logró salir adelante, pero nos costó mantenerlo vivo".

Sin embargo, otras personas no sobreviven si retrasan el tratamiento. "Hubo un aumento en las llamadas al 911 de personas que, en última instancia, fueron halladas sin vida en sus hogares por haber ignorado los síntomas", dice Benjamin Lebwohl, gastroenterólogo de NewYork-Presbyterian y Columbia University Irving Medical Center, en la ciudad de Nueva York.

Los expertos médicos recalcan que no hay que tenerle miedo a la sala de emergencias. Casi todos los hospitales separaron los pacientes de coronavirus de aquellos que padecen otras afecciones. En muchos centros médicos hay áreas diferentes en la sala de emergencias, las unidades de cuidados intensivos, los quirófanos y las salas de cateterismo cardíaco para personas con y sin COVID-19, explica Athena Poppas, jefa de cardiología y profesora de Medicina de la Facultad de Medicina Alpert de Brown University; directora del Lifespan Cardiovascular Institute en los hospitales Rhode Island, Miriam y Newport; y presidenta del American College of Cardiology.

Los médicos aconsejan llamar inmediatamente al 911, ahora o en cualquier momento, si tienes los siguientes síntomas potencialmente mortales.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Molestia en el pecho, náuseas, dificultad para respirar o mareos

Los síntomas de un ataque cardíaco —en el que hay una obstrucción o flujo sanguíneo reducido en una arteria, lo que priva al órgano de oxígeno— pueden ser sutiles y, con frecuencia, difieren en los hombres y en las mujeres. Los signos clásicos incluyen molestia aplastante, opresión o sensación de compresión en el pecho que puede propagarse hacia el cuello, los brazos y la mandíbula. La molestia puede confundirse con la indigestión.

Estos síntomas suelen ocurrir junto con dificultades para respirar, sudoración, náuseas y mareos. Las mujeres pueden sentir menos molestia en el pecho que los hombres, pero quizás tengan náuseas y falta de aliento. Si tienes cualquiera de estos síntomas durante más de 10 a 20 minutos, llama al 911. "Por cada hora que demoras la atención médica, acortas las probabilidades de que el músculo cardíaco sobreviva", advierte Poppas.

Postergar el tratamiento puede conducir a la muerte o al daño cardíaco permanente e insuficiencia cardíaca, en la que el órgano no puede bombear suficiente sangre por el cuerpo, lo cual causa fatiga y dificultad para respirar.

Ese fue el caso de una paciente de 75 años que no se atrevía a visitar el hospital cerca de su casa en Rhode Island por temor a la COVID-19. Por consiguiente, le sobrevino la insuficiencia cardíaca. "Su calidad de vida ha desmejorado y tiene una expectativa de vida más corta", comenta Poppas.

En otros casos, esperar demasiado significa que ciertos tratamientos no surtirán efecto. Poppas recuerda que un paciente de unos 50 años con ataque cardíaco esperó casi un día para ir a la sala de emergencias, lo que le costó la oportunidad de que lo trataran con una endoprótesis vascular (estent) para abrirle las arterias bloqueadas. Por consiguiente, sufrió daño cardíaco y ahora debe tomar medicamentos para prevenir otro ataque cardíaco.

Entumecimiento o parálisis de la cara, debilidad en los brazos y dificultad para hablar

Las visitas a las salas de emergencia por derrame cerebral—que ocurren cuando un coágulo de sangre bloquea el flujo sanguíneo en el cerebro o por la ruptura de un vaso sanguíneo— han caído entre un 20 y un 30% desde el comienzo de la pandemia, comenta el Dr. Ralph L. Sacco, jefe del servicio de neurología de Jackson Memorial Hospital en Miami y expresidente de la American Academy of Neurology.

La gente que sufre miniderrames cerebrales o ataques isquémicos transitorios, que es una breve interrupción del flujo sanguíneo al cerebro, suelen evitar la sala de emergencias porque los síntomas son fugaces. Es posible que tengan entumecimiento o parálisis de la cara, debilidad en los brazos y dificultad para hablar durante una hora como máximo, y luego los síntomas desaparecen. Pero los que padecen un ataque isquémico transitorio corren el riesgo de un derrame cerebral severo y potencialmente mortal dentro de las 48 horas. "Si tenemos la oportunidad de realizar estudios de imágenes del cerebro para determinar la causa del ataque isquémico transitorio, entonces podremos prescribir el tratamiento adecuado para prevenir un derrame cerebral grave", explica Sacco. Las consecuencias posibles de un derrame cerebral incluyen discapacidad, tal como problemas para hablar, tragar y caminar, así como la muerte.

Los signos de un derrame cerebral grave incluyen entumecimiento repentino, en especial en una parte del cuerpo; confusión repentina y dificultad repentina para caminar o para ver. Es de suma importancia recibir tratamiento inmediato porque "cada minuto cuenta", enfatiza Sacco. Si un paciente llega a la sala de emergencias después de cuatro horas y media, no lo podemos tratar con un medicamento para disolver coágulos, que se receta para el tipo más común de derrame cerebral.


dynamic a logo mark for a a r p

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Dolor abdominal serio y repentino

Si sientes dolor abdominal que te sobreviene repentinamente y empeora, es posible que tengas una afección grave que debe tratarse de inmediato. Las causas más comunes son apendicitis, diverticulitis, pancreatitis o colecistitis (vesícula biliar inflamada). Al principio, el dolor puede aparecer en una zona determinada, como la parte inferior izquierda del abdomen en el caso de la diverticulitis. Sin embargo, con el tiempo, la molestia puede irradiarse por todo el abdomen.

La falta de tratamiento de estas afecciones puede producir la perforación del tracto gastrointestinal. "Es posible que la inflamación cause un desgarro en el revestimiento de los órganos afectados por esos trastornos", explica Lebwohl. "El desgarro permite que las bacterias se filtren hacia la cavidad abdominal, provocando una infección potencialmente mortal que puede propagarse a otras partes del cuerpo". Si no estás seguro de la gravedad de tu dolor, contacta a tu médico para fijar una cita de telesalud antes de dirigirte a la sala de emergencias.

Confusión, fiebre leve o necesidad de orinar

Probablemente conozcas los signos clásicos de una infección de las vías urinarias: necesidad imperiosa y frecuente de orinar, sensación de ardor al orinar, sangre en la orina, fiebre leve y dolor arriba del hueso púbico. Pero a medida que envejeces, los síntomas no son tan definidos. "La gente mayor de 70 años puede no tener la necesidad constante de orinar", señala Mitra. "Pueden sentir un malestar general y más confusión". Efectivamente, una de las causas más comunes de la confusión en las personas mayores de 65 años es una infección de las vías urinarias, explica Jennifer Stankus, doctora de emergencia en Madigan Army Medical Center, en Tacoma, Washington.

Aunque esta infección bacteriana parece benigna, puede tornarse grave. Si no se trata, la infección de las vías urinarias puede progresar de la vejiga al riñón y de ahí al torrente sanguíneo. Es una causa principal de muerte en los hospitales, explica Mitra.

Una paciente anciana en Washington con síntomas de infección de las vías urinarias esperó unas semanas antes de tratarse. Para cuando llegó al hospital, la infección se había propagado a otras partes del cuerpo y se le había manifestado la septicemia. Por consiguiente, tuvo que permanecer mucho tiempo en la unidad de cuidados intensivos, dice Stankus. "La mayoría de las personas mayores tienen otros problemas de salud, como diabetes o enfermedades cardíacas, y la septicemia puede empeorar esas afecciones", explica ella.

Grandes cantidades de sangre en las heces

Ver sangre en las heces puede ser alarmante, pero no siempre indica que hay una emergencia. Las hemorroides, por ejemplo, pueden causar sangrado leve sin que sea necesario ir a la sala de emergencias, comenta Lebwohl. Por otra parte, la cantidad grande de sangre exige la evaluación inmediata ya que puede indicar la presencia de una úlcera péptica (llaga abierta en el revestimiento del estómago o intestino delgado) o de diverticulosis, afección en la que aparecen pequeños sacos en la pared del colon. La sangre puede ser roja o tener el aspecto de heces líquidas negras y alquitranosas.

"El sangrado intenso puede provocar una caída en el recuento sanguíneo que es peligroso para el corazón", advierte Lebwohl. "También puede causar deshidratación y una baja en la presión arterial". Con el sangrado intenso es más probable que necesites una transfusión, comenta Mitra. En la cita de telesalud dile al médico cuáles son tus síntomas antes de ir a la sala de emergencia.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO