Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

El coronavirus puede afectar tu cerebro

Los médicos ven derrames cerebrales, convulsiones, pérdida del olfato y otros síntomas neurológicos en pacientes con el virus.

Ilustración de un cerebro humano

GETTY IMAGES

In English | Babak Navi, el jefe de la División de Accidentes Cardiovasculares y Neurología Hospitalaria de Weill Cornell Medicine y neurólogo del New York-Presbyterian, ha estado trabajando en la primera línea de la pandemia de coronavirus en la ciudad de Nueva York durante varias semanas. Y durante ese tiempo, ha notado un patrón preocupante de síntomas más allá de la dificultad respiratoria en pacientes con COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus.

Algunos han tenido derrames cerebrales; otros, convulsiones. Otros se encuentran con velocidades de procesamiento cognitivo más lentas de lo normal. ¿El común denominador entre estos pacientes con la COVID-19? Todo indica que hay alteraciones en el sistema nervioso.


Lo que necesitas saber sobre Medicare lo encuentras en aarp.org/MiMedicare


A medida que la cantidad de casos de coronavirus continúa en aumento, los expertos aprenden cada vez más sobre el virus y la enfermedad que causa. Y una cantidad cada vez mayor de informes de hospitales de todo el mundo muestran que en algunos pacientes, la enfermedad puede dañar algo más que los pulmones. También puede dañar el cerebro.

Un estudio en JAMA Neurology (en inglés) encontró que más del 36% de 214 pacientes en Wuhan, China, tuvieron síntomas neurológicos durante el curso de la COVID-19. Los mareos y el dolor de cabeza se encontraban entre los síntomas más comunes enumerados; también se informó de casos de derrames cerebrales y de pérdida del gusto y el olfato. En otros relatos publicados se documenta una prevalencia más elevada que la habitual en los pacientes de COVID-19 del síndrome de Guillain-Barré, un padecimiento que puede provocar parálisis temporal, además de casos de confusión y agitación grave.

“Creo que a estas alturas, diría que sabemos que algo" está sucediendo en lo que se refiere a la COVID-19 y el cerebro, afirma Sherry Chou, profesora adjunta de Medicina de Cuidados Críticos, Neurología y Neurocirugía en University of Pittsburgh. “Pero no sabemos lo suficiente”.

Ilustración del cuerpo humano y sus órganos

GETTY IMAGES

El coronavirus en el organismo

Infórmate más sobre los efectos de la COVD-19 en los órganos y las enfermedades preexistentes.

'Terreno incierto'

Entre las preguntas más apremiantes que tiene en mente —ella y los expertos de todo el mundo— están por qué y cómo el nuevo coronavirus produce síntomas neurológicos en algunos pacientes. ¿Apunta directamente al sistema nervioso? ¿O es el cerebro simplemente una víctima de la reacción del cuerpo a la infección?

“Estamos realmente en terreno incierto”, dice Chou, señalando que la mayor parte de lo que sabemos sobre cómo el virus ataca el cuerpo todavía es anecdótico, debido a la novedad y al actual enfoque en el cuidado y la contención. Sin embargo, tiene la esperanza de que la brecha en el conocimiento se reduzca pronto. Encabeza un consorcio de investigación de médicos y científicos de todo el mundo para comprender mejor el impacto del virus en el cerebro y el sistema nervioso.

“Tenemos que averiguar tan rápido como podamos, y con tanta precisión como podamos, cuán grande es el problema, con qué frecuencia sucede y a quién afecta”, agrega Chou.

El virus contra el sistema inmunológico

Una teoría que circula en las comunidades científicas y médicas es que el virus puede entrar en el sistema nervioso a través del bulbo olfativo, que se encuentra justo encima de la cavidad nasal y transmite información de la nariz al cerebro. Esto explicaría por qué muchas personas con la COVID-19 reportan una pérdida del olfato o del gusto, signos de enfermedad que los CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) recientemente agregaron a su lista de síntomas de la COVID-19.

“Es una teoría que suena bien”, dice Chou, en especial si se considera que “sabemos que el coronavirus vive en la nariz”. (Las pruebas de virus se realizan a menudo mediante un hisopo nasal). Pero “actualmente no hay ninguna prueba de ello en absoluto”, agrega.

Otro pensamiento es que la reacción del cuerpo a la infección es lo que causa el daño al sistema nervioso en algunas personas con COVID-19. A veces, cuando el cuerpo combate una infección, “no es la infección en sí misma la que daña el cerebro y los nervios, sino la respuesta del cuerpo para intentar combatir esa infección”, explica Chou. Y esa respuesta “te puede dañar el cerebro y los nervios por error, casi”. Piensa en esto como “fuego amistoso”, dice Chou.

Este tipo de reacción no es exclusivo de la COVID-19. Cuando el cuerpo combate el virus que causa la gripe, por ejemplo, una respuesta inmunológica puede desencadenar mareos y dolores de cabeza, explica Igor Koralnik, profesor de Neurología de la Facultad de Medicina Feinberg de Northwestern University. El dolor de cabeza es otro síntoma neurológico posible de la COVID-19 indicado por los CDC.

Debido a que la dificultad para respirar es común entre las personas con casos moderados a graves de COVID-19, Koralnik señala la posibilidad de que una infección primaria pueda tener lugar en el tronco cerebral, en particular en la parte que alberga los centros respiratorios y controla la respiración. Una infección en esta parte del sistema nervioso “podría empeorar aún más la insuficiencia respiratoria del paciente, si fuera el caso”, explica Koralnik.

“Así que no queda claro si se trata de una infección directa por el virus o si es secundaria a la inflamación sistémica que [un paciente puede tener] debido a una respuesta inmunológica desregulada al virus”, agrega.


dynamic a logo mark for a a r p

Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Las lesiones en el cerebro y el sistema nervioso también podrían ser el resultado de un efecto de cascada por la pérdida de oxígeno de los pulmones dañados que lleva a la insuficiencia de órganos multisistémicos, afirman los expertos. “El proceso general de estar críticamente enfermo” también puede jugar un papel en el desarrollo de complicaciones neurológicas, dice Navi.

Los coágulos de sangre en los pacientes con COVID-19 aumentan el riesgo de sufrir un derrame cerebral.

Alex Spyropoulos, internista y profesor de Medicina en la Facultad de Medicina Donald y Barbara Zucker de Hofstra/Northwell, ha estado estudiando a personas con trastornos de coagulación de la sangre “durante un cuarto de siglo” y dice que la COVID-19 es una de las enfermedades que más coágulos causa.

“El riesgo de coágulos de sangre es entre tres y seis veces mayor de lo que estamos acostumbrados a ver”, explica Spyropoulos. “Así que nos tiene a todos en la comunidad académica un poco confundidos, porque es una de las enfermedades más agresivas con respecto a los coágulos de sangre”.

Estos coágulos de sangre pueden llevar a problemas de salud que ponen en peligro la vida de las personas con COVID-19, incluidos los derrames cerebrales. Los primeros datos de China y Singapur pusieron de relieve esta complicación, y ahora, una cantidad cada vez mayor de hospitales de Estados Unidos están empezando a ver y estudiar este fenómeno.

Al igual que con otros eventos neurológicos, los expertos son incapaces de señalar la causa exacta de los derrames cerebrales en los pacientes con coronavirus. Navi especula que algunos podrían estar desencadenados por los efectos de la COVID-19 en el sistema de coagulación del cuerpo, mientras que otros podrían deberse a la gravedad de la enfermedad, ya que “las enfermedades críticas y las infecciones graves predisponen” a una persona a sufrir un derrame.

La edad avanzada y las enfermedades subyacentes también pueden estar en juego. Ambas aumentan el riesgo de sufrir un derrame, según los CDC. Esta población también tiene más probabilidades de sufrir una enfermedad grave a causa de una infección por coronavirus.

“Así que es una combinación de muchas cosas. Pero sabemos que los pacientes con enfermedades cardiovasculares subyacentes y los pacientes con enfermedades tromboembólicas subyacentes, que es muy relevante para la población de Medicare, son pacientes con un riesgo muy alto" de problemas de coágulos sanguíneos que podrían provocar un derrame cerebral, dice Spyropoulos.

Si tienes problemas de coagulación, lo mejor que puedes hacer mientras se sigue propagando el coronavirus es tomar tu medicamento anticoagulante, según indicado, subraya Spyropoulos. Y si tienes síntomas de un coágulo de sangre (dolor, enrojecimiento, hinchazón) o de un derrame cerebral (confusión, mareo, entumecimiento), “tómalo muy en serio y ve directo a la sala de emergencias”, recomienda Spyropoulos. Lo mismo ocurre con el dolor de pecho y la dificultad para respirar, lo que podría indicar un coágulo en los pulmones, otra complicación que los expertos ven en los pacientes de COVID-19.

Más información sobre los impactos a largo plazo

No está claro si el impacto de la COVID-19 en el sistema nervioso tiene algún efecto a largo plazo en la salud del cerebro, pero es algo que los investigadores esperan comprender mejor. Algunas complicaciones parecen ser “más transitorias” que otras, como la pérdida del olfato, dice Koralnik, de Northwestern. Otros eventos neurológicos, incluidos los derrames cerebrales, pueden dejar un daño más permanente.

Chou está supervisando un estudio que busca captar “una imagen más completa de lo que ocurre exactamente” entre el virus y el sistema nervioso en pacientes hospitalizados con COVID-19. Las fases posteriores de la investigación seguirán a los pacientes que se han recuperado de la enfermedad para aprender más sobre cualquier problema neurológico a largo plazo.

A medida que aparece nueva información sobre las diversas formas en que el nuevo coronavirus afecta a los humanos, Chou dice que es importante no entrar en pánico. La mayoría de las personas que presentan síntomas de COVID-19 tienen los “síntomas clásicos”, que incluyen fiebre, tos y dificultad para respirar. “Una cantidad mucho más pequeña de pacientes reporta que tal vez algo anda mal con su sistema nervioso”, agrega Chou, y los expertos aún tienen mucho más que aprender al respecto.

“Al igual que en una guerra, necesitamos armas y también reunir información. Y la ciencia es nuestra arma contra esta enfermedad”, afirma Chou.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO