Skip to content

COVID-19: La vacunación, los cheques de estímulo económico y otras noticias. Infórmate

 

Los exfumadores tienen mayor riesgo de enfermedad pulmonar obstructiva crónica

Las enfermedades crónicas de pulmón están aumentando; esto es lo que puedes hacer para minimizar los riesgos.

Ilustración de unos pulmones donde se ve un paisaje

TOMMY PEREZ

In English | Hace años que de mañana salgo a caminar por un largo rato con Susan, una amiga muy inteligente y elegante. Pero últimamente, cada vez que subimos una ladera, le falta el aliento y tenemos que aflojar el paso; a veces, nos detenemos hasta que ella recupera la energía. “Eso me pasa por haber fumado dos cajetillas al día”, se lamenta.

Susan dejó de fumar hace más de 30 años. Pero ahora, a los 67, por haber tenido ese hábito padece una enfermedad pulmonar obstructiva crónica, o EPOC. Este problema de salud se intensifica y, con el tiempo, a los enfermos les cuesta cada vez más trabajo respirar.

Entre quienes tienen 65 años o más, las enfermedades respiratorias crónicas son la tercera causa principal de muerte, por encima de los derrames cerebrales, la diabetes y hasta la enfermedad de Alzheimer. Y la EPOC aumenta significativamente la vulnerabilidad de una persona al nuevo coronavirus. La COVID-19 afecta la parte de los pulmones donde se lleva a cabo el intercambio entre el oxígeno y el dióxido de carbono. En general, los adultos mayores deberían prestar mucha atención a los consejos en evolución sobre el coronavirus que publican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Si antes fumabas o si tienes síntomas de EPOC, tómate muy en serio estas advertencias.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Ilustración tridimensional de un vapeador

TOMMY PEREZ

Los cigarrillos electrónicos no son la solución

Si fumas, es posible que pienses que vapear puede ser una alternativa. “Comparado con fumar cigarrillos, vapear es probablemente menos perjudicial”, dice Seides. “Pero vapear no es tan seguro como aspirar solo aire limpio”.

Los resultados del primer estudio a largo plazo sobre los efectos del vapeo coinciden con la opinión de Seides, pues establecen un vínculo entre los cigarrillos electrónicos y un mayor riesgo de enfermedad pulmonar crónica. En el 2013, cuando empezó la investigación, ninguno de los más de 32,000 participantes presentaba señales de enfermedad pulmonar. Pero para el 2016, quienes vapeaban corrían un riesgo un 30% mayor de padecer una enfermedad pulmonar crónica que quienes no vapeaban.

¿Qué es exactamente la EPOC?

“EPOC es un término genérico para referirse a las enfermedades respiratorias caracterizadas por la incapacidad para exhalar por completo”, explica el Dr. Benjamin J. Seides, director de Neumología Intervencionista en Northwestern Medicine Central DuPage Hospital en Winfield, Illinois. Hay dos tipos de enfermedades pulmonares obstructivas crónicas:

El enfisema, una enfermedad en la que se deterioran los sacos de aire (o alvéolos) de los pulmones y con el tiempo se destruyen, lo que causa disnea (dificultad para respirar).

La bronquitis crónica, en la que los bronquios se inflaman y producen mucha mucosidad, lo que causa tos y dificultad para respirar.

¿Cuáles son los síntomas de la EPOC?

A menudo los síntomas no aparecen hasta que la enfermedad evoluciona, pero pueden incluir:

  • falta de energía o falta de aire, en particular al hacer ejercicio
  • respiración sibilante, tos crónica y presión en el pecho
  • infecciones respiratorias frecuentes
  • coloración azulada en los labios o en las uñas de las manos
  • tos con mucha flema de los pulmones, en particular al despertarse
  • hinchazón de los pies, los tobillos o las piernas

Si padeces asma, podrías tener síntomas parecidos, entre ellos la respiración sibilante, la tos y la falta de aire. Pero con el asma, los daños en los pulmones se pueden curar. Con la EPOC, la situación es muy distinta.

¿Cómo me sucedió esto?

Cuando empiezas a fumar, aceleras el proceso de envejecimiento de los pulmones de manera significativa. “Al dejar de fumar, los pulmones regresan a su tasa normal de envejecimiento”, señala Seides. “Pero no se puede retroceder; los daños que ocurren durante la fase de fumador son irreparables”. No es una coincidencia que el 75% de las personas a quienes se les diagnostica EPOC fuman o fumaban, no solo cigarrillos sino también cigarros o pipas. Hay, además, otros factores de riesgo:

Inhalar humo de segunda mano (inhalación pasiva)

Si pasas mucho tiempo con fumadores, los daños que padeces en los pulmones pueden ser similares a los de una persona que fuma.

Exposición a gases que emanan de sustancias químicas

Podrían provenir de ciertos productos de limpieza o de belleza, alfombras nuevas, velas aromáticas, desodorizantes de ambiente y pesticidas.

Polvos

La exposición habitual en el trabajo puede ser perjudicial; esto incluye la harina en las panaderías, los cereales en las granjas y el aserrín.

Emisiones de chimeneas industriales y de tubos de escape de vehículos

Hace poco, investigadores de Carnegie Mellon University en Pittsburgh informaron que está aumentando la contaminación del aire. Durante el 2017 y el 2018 (en ambos años combinados), el deterioro de la calidad del aire se vinculó con casi 10,000 muertes adicionales por enfermedades pulmonares.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


¡Uf! ¿Cómo puedo protegerme?

Si sospechas que podrías tener problemas respiratorios, comienza por disminuir el contacto con sustancias irritantes en el medioambiente:

  • Permanece adentro con las ventanas cerradas en los días en los que se avise que hay esmog o mucho polen.
  • Evita estar expuesto al humo ambiental de tabaco.
  • Evita conducir en zonas muy congestionadas y cambia el filtro de aire de la cabina de tu automóvil por lo menos dos veces al año.
  • Por último, si fumas marihuana debido a un trastorno médico, pregúntale al médico sobre una versión comestible. El humo de la marihuana contiene muchas de las mismas sustancias químicas que se encuentran en el humo de los cigarrillos y afectan los pulmones.

¿Qué debo hacer si me cuesta trabajo respirar?

Habla primero con tu médico de atención primaria. Quizás te envíe a un médico especializado en problemas de pulmón —un neumólogo—, quien seguramente te hará una prueba sencilla conocida como espirometría para ver cómo están funcionando tus pulmones. Es posible que el médico también te pida una radiografía de tórax y una gasometría arterial (una prueba que mostrará qué tan bien tus pulmones transportan oxígeno al torrente sanguíneo y extraen de ahí dióxido de carbono).

¿Qué tratamientos hay?

“Podemos brindar alivio a pacientes que padecen EPOC de varias maneras”, dice el Dr. Javier Barreda Garcia, profesor auxiliar de Medicina Pulmonar y Atención Intensiva en la Facultad de Medicina McGovern en UTHealth en Houston. Existen varios tipos de inhaladores que relajan los músculos bronquiales y reducen la inflamación en los bronquios. Si te diagnosticaron EPOC, es probable que el médico recomiende la rehabilitación pulmonar, que es un programa de ejercicios por indicación médica para ayudar a mejorar la fuerza y la resistencia. Según tu capacidad física, incluirá aprender técnicas de respiración (incluso la respiración abdominal y la respiración con los labios fruncidos), caminar en una caminadora y realizar ejercicios sencillos, ya sea de pie o sentado en una silla. Solo en el peor de los casos, cuando el cuerpo no obtiene suficiente oxígeno para funcionar adecuadamente, el médico ordenará cierto tipo de tratamiento con oxígeno portátil.

Para los casos graves, el médico podría realizar una broncoscopia, que es un procedimiento en el que se introduce por la nariz o por la boca un tubito con una minicámara hasta los pulmones y se insertan válvulas endobronquiales. La FDA aprobó esta técnica hace poco. “Este procedimiento hace que el pulmón pueda expulsar todo el aire”, explica Garcia.

¿De qué otras maneras puedo protegerme los pulmones?

Además de no fumar, evitar los contaminantes del aire y hacer más ejercicio, la American Lung Association recomienda lo siguiente:

  • Vacunarse todos los años contra la gripe y hablar con un profesional de la salud para saber si sería apropiado ponerse la vacuna contra la neumonía.
  • Lavarse los dientes por lo menos dos veces al día y consultar al dentista cada seis meses. La buena higiene bucal puede protegerte contra los microbios en la boca que pueden causar infecciones.
  • Comer berros en vez de lechuga. Los berros secretan un compuesto, isotiocianato de fenetilo, que ayuda a bloquear la evolución del cáncer de pulmón y a aliviar la inflamación respiratoria.
  • Dormir con la cabeza algo elevada o sobre el lado izquierdo. Estas posturas pueden ayudar a prevenir la acidez crónica, que puede empeorar los síntomas de EPOC, según la Dra. MeiLan King Han, portavoz de la American Lung Association.
  • Evitar los perros calientes. Las carnes procesadas, como los fiambres, el tocino y los perros calientes, pueden empeorar los síntomas de EPOC y aumentar el riesgo de volver a ser hospitalizado debido a esta enfermedad.
  • Tomar vitamina D. Un estudio del 2018 sugiere que la vitamina D podría aumentar la fortaleza muscular de los pulmones al tiempo que reduce la respuesta inflamatoria a los patógenos respiratorios. 

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.