Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Grasa abdominal: por qué en realidad es la peor

Su proximidad a órganos vitales puede causar problemas de salud graves.

Un hombre usa una cinta de medir para medir la circunferencia de su abdomen

FREDFROESE/ISTOCK/GETTY IMAGES PLUS/GETTY IMAGES

In English | No es tu imaginación. Es probable que, seas hombre o mujer, esa banda de grasa que te dificulta cerrar la cremallera de tus jeans favoritos se expanda con la edad.

Pero aunque nadie disfruta de una llanta de repuesto, hay algo especialmente dañino sobre aumentar peso en esta área en particular. Resulta que la grasa abdominal es distinta a otras grasas, y los expertos dicen que lo que en realidad debe preocuparte es su proximidad a órganos vitales en el estómago.

Ubicada en la cavidad abdominal, esta grasa "visceral" —a diferencia de la grasa subcutánea del cuerpo, que puedes pellizcar entre tus dedos— está vinculada a varios problemas de salud.

"La grasa visceral cubre algunos de tus órganos intestinales y cuelga como un delantal de tu intestino grueso", dice el gastroenterólogo Samuel Klein, director de la División de Geriatría y Ciencia de Nutrición en la Facultad de Medicina de Washington University en St. Louis. "Está relacionada con un riesgo más alto de enfermedades metabólicas, incluidas la resistencia a la insulina, presión arterial alta, diabetes, y enfermedad cardiovascular y hepática".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Aunque los investigadores empezaron a estudiar la grasa visceral y los problemas metabólicos en los 1950, nadie prestó atención a los hallazgos hasta que la epidemia de obesidad comenzó a empeorar. En la actualidad hay cada vez más estudios que demuestran que mientras más grasa visceral tienes, mayor es tu riesgo de desarrollar enfermedades como el cáncer de mama o colorrectal.

Las personas que tienen mucha grasa abdominal profunda son casi tres veces más propensas a desarrollar demencia que las que tienen menos, según un estudio de la División de Investigación de Kaiser Permanente, que hizo seguimiento a los participantes del estudio por más de tres décadas.

Maneras en las que la grasa abdominal es perjudicial

Además de arruinar tu cintura, el problema con la grasa abdominal es que sus células producen sustancias químicas que pueden causar enfermedades. "La grasa no es solo un almacén de energía", dice Klein. "Es un órgano endocrino muy activo que produce hormonas, proteínas inflamatorias y ácidos grasos, los cuales secreta en el torrente sanguíneo".

La grasa visceral podría ser más dañina porque está más cerca de la vena porta del cuerpo, que transporta sangre de los intestinos al hígado. Las sustancias químicas que la grasa visceral produce llegan al hígado, donde pueden afectar los niveles de colesterol y otros procesos de enfermedad. "La grasa visceral podría ser muy importante en el desarrollo de la enfermedad hepática grasa, o incluso causarla", dice Klein.

Por otro lado, la grasa subcutánea en las caderas y la parte superior de los muslos y brazos se considera inofensiva. Pero estudios recientes sugieren que la grasa subcutánea que se encuentra en otras partes del cuerpo puede ser más peligrosa.

"Hay un consenso creciente de que hay tres tipos diferentes de depósitos de grasa: visceral, subcutánea en la parte inferior del cuerpo y subcutánea en la parte superior del cuerpo", dice Deborah Clegg, científica investigadora del Cedars-Sinai Diabetes and Obesity Research Institute en Los Ángeles. "La grasa subcutánea en la parte superior del cuerpo puede ser tan perjudicial como la visceral". Un ejemplo es un rollo de grasa en el torso, alrededor de la línea del sostén; la grasa en los brazos no es parte de esta grasa "superior".

Un informe a largo plazo de más de 2,300 personas demostró que un mayor volumen de grasa subcutánea en la parte superior del cuerpo está relacionado con un aumento del índice de masa corporal (IMC), presión arterial, azúcar en la sangre en ayunas y niveles de triglicéridos —un tipo de grasa peligrosa en la sangre—, al igual que una reducción del colesterol "bueno" HDL. Pero se necesitan más investigaciones para confirmar la conexión, dicen los expertos.

Evalúa tu abdomen

¿Cuánta grasa visceral estás almacenando? No hay una manera fácil de averiguarlo, pero medir tu cintura una o dos pulgadas por encima de los huesos de la cadera te dará una idea.

Las mujeres cuya cintura mida más de 35 pulgadas, y los hombres cuya cintura mida más de 40 pulgadas, podrían tener una cantidad peligrosa de grasa visceral. "Es una cifra aproximada, pero no es mala idea medir tu cintura de vez en cuando para monitorear los cambios", dice Klein.

Tu figura brinda una mejor idea de tu salud que tu tamaño en general. Las personas cuyo cuerpo tiene forma de pera tienden a tener menos riesgo que las que tienen forma de manzana (por naturaleza acumulan más grasa en el abdomen).

Las mujeres están generalmente protegidas de la grasa visceral y su daño durante sus años reproductivos, pero la disminución marcada de estrógeno en la menopausia puede resultar en una silueta menos saludable. "A medida que pasan por la menopausia, algunas mujeres almacenan más grasa en el depósito visceral, y ellas son quienes tienen un riesgo más alto de enfermedades", dice Clegg.

No necesitas ser obeso para tener problemas de salud relacionados con la grasa abdominal. Nuevos datos demuestran que las mujeres que tenían más grasa abdominal tuvieron un mayor riesgo de muerte prematura por cualquier causa que las que tenían más grasa alrededor de las caderas y muslos, incluso si su peso era normal.

Cómo atacarla

Para deshacerte de la grasa visceral, debes perder peso al comer menos y hacer ejercicio. ¿Cuál es la buena noticia? Los investigadores piensan que la grasa visceral parece ser el primer tipo de peso en irse cuando las personas pierden peso. (Al aumentar de peso, ocurre lo opuesto. Como señala Clegg, las personas tienden a aumentar el peso subcutáneo primero. Pero cuando ese "depósito" está lleno, el peso visceral aumenta).

Aunque generalmente perder peso es la única manera de deshacerte de la grasa visceral, el ejercicio tiene un pequeño efecto independiente.

Cambiar lo que comes también puede ayudar. Cuando investigadores italianos reclutaron voluntarios que consumieron alimentos producidos localmente y no procesados, o comida del supermercado por seis meses, los que comieron alimentos no procesados tuvieron menos grasa visceral y mejores niveles de presión arterial y de azúcar en la sangre en ayunas.

Debido a que las hormonas del estrés (como el cortisol) pueden promover la acumulación de grasa abdominal, la meditación consciente y el yoga pueden ayudar a revertir la tendencia.

"Pero la pérdida de peso es lo más importante", dice Klein. "No tienes que volverte esbelto, pero perder un poco de peso, aun si todavía eres obeso, puede beneficiarte mucho si lo mantienes a largo plazo".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO