Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

La COVID-19 subraya la necesidad de ampliar las políticas de licencia familiar y parental

Según un nuevo informe, la permanencia de muchas mujeres en la fuerza laboral podría depender de la modificación de beneficios.

Una mujer trabaja en casa en una computadora portátil junto a su hijo y su madre.

FILADENDRON/GETTY IMAGES

In English | Han pasado siete meses desde el comienzo de la pandemia mundial y parece que el coronavirus ha tenido otro inesperado impacto negativo: las mujeres están abandonando sus carreras y están dejando el sector corporativo del país.

La constante necesidad de equilibrar los compromisos de trabajo con las necesidades familiares ante los cierres de guarderías, escuelas, hogares de ancianos y oficinas ha provocado que muchas mujeres abandonen la fuerza laboral. Tan solo en septiembre, 865,000 mujeres de 20 años o más abandonaron la fuerza laboral, en comparación con 216,000 hombres, según un análisis de los datos del Departamento de Trabajo realizado por el National Women's Law Center (en inglés).


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Según los recientes hallazgos de una encuesta de AARP y S&P Global (en inglés) de 1,573 personas, la cual examinó la relación entre los beneficios favorables a la familia y la representación femenina en la fuerza laboral y en los puestos de alta dirección, el 58% de los cuidadores informan que pasan más tiempo cuidando de algún adulto desde que comenzó la pandemia; el 61% de los adultos han aumentado sus responsabilidades de cuidado infantil. Si bien esas cifras no son sorprendentes, el impacto podría tener un efecto a largo plazo.

Nivel de estrés de los cuidadores familiares después del comienzo de la COVID-19

“El estrés ha aumentado”, dijo Robert Stephen, vicepresidente de Salud y Cuidado Familiar de AARP, quien señaló que el 30% de los encuestados dijeron que habían sufrido un aumento de estrés considerable, mientras que el 43% admitieron haber sufrido un aumento de estrés moderado. “Casi tres cuartos de los cuidadores dicen que se sienten más estresados. Eso realmente indica que las personas necesitan cuidarse más a sí mismas”.

“Por mucho que quisiera que no fuera así, sigo creyendo que las mujeres hacen doble trabajo”, dijo Pamela Sutton-Wallace, vicepresidenta sénior y directora regional de Operaciones, desde enero del 2020, del New York-Presbyterian, uno de los hospitales más grandes de EE.UU. “Las mujeres de mi generación siguen realizando una parte desproporcionada de las tareas domésticas, el cuidado de los niños y el apoyo a los padres”.

Pamela Sutton-Wallace, vicepresidenta sénior y directora regional de Operaciones del New York-Presbyterian, con sus dos hijas.

COURTESY PAMELA SUTTON-WALLACE

Pamela Sutton-Wallace, vicepresidenta sénior y directora regional de Operaciones del New York-Presbyterian, con sus dos hijas.

Sutton-Wallace tiene dos hijas universitarias y una madre que vive con ella.

“Muchos de nosotros somos parte de la generación sándwich, ya que aún estamos criando a nuestros hijos y ahora tenemos que comenzar a cuidar de nuestros padres. Y yo me encuentro en la primera parte de ese trayecto”, dijo en una entrevista con S&P Global. “Aunque mi madre puede moverse y goza de una salud física relativamente buena, nos hemos dado cuenta que sufre de deterioro temprano de la memoria, y creo que hemos llegado al punto en que ya no nos sentimos cómodos cuando está sola en casa”.

Entonces, ¿qué pueden hacer los empleadores para retener a estos valiosos trabajadores sobrestresados? Primero, las empresas necesitan políticas a largo plazo favorables para la familia (y no solos relacionadas con la COVID-19) que incluyan horas de trabajo no tradicionales y la flexibilidad de trabajar fuera de la oficina. Y los líderes deben crear una cultura que permita a los trabajadores sentirse cómodos al tomar licencia cuando se les proporciona.

Las políticas de licencia familiar en EE.UU. no están a la par de aquellas en el resto del mundo desarrollado. Estados Unidos es el único país que pertenece a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos que no proporciona licencia familiar remunerada a nivel nacional de ningún tipo —parental o por maternidad o paternidad—, según un informe de UNICEF del 2019 (en inglés) sobre las políticas favorables a la familia. El país tampoco requiere que las empresas proporcionen licencia remunerada para prestar cuidados; por lo tanto, los estados y el sector privado deben asumir la responsabilidad de liderar la lucha.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


La buena noticia: las medidas drásticas que muchas empresas tuvieron que tomar para continuar siendo productivas durante la pandemia han agilizado estas conversaciones.

Carol Sladek, socia de la agencia de experiencia del cliente de Aon Hewitt y fundadora y líder del equipo de consultoría sobre la vida y el trabajo de la empresa, dijo que, debido a la pandemia, los empleadores se han visto obligados a realizar varios “experimentos repentinos y caóticos” en cuanto a los beneficios que ofrecen.

La COVID-19 ha convertido el cuidado familiar en un problema aún más grande porque las empresas no quieren que los empleados vayan a trabajar si tienen un familiar enfermo, dijo.

“Algunas organizaciones no han tenido otra opción”, señaló Sladek. “Por lo tanto, me siento muy optimista debido a lo mucho que han avanzado estas tendencias en los últimos seis meses. Y probablemente hemos visto un crecimiento que habría tardado de diez a quince años en ocurrir, según la velocidad y la curva normales”.

Sutton-Wallace dijo que tanto el Gobierno como el sector privado tienen que desempeñar papeles claves para impulsar las políticas de licencia familiar.

“A menudo, una estrategia o política gubernamental impulsa a todos los demás”, afirmó. “Los países que invierten en el prekindergarten y ofrecen servicios de prekindergarten y cuidado infantil de alta calidad han demostrado claramente que los niños obtienen mejores resultados en educación y salud más tarde en la vida”.

Señaló que, debido al coronavirus, algunos estados emitieron órdenes ejecutivas que obligan a las empresas a remunerar a los empleados si se enferman o necesitan cuidar de un ser querido. Esto es particularmente importante para los 48 millones de cuidadores familiares en el país, ya que los hogares de ancianos se han visto muy perjudicados por la COVID-19.

“Este asunto se enreda tanto en la política que creo que es imprescindible que el sector privado tome la iniciativa para demostrar los maravillosos resultados que se obtienen y el apoyo que se recibe de la fuerza laboral”, dijo Sutton-Wallace. “Cuando la fuerza laboral se siente apoyada, es sumamente leal y, por lo general, más productiva”.

Stephen de AARP está de acuerdo. Para los cuidadores familiares, “es importante recordar que no están solos en todo esto”, dijo. “Creo que sus empleadores los toman más en cuenta, y hay una comprensión que no existía antes”.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.