Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Consejos para viajar sin problemas con padres mayores

Tanto si planeas unas vacaciones como una reunión familiar, la preparación es clave para garantizar un viaje sin contratiempos.


spinner image Una mujer llevada en un sillón de ruedas por el aeropuerto
Getty Images

Para los cuidadores que desean viajar con padres mayores, los retos de emprender un viaje pueden ser grandes.

Pero también pueden serlo las recompensas, dice Shonda Boudet, que brinda servicios de cuidado a domicilio a personas mayores en Baton Rouge, Luisiana. Para celebrar su cumpleaños número 50 y los 70 años de su madre, organizó unas vacaciones especiales de madre e hija.

Aunque planificar el viaje le tomó más tiempo que si viajara sola o con amigas, dice que el esfuerzo adicional mereció la pena.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

"Las experiencias familiares compartidas y los recuerdos felices no tienen precio", dice Joy Loverde, autora de Who Will Take Care of Me When I’m Old? y The Complete Eldercare Planner. "Cuando mi hermana y yo llevamos a mi madre a su pueblo natal en Italia,... creamos un álbum de fotos que le presentamos más tarde. Revivió esas experiencias una y otra vez, y nosotras también".

La Encuesta de viajes de cuidadores del 2024 de AARP descubrió que aproximadamente la mitad de los cuidadores adultos han evitado un viaje personal con la persona a la que cuidan debido a las dificultades que conlleva. Para que a los cuidadores y a sus seres queridos les resulte más fácil disfrutar del tiempo con amigos y familiares, te compartimos algunos consejos para ayudarte a planificar.

El avión es más rápido, pero hay más posibilidades de complicaciones

Aunque volar es la forma más rápida de recorrer largas distancias, deberás prepararte para los grandes terminales, los controles de seguridad y el embarque.

Vuela directo. Reserva un vuelo directo si puedes, aconseja Loverde. Pasar rápidamente de una puerta de embarque a otra puede ser agotador.

Además, aumenta el riesgo de perder el equipaje. Si no es posible un vuelo directo, elige una escala larga para que tu ser querido y tus maletas dispongan de más tiempo entre vuelos.

Elige un buen asiento. Reserva un asiento de pasillo lo más cerca posible de la parte delantera del avión. De este modo, tu ser querido estará cerca de un baño y de la salida, y no tendrá que caminar por el largo y estrecho pasillo hacia la parte trasera de la cabina.

Solicita asistencia en silla de ruedas. Aunque tu ser querido goce de buena salud y movilidad, una puerta de embarque puede estar muy lejos del control de seguridad. El Departamento de Transporte de EE.UU. exige a las aerolíneas que proporcionen asistencia en silla de ruedas desde y hasta la puerta de embarque, entre puertas de embarque para vuelos de conexión y hasta la recogida de equipajes.

Aunque puedes solicitar asistencia en silla de ruedas en tu llegada al aeropuerto, puedes organizarlo antes. Llama al número de atención al cliente de la compañía aérea o solicita ayuda en línea al reservar los pasajes.

Asegúrate también de solicitar asistencia en el vuelo de regreso. 

Infórmate sobre el embarque temprano. La mayoría de las aerolíneas permitirán a los viajeros mayores y a sus cuidadores embarcar antes que la mayoría de los pasajeros si lo solicitas.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Prepárate para las peculiaridades del control de seguridad

El sitio web TSA Cares (en inglés) de la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA) contiene recursos para pasajeros con discapacidades y problemas médicos, para que puedas prepararte con antelación para las filas de seguridad.

Llama al centro de atención telefónica TSA Cares al 855-787-2227 o envía un correo electrónico si tienes alguna pregunta que no ves resuelta. Comunícate al menos 72 horas antes de la salida.

Para que todo vaya lo mejor posible durante el control de seguridad, asegúrate de que todos los medicamentos y dispositivos médicos estén etiquetados, y lleva contigo una nota firmada por el médico en la que se expliquen las necesidades y enfermedades de tu ser querido.

Si le resulta difícil estar de pie, tu ser querido puede pedir permanecer sentado durante la inspección.

Los animales de servicio deben pasar por el control de seguridad. Los animales pasan con su dueño. Los collares, arneses, correas y otros accesorios con poco o nada de metal pueden agilizar el proceso.

See more Salud y bienestar offers >

Los dispositivos médicos externos pueden requerir una atención especial. Las sondas de alimentación, las bombas de insulina y las bolsas de ostomía están permitidas, pero pueden ser inspeccionadas. Dile al agente de la TSA que tu ser querido tiene un dispositivo y dónde se encuentra.

Si la extracción del dispositivo es segura, envíalo a la máquina de rayos X. Si eso no es posible, la persona que recibe cuidados necesitará someterse a una inspección especial.

Se permiten medicamentos de más cantidad. Aunque la TSA suele limitar los aerosoles, geles y líquidos a envases de 3.4 onzas, permite envases más grandes en cantidades razonables si son médicamente necesarios, como inhaladores o insulina. Asegúrate de declararlos a tu agente de la TSA antes del control de seguridad.

El equipo médico debe marcarse. Las jeringuillas están permitidas, pero debe incluirse la medicación inyectable. Decláralos al agente de la TSA antes de la inspección. Los aparatos de presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP), los nebulizadores y dispositivos similares pueden llevarse en el equipaje de mano, pero deben sacarse de sus fundas para pasar por los rayos X.

Viajar con oxígeno tiene normas especiales. Si tu ser querido necesita oxígeno suplementario, la TSA permite cilindros de oxígeno, pero no en las cabinas de los aviones.

Puedes llevar el cilindro de oxígeno de tu ser querido en el equipaje facturado, pero solo si está vacío. Tendrás que rellenarlo en tu destino.

Normalmente, las aerolíneas permiten concentradores de oxígeno portátiles, pero consulta con la compañía aérea con antelación para asegurarte de que el modelo específico de tu ser querido está aprobado. Es posible que también tengas que llenar un formulario especial y pedirle a tu médico que lo firme.

Algunas compañías aéreas ofrecen servicio de oxígeno en vuelo, pero muchas no. De nuevo, consúltalo con la aerolínea.

Los dispositivos para la movilidad pueden ser inspeccionados. Los bastones, andadores, sillas de ruedas y otros dispositivos para la movilidad están permitidos, pero podrán ser inspeccionados.  

¿Y si tu ser querido vuela solo?

Si tu ser querido está lo bastante sano para volar sin ti, pide a la compañía aérea que te expida un pase que te permita llegar hasta la puerta de embarque. Podrás pasar por seguridad y asegurarte de que esa persona embarca en el avión correcto.

Muestra tu documento de identidad en el mostrador y haz la solicitud.

En el lugar de destino, quien reciba a tu ser querido también puede solicitar un pase para la puerta de embarque. Para que todo vaya bien, tanto tú como la persona en el otro extremo del vuelo deben ponerse en contacto con la compañía aérea con antelación para averiguar qué se necesita para obtener los pases hasta la puerta de embarque.

También puedes solicitar asistencia en silla de ruedas en ambos aeropuertos para que tu ser querido tenga un acompañante para ir y volver del avión.

Viajar en tren toma más tiempo pero puede ser menos estresante

Viajar en tren permite a ambos sentarse y contemplar las vistas, pero la preparación es clave para un viaje sin contratiempos.

Reserva con antelación. Si viajas en Amtrak o en otra línea ferroviaria, haz la reserva con antelación, sobre todo si tu ser querido utiliza silla de ruedas, necesita un asiento accesible o una habitación accesible para viajes largos.

Los trenes disponen de un número limitado de asientos y salas accesibles.

Habla con un agente. Aunque los ferrocarriles permiten hacer reservas por internet, reserva tus asientos por teléfono para poder comentar las necesidades de tu ser querido con un agente de reservas. Puedes ponerte en contacto con Amtrak llamando al 1-800-USA-RAIL (1-800-872-7245).

Las personas mayores, los pasajeros con discapacidad y los cuidadores pueden beneficiarse de descuentos en las tarifas de Amtrak.

Pregunta por las necesidades especiales. Si tu ser querido utiliza oxígeno, Amtrak admite tanto tanques de oxígeno como concentradores de oxígeno portátiles, mientras que las compañías aéreas solo admiten estos últimos. Llama al operador ferroviario con antelación para informarte sobre los límites de peso del equipo y otras restricciones.

Solicita asistencia en silla de ruedas. Solicita con antelación el uso de una silla de ruedas en la estación o la asistencia de un miembro uniformado del personal de Amtrak para ayudar a tu ser querido a llegar al tren.

El personal puede ayudar en el embarque utilizando una placa que actúa como un puente para rellenar el hueco entre el andén y el tren o utilizando elevadores móviles situados en la estación. Incluso ayudarán a ir y volver de los baños o a subir escaleras. Si lo solicitas, tu ser querido será de los primeros en embarcar.

Investiga tu estación. Si tu familiar tiene movilidad reducida, ten en cuenta que aunque los trenes sean accesibles, las estaciones pueden no serlo. Algunas estaciones carecen de ascensor. Otros podrían tener elevadores, pero estos podrían estar fuera de servicio.

Para asegurarte de que dispones de la información más actualizada sobre la accesibilidad de las estaciones de tu itinerario, búscalas en internet o llama para informarte.

Prepara un picnic. Aunque los trenes de larga distancia ofrecen servicio de comidas, es posible que el tren que tomes tenga un vagón cafetería con opciones limitadas. Si tu ser querido tiene necesidades dietéticas especiales, la opción más segura es llevar comida para que disfruten los dos.

spinner image Una cuidadora que ayuda a una mujer a pasar de una furgoneta a una silla de ruedas.
Getty Images

Los viajes por carretera ofrecen la máxima flexibilidad

Las visitas de dos a cinco noches para ver a familiares y amigos en Estados Unidos son los viajes más habituales, según la encuesta de viajes de AARP. Viajar en auto te permite seguir tu propio horario, llevar todo lo que necesitas e ir a tu ritmo.

El consejo más importante para un viaje por carretera con tu ser querido es salir temprano y parar a menudo.

Añade un día más. De este modo, podrás hacer tantas paradas como necesites para que tu ser querido pueda estirarse y moverse —que es importante para prevenir los coágulos sanguíneos—, ir al baño o descansar una noche en un hotel.

Investiga áreas de descanso. Si tu ser querido tiene necesidades médicas, de movilidad o especiales, planifica tu ruta teniendo en cuenta las áreas de descanso. Las áreas de descanso disponen de baños accesibles para usuarios de sillas de ruedas, gracias a la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (ADA, en inglés).

Los departamentos estatales de transporte suelen tener información sobre la disponibilidad y accesibilidad de las áreas de descanso en sus sitios web, pero no siempre es fiable. Por tanto, prepárate con un plan B en caso de que un área de descanso esté cerrada o sea inaccesible.

Actualiza tu auto. Si tienes un auto pequeño y vas a recorrer una larga distancia, considera la posibilidad de alquilar un vehículo más grande que resulte más cómodo para ti y tu ser querido, dice Loverde, a quien le gusta alquilar un todoterreno, SUV o incluso una casa rodante.  

Pregunta a los directores de hotel sobre las prestaciones accesibles que ofrecen

Una vez que hayas hecho todo el trabajo duro para llegar a tu destino, querrás un lugar agradable y tranquilo para descansar. Si tu ser querido tiene necesidades especiales, puede ser necesario mucho trabajo para encontrar un hotel que cumpla sus requisitos, según Loverde, quien afirma que los hoteles a menudo afirman ofrecer habitaciones accesibles, pero son vagos en cuanto a los detalles concretos.

"Hay que ser preciso con las necesidades especiales", dice. "Llama al hotel y pregunta por los elevadores, y tienes que preguntar por los elevadores de transporte o las puertas anchas. Siempre pregunto si los baños tienen barras de apoyo —hay que tenerlas— y si la persona mayor tiene un perro de servicio, hay que averiguar si no hay problema con eso".

Una ley federal exige a los hoteles que acepten animales de servicio, que no los restrinjan a las habitaciones designadas para mascotas y que no cobren un cargo de limpieza por el pelo o la caspa que suelten.

Si te interesa un alquiler a corto plazo en lugar de un hotel, ten en cuenta que algunos sitios como AirBnb y VRBO te permiten buscar propiedades accesibles.

Busca tu hotel en un mapa. Ten en cuenta la ubicación del hotel, dice Boudet, que recomienda mirar si los hoteles están cerca de los lugares que piensas visitar. Un hotel accesible pero incómodo puede crear más problemas de los que resuelve.

Reserva con antelación. Como la mayoría de los establecimientos solo tienen un número limitado de habitaciones accesibles, es posible que se reserven rápidamente. Haz la reserva lo antes posible para asegurarte de que tu ser querido recibe el alojamiento adecuado, dice Loverde.

Haz que tu estancia sea más segura. Revisa primero que la habitación sea segura y elimina o mitiga posibles peligros. Recoge las alfombras y los cables de las lámparas de pie que puedan suponer un peligro de tropiezo. Considera la posibilidad de llevar una luz de noche porque muchos hoteles no tienen buena iluminación en el camino al baño en la oscuridad.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?