Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×

Buscar

Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Información importante para divorciados sobre el Seguro Social

El fin del matrimonio no tiene por qué suponer el fin del derecho a recibir beneficios familiares.


spinner image Tarjeta del Seguro Social partida en dos
GETTY IMAGES/AARP

En Estados Unidos, más de 4 de cada 10 personas que se acercan a la edad de jubilación no saben que los divorciados pueden cobrar beneficios del Seguro Social según el registro de ingresos de su excónyuge, de acuerdo con la edición 2024 (en inglés) de la encuesta anual de la firma financiera y de seguros MassMutual sobre el conocimiento del Seguro Social. Esas cifras no sorprenden a Natalie Colley.

“Ha quedado muy claro que el Seguro Social no es algo que la gente conozca, y debería serlo”, señala Colley, analista financiera certificada en divorcios y asesora principal de Francis Financial, una empresa de Nueva York que se especializa en ayudar a las mujeres a afrontar las consecuencias económicas de un divorcio.

“Muchas mujeres que acuden a nuestra oficina ni siquiera saben que tienen derecho a recibir los beneficios de su excónyuge”, explica. “Incluso las que sí lo saben, se preocupan mucho de que su excónyuge se enfade por ello, porque suponen erróneamente que su excónyuge recibirá una notificación cuando presenten la solicitud o que el beneficio de su excónyuge se reducirá de alguna manera”.

Si tienes 62 años o más y estuviste casada durante al menos diez años, quizá puedas cobrar pagos mensuales equivalentes a entre un tercio y la mitad del beneficio del Seguro Social de tu excónyuge, calculado según el registro de ingresos de toda su vida. (La ecuación es distinta si tu excónyuge ya ha fallecido, pero luego trataremos ese tema). 

spinner image Image Alt Attribute

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

La diferencia de ingresos es un factor importante

Podrás cobrar el beneficio para cónyuges divorciados solo si es superior a tu propio beneficio jubilatorio, que se determina según tu registro de ingresos. Si tienes derecho a recibir dos tipos de beneficios, la Administración del Seguro Social (SSA) no los combina, sino que paga el más alto. 

Eso significa que los beneficios para excónyuges entran en juego si uno de los cónyuges ganaba mucho más que el otro. Además, pueden ser una parte importante a la hora de planificar la jubilación.

“Ante el aumento de divorcios de parejas mayores, es necesario estudiar y reevaluar los planes de pensiones, los planes 401(k) y los beneficios conyugales del Seguro Social, ya que queda dinero sin utilizar”, señala David Freitag, asesor de planificación financiera de MassMutual.

Las reglas de beneficios son totalmente neutrales en cuanto al género, al menos desde 1983, cuando el Congreso codificó la igualdad de beneficios del Seguro Social para los excónyuges. (Las reglas también se aplican a las parejas del mismo sexo que se casan y divorcian desde la decisión Obergefell que adoptó la Corte Suprema en el 2015, por la que se reconoció la igualdad en el matrimonio).

En la práctica, las normas afectan sobre todo a las mujeres, que ganan menos que los hombres en promedio y tienen más probabilidades de haber pasado tiempo como amas de casa o cuidadoras de familiares mayores. Según los datos más recientes de la SSA, las mujeres representan el 95% de las más de 657,000 personas que reciben beneficios conyugales o para sobrevivientes por haber finalizado su matrimonio.

“Las personas que ahora alcanzan la edad de tener derecho a recibir beneficios del Seguro Social pertenecen más bien a una generación en la que era más probable que esas mujeres dejaran de trabajar para ocuparse de los hijos”, explica Colley. “Sería un hogar con un solo salario. Todavía lo estamos viendo”.

Estas son las respuestas a algunas preguntas importantes sobre los beneficios del Seguro Social para los divorciados.

¿Por qué el Seguro Social paga beneficios a los cónyuges divorciados?

La filosofía del Seguro Social es que las personas divorciadas podrían merecer un beneficio personal por haber sido pareja y ayudante de un miembro de la fuerza laboral durante muchos años. “Es una ampliación del mismo beneficio que reciben las parejas casadas”, señala Freitag.

“Es una forma de proporcionar igualdad y no discriminar”, agrega. “Las parejas divorciadas no deben ser castigadas y perder todos sus beneficios conyugales y para sobrevivientes solo porque un matrimonio largo no haya durado. Tuvieron una unidad familiar que funcionó durante diez años o más tiempo”. 

De hecho, los beneficios para cónyuges divorciados se determinan utilizando la misma escala porcentual que los de los cónyuges actuales. Una diferencia esencial es que el cónyuge actual solo necesita haber estado casado un año para tener derecho a cobrar los beneficios. Según Freitag, en caso de divorcio, “la regla de los diez años ayuda a diferenciar los matrimonios ‘por conveniencia’ con fines lucrativos de las relaciones ‘auténticas’ que no prosperaron”.

¿Cuáles son los requisitos?

En casi todos los casos, debes cumplir todos estos requisitos para tener derecho a recibir los beneficios para cónyuges divorciados.

  • Tienes al menos 62 años.
  • Tú y tu excónyuge estuvieron casados durante al menos 10 años.
  • Tu excónyuge tiene derecho a recibir los beneficios de jubilación o por incapacidad del Seguro Social (SSDI).
  • Tu propio beneficio jubilatorio no sería mayor que el beneficio de tu excónyuge.
  • No te has vuelto a casar.

¿No puedo volver a casarme?

Salvo en muy pocos casos, si te vuelves a casar pierdes el derecho a recibir los beneficios para excónyuges en función del registro de ingresos de un excónyuge con vida. Si el matrimonio posterior termina debido a divorcio, fallecimiento o anulación, puedes volver a tener derecho a recibir los beneficios en función de cualquiera de los dos matrimonios.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Si tu excónyuge ha fallecido, puedes tener derecho a recibir los beneficios para sobrevivientes según su registro de ingresos, aunque te hayas vuelto a casar (lee más abajo).

¿Y si mi excónyuge se vuelve a casar?

No tiene importancia. El estado civil de tu excónyuge no afecta tu derecho de recibir los beneficios para cónyuges divorciados. 

¿Cómo presento mi solicitud?

Puedes solicitar los beneficios para cónyuges divorciados por internet, por teléfono (800-772-1213) o en persona en la oficina del Seguro Social (en inglés) de tu zona. Si escoges esta última opción, te conviene llamar con anticipación para pedir cita.

Deberás presentar tu certificado de nacimiento u otro comprobante de nacimiento, el certificado de matrimonio y la sentencia de divorcio, un comprobante de ciudadanía o residencia legal en EE.UU. y copias de los formularios W-2 o de las declaraciones de impuestos de trabajo autónomo. Excepto las declaraciones de impuestos, los documentos deben ser originales, que luego te devolverá el Seguro Social.

Te pedirán otros datos sobre tus antecedentes laborales y familiares y sobre el matrimonio anterior, incluido el número de Seguro Social de tu excónyuge. Si no lo sabes, tal vez te pidan información que la SSA pueda utilizar para buscarlo, como la fecha y el lugar de nacimiento de tu excónyuge y el nombre de sus padres.

Los cónyuges que se divorcian “deben asegurarse de conservar la documentación necesaria para facilitar el proceso de solicitud”, advierte Colley, sobre todo si aún les faltan muchos años para llegar a la edad en que pueden solicitar los beneficios.

“Es parte del proceso de divorcio”, nos dice. “Consíguelo ahora mientras aún haya comunicación, porque quizá lo necesites más adelante y te simplificará mucho la vida”.

¿Cuánto puedo recibir?

Los beneficios para cónyuges divorciados se calculan del mismo modo que los de un cónyuge actual. A los 62 años, la edad mínima para solicitar los beneficios, puedes cobrar el 32.5% de la cantidad total de los beneficios de tu excónyuge. El porcentaje aumenta gradualmente por cada mes que esperas, hasta alcanzar un máximo del 50% si solicitas los beneficios a la edad plena de jubilación, que es de 67 años para las personas que nacieron en 1960 y años posteriores.

Entretenimiento

Juegos de AARP

Juegos y rompecabezas gratis en línea, incluidos los clásicos de Atari

See more Entretenimiento offers >

¿Los beneficios para cónyuges divorciados afectan los beneficios del Seguro Social de mi excónyuge?

No. El beneficio que recibes no se descuenta del que cobra tu excónyuge. Cobrará el beneficio jubilatorio o por discapacidad que tenga derecho a recibir, basado en sus propios antecedentes laborales y salariales.

Lo mismo sucede con los beneficios que recibe el cónyuge actual de tu excónyuge o cualquier otro excónyuge. El Seguro Social puede pagar varios beneficios según el registro de ingresos de un solo trabajador. Cualquier cónyuge actual o anterior que cumpla los requisitos para recibir los beneficios puede cobrarlos. 

¿Qué ocurre si mi excónyuge todavía no ha solicitado beneficios del Seguro Social?

A diferencia del cónyuge actual, una persona divorciada puede recibir beneficios si su excónyuge tiene derecho a recibir beneficios de jubilación, pero aún no los ha solicitado. 

Sin embargo, si tu excónyuge no ha solicitado los beneficios, las reglas establecen otro requisito: además de los criterios de edad y estado civil que hemos señalado, debes haberte divorciado al menos dos años antes. Ese período de espera no se aplica si tu excónyuge ya está cobrando beneficios del Seguro Social.

¿Mi excónyuge puede impedir que cobre los beneficios para cónyuges divorciados?

No. Según Colley, muchas personas que se divorcian temen que el Seguro Social “sea solo otro bien, otro objeto de negociación, otro motivo de enfado para su excónyuge”. Sin embargo, si tienes derecho a recibirlos, tu excónyuge no puede impedir que solicites ni que recibas los beneficios según su registro de ingresos. 

Aunque un futuro excónyuge quiera que renuncies a tu derecho a recibir beneficios como parte del acuerdo de divorcio, esas cláusulas “carecen de valor y nunca se exige su cumplimiento”, según la SSA.

¿Mi excónyuge se tiene que enterar?

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

No. La SSA no notificará a tu excónyuge si solicitas beneficios según su registro de ingresos. Si tu excónyuge indaga, la agencia puede decirle si tú u otra persona cobran un beneficio según su registro de ingresos y la suma total del beneficio, pero no revelará información personal, como tu ubicación.

¿Puedo obtener un cálculo de lo que me correspondería como cónyuge divorciado?

Sí. “Si tienes una buena relación [con tu excónyuge], puede ser una llamada fácil”, indica Freitag: solo tienes que preguntarle la suma de su beneficio y utilizar la calculadora de beneficios conyugales (en inglés) de la SSA para averiguar la proporción que puedes solicitar a distintas edades. 

Si eso no te resulta conveniente, llama al número 800 de la SSA o acude a la oficina de tu zona. Si presentas un comprobante del matrimonio y del divorcio, así como tu número del Seguro Social y el de tu excónyuge, un representante de la SSA podrá darte un cálculo de tus posibles beneficios.

¿Puedo solicitar primero un beneficio para excónyuges y cambiar luego a mi beneficio jubilatorio?

Probablemente no. El Seguro Social solía permitir que las personas que tenían derecho a recibir beneficios como cónyuge y como jubilado presentaran lo que se conoce como una “suposición de solicitud” y eligieran uno de los dos. Con esta estrategia, un beneficiario podía cobrar los beneficios de su cónyuge o su excónyuge mientras esperaba hasta los 70 años para cobrar su beneficio máximo de jubilación. Sin embargo, el Congreso eliminó gradualmente esta opción como parte de una ley presupuestaria del 2015. 

Ahora bien, cuando esas personas con “doble derecho” solicitan beneficios del Seguro Social, se considera que solicitan ambos beneficios, y la SSA pagará el mayor de ellos. Solo puedes presentar una solicitud restringida para recibir los beneficios para cónyuges o excónyuges si se cumple una de estas excepciones.

  • Te ocupas del cuidado de un hijo del matrimonio que es menor de 16 años o está discapacitado.
  • También tienes derecho a recibir el SSDI.

¿Qué ocurre si continúo trabajando?

Al igual que los beneficios jubilatorios y para sobrevivientes, los beneficios para cónyuges y excónyuges se someten a la prueba de ingresos del Seguro Social. Si no has alcanzado la edad plena de jubilación y sigues percibiendo un salario, tus beneficios se pueden reducir temporalmente.

En el 2024, la prueba de ingresos para las personas que alcanzarán la edad plena de jubilación en un año posterior es de $22,320. El Seguro Social deducirá $1 de los beneficios para cónyuges divorciados por cada $2 que ganen por encima de ese límite. Si alcanzas la edad plena de jubilación este año, el límite es de $59,520 y la reducción es de $1 por cada $3 por encima del límite.

Una vez que alcanzas la edad plena de jubilación, ya no se aplica la prueba de ingresos. No se reducen los beneficios, sean cuales sean tus ingresos, y el Seguro Social aumenta la suma mensual de los beneficios para que, llegado el momento, recuperes las retenciones anteriores.

¿Qué ocurre si mi excónyuge ha fallecido?

Las personas divorciadas pueden recibir beneficios para sobrevivientes del 71.5 al 100% de la suma del beneficio del excónyuge fallecido, según la edad que tengan en el momento de solicitarlo. En la mayoría de los casos, tienes que haber estado casado durante diez años. Los beneficios para sobrevivientes que recibes no afectan los que se pagan al viudo o la viuda de un excónyuge, y viceversa.

Los criterios para poder recibir los beneficios para excónyuges sobrevivientes difieren en varios aspectos importantes de los que se basan en un excónyuge con vida.

  • La edad mínima para poder recibirlos suele ser de 60 años, o 50 si el excónyuge sobreviviente está discapacitado.
  • Los requisitos de edad y duración del matrimonio no se exigen si tienes a tu cargo a un hijo de tu excónyuge que es menor de 16 años o está discapacitado y tiene derecho a recibir los beneficios para hijos según el registro de ingresos de tu excónyuge. 
  • Puedes cobrar los beneficios para sobrevivientes si te has vuelto a casar, siempre que el matrimonio se haya celebrado después de que cumplas 60 años (50 si estás discapacitado).

Otra diferencia importante: los excónyuges sobrevivientes pueden presentar una solicitud restringida y optar por recibir primero el beneficio para sobrevivientes o el beneficio jubilatorio y cambiar después al otro. Esto crea opciones para aprovechar al máximo lo que recibes del Seguro Social con el tiempo, al recibir ingresos de uno de los beneficios mientras el otro aumenta. 

No se pueden solicitar los beneficios para sobrevivientes por internet, solo por teléfono o en persona en una oficina del Seguro Social. Si recibías los beneficios para excónyuges antes de que falleciera tu expareja y cumples los requisitos para recibir los beneficios para sobrevivientes, pasarás automáticamente de uno a otro una vez que la SSA reciba la notificación del fallecimiento.

La edad plena de jubilación para los sobrevivientes, a partir de la cual puedes cobrar el 100% de los beneficios del Seguro Social de tu excónyuge, varía entre los 66 y los 67 años, según el año de tu nacimiento. Al igual que la edad plena de jubilación para los beneficios conyugales y jubilatorios, está en proceso de aumentar hasta los 67 años, pero a otro ritmo..

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.