Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Al acercarse a la jubilación, la generación X está nerviosa

Por qué el camino que transita la “generación olvidada” hacia la jubilación es diferente.


spinner image Gretchen Elhassani a la izquierda e imagen separada de Mike Cundall a la derecha
Como muchos miembros de la Generación X, la escritora independiente Gretchen Elhassani (izquierda), de 47 años, y el profesor universitario Mike Cundall Jr., de 49, están muy preocupados por la seguridad financiera a medida que se acerca la jubilación.
Gretchen Elhassani por Rachel Wisniewski; Mike Cundall por Kate Medley

El profesor de Filosofía en la Universidad A&T de Carolina del Norte, de 49 años, y su esposa, Amy Werner, de 48, hicieron todo bien. Comenzaron a ahorrar para la jubilación en el momento que empezaron a trabajar, y religiosamente tomaban dinero de cada sueldo y lo colocaban en planes 401(k) y cuentas Roth IRA. Su objetivo era ahorrar lo suficiente para tener un ingreso mensual de $5,000 cuando se jubilaran.

Pero ahora Cundall está comenzando a preocuparse. Se pregunta si podrá llegar a ese objetivo de $5,000 al mes y, si lo logra, si eso será suficiente. 

spinner image Image Alt Attribute

Oferta de Membresía del Viernes Negro - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años ($45 facturados en el momento de la compra) y recibe un regalo. Oferta por tiempo limitado.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Un motivo de la ansiedad del residente de Greensboro, Carolina del Norte, es la impredecibilidad del mercado de valores. Cuando se produjo la crisis financiera del 2008, recuerda, “nuestros ahorros se redujeron esencialmente a la mitad en cuestión de semanas”. 

Después, están la inflación y el costo creciente del cuidado de la salud. Los asesores financieros les han aconsejado a él y a su esposa que ahorren más, pero los costos de criar tres hijos —ahora de 22, 20 y 13 años—han hecho que sea imposible, dice.

“Todo esto me ha llevado a creer que no importa cuánto tengamos ahorrado, no vamos a poder jubilarnos y simplemente disfrutar de nuestros años dorados”, comenta. 

El pesimismo de Cundall está ampliamente compartido por sus pares de la generación X, o “la generación ansiosa”, como se la llamó recientemente en un informe de Northwestern Mutual (en inglés).

El Planning & Progress Study (estudio sobre planificación y progreso) del 2023 realizado por la compañía de seguros y planificación financiera halló que la generación X, conformada por las personas nacidas entre 1965 y 1980, es la única en la cual la mayoría —el 55%— creen que no estarán preparadas financieramente para la jubilación. 

De acuerdo con el informe —basado en una encuesta de The Harris Poll de febrero y marzo—, las personas de la generación X son menos propensas que la población adulta en general a creer que han tenido o tendrán una carrera exitosa o que lograrán la seguridad financiera a largo plazo. Son considerablemente más propensas que los baby boomers a predecir que se quedarán sin ahorros antes de morir y, en una escala de 10 puntos, califican su sentido de seguridad financiera con un 5.6, considerablemente por debajo de otras generaciones.

Esas preocupaciones parecen estar bien fundadas. El 35% de las personas de la generación X que encuestó Prudential (en inglés) en marzo y abril reportaron tener menos de $10,000 en ahorros jubilatorios, y el 18% no tenían ningún dinero ahorrado para la jubilación. 

“La ansiedad es real, y creo que probablemente esté justificada en cierta medida”, dice Brian Ream, miembro de la generación X y director gerente en la empresa de asesoramiento patrimonial y contable CliftonLarsonAllen de New Bedford, Massachusetts. En muchos aspectos, dice, “la generación X está muy mal preparada para la idea tradicional de jubilación”.

El “hijo del medio” del país

En cierta medida, la ansiedad de la generación X tiene una explicación muy simple: sus integrantes tienen ahora entre 43 y 58 años y la jubilación dejó de ser un evento que ocurriría en un futuro lejano.

Pero muchos motivos de su nerviosismo “prejubilatorio” son más complicados y se originan en experiencias colectivas pasadas y en problemas económicos actuales.

En su infancia y adolescencia, los integrantes de la generación X tenían que ser autosuficientes, porque ambos padres trabajaban y muchos niños volvían de la escuela a una casa vacía. Estas personas, ubicadas entre dos grupos de edad mucho más grandes y acaparadores de atención —los baby boomers y los milénicos—, han sido llamadas “la generación olvidada”, o como la describió memorablemente un estudio del Pew Research Center, “el desatendido ‘hijo del medio’ del país”. 

“En mi experiencia con clientes, las personas de la generación X han estado dedicando mucho tiempo a la búsqueda de su identidad”, dice Thomas Jensen, un asesor de administración patrimonial de Northwestern Mutual radicado en Portland, Oregón. Ahora, están tratando de definir de qué manera la jubilación podría modificar esa identidad. 

“En el aspecto financiero, nuestra jubilación va a ser distinta a la de nuestros padres”, dice Jensen. “Hay algo de ansiedad con respecto a eso”.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía de la Semana Cibernética - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años ($45 facturados en el momento de la compra) y recibe un regalo. Oferta por tiempo limitado.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

En comparación con sus predecesores, las personas de la generación X se casaron y formaron una familia más tarde, dice Ream. Eso contribuyó a que se ganaran otro apodo: la “generación sándwich”, es decir, muchos de ellos se ocupan de padres de edad avanzada al tiempo que crían a sus hijos. 

“Tienes estos objetivos en conflicto, ‘quiero ahorrar para la jubilación’, pero al mismo tiempo ‘tengo dos hijos en la universidad y mis padres están llegando al punto en que debo contribuir económicamente o pasar más tiempo ocupándome de su atención y bienestar’”, dice.

Entretenimiento

Juegos de AARP

Juegos y rompecabezas gratis en línea, incluidos los clásicos de Atari

See more Entretenimiento offers >

En medio de estos desafíos, la generación X se siente acosada desde dos flancos: el aumento de los precios y el crecimiento de las deudas. Según la encuesta de Prudential, a más de las dos terceras partes de las personas de la generación X les preocupa que la inflación frustre sus metas de ahorro. Un análisis realizado en junio del 2023 (en inglés) por Credit Karma halló que, entre las generaciones adultas, la generación X es la que más deudas tiene (con una carga promedio de deudas de $61,036) y la que desembolsa más dinero mensualmente ($599, en promedio) para saldarlas. 

En consecuencia, dice Jensen, muchos simplemente no “tienen el privilegio o el lujo de decir ‘voy a ahorrar dinero para la jubilación’”. 

Sin el paracaídas de una pensión

A pesar de su situación “sándwich” o de la carga de deudas que lleva la generación X, su falta de preparación para la jubilación puede atribuirse en parte a circunstancias que están fuera de su control. 

“Desde mi punto de vista, el principal factor diferente para la generación X es que ya no tienen la posibilidad de contar, como lo hicieron las generaciones anteriores, con las pensiones tradicionales”, dice Dylan Tyson, presidente de Prudential Retirement Strategies. 

Según el Servicio de Investigación para el Congreso (en inglés), en 1975 había 27.2 millones de participantes activos en planes tradicionales de pensión de empleadores privados; esos son planes que brindan a los jubilados un ingreso mensual garantizado de por vida. Para el 2019, había 12.6 millones.

En el mismo período, los participantes en planes de “contribución definida”, como los 401(k) —que requieren que los trabajadores ahorren por su cuenta y decidan qué retiros harán durante la jubilación para asegurar que el dinero les dure— aumentaron de 11.2 millones a 85.5 millones.

Gretchen Elhassani, de 47 años, una escritora independiente de Cary, Carolina del Norte, ha visto esos cambios en forma directa. “Mis abuelos tuvieron un trabajo y lo conservaron 40 años, luego se jubilaron y pudieron vivir de su pensión sin ninguna preocupación”, dice. Sus padres tuvieron varios trabajos a lo largo de su carrera, pero “cada empleador para el que trabajaron tenía un plan de pensión”.

Para Elhassani, las cosas fueron diferentes. Su primer empleador, una organización sin fines de lucro, ofrecía un plan 403(b) al que ella podía contribuir, pero el empleador no aportaba contribuciones adicionales. De todos modos, ella ahorraba $100 por mes. Sin embargo, cuando dejó ese empleo cambió de trabajo con frecuencia; “no me quedé con ningún empleador el tiempo suficiente como para acumular ahorros significativos”, dice.

“Siempre he dicho que mi plan para la jubilación es, simplemente, no jubilarme”, dice.

Solo el 20% de las personas de la generación X anticipan que sus ingresos jubilatorios incluirán una pensión, según el estudio de Prudential.

La preocupación sobre el futuro del Seguro Social acrecienta su ansiedad. El estudio de Northwestern Mutual reveló que solo el 45% de las personas de la generación X creen que el Seguro Social estará disponible cuando lo necesiten, en comparación con el 55% de la población en general. 

El Seguro Social no está en riesgo de quedarse sin dinero, siempre que el Gobierno continúe recolectando impuestos sobre la nómina en casi todos los salarios laborales del país. Sin embargo, si el Congreso no toma medidas para reforzar las finanzas del programa, los beneficios jubilatorios podrían verse reducidos en más del 20% para el 2033; esta es una perspectiva inquietante para las casi 3 de cada 5 personas de la generación X que les dijeron a los encuestadores de Prudential que anticipan depender del Seguro Social como una fuente de ingresos jubilatorios. 

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía de la Semana Cibernética - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años ($45 facturados en el momento de la compra) y recibe un regalo. Oferta por tiempo limitado.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Una nueva visión de la jubilación

Si se suma todo eso, “la generación X se enfrenta a uno de los escenarios más complejos que se ha visto en décadas para prepararse para la jubilación”, un escenario que requiere “un nuevo conjunto de estrategias jubilatorias”, dijo en una declaración sobre los hallazgos del estudio Rob Falzon, vicepresidente de Prudential. 

Por ejemplo, gracias a la seguridad que otorgan las pensiones —sin mencionar los costos mucho más bajos de la educación— sus padres y abuelos podrían haber estado en mejor situación para financiar la educación universitaria de sus hijos. Las personas de la generación X tienen que reconsiderar eso, dice Ream. 

“Siempre puedes financiar la educación” con préstamos estudiantiles, señala. “Pero no puedes financiar la jubilación”. 

Irónicamente, Elhassani dice que sus hijos Youssef y Mehdi, próximos a ingresar a la universidad, son más proactivos que ella en el ahorro para la jubilación. Los mellizos de 18 años tienen planes de iniciar un negocio de limpieza de dormitorios de estudiantes y casas de fraternidad. Mehdi quiere jubilarse antes de los 50 o 60 años, y Youssef ya abrió una cuenta jubilatoria y compra y vende acciones en su iPhone.

Las personas de la generación X también tienen que considerar los gastos en forma diferente a la de sus padres, o incluso de sus hermanos mayores que son baby boomers. Digamos que quieren viajar cuando se jubilen. “Viajar podría ser ‘voy a comprar una casa rodante desplegable y visitar los parques nacionales’ o ‘voy a ir de safari a Sudáfrica’”, dice Ream. 

Eso podría requerir ajustar sus sueños de acuerdo con su presupuesto, o ajustar el presupuesto para satisfacer sus sueños. 

El consejo de Tyson para las personas de la generación X que están preocupadas es que piensen en términos de ingresos mensuales. Estas son algunas de sus recomendaciones: lleva la cuenta de lo que anticipas recibir del Seguro Social, los retiros de cuentas jubilatorias y otras fuentes de ingreso (como pensiones o anualidades). ¿Será suficiente para cubrir tus necesidades mensuales? ¿Cuánto más necesitarás para viajes y otros planes, según tu estilo de vida? Y observa que, si las personas de la generación X identifican formas de reducir los gastos ahora, podrían estar en mejor situación para disfrutar de esos lujos más adelante.

Los cambios introducidos por la Ley SECURE 2.0 —una ley federal aprobada en el 2022 que afecta a los planes 401(k)(en inglés), las cuentas individuales de jubilación (IRA) y otros vehículos de ahorro— también podrían ayudar a que las personas de la generación X logren sus objetivos, agrega Tyson. 

Por ejemplo, la Ley SECURE 2.0 crea un mecanismo para que los empleadores agreguen un componente para ahorros de emergencia a la mayoría de los planes jubilatorios de los trabajadores. A partir del 2024, hasta el 3% de las ganancias calificadas de un empleado, después de impuestos, pueden destinarse a un fondo para dificultades imprevistas de hasta $2,500, lo cual es una alternativa para evitar tener que retirar dinero de las cuentas jubilatorias por una emergencia.

Muchas personas de la generación X también se están dando cuenta de que la jubilación podría no implicar necesariamente el abandono completo del trabajo. Casi la mitad —el 47%— anticipan que se van a jubilar más tarde de lo que habían planeado, y el 40% anticipan trabajar a tiempo parcial cuando se jubilen, según el estudio de Prudential.

Cundall piensa que él será uno de ellos. El autor del libro The Humor Hack: Using Humor to Feel Better, Increase Resilience, and (Yes) Enjoy Your Work, publicado en el 2022, tiene la esperanza de que sus años de jubilado incluyan trabajos como consultor sobre cómo las personas pueden usar el humor para aumentar su compromiso y participación. 

Si bien le preocupa no tener dinero suficiente para jubilarse, su plan de seguir trabajando está motivado más por su pasión que por el dinero: “No quiero sentir que estoy obligado a estar allí”. 

Ream también cree que muchas personas de la generación X crearán una visión nueva de la jubilación y encontrarán formas de generar ingresos con emprendimientos empresariales o trabajo a tiempo parcial que desean —más que necesitan— hacer. 

“Creo que va a existir la oportunidad de mantener el empleo, pero en términos algo más favorables”, dice, y resume la opinión de su generación de esta manera: “Puedo trabajar hasta los 67 o 68, pero voy a trabajar en forma diferente”.

Y agrega: “Todos estos cambios societarios de algún modo han sido impuestos sobre la generación X. Ahora, depende de nosotros decir que vamos a tomar el control. No dejes que esta marea te venza. Tal vez, simplemente, sea momento de nadar con algo más de fuerza”.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía de la Semana Cibernética - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años ($45 facturados en el momento de la compra) y recibe un regalo. Oferta por tiempo limitado.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.