Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

¿Te has vuelto a casar y tienes hijos? 5 errores de planificación patrimonial que debes evitar

Las personas en su segundo matrimonio deben planificar con cuidado pensando en su pareja y en sus hijos.

Abuelos sentados en un sofá sosteniendo a su nieto

E+/ GETTY IMAGES

In English | Un segundo matrimonio puede ser un consuelo después de perder a un cónyuge, por divorcio o fallecimiento. Sin embargo, si hay hijos u otros herederos de por medio, debes considerar cuidadosamente lo que sucederá con tu dinero y tus pertenencias cuando mueras.

Nunca puedes garantizar que todos los miembros de una familia mixta estén contentos con los arreglos que hagas al casarte por segunda vez. Pero puedes al menos evitar algunos errores para que tu familia inmediata no pierda su herencia, o aún peor, que un excónyuge reciba una herencia que no quisiste dejarle.

La mayoría de las personas tienen buenas intenciones: quieren que su cónyuge herede sus pertenencias cuando mueran y que sus herederos se repartan lo que quede cuando fallezca su cónyuge. Y quieren que todos, incluidos sus hijos y los hijos de su cónyuge, estén contentos. Nadie desea que se produzca un enfrentamiento durante la lectura del testamento. Estas son cinco maneras de evitar que eso suceda.

Error 1: no cambiar a los beneficiarios

“El error más común que encontramos es que las personas no actualizan sus testamentos ni su designación de beneficiarios”, dice Mark Bass, planificador financiero de Pennington, Bass & Associates en Lubbock, Texas. “Tendrías que ver su expresión —o la de su nuevo cónyuge— cuando preguntas: ‘¿Sabía que su primera esposa sigue siendo la beneficiaria de su plan 401(k)?’”.

Una de las ventajas de cambiar el nombre del beneficiario es que el dinero irá directamente a la persona designada —a menudo, el cónyuge sobreviviente— sin requerir la validación del testamento, el proceso legal mediante el cual se dispone de un patrimonio. Debes revisar todas tus cuentas financieras —cuentas corrientes, de ahorros y de jubilación— para asegurarte de que tu cónyuge sea el beneficiario designado, si esa es tu intención. Comprueba también a los beneficiarios de tu seguro de vida, ya que esos pagos tampoco están sujetos a la validación del testamento. También puedes designar a tus hijos como beneficiarios secundarios, para que reciban tus bienes en el caso de que tanto tú como tu cónyuge fallezcan.

“Esencialmente, cambia todo lo que requiera la designación de un beneficiario”, dice Bass. En algunos casos, las leyes federales o estatales pueden requerir el consentimiento de un cónyuge si el principal beneficiario es cualquier persona que no sea el cónyuge actual.

Mientras examinas detenidamente los documentos importantes, no olvides actualizar tus directivas legales —como un poder notarial de salud— para asegurarte de que, por ejemplo, tu cónyuge actual, no tu excónyuge, sea el responsable de tomar las decisiones médicas en caso de que quedes incapacitado.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Error 2: no actualizar tu testamento

Aunque cambiar a tu beneficiario en los documentos financieros evitará que dejes el saldo de tu cuenta 401(k) a tu excónyuge, tu testamento es lo que determina principalmente quién recibirá los bienes que tú y tu cónyuge han acumulado a lo largo de sus vidas. Lo más probable es que tampoco quieras que tu excónyuge herede tu vivienda.

Por lo general, las personas casadas por segunda vez deciden dejar todos sus activos al cónyuge sobreviviente, y a la muerte de este, los activos restantes se repartirán a partes iguales entre todos los hijos. Esto presupone, por supuesto, que dentro de 5 o 20 años, todos se seguirán llevando bien y que tu cónyuge, cuando mueras, no redactará un nuevo testamento que excluya a tu parte de la familia.

También puedes redactar un contrato que estipule que tu cónyuge sobreviviente no puede hacer cambios al testamento. Aunque algunos abogados especializados en planificación patrimonial los utilizan, este tipo de contratos tienen sus inconvenientes. “No son válidos en todos los estados ni tampoco son reconocidos por todos los estados”, dice Letha Sgritta McDowell de Hook Law Center en Virginia Beach, Virginia. “Y el mayor problema que tenemos es que a veces las disposiciones contractuales de los testamentos pueden ser confusas y menos claras de lo que se pensó cuando se redactaron”.

También debes decidir por adelantado quién recibirá objetos familiares importantes, incluso si su valor es en gran parte sentimental. Tal vez no quieras que los hijos de tu cónyuge hereden la espada de la Guerra Civil de tu tatarabuelo o la colección de monedas de tu madre. Puedes incluir esas determinaciones en un codicilo testamentario o en una carta dirigida al albacea de tu testamento, dice Bass.

Error 3: tratar a todos tus herederos de la misma manera

La mayoría de los cónyuges no están en la misma situación financiera al casarse, y esto es especialmente cierto en el caso de los segundos matrimonios. Si tu nuevo cónyuge se muda a tu casa, por ejemplo, es posible que quieras que tus hijos hereden los ingresos obtenidos de la venta de la casa, en lugar de tu cónyuge o los hijos de tu cónyuge. De manera similar, si has contribuido más bienes al matrimonio, tal vez desees legar una mayor parte del dinero a tus herederos en lugar de a los de tu cónyuge.

“No existe una regla que exija que todos los hijos deban ser tratados por igual”, explica Jason Smolen, uno de los directores de SmolenPlevy Attorneys and Counsellors at Law con sede en Vienna, Virginia. “Hay varias razones por las que los padres no tratan a sus hijos de manera igualitaria, en ocasiones esto se debe a una situación lamentable, como cuando un hijo tiene una discapacidad mental o física”. En esos casos, tendrás que decidir con tu cónyuge cómo garantizar el cuidado de tu hijo, quizás a través de una cuenta Achieving a Better Life Experience (ABLE, Lograr una Mejor Experiencia de Vida) o un fideicomiso

En otras ocasiones, dice Smolen, el problema es conductual. Un hijo puede tener un problema con el juego, sufrir una adición o ser un gastador compulsivo. Algunos padres pueden simplemente decidir que después de su muerte sus hijos son responsables de sus propias acciones, y si pierden su herencia porque deciden apostarlo todo en una sola carrera de caballos, pues así será.

Otros padres tal vez no soporten la idea de que se despilfarre una herencia. “Básicamente, se debe regular el flujo de fondos a un hijo con un problema así”, dice Smolen. Esto cuesta dinero: tendrás que crear un fideicomiso y nombrar un albacea para administrar los activos. Una solución puede ser un fideicomiso en protección de los pródigos (“spendthrift trust”). Con esta solución el beneficiario recibe sumas de dinero periódicas y se impide que los acreedores intenten obtener el dinero del fideicomiso.

Error 4: esperar a morir para compartir tu dinero

Si planeas dejar tu dinero a tus hijos, tal vez debas considerar dárselo ahora en lugar de legárselo en tu testamento. Tendrás el placer de ver qué hacen con el dinero mientras aún estás vivo.

Puedes regalar hasta $15,000 por persona sin estar sujeto al impuesto federal sobre donaciones ni tener que lidiar con el IRS. (Quienes reciben los regalos generalmente no tienen que pagar impuestos). Es una oportunidad estupenda.

Si tú y tu cónyuge tienen cuatro hijos casados, pueden darle $15,000 a cada hijo y a cada cónyuge, o $30,000 a la afortunada pareja, sin tener que pagar el impuesto federal sobre donaciones.

Además, el límite es por donante: tu cónyuge también puede regalar la misma cantidad. Si tú y tu cónyuge tienen cuatro hijos casados, ambos pueden dar $60,000 por pareja, hasta un total de $240,000 al año para las ocho personas, sin tener que pagar el impuesto sobre donaciones.

No tendrás que informar al IRS a menos que excedas el límite de $15,000 por persona. Si lo excedes, tendrás que presentar el formulario 709 (en inglés). Pero incluso entonces, es probable que no tengas que pagar impuestos debido a la exclusión de por vida por regalos de $11.7 millones por persona (en el 2021), o el doble de esa cantidad ($23.4 millones) en el caso de parejas casadas. Si excedes esos límites, tendrás que pagar el impuesto sobre donaciones por la cantidad que supere el límite de por vida.

Error 5: omitir la ayuda de un abogado

Si tienes pocos bienes y tus circunstancias no son complicadas, seguramente puedas redactar un testamento por tu cuenta en internet. Es una opción sencilla y poco costosa, y es mejor que no tener ningún testamento.

Pero si eres mayor y este es tu segundo matrimonio, lo más probable es que tu vida no sea precisamente simple. Los excónyuges, las familias mixtas y los bienes combinados aumentan el factor de complejidad, así como un hijo con necesidades especiales o un padre mayor. Puede ser prudente invertir tiempo y dinero en contratar a un profesional para que prepare un plan de sucesión detallado.

Aunque consultar con un abogado tiene un costo, tendrás la tranquilidad de saber que serás tú, y no el juez de un tribunal testamentario, el que decida quién recibirá cada uno de tus bienes después de tu muerte. Y también sabrás que tu excónyuge no se gastará el dinero de tu cuenta 401(k).


John Waggoner escribe para AARP sobre temas financieros, desde presupuestos e impuestos hasta el Seguro Social y la planificación de la jubilación. Anteriormente fue periodista para Kiplinger's Personal Finance y USA Today, y ha escrito libros sobre inversión y la crisis financiera del 2008. La columna sobre inversión de Waggoner para USA Today se publicó en docenas de periódicos durante 25 años.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.