Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

El impacto financiero del divorcio después de los 50

Un fracaso matrimonial puede ser tan duro para la billetera como para el corazón.

Billete de dólar doblado con estilo de origami en forma de un corazón roto.

iStock / Getty Images

In English | Como si la culebrilla y los reemplazos de rodilla no fueran suficientes razones para preocuparte cuando llegas a los 50, el divorcio es algo más para agregar a la lista, y con razón. La tasa de divorcio de las personas de 55 a 64 años ha crecido más del doble: según el Centro Nacional de Investigación sobre la Familia y el Matrimonio de Bowling Green University, pasó de 5 divorcios por cada mil matrimonios en 1990 a 12 por cada mil en el 2017.

Es una tendencia preocupante. Más allá del sufrimiento emocional que causa el divorcio, el dolor financiero también es una gran parte de la ruptura, sobre todo si tienes décadas de activos acumulados y cuentas compartidas. Si estás considerando un divorcio tardío, o si ya estás en medio de uno, asegúrate de sopesar todas las ramificaciones financieras.

Divorcio gris: un gran golpe a tus finanzas

No hay forma de endulzar esas ramificaciones. Para empezar, tu patrimonio se reducirá a la mitad, suponiendo que lo dividas todo en partes iguales. Al mismo tiempo, tus gastos aumentarán: viviendas separadas y dos facturas para todo, desde los servicios públicos hasta el seguro. Los investigadores encontraron que el nivel de vida de las mujeres que se divorcian después de los 50 cae en promedio un 45%; para los hombres, un 21%.

Los problemas continúan hasta la jubilación. Tendrás que dividir tus fondos de jubilación, lo que puede significar una considerable reducción en la cantidad de ingresos que obtienes cuando comienza a tocar tus ahorros. Peor aún, el 48% de los hogares encabezados por una persona de 55 años o más carecen de cualquier forma de ahorro para la jubilación, según las últimas estimaciones de la GAO (Oficina de Contabilidad del Gobierno) de Estados Unidos.

Cuantos más años tengas, mayor será el impacto que puede tener el divorcio. "Una persona divorciada de 50 años es muy diferente a una de 65”, explica Robin Graine, analista financiera certificada especializada en divorcios de Reston, Virginia. “Recientemente he tenido algunas clientas que impulsaron sus carreras a los 50 años. No habrían hecho eso a los 65".

Los ingresos y los ahorros para la jubilación no son los únicos problemas financieros del divorcio. Si tienes hijos, es probable que el divorcio reduzca o elimine cualquier herencia que reciban, en especial si tu ex se vuelve a casar. "El nuevo cónyuge es el siguiente en la línea, no los hijos", advierte Graine.

Además, probablemente tendrás que vender la casa en la que habías planeado retirarte y dividir las ganancias. Y como has perdido a la persona con la que contabas para cuidarte en la vejez, tendrás que pensar en un seguro de cuidados a largo plazo, que es costoso, o en contar con tus hijos adultos.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Lo mejor es tomar el camino más fácil

Tu primera reacción al divorcio puede ser de rabia, y muchos excónyuges probablemente se merecen el foso de la cobra. Pero lo mejor es superarlo. "En el divorcio, todo el mundo sufre, y, cuando se sufre, se tiende a tomar decisiones a corto plazo", dice Megan Gorman, abogada de impuestos y propietaria de Chequers Financial Management, en San Francisco. "Tienes que planear a largo plazo".

Si tienes hijos, por ejemplo, la forma en que tratas a tu cónyuge en el divorcio puede influir en tu relación con ellos durante mucho tiempo. La generosidad con tu cónyuge puede ayudarte a reparar esa relación. Y un divorcio contencioso e interminable simplemente prolongará el gasto y el dolor. Mark Bass, un planificador financiero de Lubbock, Texas, recuerda una negociación de divorcio que se descarriló por una motosierra dejada en el cobertizo de la pareja. En última instancia, el divorcio costó decenas de miles de dólares más en honorarios legales. "¿Una motosierra?", pregunta Bass retóricamente. "Libera las emociones y déjalo ir".

La lista del divorcio gris

Desentrañar un matrimonio puede ser mucho más oneroso que casarse. Esta es una lista de cosas que los expertos en divorcio recomiendan tener o hacer antes de una separación.

  • Obtén copias de tus declaraciones de impuestos
  • Consigue los números de cuenta y los saldos de todas las cuentas bancarias, de jubilación, de ahorros para la universidad y otras cuentas financieras, así como los detalles de las pólizas de seguro. Si sospechas que tu cónyuge está ocultando bienes, es posible que necesites un abogado o un contador especializado en leyes para asegurarte de que todos los bienes estén sobre la mesa.
  • Si tienes una cuenta de corretaje, solicita una lista de los bienes. Cuando dividas los bienes, divide las participaciones. Si lo liquidas todo y luego divides el dinero, deberás impuestos sobre las ganancias de capital. Pero si divides las propiedades, no deberás impuestos hasta que las vendas.
  • Mantén la mente abierta sobre la venta de tu vivienda. No querrás recibir la casa si no tienes suficientes ingresos para mantenerla. Habla con un agente inmobiliario sobre el valor de tu casa y sobre cuánto dinero se necesitará para arreglarla lo suficiente como para obtener un precio justo. Haz un plan para dividir el costo de las reparaciones y pagar las cuentas de los servicios públicos y la hipoteca hasta que la vendas.
  • Comprueba a nombre de quién están los títulos de los autos.
  • Revisa tu informe de crédito y el de tu cónyuge.
  • Si tienes derecho a una pensión alimenticia, decide si prefieres una pensión regular o una porción mayor de los bienes familiares. Si sospechas que tu cónyuge no podrá mantener los pagos de la pensión alimenticia, inclínate hacia la mayor parte de los activos. Recuerda que la pensión alimenticia ya no es deducible para el cónyuge que la paga y no es gravable para la persona que la recibe. Los pagos de la manutención de los hijos tampoco están sujetos a impuestos.
  • Si vas a recibir una pensión alimenticia, asegúrate de que tu cónyuge tenga una póliza de seguro de vida donde aparezcas como beneficiario en caso de que fallezca.
  • Cambia los beneficiarios de cualquier póliza de seguro de vida, según sea necesario.
  • Cambia los beneficiarios de cualquiera de tus cuentas financieras, según sea necesario.
  • Modifica tu testamento.
  • Comprueba qué opciones de seguro médico están abiertas para ti si no tienes seguro a través de tu trabajo. Es posible que puedas obtener cobertura bajo COBRA, aunque será costosa. O puedes visitar healthcare.gov para ver cuánto te costará la cobertura de la ACA (Ley del Cuidado de la Salud a Bajo Precio).

Muchas parejas pueden ahorrar mucho dinero y tiempo si trabajan con un mediador de divorcios, explica Bass. Aunque siempre se oye hablar de parejas que pasan años en los tribunales y acumulan enormes facturas de abogados, muchas son capaces de resolver el divorcio con un mediador. "Hay miles de personas que quieren asegurarse de que todo el mundo esté tan bien como sea posible", dice Graine. "Eso es algo sobre lo que no se lee".

Ya sea que uses un abogado o un mediador, necesitarás un equipo, dice Gorman, el abogado especializado en impuestos. "Necesitarás un planificador financiero o un contador para ayudarte a navegar a largo plazo la planificación de tus finanzas", explica. Tienes que trazar tu presupuesto, tu plan de jubilación y cuánto deberán tú y tu cónyuge en impuestos si venden activos, como la vivienda.

No te olvides del Seguro Social. "Tú y tu cónyuge pueden separarse, pero el Tío Sam no los abandonará", afirma Caroline Rakness, asesora financiera de Beverly Drive Financial. Si estuviste casado diez años o más, igual tienes derecho a los beneficios de un excónyuge, incluso si se vuelve a casar o si hay un excónyuge anterior.

Si tienes un plan de ahorro 529 para la universidad, comprueba quién es el titular. Es posible que necesites una orden judicial, como un decreto de divorcio, para cambiar la titularidad de un plan 529. Consigue un acuerdo para que el titular no modifique el beneficiario del plan 529: no querrás que el dinero que ahorraste para la universidad de tu hijo vaya a los nuevos hijastros de tu excónyuge. "No pases esto por alto", advierte Bass.

Por muy miserable que te sientas antes del divorcio, tómate el tiempo para hacer planes a largo plazo y no temas pedir más tiempo. "Puedes decir: 'OK, entiendo lo del divorcio. ¿Podemos ponerlo en pausa mientras termino mi maestría y actualizo mis habilidades laborales?'”, aconseja Graine.

Si dependías del seguro médico de tu cónyuge, también tendrás que investigar tus opciones. "Uno de mis clientes era una mujer con discapacidades a quien le preocupaba que su pensión alimenticia afectara su capacidad para recibir seguro por discapacidad", comenta Graine. Se sentó con su contador y un abogado que le aseguraron que el Seguro Social no ve la pensión alimenticia como un ingreso. Fue un gran alivio.

La opción menos costosa es llegar a algún acuerdo pacífico con tu cónyuge sin divorciarse. Pero la tranquilidad no tiene precio, en especial si tu cónyuge es abusivo. Y una vez que superes el dolor emocional y ajustes tus finanzas, puede que descubras que tu nueva libertad tampoco tiene precio.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.