Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

10 cosas que nadie te dice sobre la jubilación temprana

La realidad de dejar el trabajo puede ser muy diferente de la fantasía. Esto es lo que debes saber.

Señales viales en madera. Una apunta a la izquierda y dice trabajo. La otra a la derecha y dice retiro

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English | Por mucho que te guste tu trabajo, hay veces que preferirías ordenar las especias por orden alfabético que viajar en un tren abarrotado y lidiar con los estornudos de cientos de pasajeros. Y mientras te balanceas en el vagón junto a un hombre que montó en bicicleta durante cuatro horas para llegar a la estación, podrías estar pensando en una jubilación temprana.

Por desgracia, la jubilación temprana no es para todos. De hecho, no es para la mayoría de las personas. Según una encuesta del Employee Benefit Research Institute (EBRI) —en inglés—, solo el 11% de los trabajadores de hoy en día planean jubilarse antes de los 60 años. Para muchos de los que se atreven a dar el paso, la realidad de la jubilación temprana puede resultar muy diferente de la fantasía. Estas son algunas cosas que debes considerar antes de decidir jubilarte temprano.

1. La atención médica es cara

Medicare, el programa federal que brinda cobertura médica a más de 61 millones de adultos mayores en Estados Unidos, no comienza hasta los 65 años. Hasta entonces, necesitarás una alternativa —y no será barata—.

"Hasta que entre en vigor Medicare, los seguros médicos privados cuestan un ojo de la cara", dice Brian Schmehil, director de gestión patrimonial de Mather Group, en Chicago. La ley actual establece que los costos de tu seguro no pueden ser más del 8.3% de los ingresos de tu hogar. Para una persona con un ingreso familiar de $50,000, por ejemplo, un plan plata de nivel medio costaría $346 al mes o $4,150 al año.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


2. Utilizar tus ahorros antes de tiempo puede salirte caro

Si te jubilas antes de los 59 años y medio, por lo general pagarás una penalización por retiro anticipado del 10% sobre el dinero que retires de la mayoría de las cuentas con impuestos diferidos, como las IRA tradicionales y los planes 401(k). "Hay algunas opciones para obtener el dinero de una cuenta IRA antes de los 59 años y medio, pero es complicado y puede implicar grandes penalizaciones si no se hace correctamente", dice Matt Stephens, fundador de AdvicePoint en Wilmington, Carolina del Norte.

Y a menos que tengas una cuenta IRA Roth, que se financia con contribuciones después de impuestos, deberás pagar impuestos sobre la renta por la cantidad que retires de las cuentas tradicionales financiadas con contribuciones antes de impuestos. Si, por ejemplo, retiras $20,000 de una cuenta IRA antes de los 59 años y medio y te encuentras en la categoría de impuestos federales del 15%, pagarás $5,000 en impuestos y multas, lo que te dejará con $15,000.

3. Sacrificas el poder de los intereses compuestos

El tiempo es tu amigo cuando estás ahorrando para la jubilación, pero no cuando estás gastando. Si ahorras $250 al mes —$3,000 al año— desde los 25 hasta los 55 años, tendrás alrededor de $237,000 cuando te jubiles, suponiendo que no hagas retiros y que ganes un promedio del 6% anual sobre tus inversiones. No parece ser un mal retorno para tus $90,000 en contribuciones.

Pero digamos que trabajas 10 años más y te jubilas a los 65. En ese escenario, tendrás alrededor de $464,000, casi el doble. ¿Por qué? La década adicional de contribuciones ayuda, pero eso solo suma hasta $30,000. El crecimiento real proviene de otros 10 años de intereses generados no solo por todo el capital que aportaste, sino también por los intereses generados por los intereses acumulados durante cuatro décadas.

4. Puede que tengas una vida muy muy larga por delante

Una mujer que se jubila a los 55 años tendrá que hacer que sus ahorros duren 28.6 años, en promedio, en comparación con 20.4 años si se jubila a los 65. Un hombre que se jubila a los 55 años tendrá que estirar sus ahorros durante 25.1 años, en lugar de 17.8. Y para las parejas que llegan a los 65 años, hay un 25% de posibilidades de que el cónyuge sobreviviente alcance los 98, según la Society of Actuaries.

"Con el mejor acceso a la atención médica, muchas personas viven más que los promedios nacionales", dice Angela Dorsey, planificadora financiera certificada en Torrance, California.

5. Gastarás más dinero del que crees

Una regla general es que en la jubilación gastarás alrededor del 80% de lo que gastas cuando trabajas. Después de todo, no tendrás que aportar dinero a tu cuenta de jubilación ni ir al trabajo todos los días ni, por supuesto, pagar el impuesto sobre la nómina del Seguro Social, suponiendo que no tengas más ingresos laborales. Pero al menos en los primeros años de la jubilación, cuando eres más joven, estás más saludable y te acabas de liberar de las limitaciones del trabajo, es muy posible que gastes tanto o más de lo que gastabas antes de la jubilación. Un estudio de J.P. Morgan Asset Management concluyó que los recién jubilados tienden a gastar mucho en viajes, renovaciones en el hogar o mudanzas, y otros cambios de estilo de vida relacionados con la jubilación, que se estabilizan después de dos o tres años.

"Todos los días son sábado", dice Sean Pearson, planificador financiero certificado en Conshohocken, Pensilvania. "Una vez que dejas de trabajar, te despiertas y buscas cosas que hacer —básicamente, cómo nos sentimos todos el sábado—. Algunas cosas pueden ser divertidas y sociales. Otras pueden ser trabajos en la casa. La mayoría son cosas que cuestan algo de dinero, por eso el sábado suele ser el día más caro de la semana".

6. Los gastos de vivienda no se jubilan cuando tú lo haces

Jubilarse sin una hipoteca es un objetivo común para los futuros jubilados, pero es un objetivo que muchos no logran. Según una encuesta de American Financing, el 44% de los propietarios de vivienda jubilados de entre 60 y 70 años todavía tienen una hipoteca.

Y aunque hayas liquidado tu hipoteca, los demás gastos no desaparecen. "El mantenimiento de la vivienda y los crecientes impuestos a la propiedad pueden ocupar una gran parte de tu presupuesto", dice Dorsey, el planificador financiero de California. MarketWatch informa (en inglés) que el propietario promedio pagó $3,719 en impuestos a la propiedad en el 2020, un 4.4% más que en el 2019. Como regla general, los propietarios deben destinar el 1% del precio de compra de su vivienda anualmente para cubrir las reparaciones y los reemplazos. Para una casa de $350,000, eso es $3,500 al año.

5 preguntas para hacer (y responder) antes de jubilarte temprano

  • ¿Realmente puedo permitirme dejar de trabajar?
  • ¿Necesito conseguir un trabajo a tiempo parcial para llegar a fin de mes?
  • ¿Cómo obtendré un seguro médico?
  • ¿Qué haré para ocupar mi tiempo?
  • ¿Están mis planes en sintonía con los de mi cónyuge o pareja?

7. Puede ser difícil conseguir ingresos adicionales

Trabajar durante la jubilación podría no ser tan fácil como crees. Si bien el 74% de los trabajadores planean trabajar de manera remunerada durante la jubilación, según el estudio del EBRI, solo el 27% de los jubilados declararon haber trabajado por un sueldo. Incluso el trabajo a tiempo parcial puede ser un desafío. "Una cosa de la que aquellos que se jubilan temprano no parecen darse cuenta es que si planean hacer un trabajo a tiempo parcial tradicional mientras están jubilados, esos trabajos requieren un compromiso con un horario que a veces no es muy flexible", dice Leslie Beck, planificadora financiera certificada en Rutherford, Nueva Jersey. "Esto puede interferir con otros objetivos de la jubilación, como viajar o visitar a la familia. He tenido jubilados que se sorprenden por la poca flexibilidad del trabajo a tiempo parcial".

Si calculas que, en cambio, cubrirás el vacío de ingresos con el Seguro Social, recuerda que no puedes reclamar los beneficios de jubilación antes de los 62 años. Incluso entonces, solo recibirás beneficios parciales. Para cualquier persona nacida en 1960 o después, la edad plena de jubilación, cuando tienes derecho al 100% de tu beneficio mensual, es de 67 años. Al reclamar temprano a los 62 años, el monto del beneficio se reduce en un 30%.

8. Hay mucho tiempo libre

Cuando te jubilas, tienes un hueco de 40 horas a la semana que necesitas llenar. "¿Estás seguro de que tienes suficientes actividades para mantener tu cuerpo, mente y espiritualidad ocupados durante los muchos años que tienes por delante?", pregunta Catherine Valega, planificadora financiera certificada en Winchester, Massachusetts.

De manera realista, ¿cuánto tiempo piensas que dedicarás a dar largos paseos, descansar junto a la piscina o acurrucarte en el sofá con un buen libro, especialmente después de que la novedad desaparezca? Piensa bien y a largo plazo antes de jubilarte. ¿Quieres hacer voluntariado? ¿Volver a estudiar? ¿Practicar un nuevo pasatiempo o retomar uno antiguo? Elabora un plan antes de la jubilación.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


9. Es posible que necesites hacer nuevos amigos

Si te jubilas a los 50 años, es posible que tus amigos actuales no estén muy presentes —porque todavía tienen trabajos a tiempo completo—. Mientras que tú te puedes permitir el lujo de ir a una matiné o jugar una partida de golf entre semana, los miembros de tu círculo social que trabajan de nueve a cinco no pueden hacerlo.

Si encuentras nuevos amigos, es probable que sean mayores, dice Dennis Nolte, planificador financiero certificado en Oviedo, Florida: "Muchos de mis clientes que se jubilaron antes de los 60 años, especialmente aquellos que son activos, lamentan que su nuevo grupo de compañeros sea significativamente mayores que ellos —y por lo tanto tienen diferentes expectativas sobre la dieta, el horario de sueño e incluso las referencias culturales—".

10. La jubilación puede ser difícil para las parejas

"La jubilación es una transición importante en la vida, y debes ser paciente contigo mismo y con tu cónyuge", dice Patti Black, planificadora financiera certificada en Birmingham, Alabama. "La mayoría de las parejas jubiladas no se parecen a las que aparecen en anuncios y comerciales". Tendrán que decidir cómo cambiarán las responsabilidades en el hogar. ¿Realmente van a compartir la cocina, la limpieza y el trabajo en el jardín? ¿Y honestamente quieren estar juntos las 24 horas, los 7 días de la semana, especialmente si se mudan a una casa más pequeña?

Estas decisiones pueden tener graves consecuencias para el matrimonio. "El divorcio gris, o divorcio después de los 50 años, se ha duplicado desde 1990, mientras que el divorcio ha disminuido en todos los demás grupos de edad", advierte Black. "Y es más a menudo la esposa la que pide el divorcio después de los 50 años".
 

John Waggoner escribe para AARP sobre temas financieros, desde presupuestos e impuestos hasta el Seguro Social y la planificación de la jubilación. Anteriormente fue periodista para Kiplinger's Personal Finance y USA Today, y ha escrito libros sobre inversión y la crisis financiera del 2008. La columna sobre inversión de Waggoner para USA Today se publicó en docenas de periódicos durante 25 años.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.