Skip to content
 

Un compañero de casa podría ayudarte a bajar el costo de la vivienda

Como la inflación es más alta de los últimos 40 años, puede ser difícil pagar el alquiler con ingresos fijos.

Dos mujeres sonrientes preparan comida en la cocina

Tetra Images/Getty Images

In English

Las Golden Girls dieron en el clavo. Con los alquileres y los precios de la energía al alza, vivir con uno o dos compañeros de piso no parece tan mala idea. Rose, Dorothy, Sophia y Blanche nos mostraron cómo se hace. La pandemia y el aumento en los costos de la vivienda lo están haciendo realidad.

No debería ser una sorpresa, ya que la inflación llegó al 8.5% en marzo, el nivel más alto en 40 años. Los costos de la energía, la vivienda y los alimentos impulsaron el alza, como en los meses anteriores.

Los adultos mayores con ingresos fijos son especialmente vulnerables al aumento de los costos de la vivienda. Después de todo, el aumento del 5.9% de los beneficios del Seguro Social por el costo de la vida no se ajusta a la inflación. Para ahorrar dinero, cada vez más personas mayores de 50 años les abren su casa a compañeros de piso para que compartan los gastos o ayuden en los quehaceres. Es una tendencia que va a continuar en los próximos años.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Para el 2035, 11.5 millones de inquilinos serán mayores de 65 años, según el Joint Center for Housing Studies de Harvard University. Muchos necesitarán ayuda para pagar las facturas. "En este punto, hay que pensar de forma diferente porque los costos de la vivienda están subiendo drásticamente y las personas con ingresos fijos no se pueden mantener al día", dice Martha Shapiro, directora de programas en Senior Concerns. "Es una gran solución si se hace con cuidado".

Ahorra dinero si se hace bien

Abrir tu casa o tu vivienda de alquiler a compañeros de piso puede parecer abrumador, sobre todo si has vivido solo durante un tiempo, pero puede suponer un gran ahorro de dinero. No solo se cubre una parte del alquiler o de la hipoteca, sino que puedes dividir los servicios públicos, el entretenimiento y los alimentos.

Dependiendo de la salud y la edad de tu compañero de piso, esa persona puede compartir las tareas y convertirse en un amigo. Todo esto se ve muy bien en teoría, pero para que funcione se requiere un buen examen de conciencia, ser muy diligente y prestar atención a los detalles. Al fin y al cabo, puedes tener el mejor compañero de piso del mundo, pero si prefieres estar solo es probable que no funcione.

Lo mismo ocurre con elegir a un compañero de piso que tiene un historial financiero dudoso. No hay nada que pueda provocar una situación molesta más rápido que alguien que no pague la parte que le corresponde. "A veces puede ser difícil, sobre todo si estás acostumbrado a vivir solo y de repente tienes un compañero de piso que está ahí todo el tiempo", dice Brian Carberry, editor jefe de Rent.com. "No todo va a ser de color de rosa todo el tiempo. Habrá desacuerdos. La mejor manera de evitarlos es hacer la investigación correspondiente".

Eso significa investigar a los posibles compañeros de piso, no solo desde el punto de vista económico, sino para determinar su estilo de vida, su nivel de actividad, su personalidad y sus aficiones. Una persona introvertida que valora el tiempo a solas y le gusta acostarse temprano podría no ser compatible con una persona extrovertida que se queda despierta toda la noche.

"Haz preguntas sobre su estilo de vida, tanto en el trabajo como en el tiempo libre", dice Carberry. Querrás saber si la persona fuma, si le gusta la bebida, si le gustan las mascotas y si tiene amigos a los que piensa invitar con frecuencia, dice.

Investiga

Verificar los antecedentes puede ser una buena manera de hacerte una idea de quién es tu posible compañero. Te costará entre $50 y $100, pero descubrirás un tesoro de información que incluye:

  • historial de empleo
  • actividades delictivas
  • educación
  • historial de conducción
  • historial de crédito
  • redes sociales

Si no te sientes cómodo investigando los antecedentes de los candidatos, en todo el país hay servicios de búsqueda de compañeros de piso para personas mayores.

El Programa HomeShare de la Ventura County Area Agency on Aging es un ejemplo. Este servicio gratuito para residentes que reúnan los requisitos pone en contacto a personas para compartir los costos de la vivienda. Verifican los antecedentes y hacen entrevistas para que encuentres a tu compañero de casa perfecto. "Tenemos muchos adultos mayores que siguen en su propia casa y ahora tienen un dormitorio extra o tienen dificultades para pagar los gastos de vivienda", dice Shapiro. "Esto los ayuda a encontrar a alguien para ocupar la habitación libre o para compartir la vivienda y reducir el alquiler". ​ ​

Si decides ir por tu cuenta, Carberry dice que elabores un acuerdo de compañeros de piso, en el que establezcas todas las condiciones del contrato. Explica cómo se va a dividir el alquiler, quién es responsable de la limpieza, qué servicios y gastos se comparten y cómo se organizan las compras. Puedes decidir dividirlo por la mitad o cobrar según el uso o el tamaño de la habitación.

De cualquier manera, ponlo por escrito y pídele a tu compañero de casa que lo firme. Además, es importante determinar quién paga las facturas y cómo se dividen los gastos. Tener un contrato de compañeros de piso al que puedas referirte puede evitar que las discusiones se salgan de control. Si tu compañero de casa decide dejar de pagar el alquiler, tu sigues siendo el responsable del pago, pero al menos tienes un documento que puedes utilizar para emprender acciones judiciales.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


En el caso de los adultos mayores, también es importante tener en cuenta la duración del acuerdo. ¿Es temporal o permanente? Si es permanente, debes tener en cuenta los costos de la atención médica si tú o tu compañero de piso se enferman o necesitan cuidados de larga duración. "¿Qué ocurre cuando la gente empieza a necesitar cuidados? ¿Cuál es el plan a cinco años? Hay que hablar de todo eso", dice Shapiro.

¿Es adecuado para ti tener un compañero de casa? A fin de cuentas, conocerte es la mejor manera de evitar cualquier confusión en el futuro. Ahorrar dinero es importante, pero si compartir tu casa te va a volver loco, no merece la pena. Haz un examen de conciencia para asegurarte de que realmente quieres un compañero de piso.

"Puede funcionar para cualquiera, pero ciertas personalidades son más compatibles con los compañeros de piso y otras personalidades tienen más afinidad por vivir solas", dice Carberry. "Mi recomendación es que no vivas con alguien que sea exactamente igual a ti".

Donna Fuscaldo es redactora y editora especializada en finanzas personales y salud. Lleva más de 20 años escribiendo y cubriendo noticias para varias publicaciones nacionales, como The Wall Street Journal, Forbes, Investopedia y HerMoney.