Skip to content
 

AARP nombra a las ciudades más habitables del 2022 en EE.UU. con nueva herramienta de datos

El índice de habitabilidad identifica 10 ciudades grandes, medianas y pequeñas.

Imágenes de Filadelfia, Somerville y Saint Paul

Getty Images

In English

¿Alguna vez has tratado de investigar una nueva urbanización que parece ser un excelente lugar donde vivir? ¿O quizás trabajas en un comité local y quieres averiguar cómo enfrentan los desafíos otras ciudades? Podrías pasar horas o días reuniendo información en sitios de datos. O puedes consultar el índice de habitabilidad de AARP para el 2022 (en inglés).

El índice, actualizado recientemente, toma en cuenta 61 indicadores distintos en 200,000 urbanizaciones en el país para llegar a una puntuación única de habitabilidad para cada localidad. Este dato individual puede expandirse usando las distintas características del índice.

Creado originalmente en el 2015, el índice de habitabilidad de AARP toma en cuenta criterios importantes para los adultos mayores de 50 años —y la comunidad en general—, como los costos de vivienda, la accesibilidad a pie, la disponibilidad de amplio transporte público, y el acceso a atención médica y a banda ancha, entre muchos otros factores, para determinar qué tan fácil es vivir en estos lugares.

“Una comunidad habitable es un lugar para personas de todas las edades. Es una ubicación que cuenta con las opciones de vivienda y transporte, y las características comunitarias, que las personas necesitan para que puedan prosperar con seguridad sin importar la edad, el nivel de ingresos ni las capacidades físicas”, dice Rodney Harrell, vicepresidente de Familia, Hogar y Comunidad de AARP y uno de los expertos que crearon el índice original. “Las personas deberían residir en comunidades que les brinden apoyo”.


Oferta especial de la membresía de AARP durante la Semana Cibernética. Únete a AARP - Solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años.


Las comunidades con mayor puntuación

El nuevo índice clasifica las ubicaciones dentro de “siete dimensiones de habitabilidad”, dice Shannon Guzman, asesora de Políticas Estratégicas en el Instituto de Política Pública de AARP (en inglés). Esas categorías son vivienda, vecindario, transporte, medio ambiente, oportunidades, salud y participación comunitaria.

Para crear sus listas de las 10 mejores, AARP tomó en cuenta el tamaño de la comunidad, clasificando las comunidades por población: ciudades grandes (población de 500,000 o más), ciudades medianas (población de 100,000 a 499,999), ciudades pequeñas (población de 25,000 a 99,999) y, nuevo este año, pueblos pequeños (población de 5,000 a 24,999).

Imagenes de Boston, Seattle  y Denver

Getty Images

Las 10 mejores ciudades grandes, con más de 500,000 habitantes

1. San Francisco

2. Nueva York

3. Washington D.C.

4. Boston

5. Portland, Oregón

6. Filadelfia

7. Denver

8. Seattle

9. San José, California

10. Milwaukee


En general, las comunidades habitables con la mejor puntuación de AARP no solo tienen alto puntaje en las siete categorías de habitabilidad, sino que también son lugares con políticas que consideran un diseño inclusivo para la vivienda, planes de mitigación de riesgos, apoyo para unidades de vivienda accesorias, protección y prevención estatal contra ejecuciones hipotecarias, y planes para crear comunidades apropiadas para los adultos mayores, dice Jana Lynott, asesora sénior de Políticas del Instituto de Política Pública de AARP y directora de proyectos para el índice.

Pero eso no significa que las comunidades que no aparecen en las listas de las mejores no son buenos lugares para vivir, dice Harrell.

“Considera las 10 mejores como una selección destacada, pero no hagas demasiadas generalizaciones, ya que hay miles de comunidades en el país, entre ellas muchas con una puntuación relativamente alta, que no se incluyen en las listas de las 10 mejores”, explica él. “Generalmente hablando, el índice está lleno de sorpresas cuando consideras todos los factores. Los lugares que tienen una reputación deseada quizás no tengan todas las opciones que el índice considera”.

Los creadores del índice reconocen que, en general, los costos de vivienda son un desafío y que algunos lugares en las listas de las 10 mejores son áreas costosas para vivir. “La asequibilidad de las viviendas constituye una enorme crisis en el país, y las comunidades que tienen los servicios y las características que son atractivos para las personas también son aquellas donde los costos de vivienda son altos”, dice Lynott.

Imágenes de Sioux Falls, Berkeley Cambridge

Getty Images

Las 10 mejores ciudades medianas, con 100,000 a 499,999 habitantes

1. Alexandria, Virginia

2. Cambridge, Massachusetts

3. Arlington, Virginia

4. St. Paul, Minnesota

5. Minneapolis

6. Madison, Wisconsin

7. Elizabeth, Nueva Jersey

8. Rochester, Minnesota

9. Sioux Falls, Dakota del Sur

10. Berkeley, California


Pero hay ventajas y desventajas en todas las urbanizaciones, y “las grandes ciudades pueden estar en esta lista porque obtuvieron buenos resultados en las categorías de vecindario y transporte”, dice ella.

Las métricas del vecindario incluyen acceso a parques y bibliotecas, accesibilidad a trabajos por transporte público, accesibilidad a trabajos por automóvil, tasa de delincuencia y diversidad de destinos, entre otras características. El transporte cubre elementos como recorridos a pie, tasas de accidentes automovilísticos, costos de transporte por hogar y frecuencia de los servicios de transporte.

Sin embargo, lo que hace que la herramienta sea verdaderamente poderosa es que permite “que las personas sean conscientes de las ventajas y desventajas a medida que comparan un lugar con otro, y que los líderes comunitarios sepan cuáles son las áreas en las que debe mejorar su comunidad”, dice Harrell.

Imágenes de Silver Spring, Bergenfield Richfield

Créditos de izquierda a derecha: Philip Scalia/Alamy Stock Photo; Barry Winiker/Getty; Jacob Boomsma/Getty

Las 10 mejores ciudades pequeñas, con 25,000 a 99,999 habitantes

1. St. Louis Park, Minnesota

2. Watertown, Massachusetts

3. Belmont, Massachusetts

4. Arlington, Massachusetts

5. Somerville, Massachusetts

6. Bergenfield, Nueva Jersey

7. Richfield, Minnesota

8. Roseville, Minnesota

9. North Bethesda, Maryland

10. Silver Spring, Maryland


Para quienes son mayores de 50 años y buscan mudarse a una nueva comunidad, el índice de habitabilidad de AARP puede ser particularmente útil para evaluar si una ciudad, un suburbio o un pueblo tiene lo que se necesita para apoyar a las personas conforme envejecen. Harrell señala que la National Association of Realtors descargó más de 1 millón de informes de propiedades el año pasado, los cuales incluyeron puntuaciones del índice de habitabilidad, para proporcionar información adicional a las personas que quieren comprar una nueva casa.

Shannon King, agente de bienes raíces en Oahu, Hawái, dice que ella imprime páginas del índice todos los días para preparar a sus clientes con información más matizada durante el proceso de compra de una vivienda. Por ejemplo, ella explica que la calidad del aire es una enorme preocupación en la isla, la cual tiene áreas con alta concentración de polen y sitios industriales. El índice ofrece una perspectiva sobre la calidad del aire y el agua en la categoría ambiental.

“En el caso de mis clientes sensibles a las alergias, como alguien con un niño que tiene asma, puedo compartir la información con ellos para que puedan tomar la mejor decisión para su familia”, dice ella. “Les muestro el índice de habitabilidad para que vean lo bueno y lo malo de vivir en un vecindario en particular. Lo uso para compararlo con su estilo de vida”.

La herramienta puede ayudar a empezar conversaciones sobre retos comunitarios y crear conciencia acerca de las comunidades habitables y los criterios que las hacen buenos lugares para establecerse. “No se trata de alterar una comunidad para que se parezca a otra”, dice Guzman. “Se trata de evaluar tus necesidades y desafíos y determinar qué es lo que una comunidad hace bien. Celebremos esos recursos y valores, y tomémoslos como base para ampliarlos”.

Cómo usar el índice de habitabilidad de AARP

A pesar de que se usaron distintas capas de datos, el índice de habitabilidad de AARP (en inglés) es fácil de usar.

Al ingresar el nombre de un pueblo o una ciudad, o un código postal, los usuarios obtienen un índice de habitabilidad para esa ubicación que va de 0 a 100 puntos. Las comunidades con más de 50 puntos, que es el promedio, se “consideran buenas”, dice Guzman. “Las comunidades con las mejores puntuaciones son los lugares en el país que tienen un buen nivel en la mayoría de las categorías, en comparación con otros lugares con cifras de población similares”.

La primera página de una búsqueda proporciona información demográfica básica. Los usuarios pueden hacer clic en un mapa que ofrece información visual más profunda de cada una de las siete categorías de habitabilidad y la capacidad de ver definiciones de las categorías y las puntuaciones de cada comunidad.

La herramienta también permite a los usuarios hacer comparaciones directas entre lugares y averiguar los aspectos en que una comunidad sobresale y las áreas en las que puede fallar.

“Lo importante para mí es que haya una población diversa, acceso a espacios verdes y fácil acceso a servicios como cines, metro, supermercados, farmacias y bibliotecas. Actualmente, puedo caminar a casi todos los sitios que necesito en mi día a día. Vivo en el segundo piso de un edificio sin ascensor y los costos de vivienda son muy altos. Me da un poco de temor pensar en mi próxima mudanza”.

—Miriam Mandell, de 67 años, Cambridge, Massachusetts

Pongamos de ejemplo a St. Paul, Minnesota, que se clasifica como número 4 en la lista de las 10 mejores ciudades medianas, con una puntuación de habitabilidad de 66. La cercana ciudad de Minneapolis, Minnesota, es la número 5 en esa lista, también con un puntaje de 66. Sin embargo, a pesar de las cifras parecidas de estas poblaciones, conocidas como “ciudades gemelas”, existen diferencias entre ellas.

Por ejemplo, con respecto a la vivienda, las métricas de Minneapolis y St. Paul resaltan cinco puntos de datos que se consideraron (basados en cinco años de información): entradas sin escalones, disponibilidad de vivienda multifamiliar, costos de vivienda, carga financiera de los gastos de vivienda y disponibilidad de vivienda subsidiada.

En St. Paul, el 46.4% de las unidades de vivienda son multifamiliares, una cifra un poco más baja en comparación con el 2015 y considerablemente más alta que en el vecindario promedio en el país, que cuenta con solo el 18%. En Minneapolis, el 54.4% de las unidades son multifamiliares. St. Paul tiene costos de vivienda mensuales más bajos y una menor carga financiera de los gastos de vivienda. Otras métricas muestran que bajo “salud”, St. Paul tiene un 31.9% en la categoría de prevalencia de obesidad frente a un 26.1% en Minneapolis. Aunque ambas tienen acceso a opciones de transporte local, los autobuses y trenes de Minneapolis pasan con más frecuencia que los de St. Paul (25 por hora y 13 por hora, respectivamente). Ambas ciudades muestran altos niveles (99%) de participación comunitaria, lo que abarca acceso a banda ancha, participación cívica y social, tasas de votación, e instituciones culturales, artísticas y de entretenimiento.

Además, las personas pueden personalizar la puntuación de habitabilidad. Si la vivienda no es un tema de preocupación, la herramienta de personalización puede poner menos énfasis en esos datos y más en otra categoría, como la importancia de transporte público.

En definitiva, los usuarios pueden investigar diferentes métodos de calificación de las comunidades que se adapten a su propio estilo de vida.

Stacey Freed es una colaboradora que cubre temas de remodelación, construcción, estilo de vida, educación y mascotas. Su trabajo ha aparecido en USA TodayReal Simple y This Old House. Su libro Hiking in the Catskills saldrá a la venta en julio.