Skip to content
 

5 formas de ahorrar en los costos de vivienda cada vez más elevados

Con los precios de los alquileres y las viviendas por las nubes, cada dólar cuenta.

Aviso de se vende frente a una casa en Arlington, Virginia, noviembre 19, 2020.

SAUL LOEB/AFP VIA GETTY IMAGES

In English

Ya sea por la pandemia, los desequilibrios entre la oferta y la demanda, la inflación o una combinación de estos tres factores, la realidad es que el costo de las viviendas está por las nubes, tanto para los adultos mayores que viven en una vivienda alquilada como para los que optaron por envejecer en su hogar o quieren comprar una casa.

¿Qué tan grave es la situación? Según la plataforma inmobiliaria Zumper, los precios de los alquileres aumentaron un 12% en el 2021 en comparación con el año anterior, y siguen aumentando en el 2022. El precio promedio de un apartamento de un dormitorio subió un 1.5% en febrero en comparación con enero. Para ponerlo en perspectiva, en todo el año 2020 el alquiler promedio de un apartamento de un dormitorio aumentó un 0.6%. Y en el 2019, ese aumento fue de tan solo el 0.3%.

"Eso es mucho en tan solo un mes, sobre todo teniendo en cuenta que, en gran parte del país, febrero es un mes frío y nadie quiere mudarse", afirma Jeff Andrews, analista de mercado sénior en Zumper. "Normalmente, los alquileres bajan en invierno, algo que este año no ha ocurrido, todo lo contrario".

Los precios de las viviendas también se han disparado. Según el Índice Nacional de Precios de la Vivienda de S&P CoreLogic Case-Shiller, los precios de las viviendas subieron un 18.8% en los doce meses que precedieron al pasado diciembre. Según la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR, National Association of Realtors), en enero, el número de viviendas disponibles fue de 860,000, lo que según Gay Cororaton, economista jefe de la NAR, equivale a un suministro de 1.6 meses. El nivel óptimo sería un suministro de entre cinco y seis meses.

Pero hay motivos para ser optimistas de cara a la segunda mitad de este año y a la larga. La Reserva Federal tiene previsto aumentar las tasas de interés varias veces este año. Esto provocará una subida en las tasas de interés de las hipotecas, lo que reducirá la demanda de viviendas y, en última instancia, pondrá freno al aumento en los precios o incluso los hará bajar. "Cabe esperar un incremento más lento en los precios de las viviendas en el 2022 y durante los próximos dos años", asegura Cororaton. "La subida de la tasa de interés ayudará a controlar la demanda de viviendas y hará que los precios sean más asequibles. Y eso repercutirá también en el mercado de alquiler".

Pero si te cuentas entre los innumerables adultos mayores que no pueden esperar a que se calmen los precios de las viviendas y los alquileres, te proponemos algunas sugerencias para minimizar costos hoy mismo.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


1. Negocia un contrato de alquiler más largo

Si tienes dificultades para pagar el alquiler o te preocupa que el propietario te suba el alquiler o, aún peor, te desaloje, trata de negociar un contrato más largo, dice Andrews. Esta estrategia puede funcionar mejor si alquilas tu vivienda a un particular en lugar de a una empresa de administración de propiedades o un gran conglomerado inmobiliario, que posee muchas propiedades y tiene que responder ante sus accionistas. "Yo vivo en Brooklyn en una casa adosada estilo brownstone y la propietaria de mi vivienda vive justo debajo de mí. Ella alquila para poder pagar su hipoteca. Llevo aquí cinco años y todavía no me ha subido el alquiler", dice Andrews. "Lo único que quiere mi propietaria es poder pagar su hipoteca, y mi alquiler se lo permite. No tiene ningún incentivo para aumentarme el precio del alquiler".

2. Reduce el tamaño de tu vivienda

Si tienes dificultades para pagar el alquiler, trasladarte a un apartamento más pequeño o a una zona menos popular de la ciudad puede ayudarte a ahorrar dinero. También puedes reducir los costos de vivienda si identificas maneras de reducir tus gastos o buscas un compañero de casa. Una encuesta reciente de AARP a adultos mayores reveló que el 69% estarían dispuestos a compartir su casa con un familiar (aparte de su cónyuge). Además, el 54% de los encuestados no tendrían inconveniente en convivir con un amigo y envejecer juntos.

3. Plantéate la posibilidad de refinanciar tu hipoteca

Envejecer en una casa propia era ya una tendencia antes de la pandemia, pero desde entonces se ha convertido en la preferencia de innumerables personas en todo el país. La misma encuesta de AARP reveló que tres cuartas partes de los adultos mayores de 50 años que son dueños de una vivienda desean permanecer en ella el mayor tiempo posible. Pero a medida que aumenta el precio de las propiedades, esta opción es cada vez más costosa. No solo aumentan los gastos de mantenimiento, sino que los impuestos sobre la propiedad, el seguro para propietarios y otros costos de la vivienda se han disparado en medio de una inflación récord. Una forma de contrarrestar ese efecto es refinanciar la hipoteca si estás pagando una tasa de interés superior a la actual.

"Es poco probable que los numerosos propietarios que compraron o refinanciaron en los últimos dos años puedan beneficiarse mucho de la refinanciación en este momento, pero estos deben tener en cuenta que una refinanciación puede tener sentido económicamente incluso cuando la tasa de interés está tan solo 0.5 puntos porcentuales por debajo de la que tienen actualmente", asegura Jeff Tucker, economista sénior de la inmobiliaria en línea Zillow.

4. No pases por alto los costos del seguro hipotecario privado

Si tienes un seguro hipotecario privado, es el momento de calcular si el capital acumulado en tu casa es lo bastante alto como para eliminarlo. Según Andrea Woroch, experta en presupuestos, eliminar el pago de un seguro hipotecario privado puede suponer un ahorro de unos $200 mensuales en tu hipoteca. También recomienda buscar mejores ofertas de seguros de vivienda por lo menos una vez al año para ver si es posible ahorrar en las primas.

5. Busca alternativas

Para aquellos que desean comprar una casa, elegir una zona menos codiciada y optar por una vivienda más pequeña puede ayudar a ahorrar dinero. Buscar alternativas hipotecarias también te ahorrará dinero a lo largo de la vida del préstamo.

"Quienes se están decidiendo entre alquilar o comprar deben sopesar el posible impacto de la inflación frente a los costos crecientes de la compra de una vivienda", señala Tucker. "Si una persona puede permitirse la compra de una vivienda, el costo fijo de una hipoteca a largo plazo sirve de protección contra la inflación en el precio del alquiler".

 

Donna Fuscaldo es una escritora y editora colaboradora especializada en finanzas personales y salud. Lleva más de dos décadas escribiendo y cubriendo noticias para varias publicaciones nacionales, como The Wall Street JournalForbes, Investopedia y HerMoney.