Skip to content
 

10 consejos para prevenir las caídas y evitar los peligros en el hogar

Soluciones simples para una vida independiente durante la vejez.

Hombre de pie en una escalera hace reparaciones en casa

Getty Images

In English

Cuando Nancy Arnegard, de 71 años, comenzó a caerse hace unos años debido a una enfermedad degenerativa, se mudó con su hija, Cece Zavala. Pero, para evitar más caídas, fue necesario hacer cambios en el hogar.

Entre otras cosas, Zavala instaló barras de agarre en el baño y la cocina, rampas para las puertas exteriores y el garaje, y más iluminación.

Ella sabía lo que debía hacer porque es especialista certificada en envejecimiento en el hogar; es decir, está capacitada para ayudar a otros a arreglar el hogar para vivir con comodidad y seguridad, tanto ahora como en el futuro.

“Las modificaciones que hicimos permitieron que mi madre viviera con seguridad en casa mucho más tiempo de lo que habíamos anticipado”, dice Zavala, de Sacramento, California. “Podemos crear ambientes adaptados totalmente hermosos que envejecen con las personas. A veces, es cuestión de hacer solo pequeños cambios aquí y allá”.

Y eso es importante, porque el 77% de los adultos mayores de 50 años quieren permanecer en su hogar a medida que envejecen, según revela una encuesta de AARP. Pero es posible que ese hogar no esté equipado para que puedan hacerlo. El riesgo de caídas aumenta con la edad, y la mayoría de las caídas ocurren en casa. La  Guía HomeFit de AARP —una publicación gratuita— contiene ideas sensatas para hacer que un hogar sea cómodo y seguro y se adapte bien a personas de todas las edades.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


“No todas las caídas provocan una lesión catastrófica que cambia la vida. Pero cuando eso sucede, puede ser devastador”, dice Kathryn Daniel, enfermera profesional especializada en Gerontología y decana adjunta de Asuntos Académicos de Enfermería en University of Texas, en Arlington. Las caídas pueden causar fracturas óseas, como una fractura de cadera, lo que puede dificultar trasladarse de un lugar a otro, realizar las actividades diarias o vivir en forma independiente, agrega.

Se pueden hacer cambios simples dentro y fuera de la casa para ayudar a evitar caídas y eliminar los elementos que podrían presentar riesgo de tropezar. Aquí te presentamos diez sugerencias.

1. Retira las alfombras sueltas

Retira tapetes y alfombras pequeñas de toda la casa, ya que son una causa común de tropiezos. Si debes tener una alfombra en el baño, asegúrate de que la superficie inferior sea antideslizante.

2. Pon la casa en orden

“Cuando uno ha vivido en un sitio muchos años, es posible acumular muchas cosas, y eso puede convertirse en un riesgo de caída”, dice Zavala. Retira elementos como pilas de libros o cajas que estén en el suelo, contra las que podrías tropezar y sufrir lesiones si te caes.

3. Mantén las áreas de tránsito despejadas

Despeja las áreas de tránsito y eliminan todo lo que pueda representar un riesgo de tropiezo, como cosas acumuladas, cables de electricidad o muebles innecesarios, para que sea posible desplazarse con facilidad. Haz esto en los pasillos y en la ruta que sigues alrededor de la cama y hasta la puerta. Usa cables eléctricos con enchufes planos o cubre los cables con tiras de goma.

4. Arregla las superficies desniveladas

A medida que envejecemos, los cambios en la visión pueden hacer que la percepción de la profundidad de campo se deteriore y tal vez no veamos los detalles de la superficie en la que caminamos. Arregla los escalones y senderos desnivelados dentro y fuera de la casa para ayudar a evitar caídas. Considera agregar un color contrastante al piso —como una alfombra colorida sobre un piso de madera en vez de una de color beige—, de modo que los cambios en la superficie se vean claramente.

5. Ilumina tu hogar

Es importante que las superficies y los senderos dentro y fuera de la casa estén bien iluminados. Abre las cortinas y las persianas para que entre la luz natural. Agrega luces adicionales —como luces de noche en los pasillos, luces que se encienden con el pie o tiras de luces en los escalones— donde sea necesario. Considera instalar luces con detector de movimiento dentro o fuera de la casa, que simplifican la iluminación.

6. Aumenta la seguridad en el baño

Instala un inodoro más alto o un elevador del asiento, ya que eso es mejor para las personas con artritis o problemas de rodilla. Otros cambios que ayudan a prevenir las caídas incluyen usar alfombras antideslizantes, agregar una silla para la ducha e instalar barras de agarre cerca de la ducha, la bañera y el inodoro. “Las empresas de diseño han adoptado esta tendencia”, comenta Zavala. “Ahora hay barras de agarre absolutamente hermosas que vienen en muchos colores y tienen elementos decorativos o acabados más bellos”.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


7. Mejora las escaleras

Instala un pasamanos a las escaleras —o a ambos lados de escalones— para ayudar el desplazamiento dentro y fuera de la casa. Coloca cinta azul de empacar o cinta de pintor en el borde de los escalones para que se destaquen. Considera construir una rampa (en lugar de escalones) que lleve a la puerta principal o a la puerta trasera.

8. Presta atención a los muebles

Reduce la cantidad de muebles en toda la casa para que haya menos obstáculos. Si puedes permitirte el gasto, reemplaza los muebles con bordes afilados con otros que tengan bordes suaves y redondeados para reducir el riesgo de lesiones en caso de que ocurra una caída.

9. Hazte un examen de la vista

Dado que la mala visión puede causar una caída, los adultos mayores deberían hacerse un examen de la vista una vez al año. Tal vez necesites anteojos, o tengas un trastorno relacionado con la edad —como cataratas— o necesites actualizar la corrección de tus lentes. Las cataratas pueden extraerse; por lo general, Medicare cubre el procedimiento.

10. Refuerza los músculos

La debilidad muscular y el deterioro del equilibrio se relacionan con la edad y contribuyen a las caídas. Daniel sugiere dar caminatas rápidas de 30 minutos tres veces por semana para fortalecer los músculos de las piernas. Antes de caminar, realiza estiramientos ligeros, como flexionar suavemente las rodillas mientras te sostienes de una silla.  Ejercicios como el taichí o el yoga suave pueden ayudar a mejorar el equilibrio.

Sheryl Jean colabora con artículos sobre envejecimiento, negocios, tecnología, viajes, salud y temas de interés humano. Fue reportera de varios periódicos metropolitanos y su trabajo también se ha publicado en el Chicago Tribune, The Dallas Morning News y el sitio web de la American Heart Association.