Skip to content
 

8 pasos sencillos para lograr un hogar más organizado

Hasta los pequeños esfuerzos para ordenar ayudan a crear espacios más acogedores.

Una mujer organiza su garaje

SolStock/Getty Images

In English 

Nos encanta pensar en ordenar y organizar la casa. Pero no necesariamente nos encanta hacerlo.

Muchos han visto el programa The Home Edit en Netflix donde se veía despensas y estanterías organizadas de acuerdo con los colores del arcoíris y la transformación de habitaciones y garajes desordenados. Al estilo Marie Kondo, algunas personas se han puesto a organizar armarios y cajones y se han deshecho de los artículos que no generan alegría.

Pero en la vida real puede ser difícil deshacerse del desorden. La sola idea nos abruma, como si no contáramos con el tiempo para llevar a cabo un proyecto que cambiará el espacio que habitamos. Pero la realidad es que unos pequeños pasos pueden darnos el impulso para organizar el hogar y de paso mejorar la salud mental. 

“Cuanto más desorden, uno es más infeliz”, dice Joseph Ferrari, profesor de DePaul University, quien, junto con su compañero de investigación, ha estudiado el impacto negativo del desorden (en inglés). “Cuanto más tienen las personas, reportan menos satisfacción con la vida”.


VENTA DEL DÍA DE LA RECORDACIÓN: Únete a AARP por solo $9 al año con una membresía de 5 años. Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.


Maneras simples de ordenar los espacios

1. Comienza por deshacerte de la basura.

2. Organiza primero un área pequeña, como un cajón.

3. Separa los artículos en tres grupos: guardar, donar y tirar.

4. Encuentra un lugar para todo lo que piensas guardar —por ejemplo, un gancho para tus llaves—.

5. Agrupa los artículos similares, en lugar de guardarlos en lugares distintos, para que siempre sepas dónde encontrarlos.

6. Si compras algo nuevo, promete deshacerte de otra cosa para limitar los artículos en tu hogar.

7. Si estás guardando artículos para dejárselos a la próxima generación, pregúntales a tus herederos si los quieren. Debes estar dispuesto a aceptar una respuesta negativa. Sé cortés.

8. No intentes hacer todo a la vez. Programa períodos de tiempo para ordenar y organizar con regularidad.

Elimina el desorden fácilmente

Cuando Beverly LaZar se divorció y comenzó a pensar en mudarse, pensó en lo quería llevarse consigo. LaZar, de 54 años, de Cedar Crest, Nuevo México, se dio cuenta de que su familia había “acumulado muchas cosas” después de vivir en el mismo lugar durante 24 años. Muchos artículos, que casi nunca se utilizaban, estaban guardados en cajas en su garaje.

LaZar decidió organizar lo que se había acumulado en esas cajas. “No quiero llevar todas estas cosas al otro extremo del país”, dijo.

Con el pasar de los años, parecen acumularse más tazas, recuerdos, muebles, libros, papeles y accesorios. Entonces, ¿por dónde se empieza a organizar y ordenar?

“Siempre sugiero deshacerse primero de la basura”, dice Nikki Bell, organizadora profesional en Houston. “Usa una bolsa de basura, recorre el espacio y tira todo lo que está roto o dañado o es basura”.

Las cajas de cartón pueden ocupar mucho espacio, por lo que si te deshaces de ellas, cambia la manera en que ves la habitación, afirma Bell. Después de eso, elige un área pequeña, como un cajón, para empezar el trabajo poco a poco.

Al comenzar un proyecto de organización, Sabrina Hamilton, de 54 años, de Colorado, elige una habitación, evalúa el desorden y empieza a separar las cosas mediante un sistema que usan muchos organizadores profesionales.

“Creo tres grupos: lo que guardaré, lo que donaré y lo que tiraré”, dice. “Elijo un artículo y decido si es significativo, útil o inútil”. Hamilton conserva los artículos significativos, regala los artículos útiles que ya no quiere y tira las cosas inútiles.

Después de eso, Andrew Mellen, organizador profesional en la ciudad de Nueva York, recomienda que las personas comiencen a organizar. Sugiere seguir lo que él llama su “triángulo de organización”: “todo tiene su lugar; lo similar va junto; y algo entra, algo sale”.

Por lo tanto:

  • Todo tiene su lugar. Por ejemplo, “tus llaves tienen su lugar y deben estar en su lugar a menos que las tengas en la mano para abrir algo”, explica Mellen.
  • Lo que se parece va junto se trata de organizar tus pertenencias para que “todos —no casi todos— los objetos similares estén juntos”, dice Mellen. Eso significa guardar todas las herramientas en una caja de herramientas y no dejar un destornillador en el cajón de cachivaches.
  • Algo entra, algo sale ayuda a limitar el número de artículos en el hogar. Si compras algo nuevo, algo se tiene que donar, regalar o tirar.

Deshacerte de las cosas puede ser difícil

Por supuesto, para algunas personas puede ser difícil deshacerse de sus posesiones. Esto se debe a que los objetos pueden estar llenos de buenos recuerdos o considerarse valiosos o dignos de que los conserve la generación siguiente. En esos casos, hay que conversar.

“Creo firmemente en las conversaciones francas”, dice Mellen. A las personas que están guardando artículos para dejárselos a la generación siguiente, Mellen les recomienda que pregunten a los posibles herederos si realmente quieren esa vajilla de bodas, la cubertería de plata de la abuela o aquella pintura antigua.

“Cuando se trata de cosas que no tienen un valor monetario inherente, tienes que estar dispuesto a ser vulnerable y conversar: ‘Te quiero, me gustaría regalarte esto, ¿lo quieres?’”, dice, y agrega que tienes que “estar dispuesto a aceptar un no”.

Pero todo ese trabajo te puede dejar exhausto muy rápido. Es por eso que Bell recomienda realizar el trabajo de organización por partes.

“Emocionalmente soy más fuerte, y estoy más dispuesta a deshacerme de cosas a las que me aferraba en el pasado”, dice. “Quiero concentrarme en crear experiencias de vida y nuevos recuerdos en lugar de guardar cosas viejas que ya no me sirven”.

— Beverly LaZar

“El desorden no se acumula en un día, así que no esperes que desaparezca en un día”, dice. “Programa tiempo para trabajar en tu hogar, usa un cronómetro y aplaude tu esfuerzo al final de cada sesión. Puede ser que no hayas terminado, pero has comenzado. ¡Sigue adelante!”.

Si nada de esto da resultado, contrata a un organizador profesional. “Una vez que hayas llegado a un punto en el que ya no puedas lograr tus metas, es hora de llamar a un profesional para que te ayude a retomar el camino”, dice Bell. “Otro par de ojos en tu espacio pueden hacer maravillas”.

En cuanto a LaZar, después de su divorcio estaba lista para dejar atrás su pasado y deshacerse de las cosas que debían quedarse con él. “Emocionalmente soy más fuerte, y estoy más dispuesta a deshacerme de cosas a las que me aferraba en el pasado”, dice. “Quiero concentrarme en crear experiencias de vida y nuevos recuerdos en lugar de guardar cosas viejas que ya no me sirven”.

Fotos de antes y después de una oficina, un dormitorio y una cocina

Nota de redacción: este artículo se publicó originalmente el 15 de enero de 2021. Ha sido actualizado con nueva información.