Skip to content
 

No sea ese tipo de suegra

Construya buenas relaciones con los nuevos miembros de la familia.

In English | Durante generaciones, las suegras han sido el blanco de las bromas, las villanas de las películas y sí, probablemente en ocasiones, una verdadera pesadilla en la vida real. Pero ahora usted juega ese rol y seguramente no quiera que nadie la encasille en esos estereotipos.

No se preocupe: existen muchas formas de ser una suegra sin esa energía negativa ni relación conflictiva.

"Debe reconocer humildemente que el apego principal de su hijo o hija se trasladó de usted a su cónyuge," afirma el Dr. Kay Kosak Abrams, psicólogo clínico y experto en relaciones familiares de Kensington, Maryland.

Eso no siempre es fácil. A veces tiene que morderse la lengua, dejar de criticar constantemente y evitar el seño fruncido o "esa mirada". En otras palabras, aceptar la realidad y lo que no puede cambiar, disfrutar esta etapa de la vida y evitar distanciarse de su yerno o nuera.

Liz Bluper, co-autora junto con Renee Plastique de Mothers-in-Law Do Everything Wrong (Las suegras hacen todo mal), tiene un consejo difícil para la suegra: no sea dominante. No vaya a la luna de miel, evite redecorar la casa de sus hijos mientras cuida a sus nietos, y absténgase de comprar ropa interior para sus hijos.

A continuación se mencionan otras recomendaciones que ayudarán a las suegras a alcanzar su tranquilidad de espíritu y establecer buenas relaciones:

¡Manténgase alejada de su dormitorio! Nunca pregunte: "¿cuándo me van a hacer abuela?" Ellos lo tienen que decidir solos y usted tiene que estar encantada cuando se lo comenten.

No se meta. Cada vez que intente meterse entre su hijo/a y su nuera o yerno saldrá perdiendo. Su hijo o hija tienen un nuevo vínculo y usted no es parte de él.

No hable de finanzas. Salvo que el asunto involucre dinero de su parte, respete sus decisiones de ahorrar o de gastar, incluso si internamente cuestiona sus decisiones.

Manténgase alejada de la religión. No presione a su yerno o nuera para que se una a su iglesia o se convierta a su fe. Perderá a su propio hijo o hija y también a sus nietos. Inclúyalos en su mundo. No los obligue a ser parte de él.

Hable sobre la forma de llamarla. Si su nuera la sigue llamando Sra. Smith y usted preferiría que la llame "Mamá", dígaselo. Pero debe aceptar que quizás ella prefiera usar esa denominación para su propia madre y ¿quién puede reprochárselo? Si tiene preferencias sobre cómo le gusta (y le disgusta) que la llamen, convérselo con su yerno o nuera.

Tenga cuidado con los consejos. Evite dar sugerencias si no se lo piden, e incluso si la consultan, hágalo con cuidado. Trate de preguntar, "¿Pensaron en hacerlo de esta forma?". No se ofenda si su yerno o nuera ignoran su recomendación. Después de todo, usted nunca aceptó los consejos de su propia suegra, ¿o sí?

Acepte el rol. Tener un yerno o una nuera amplía su familia y aumenta el placer de ser madre. ¿Y qué hacer cuando se convierta en abuela? Sea una niñera dispuesta y aproveche cada oportunidad que tenga de disfrutar a sus nietos. Dé todo de sí misma por amor sin esperar nada a cambio. Sin duda, obtendrá mucho a cambio.

Judi Hasson es una escritora independiente de McLean, Virginia, que está aprendiendo a ser suegra.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto