Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Clásicos inolvidables del chachachá

Muchos perduraron después de los 50 y forman parte de la música de los 70 y los 80.


spinner image Portadas discos cha cha chá

Orquesta de Enrique Jorrín: “La engañadora”

spinner image Portada del disco de El cha cha chá de Cuba

A principios de la década del 50, el violinista cubano Enrique Jorrín, oriundo de Pinar del Río, quiso simplificar el ritmo del mambo con una canción que fuera fácil de bailar. De este concepto surgió “La engañadora”, considerado por los especialistas como el primer chachachá. Su grabación se llevó a cabo en 1953, cuando Jorrín era integrante de la Orquesta América. El sencillo fue un éxito descomunal, iniciando una ola imparable de puro chachachá.

spinner image Image Alt Attribute

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Orquesta Aragón: “El bodeguero”

spinner image Portada del disco de la Orquesta Aragón

“Toma chocolate, paga lo que debes”. Inolvidable el estribillo de “El bodeguero”, un chachachá tierno y cadencioso que también representa la excelencia en este estilo de la Orquesta Aragón. Fue grabada por primera vez en 1955, una vez que el chachachá se había establecido como el ritmo del momento. Apoyándose en sutiles toques de percusión y las sonoridades del violín y la flauta traversa —típicas de la charanga cubana— Aragón grabó muchos clásicos del género.

Caridad Cuervo: “Venus”

spinner image Portada del disco de Caridad Cuervo

Una cantante de capacidades virtuosas que comenzó su carrera desde niña, Caridad Cuervo fue patrocinada por Celia Cruz, y como ella también fue apodada “La guarachera”. En 1960, acompañada por Severino Ramos y su Conjunto, graba una versión en chachachá de “Venus”, balada romántica popularizada por el estadounidense Frankie Avalon. Los coros acaramelados y un delicioso solo de piano con jazz resaltan la voz de Caridad: nostálgica, jovial, llena de vida y sabor afrocaribeño.

Tito Rodríguez: “Los marcianos”

spinner image Portada del disco de Tito Rodriguez

Una de las voces más distinguidas en la música tropical de la década del 50 fue la del puertorriqueño Tito Rodríguez. Además de lucirse con mambos y boleros, grabó una extensa serie de chachachás, caracterizados por la elegancia y el ritmo preciso de su orquesta. “De un platillo volador, todos bajaron bailando” es una de las estrofas de “Los marcianos”, composición del cubano Rosendo Ruiz Jr., demostrando que el compás sincopado del chachachá se prestaba para narrativas humorísticas. 

Eddie Palmieri: “Mi isla preciosa”

spinner image Portada del disco de Eddie Palmieri

Después de una temporada tocando el piano con Tito Rodríguez, el virtuoso tecladista Eddie Palmieri decidió fundar su propia orquesta, a la que nombró La Perfecta. El primer LP de Palmieri como dueño absoluto de su destino salió en 1962 y cuenta con el inigualable Ismael Quintana como cantante principal. Para este debut, Palmieri compuso un chachachá, “Mi isla preciosa”, tierno homenaje a Puerto Rico, donde el mismo Palmieri encontraría refugio durante la década del 70.

Machito and his Afro-Cuban Orchestra: “Me lo dijo Adela”

spinner image Portada del disco de Machito and his Afro-Cuban Orchestra

Nacido en 1915, el compositor cubano Otilio Portal es recordado primordialmente por un chachachá que dio la vuelta al mundo: “Me lo dijo Adela”, conocido en inglés como “Sweet and Gentle”. Lo grabaron Bobby Capó, Pérez Prado y la Sonora Matancera, pero una de sus versiones más chisporroteantes es la de 1958 interpretada por el cubano Machito a dúo con su hermana Graciela. Machito combina inglés con español y las trompetas de su orquesta aportan acentos explosivos.

Compras y comestibles

Walmart+

Descuento de $20 en una membresía anual de Walmart+

See more Compras y comestibles offers >

Beny Moré: “Ya llegó la hora”

spinner image Portada del disco de Beny Moré

Dirigiendo su formidable “banda gigante” que marcó con fuego la era dorada de la música cubana, el grandioso Beny Moré no dejó género bailable sin explorar. Vivió solamente 43 años —falleció en 1963— pero su legado discográfico es descomunal, además de ofrecer una lección eterna de sabor tropical. “Ya llegó la hora de bailar chachachá” entona el Beny en este tema lleno de electricidad. Fue grabado en La Habana en agosto de 1955.

Celia Cruz: “El cohete”

spinner image Portada del disco de Celia Cruz

Algunos aficionados afirman que Son con guaguancó de 1966 es el mejor disco de Celia Cruz. Difícil rechazar este teorema, considerando que Celia se encontraba en su apogeo vocal. Los músicos que la acompañan en esta producción para el sello discográfico Tico no son sino la Alegre All Stars, con gigantes como Charlie Palmieri en el piano y el timbalero Kako. Celia interpreta el único chachachá del disco —“El cohete”— con incomparable energía y sentido del humor.

Tito Puente: “Oye cómo va”

spinner image Portada del disco de Tito Puente

Tenía que ser Puente —uno de los creadores más prolíficos de la música afrocaribeña— quien grabara uno de los chachachás más famosos de la historia. Curiosamente, “Oye cómo va” apareció en el LP El rey bravo de 1962, cuando el furor del género ya estaba amainando. Más curioso aún: el tema se hizo famoso recién cuando Santana lo mezcló con rock para el disco Abraxas. Pero la versión original, en la voz profunda y expresiva de Santitos Colón, es fiel a la esencia de la estética cubana.

Oscar D’León: “Calculadora “

spinner image Portada del disco de Oscar D' León

Como tantos otros chachachás, “Calculadora” —la obra maestra del periodista y actor cubano Rosendo Rosell— se dio a conocer inicialmente por la Orquesta Aragón. En 1983, el venezolano Oscar D’León se apoderó de “Calculadora”, le aceleró el ritmo, la revistió con un arreglo nuevo y grabó lo que quedará en la historia como la versión definitiva de esta desopilante canción: mordaz, sarcástica, desenfrenada. Un chachachá modernizado, para reír y bailar.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?