Skip to content

Navegador de beneficios de salud: Revisa esta guía para veteranos y sus familiares.

 

La paz y la tranquilidad increíbles de Sting

Con el lanzamiento de su nuevo álbum, la publicación de sus memorias en audio y su próxima residencia musical en Las Vegas, el artista pone la vida —y el arte— en perspectiva.

El cantante Sting.

Mayumi Nashida

In English | Hace ya 37 años que Sting se separó de The Police cuando el trío de música new wave se encontraba en el auge del éxito. Sin embargo, como solista ha seguido cosechando triunfos gracias a estupendas colaboraciones. El aclamado cantautor, de 69 años, exhibe en su nuevo álbum Duets (enlace en inglés) la gran variedad de sus gustos musicales, sus talentos y su capacidad de trabajar en equipo. El álbum contiene 16 colaboraciones con artistas como Eric Clapton, Mary J. Blige, Annie Lennox y Sam Moore, así como una nueva canción junto al roquero italiano Zucchero. Los temas fueron escogidos de una amplia serie de duetos que ha grabado a lo largo de una carrera adornada por 17 premios Grammy, 100 millones de discos vendidos y participaciones en la edición de libros, cine y teatro (el ejemplo más reciente es el musical de Broadway The Last Ship, que recibió una nominación a los premios Tony).


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Durante el confinamiento, el artista también produjo un libro de memorias —disponible únicamente en audio, de 90 minutos de duración— titulado Sting: Upon Reflection (a la venta en Audible el 25 de marzo). La grabación incluye segmentos cantados, con nuevas versiones de “Roxanne”, “Fields of Gold” y “Message in a Bottle”. En sus memorias, Sting (nacido con el nombre de Gordon Sumner en el pueblo inglés de Wallsend, lugar conocido por su astillero) nos cuenta cómo era criarse en un entorno industrial, y luego cómo huyó a Londres y terminó alcanzando la fama.

A partir del 29 de octubre, iniciará su residencia musical titulada "My Songs" en el hotel Caesars Palace de Las Vegas. La producción se inspira en el álbum del mismo nombre, lanzado en el 2019 con nuevas versiones de temas tanto de The Police como de su carrera de solista. En medio del agitado ritmo de su vida, el artista hizo una pausa para hablar con AARP de, entre otras cosas, sus nuevos proyectos, por qué la fama temprana es una maldición y cómo ha logrado tener un largo matrimonio.

Algunos de los artistas invitados en Duets son gigantes de la música que han sido tus ídolos, como el cantante francés Charles Aznavour, quien interpretó cientos de canciones en nueve idiomas. ¿Alguna vez te sentiste intimidado al cantar con otros artistas?

Siempre me puse en el papel del alumno. Cuando canto con Tony Bennett, estoy complementando al gran maestro del fraseo musical. Simplemente me siento tan contento de poder aprender de él. Estas son las personas cuyos discos compraba cuando era chico. No me intimida. Es sencillamente algo maravilloso.

Cantas a dúo con artistas que van desde Shaggy y Julio Iglesias hasta el artista de agropop GIMS y el cantante folclórico argelino Cheb Mami. ¿Fueron siempre tan variados tus gustos musicales?

A mí me educó la radio, la BBC. Tocaban de todo, desde los Beatles hasta la novena sinfonía de Beethoven. La música para mí era una lengua franca. Mi madre tocaba el piano. Mi padre cantaba. Yo escuchaba su música, pero no tenía esa mentalidad de que aquella música fuera de ellos y que esta fuera la mía. Tocaba guitarra, y sabía tocar los temas estándar que a mi padre le gustaban. La música es un idioma universal y no la expresión de un solo grupo.

Aun así, los aficionados de The Police podrían sorprenderse al oírte interpretar “My Funny Valentine” con Herbie Hancock o “In the Wee Small Hours of the Morning” con Chris Botti.

[Mis compañeros de The Police] Andy [Summers] y Stewart [Copeland] también entendían la música como algo universal. Nos considerábamos músicos antes que nada, y el papel de ídolos populares quedaba muy en segundo plano.

¿Por qué te atrajo la idea de realizar un episodio de la serie "Words + Music" de Audible, en la cual también han participado artistas como Yo-Yo Ma, Patti Smith, Common y Smokey Robinson?

En el confinamiento te preguntas qué vas a hacer, y decidí aprovechar el tiempo para reflexionar sobre mi vida y mi carrera artística. Audible me ofreció esta oportunidad de hacerlo de una manera más pública, y me pareció una actividad relativamente fácil y natural. Me senté con un micrófono y una guitarra y hablé de mi vida, concentrándome en las anécdotas que representan puntos de inflexión.

Hablas de los barcos y del ambiente en torno al astillero donde te criaste, elementos que salen a relucir en tus canciones. ¿Por qué estas imágenes?

Los barcos, sobre todo las naves grandes, son símbolos muy poderosos. Dominaban el pueblo. Dominaban el horizonte, de una forma muy literal. De niño vi zarpar tantos barcos... retrocedían hacia el río para no volver nunca. Eso llegó a ser una especie de metáfora para mi vida.

The Police no alcanzó el éxito de inmediato, y has dicho que en retrospectiva consideras que eso fue una bendición.

Es una gran ventaja. No envidio a las personas que se hacen estrellas poco después de terminar la escuela secundaria. Si bien les habría tenido envidia en aquel entonces, me siento agradecido por todos los años de dificultades, cuando luchaba por ganarme la vida y por salir adelante poco a poco. Eso me dio el tiempo para madurar como hombre, lo cual me permitió valorar el éxito cuando por fin lo logré.

A los 18 años, pensé: ¿por qué no estoy a la cabeza de la lista de música popular? Me llevaría otros 10 años lograrlo, y saqué provecho de esos años para desarrollar mi oficio, forjar una filosofía y desempeñarme como adulto. Ya era papá y era maduro cuando al fin sucedió. Es una de las razones por las que mi carrera ha durado tanto.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Sting en el escenario con una guitarra acústica actúa en vivo en el escenario de iHeartRadio LIVE en iHeartRadio Theatre el 28 de enero de 2020 en Burbank, California.

Andrew Toth/Getty Images for iHeartMedia

Sting fue incluido en el Salón de la Fama del Rock and Roll como integrante de The Police en el 2003.

¿En qué medida te preparó The Police para tu carrera solista?

Me dio un excelente punto de partida. Era una de las bandas de mayor éxito del mundo en aquel momento, y decidí salir. Fue ilógico, y la gente me dijo que estaba loco. Se me dio una oportunidad y la tomé. Ese primer álbum sin The Police fue un éxito y me dio la confianza para seguir adelante. Seguía un instinto; no fue una estrategia calculada. Me pareció que eso era lo que debía hacer. Creo que si te quedas en una banda después de cierto tiempo, ya no puedes salir. La banda lo es todo. Me gusta la idea de la libertad.

Tus canciones recogen aspectos de tus experiencias y recuerdos. ¿Alguna vez te autocensuras?

Soy bastante franco. Mis canciones parecen encajar en una narrativa de mi vida. Creo que un psicólogo formado podría analizar estas canciones y decirte qué está pasando en mi mente. He utilizado las canciones como terapia en un intento por sanarme.

Tus proyectos más recientes han dado nueva vida a canciones antiguas. ¿Piensas sacar algo nuevo en el futuro próximo?

Estoy trabajando en el estudio, componiendo nuevas canciones, escribiendo sobre quién soy en este momento. Ese trabajo avanza de forma lenta pero segura. Nunca caigo en el pánico. En algún momento de mi carrera fui mucho más seguro de mí mismo, tal vez engreído. Ahora que sé más, soy más exigente, más crítico. Quiero mejorar en mi trabajo y demostrar cierta evolución. No quiero seguir haciendo lo mismo una y otra vez.

Explícanos por qué es indispensable el elemento de la sorpresa en una buena canción.

Tengo que sorprenderme a mí mismo. Me dejo llevar por la curiosidad. Si no es más que una serie trillada de acordes, no voy a seguir por ese camino. Siempre voy por el camino de lo novedoso. Toco todos los días, y a veces mis dedos dan con algo que jamás había descubierto, aunque llevo más de 60 años tocando música. Siempre encuentras algo. Así que no dices "voy a componer un éxito musical". Simplemente estás presente. En cierta forma es como pescar. No obtienes nada si no estás presente.

Tú y Trudie Styler llevan casi 30 años de casados. ¿Cuál es la clave?

He tenido muchísima suerte en mi elección de pareja. Somos de la misma parte del mundo. Tenemos las mismas nostalgias. Hay algo reconfortante en compartir la vida con alguien que tiene los mismos recuerdos. Aunque ella dice ser mucho más joven que yo, no lo es.

Tu larga trayectoria de activista abarca temas ambientales. ¿Qué tan optimista eres sobre la posibilidad de revertir el cambio climático?

Como estrategia en la vida, el optimismo es mucho mejor que su contrario. El negacionismo va en aumento en el mundo. Es un problema psicológico, algo que hacemos en la infancia. Muchos de nuestros líderes políticos están en estado de negación, que no es cosa de adultos. El mayor problema que enfrentaremos en este siglo es el cambio climático. Eso está vinculado a estas pandemias, y habrá más. Cómo darle marcha atrás: he allí la gran interrogante. Está bien decir que dejemos de comer carne y que separemos los materiales reciclables de la basura. Eso de poco servirá a menos que Estados Unidos, la Unión Europea y China decidan tomar medidas. Nos hace falta voluntad política.

¿Crees que llegará el momento en que dejes de trabajar tanto y tal vez te vayas a pescar?

La pesca nunca será lo mío. Tengo la suerte de poder ganarme la vida en algo que haría aunque no me pagaran nada. No alcanzo a imaginarme la vida sin música, sin el canto, sin la composición musical. El que otras personas quieran o no verlo, o quieran o no pagar por verme a mí, es otra cuestión distinta. Yo lo necesito.

Edna Gundersen, quien escribe con frecuencia reseñas musicales para AARP, se desempeñó durante muchos años como crítica de música pop para USA Today.