Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Deborah Roberts comenta sobre la ‘muy muy crítica’ crisis de salud de su esposo, Al Roker: ‘Tienes que interceder’

La corresponsal de ABC aconseja a los cuidadores familiares que ‘intervengan y hagan sentir su presencia’.


spinner image Deborah Roberts y Al Roker durante la Navidad en 2022.
NATHAN CONGLETON/NBC VIA GETTY IMAGES

Después de la reciente crisis de salud que puso en peligro la vida de su esposo, Al Roker, la corresponsal de ABC News Deborah Roberts, de 62 años, comparte poderosas palabras de sabiduría para los cuidadores.

El presentador de Today, de 68 años, estuvo en un estado “muy muy crítico”, dice Roberts, y describe la situación como “una de las cosas más agotadoras y difíciles que tuve que enfrentar en mi vida”. Afortunadamente, Roker se está recuperando.

spinner image Image Alt Attribute

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Sus problemas de salud comenzaron en noviembre, cuando se despertó con dolores estomacales agudos. Los estudios revelaron que tenía coágulos de sangre en los pulmones, posiblemente derivados del episodio de COVID-19 que había tenido en septiembre. Mientras estaba en tratamiento por los coágulos, los médicos descubrieron que tenía una hemorragia interna. Para identificar la fuente de la hemorragia, lo operaron y detectaron una perforación en el duodeno, la primera sección del intestino delgado. En operaciones subsiguientes, le extirparon una porción del colon y la vesícula. Roker se reincorporó a Today en enero. 

En una entrevista reciente, energizada después de correr por las calles de Nueva York, Roberts quiso compartir lo que había aprendido de esa adversidad y lo que los cuidadores deben saber, tanto para la recuperación del paciente como para su propia supervivencia. 

¿Cómo está la salud de Al?

Afortunadamente, está mucho mejor y se está recuperando. Nos han apoyado muchísimas personas. La buena voluntad que hemos experimentado ha sido increíble, y él está progresando realmente muy bien. Estoy muy agradecida por poder decir que va en camino de recuperarse. 

¿Cómo fue para ti, como la esposa de alguien que atraviesa una crisis de salud?

Es una de las cosas más agotadoras y difíciles que tuve que enfrentar en mi vida, y ruego que nunca tenga que volver a hacerlo. 

spinner image AARP Membership Card

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Por otro lado, aprendes que puedes tomar la iniciativa y hacer lo que sea necesario. La reacción de lucha o huida está allí para que puedas proteger a tu familia. Nunca pensé que sería capaz de eso —ir y venir al hospital y ocuparme de mi familia sin desmoronarme—, pero haces lo que tienes que hacer para ayudar a alguien en tu vida y lograr que se recupere. Es muy muy difícil. 

Una vez que la crisis se atenuó, todos en la familia casi colapsamos. No nos dimos cuenta del torrente de adrenalina que nos causaba la actividad y la lucha diaria para cuidarlo. Yo no descubrí cuán difícil era hasta que comenzó a disiparse la confusión y todo empezó a normalizarse. Ahí es cuando me di cuenta de lo difícil que había sido. 

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

Hacer todo lo que hubiera que hacer, ayudar a que se mejorara, cuidarlo. Ese era mi objetivo.

¿De qué modo te cambia la vida un evento de salud como ese? 

Anoche le dije a Al: “Nos estamos volviendo muy aburridos”. Tuvimos que aceptar esa monotonía por un tiempo. El médico dijo que eso es bueno, porque quiere decir que la situación está estable. Así que no hemos estado saliendo tanto como antes, principalmente porque nos hemos acostumbrado a estar en casa, estar en contacto mutuo, especialmente cuando él volvió a trabajar y yo me dediqué otra vez de lleno a mi trabajo. Creo que estamos muy aferrados el uno al otro. Creo que valoramos mucho más el tiempo que pasamos juntos. 

Consejos de Deborah Roberts para los cuidadores en una crisis

  • Intercede y hazte valer.
  • Hazles preguntas a los médicos y a los enfermeros.
  • Sé uno más del equipo de atención: ayuda a guiar a médicos y enfermeros.
  • Cuídate.
  • Recurre a tu red de apoyo: amigos, familiares, tu iglesia.

Nos contentamos con salir temprano a cenar, los dos solos, charlar un rato y volver a casa y acostarnos temprano. Durante un tiempo, Al tenía que acostarse temprano. Estaba tan cansado, su cuerpo tan agotado, que se acostaba temprano todas las noches, a eso de las siete y media. Ahora nos quedamos levantados un rato más, pero nos acostumbramos a este ritmo tranquilo y calmo de simplemente pasar tiempo juntos, interesados por el otro, conversando sobre la vida y sobre cómo nos sentimos.  

Esa ha sido una pequeña bendición que surgió de todo esto. Creo que nos acercamos más el uno al otro. 

¿Qué consejo les darías a otros esposos o cuidadores después de haber atravesado una crisis de salud en tu familia?

Antes que nada, les diría lo que me dijeron a mí: no solo debes concentrarte en tu ser querido, también tienes que interceder por él. Yo nunca había entendido cuando escuchaba a la gente decir que ese es un factor clave en una crisis de salud. Nunca me había dado cuenta. Pensé que sabía de qué se trataba: estar allí, tomar notas y ayudar. No. Cuando alguien está atravesando una crisis, debes prestar atención, hacerles preguntas a los médicos. De alguna manera, hay veces en que hasta tienes que resolver problemas, porque con frecuencia estás hablando sobre los medicamentos y los antecedentes del paciente. Tienes que ser realmente proactivo, hacer sentir tu presencia y ser fastidioso. 

spinner image AARP Membership Card

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Yo hice todo eso, y ayudé a tomar decisiones con Al sobre su tratamiento. Tuve que hacer preguntas como, “a propósito, ¿sabía que él tuvo esto o aquello antes de este problema?”. Ayudé a responder preguntas y también, en cierta forma, a orientar la atención que recibía. Realmente quería asegurarme de que lo trataran como a un ser humano, no solo como un caso. 

Tuve la fortuna de que ABC fue muy generosa con el tiempo que me dio para ausentarme del trabajo para ocuparme de él. Pero incluso si no puedes tomarte ese tiempo, si vas y vienes constantemente, tienes que asegurarte de tener una buena comunicación con los médicos y enfermeros. Los enfermeros son vitales, se ocupan realmente del día a día de los pacientes. 

Así que yo aconsejaría meterse de lleno, participar y ser parte del equipo de atención. 

Y ocúpate también de ti. Recuerdo que mi hermano y otras dos o tres personas, cuando se dieron cuenta de lo intenso que era todo, me decían constantemente: “¿Qué estás haciendo por ti?”. El solo hecho de pensar en mí me parecía muy egoísta: ¿En serio? Aquí se trata de él. Solo queríamos asegurarnos de que él se recuperara, porque estaba en un estado sumamente crítico. 

Sin embargo, ellos tenían razón, y encontré momentos para salir a correr por el circuito del parque en la mañana antes de ir a verlo. Después iba al hospital directamente con mi ropa de correr. O, a veces, simplemente iba trotando al hospital. Me aseguré de dedicar un poco de tiempo a mí misma, de estar al aire libre y pensar, aclarar las ideas, y después ir a verlo.

Creo que esa es la razón por la que pude sostenerme y cuidarme. Fue una verdadera odisea, pero traté de ocuparme de mí en el camino. Y recurre a tu red de apoyo. Seguramente tienes amigos, familiares, tu iglesia o cualquier tipo de grupo espiritual. Tienes que recurrir a esa gente porque, cuando estás cansado, te sientes impotente. Esas personas pueden levantarte.

El nuevo libro de Deborah Roberts, Lessons Learned and Cherished: The Teacher Who Changed My Life, presenta las lecciones que aprendió de sus educadores. Ya está a la venta.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.